Plataforma Cero
Publicación Mensual
Año 15 | Número 189 MAR 2019

Hola amigos!


Histórico el viaje del Papa Francisco a Emiratos. El Padre Santiago Martin, en su espacio "Actualidad Comentada" nos pide que recemos por el Papa Francisco para que sepa gobernar bien la Iglesia como Cristo le encargó, confirme en la fe a sus hermanos y para que sus propias herencias políticas o sus amigos, no se si son de verdad tales, afirma el sacerdote español, no le enturbien el juicio y no le impidan ser fiel completamente a Jesucristo.

El debate sobre la pedrastía ha sido otro gran tema en el Vaticano que golpea fuerte a la Iglesia. No se pierdan, a continuación, otro excelente comentario del Padre Santiago Martin sobre la verdadera causa no citada de la pedrastía.


Muchas gracias por seguirnos todos los meses
Maria Josefina Ramos


La causa no citada de la pedrastía
Cuando el hombre se aleja de Dios siempre se convierte en el asesino de su hermano
Extracto del video del Padre Santiago Martin por PlataformaCero


La Cumbre sobre la pedrastía en el Vaticano, dice el Padre Santiago Martin en su video Actualidad Comentada por Magnificat TV, ha tenido una palabra clave segun los organizadores de esta cumbre: la sinodalidad. La causa segun ellos de los abusos a menores por parte de sacerdotes ha estado en un concepto clerical del sacerdocio. Esto significa que el sacerdote se sentía el dueño del rebaño y que podia hacer lo que quisiera con los laicos incluidos los niños. Lo mismo con respecto a los obispos que no han evitado que algunos de sus sacerdotes cometieran esos delitos porque también ellos tenían un concepto clerical de su ejercicio episcopal. Obviamente si había clericalismo ello se solucionará aumentando la sinodalidad según los organizadores como los cardenales de Manila, de Bombay, todos ellos han quitado importancia de que haya un elevado porcentaje de sacerdotes homosexuals ligados a la pedrastia se habla de un80%. Monseñor Sicluna llegó a decir que la condición de ser homosexual o heterosexual no tiene nada que ver con la pedrastia. Tras un debate sobre las jerarquías eclesiásticas que deben intervenir en este debate, se expresó que desde luego tanto en la investigación como la condena de los delitos no tienen que intervenir los laicos. El proceso se desarrolla entre el clero ylas investigaciones del delito luego se elevan al Vaticano. Esta ha sido otra de las aportaciones que se hicieron durante esta cumbre de los abusos. No se han ofrecido conclusiones. Se han dado 21 puntos de reflexión y ahora cada miembro eclesiástico debe volver a su país y ver cómo los implementan.

Dentro de esos 21 puntos de reflexión se ha dejado en claro que debe cuidarse mucho la presunción de inocencia del sacerdote acusado e incluso deben considerarse si los castigos a los sacerdotes hallados culpables deben ser temporales o definitivos, reducidos al estado laical o reducidos en el ejercicio del sacerdocio por un tiempo. Lluvia de ideas que ahora se tendrán que aplicar, para unos que han visto este debate de color negro y para otros que piensan que todo ha sido de maravilla. O es estupendo o ha sido desastroso. Desde mi punto de vista, señala el Padre Santiago, creo que se ha insistido en las formas, en que la causa es el clericalismo y por lo tanto la solución es la sinodalidad y me parece que se ha insistido poco en una causa que a mi criterio es la principal de todo lo que ha ocurrido.

Fijémonos en los datos. Para que estos datos hablen.

El pico en que esto empezó a crecer fue justo antes del Concilio y en las dos décadas posteriores al Concilio Vaticano II. Esto es un dato real y esta etapa coincide con el derrumbe de la disciplina clerical: abandono del respeto a la liturgia, abandono de la forma sacerdotal de vestir, sotana o clergyman, coincide con el derrumbe no solamente de la disciplina clerical sino el abandono de la vida de oración por parte de los sacerdotes. La mundalización de la Iglesia y del Clero de una forma especial. Al haber como una especie de anarquía moral en la que todo vale porque la conciencia es la que dice lo que es bueno y lo que es malo sin ningün referente externo. En esa época donde hay más abusos es donde esto se produce con más intensidad.

Cuando Juan Pablo II llega a la Cátedra en 1978 empieza a poner más control en la Iglesia y el mayor número de casos se había producido ya entre los años 60 y 80, las dos décadas posteriores al Concilio Vaticano II. Creo que esto es un dato importante. Fijémonos también en un país europeo como Alemania y en un país europeo como España. Son datos publicados. En Alemania según la Conferencia Episcopal han habido 1670 casos de sacerdotes implicados en denuncias de pedrastia. En España, 33 condenados y 85 denunciados a través de los medios de comunicación, ni siquera por los tribunales, habiendo muchos más sacerdotes en España que en Alemania, con esto no quiero decir que los españoles somos buenos y los alemanes malos. Pero en Alemania tienen un problema, la mitad de ellos confiesan, en un estudio hecho por la Conferencia Episcopal, que no rezan nunca ni se confiesan nunca. Veamos: si tú no llevas una vida de oración, si tú no te confiesas munca, si tú no llevas una vida de cierta penitencia, pues es más fácil que rotos esos diques, todo lo que está dentro de tí salga y haga daño no digo que si rezas y te confiesas no vas a caer en las tentaciones pero podrás controlar mejor las tentaciones y no me refiero solo a las del 6to Mandamiento. En España ha habido en estos años más de 45.000 denuncias por casos de pedrastria y se habla de que hay 10 denuncias diarias. No significa que los sacerdotes españoles sean maravillosos y los alemanes no. Pero algo dicen estos datos.

Si tu no llevas una vida de cierta penitencia. Si nosotros mantenemos una vida de oración, si evitamos la soledad que es el gran enemigo del sacerdocio, si nosotros estamos en una actitud de conversión permanente, si nosotros mantenemos lo que ha hecho la Iglesia siempre, entonces sí podremos vencer a las tentaciones. Creo que hay que profundizar en la clericalidad, la sinodalidad, los controles son necesarios en todo lo que evite crímenes tan graves como es el abuso a los menores. Pero si no se va a la raíz del problema, a la causa verdadera que es el alejamiento de Dios, entonces por mucha vigilancia y controles que haya, siempre se estarán cometiendo delitos. Cuando el hombre se aleja de Dios entonces siempre se convierte en el asesino de su hermano. Como la lección del asesinato de Cain a Abel. Pero cuando el hombre se aleja de Dios, cuando la conciencia deja de decirte la verdad, cuando no estas accessible a la gracia, cuando no te pones a tiro de Dios en la oración cuando el hombre se aleja de Dios, siempre se convierte en el asesino de su hermano.


Fuerte discurso de una periodista mexicana contra el silencio de la Iglesia por los abusos
Elisabetta Piqué para La Nacion
23 -02-2019


ROMA.- "Cuanto más encubran, cuanto más sean avestruces, cuanto menos informen a los medios y, por lo tanto, a los fieles y a la opinión pública, más grande será el escándalo".

Así como la inédita cumbre sobre el escándalo de abusos sexuales de menores en el clero arrancó con estremecedores testimonios de víctimas, hoy concluyó con una ponencia en la que la periodista mexicana Valentina Alazraki, corresponsal de Televisa, decana de los vaticanistas, habló con una franqueza nunca antes vista en una reunión de este tipo en el Vaticano .

Alazraki, que cubre el Vaticano desde hace 45 años y siguió en 150 viajes a los últimos tres pontífices, no tuvo miedo de decirles en la cara a los 190 obispos y cardenales de todo el mundo y al Papa que "mi sensación es que dentro de la Iglesia hay mucha resistencia a reconocer que el problema de los abusos existe y que hay que enfrentarlo con todas las herramientas posibles". Alazraki -una de las tres mujeres invitadas a hablar en el encuentro- arrancó su disertación con un planteo más que directo.

"Háganse una pregunta. ¿Son ustedes enemigos de los abusadores y de los encubridores tanto como lo somos nosotros? Nosotros hemos elegido de qué lado estar. ¿Ustedes, lo han hecho de verdad o solo de palabra?", preguntó. "Si ustedes están en contra de los abusadores y de los encubridores, estamos del mismo lado. Podemos ser aliados, no enemigos. Les ayudaremos a encontrar las manzanas podridas y a vencer las resistencias para apartarlas de las sanas", siguió. "Pero si ustedes no se deciden de manera radical a estar del lado de los niños, de las mamás, de las familias, de la sociedad civil, tienen razón a tenernos miedo, porque los periodistas, que queremos el bien común, seremos sus peores enemigos", advirtió. Alazraki destacó que durante sus más de cuatro décadas de corresponsal en el Vaticano vio "absolutamente de todo". "¡Cuántas veces me ha tocado escuchar que el escándalo de los abusos es 'culpa de la prensa, que es un complot de ciertos medios para desacreditar a la Iglesia, que detrás hay poderes ocultos, para acabar con esta institución'!"dijo. "Nosotros los periodistas sabemos que hay informadores más rigurosos que otros, y que hay medios más o menos dependientes de intereses políticos, ideológicos o económicos. Pero creo que en ningún caso se puede culpabilizar a los medios por destapar o informar sobre abusos. Los abusos contra menores no son ni chismorreos ni habladurías, son crímenes", afirmó.

En una jornada dedicada al crucial tema de la transparencia, directa como ninguno de los nueve oradores de la cumbre -que culminará mañana con una misa y un discurso final del Papa-, Alazaraki les recordó a los presentes que "los fieles no perdonan la falta de transparencia, porque es una nueva violencia a las víctimas". "Quien no informa, alienta un clima de sospecha y desconfianza y provoca la rabia y el odio hacia la institución", disparó. "Lo he visto con mis propios ojos en el viaje del papa Francisco a Chile de 2018. No fue indiferencia: fue indignación y rabia por el encubrimiento sistemático, por el silencio, por el engaño a los fieles y el dolor de las víctimas que durante decenios no fueron escuchadas, no fueron creídas", ejemplificó. Luego de reconocer que "en la época en la que vivimos esconder un secreto es muy difícil", reclamó a la alta jerarquía de la Iglesia ser la primera en dar la información, "de manera proactiva y no de forma reactiva, que es lo habitual".

"Cuenten las cosas cuando las sepan", pidió. "No será agradable pero es el único camino, si quieren que les creamos cuando dicen que 'en adelante, los ocultamientos no serán tolerados'", dijo.

Alazraki llamó a la Iglesia a aprender de los errores del pasado y recordó el escándalo que ocurrió dentro de la Iglesia de su país con el fundador de los Legionarios de Cristo, Marcial Maciel, abusador serial, que consideró el "caso más emblemático de comunicación enferma" y corrupta. "Detrás del silencio, de la falta de una comunicación sana, transparente, hay muchas veces no sólo miedo al escándalo, la preocupación por el buen nombre de la institución, hay también dinero, cheques, regalos, permisos para construir colegios y universidades en zonas donde a lo mejor no se podía construir. Hablo de lo que yo he visto y he investigado a fondo", denunció. Dio, además, ejemplos concretos de falta de transparencia en la comunicación del Vaticano, que suele informar en su boletín diario de que el Papa aceptó la renuncia de tal o cual obispo, sin explicar las razones. "Hay sacerdotes que han salido corriendo a informarle a los fieles que estaban enfermos y no se iban por abusadores. Creo que la noticia de la renuncia de un abusador debería ser dada con claridad, de una forma explícita", dijo.

Dio, finalmente, tres consejos prácticos para vivir la transparencia a la hora de comunicar sobre abusos sexuales a menores. El primero fue poner las víctimas en primer plano. El segundo, dejarse asesorar por expertos en comunicación. El tercero, profesionalizar la comunicación en todos los niveles, desde una parroquia al Vaticano, para que puedan dar una información certera con rapidez: "la respuesta no puede ser el silencio o el 'no comment'". "Si no se informa con tempestividad, la respuesta ya no interesará, será demasiado tarde y otros lo harán, a lo mejor de una manera incorrecta. El riesgo es alto y el precio de este tipo de conducta es aún más alto. El silencio da la sensación de que las acusaciones, independientemente de que sean verdaderas o falsas, o en parte verdaderas y en parte falsas, son seguramente verdaderas y que se teme dar una respuesta que pueda ser inmediatamente desmentida", indicó.

Aconsejó, finalmente, que como "estamos en el el umbral de otro escándalo, el de las monjas y religiosas víctimas de abusos sexuales por parte de sacerdotes y obispos" -algo denunciado por la revista femenina de L'Osservatore Romano-, la Iglesia en esta ocasión saliera a jugar a la ofensiva y no a la defensiva, como en el caso de los abusos a menores. "Podría ser una gran oportunidad para que la Iglesia tomara la iniciativa y estuviera en primera línea, en la denuncia de estos abusos que no son solo sexuales sino también abusos de poder", dijo.

Se despidió con una expresión de deseos: "Ojalá vuelvan a sus diócesis pensando que no somos nosotros los lobos feroces, sino que, al contrario, podemos unir nuestras fuerzas en contra de los verdaderos lobos". (lanacion.com.ar)
Maria Josefina Ramos es traductora pública de Inglés y periodista.

Su trayectoria periodística abarca el período 1970-1985, como analista política y cronista parlamentaria desde el Congreso Nacional para varias radioemisoras del interior del país y también para el vespertino La Razón.

En 1975, fue distinguida con una beca como periodista parlamentaria por la Asociación de Corresponsales de las Naciones Unidas para cubrir la XXXI Asamblea General de la ONU.

Es creadora y directora de Plataforma Cero.