Causa por la Vida
Publicación Mensual
Año 9 | Número 118 MAY 2019

El Papa pide libertad religiosa, y no solo de culto, e invoca «la solidaridad de los creyentes»
REL
30-03-2019


El primer discurso de Francisco en su viaje apostólico a Marruecos fue este sábado por la tarde durante su encuentro con las autoridades, diplomáticos y representantes de la sociedad civil del país, en un acto que tuvo lugar en la explanada de la Mezquita Hassan. Las palabras del Papa evocaron en varias ocasiones el documento que firmó en febrero en Abu Dabi conjuntamente con el gran imán de Al Azhar, Al Tayeb, en el sentido de fomentar el diálogo entre cristianos y musulmanes. Así, ante Mohamed VI alabó esta visita como "una importante oportunidad para promover el diálogo interreligioso y el conocimiento recíproco entre los fieles de nuestras dos religiones... Deseo que la estima, el respeto y la colaboración entre nosotros contribuyan a profundizar nuestros lazos de amistad sincera, para que nuestras comunidades preparen un futuro mejor para las nuevas generaciones". También pidió que evitar "el riesgo de hacer de las diferencias y el desconocimiento recíproco motivos de rivalidad y disgregación". "Es indispensable", subrayó el Pontífice, "oponer al fanatismo y al fundamentalismo la solidaridad de todos los creyentes, teniendo como referencias inestimables de nuestro actuar los valores que nos son comunes". Ensalzó asimismo el Instituto Mohamed VI para imanes y predicadores, que iba a visitar inmediatamente después, y que pretende "una formación adecuada y sana contra todas las formas de extremismo, que llevan a menudo a la violencia y al terrorismo y que, en todo caso, constituyen una ofensa a la religión y a Dios mismo". Luego, Francisco pareció responder al requerimiento que le habían hecho días antes los cristianos de Marruecos de que defendiese la libertad religiosa, dado que allí existe una tolerancia en cuanto al culto privado y público, pero está prohibida toda forma de evangelización pública. "La fe en Dios nos lleva a reconocer la eminente dignidad de todo ser humano, como también sus derechos inalienables", dijo el Papa: "Por esa razón, la libertad de conciencia y la libertad religiosa -que no se limita solo a la libertad de culto, sino a permitir que cada uno viva según la propia convicción religiosa- están inseparablemente unidas a la dignidad humana". Por eso proclamó "la necesidad de ir más allá del concepto de minoría religiosa en favor de aquel de ciudadanía y de reconocimiento del valor de la persona, que debe poseer un carácter central en todo ordenamiento jurídico". Por último, en referencia a "la grave crisis migratoria que hoy estamos afrontando", señaló que es "urgente" buscar "los medios concretos para erradicar las causas que obligan a tantas personas a dejar su país, su familia, y a encontrarse frecuentemente marginadas, rechazadas... Se trata de un fenómeno que nunca encontrará una solución en la construcción de barreras, en la difusión del miedo al otro o en la negación de asistencia a cuantos aspiran a una legítima mejora para sí mismos y para sus familias".
Maria Josefina Ramos es traductora pública de Inglés y periodista.

Su trayectoria periodística abarca el período 1970-1985, como analista política y cronista parlamentaria desde el Congreso Nacional para varias radioemisoras del interior del país y también para el vespertino La Razón.

En 1975, fue distinguida con una beca como periodista parlamentaria por la Asociación de Corresponsales de las Naciones Unidas para cubrir la XXXI Asamblea General de la ONU.

Es creadora y directora de Plataforma Cero.