Plataforma Cero
Publicación Mensual
Año 16 | Número 205 JUL 2020

Hola amigos!


Llevamos 101 dias de cuarentena que sigue hasta el 17 de julio y de allí quién sabe, si nadie le pone fin a esta prisión domiciliaria, mientras que la tiranía que nos gobierna avanza sobre las libertades para transitar, trabajar y de expresión.

"Entendamos de una vez que la pandemia es un hecho natural y la cuarentena es un hecho de los gobiernos", como bien dice Jorge Lanata en su editorial de PPT. "El gobierno quiere que se entienda que los dos hechos son lo mismo, porque les conviene: la pandemia es el pretexto de ellos para hacer lo que quieren del país y no ser responsables de nada. Y no ser responsables de nada!! Si quebrás o te morís de hambre es culpa de la pandemia, no del Gobierno. Cristina y Alberto tratan de sacar provecho del río revuelto," dice PPT.
También escuchamos otras mentiras como "más de la mitad del país apoya al gobierno", cuando la verdad, es que ellos están en el poder con menos del 30% de los argentinos que los votaron, según la excelente investigación periodística de la Agencia OPI Santa Cruz que les ofrecemos en esta edición. Deberían decir "El 29% del país está con nosotros"y con este cambio de enfoque no solo dejarían de engañar a la gente sino que se darían cuenta de que no tienen el mandato de la sociedad argentina, tienen un poder concedido por un porcentaje de ellos, con la obligación de gobernar para todos, se agrega en la nota de OPI.
Además, los legisladores que son nuestros representantes-, no existen. Tienen miedo? La Vice-Cdte les corta la palabra y encima se burla de ellos por las redes sociales. Tampoco se animan a reaccionar a los ataques y operaciones contra la libertad de expresión que están recibiendo los pocos periodistas decentes que defienden la libertad por radio o televisión o a la embestida contra la empresa Vicentin para expropiarla con su fenomenal caja en dólares o al corte intencional de silobolsas del campo. Dónde están los fiscales jurisdiccionales para frenar estos ataques criminales contra los trabajadores del campo que nos dan de comer todos los días? Han sido comprados por la tiranía? También tienen miedo?


AMIGOS, NOS INTERESA CONOCER SU OPINION. LOS INVITAMOS a enviar sus comentarios sobre cualquiera de las notas que les ofrecemos, a este email: news@plataformacero.com


Todavía estamos a tiempo de cambiar esto, pacíficamente. Unidos, muy unidos, vayamos en defensa de la LIBERTAD.


Sigamos cuidándonos con barbijo y máscara y recemos por Argentina.
Gracias por acompañarnos todos los meses!
Maria Josefina Ramos


ieeba
"EN BOCA DEL MENTIROSO…LO CIERTO SE HACE DUDOSO…" *
Grl Heriberto Justo Auel
Junio de 2020

-Él era consciente que a partir del momento en que asumiera la presidencia debería mentir -con cara de piedra- muchas veces de cada día. Y así está ocurriendo-
-Hay quienes -ingenuamente- no entendieron desde el principio la ingeniería electoral con la que los KK volvieron al poder-
-Para Ella el objetivo Vicentin es solo un paso intermedio. Su objetivo teleológico es la "intervención" del Poder Judicial-
-Este "leading case" -largamente elaborado en "casa patria"- pretende abrir una brecha jurídica a explotar en la pospandemia-
-Detrás de Vicentin está el "cuco" de los KK: "el Campo-
-Como lo afirmó Berni, con absoluta seguridad: "Ella es la que manda"-
-El imaginado "albertismo" no existe ni existió nunca, sino en las vanas esperanzas de los despistados-
-En nuestra región la "contrarrevolución" lanzada por el FSP en Jul 19, -totalmente desconocida por nuestros políticos- explota la pandemia a través de las cuarentenas, para eliminar al Poder Judicial, lograr una Corte Suprema de Justicia propia, estatizar la economía, suprimir la libertad de prensa y socializar a la propiedad privada-
-Estos objetivos de los radicalizados KK, no se conseguirán fácilmente, actuaron creyendo en sus propias ensoñaciones ideológicas y no sobre la realidad social y geográfica de la Argentina
-El antecedente del "banderazo nacional" es preocupante para Ella. ¿Qué pasará cuando se avance en su salvataje judicial?-

El pecado original.
En el mes de agosto de 2019 -aún antes de las elecciones presidenciales- bautizamos como Tartufo a un candidato (1) que, en una pirueta digna de Arlequín, había cambiado de posición -sorpresivamente- frente a la escandalosa corrupción organizada del gobierno de Ella, a quien había calificado -a lo largo de casi una década- con los más graves adjetivos que cualquiera de sus opositores, siendo Él del "mismo palo". Por ello -para bautizarlo- tomamos del teatro francés la figura paradigmática de la hipocresía -Tartufo- personaje creado por Molière en una obra que se hizo clásica y mundial. Aquella increíble "pirueta histórica" fue su indeleble pecado original ¿Había dicho la verdad -como testigo privilegiado de los hechos- a lo largo de los años o ante un ofrecimiento que nunca había soñado, mentía; o a la inversa? En cualquiera de las dos opciones, mentía. Era un hipócrita
. A partir del día en que "Tartu" acordó su contrato con Ella, en casa de Flor, canjeando nada menos que la Presidencia de la República por una futura y milagrosa maniobra de prestidigitador, aún para un "profesor de derecho penal" particularmente especializado en "teoría del delito", debía lograr la total exculpación de una expresidente de la república, jefa de la asociación ilícita que produjo el mayor robo al Estado Nacional del que se tenga memoria en la Historia Universal, y la devolución de cifras siderales a su benefactora y ahora mandante. Él era consciente que a partir del momento en que asumiera la presidencia debería mentir -con cara de piedra- muchas veces de cada día. Y así está ocurriendo. Hay quienes -ingenuamente- no entendieron desde el principio la ingeniería electoral con la que los KK volvieron al poder.
Otros -aun hoy- preguntan ¿quién manda? Esta confusión -y otras aún más graves- son directa consecuencia de los permanentes "relatos o narrativas" que sostienen sucesivas falacias políticas, actualmente favorecidas por las cuarentenas que "la pseudo revoluciòn neo-marxista" produce y explota, impúdicamente. Como lo afirmó Berni, con absoluta seguridad: "Ella es la que manda". Así llegó la "intervención-expropiación" del holding Vicentin y una vez más Él tuvo que mentir frente a las cámaras: "Yo decidí la expropiación" dijo, pero no permitió preguntas de la prensa. Era consciente que había llegado a un límite en la sucesión de mentiras. Le ocurría lo mismo que al pastorcito de la fábula del lobo y las ovejas, cuya moraleja titula a este breve trabajo. PERO, para nosotros, la mayoría argentina, ya no nos quedan "dudas". Los ingenuos han despertado. El imaginado "albertismo" no existe ni existió nunca, sino en las vanas esperanzas de los despistados.
Este "leading case" -largamente elaborado en "casa patria"- pretende abrir una brecha jurídica a explotar en la pospandemia, cuando los concursos de empresas lleguen por centenas y la estatizaciones y expropiaciones selectivas nos lleven a su paraíso socialista y al ingreso en la órbita de poder imperial chino y ruso y Ella lidere al proceso revolucionario subcontinental. Jinping ya tiene a Nidera y un particular interés en nuestra agroindustria, mientras que un golpeado Putin ha clavado sus ojos sobre el gas y el petróleo, que en la Argentina pronto podrá conseguir por monedas . Ya se apoderó de PDVZA. Para Ella el objetivo Vicentin es solo un paso intermedio. Su objetivo teleológico es la "intervención" del Poder Judicial. La reacción social de Colonia Avellaneda y sus reverberos en los caceroleos urbanos, la han llevado a un posible acuerdo momentáneo con el lejano Juez del concurso, para el nombramiento del interventor. Hay un compás de espera, mientras se busca prolongar la ex cuarentena manteniendo casi inactivos a los poderes Legislativo y Judicial y acelerar las "intervenciones" en este último.
Estos objetivos de los radicalizados KK, no se conseguirán fácilmente. Muy probablemente actuaron creyendo en sus propias ensoñaciones ideológicas y no sobre la realidad social y geográfica de la Argentina. Las causales que estamparon en el decreto de intervención de Vicentin son ridículas. Tomaron palabras del "chavismo", tales como "soberanía alimentaria" para justificar la apropiación del holding, sin saber que este no produce alimentos. "Esta extraña mención en el DNU ¿Fue puesta en clave china?". Pareciera que tampoco estaban enterados que le retorcían la cola a un león, pues detrás de las empresas de Avellaneda hay una rica historia de un núcleo friulano, tercera generación de un grupo humano de raíces celtas, germánicas y romanas, que no admiten atropellos. Friuli, en la frontera NE de Italia tiene una larga historia de conflictos que han aprendido a superar. Son agricultores, núcleos gregarios industriosos que aman a su tierra y que actúan en unidad, con creatividad e innovación. Hoy frente a la sólida comunidad de la pampa gringa, hay un heterogéneo agrupamiento de burócratas urbanos cargados de resentimientos e inmoralidad, que se distinguen por sus torpezas y detrás de Vicentin está el "cuco" de los KK: "el Campo".
El encuadramiento situacional.
Es conveniente situar -en el tiempo- la llegada del coronavirus y sus efectos más trascendentes sobre la situación estratégica global y regional. Desde nuestro punto de vista el virus aceleró los procesos de cambios que se iniciaron el 11Sep 01 -la guerra mundial en curso, la contraterrorista global-. Este acelerado ritmo de cambios durante la extendida cuarentena que vivimos, aún no es debidamente percibida por algunas dirigencias escasamente formadas. Hay procedimientos que no regresarán en la pospandemia, pues las necesidades del aislamiento los han impuesto. Tales los casos de la digitalización o de las nuevas comunicaciones. Hay actividades que desaparecerán, definitivamente. En el ámbito global, las tensiones internacionales entre las grandes potencias se han agravado. Hay mayor alerta en los alistamientos y predespliegues militares, mayor número de roces diplomáticos y una gran ansiedad en los mercados.
En nuestra región la "contrarrevolución" lanzada por el FSP en Jul 19 -totalmente desconocida por nuestros políticos- ha debido reorientar sus planes y en nuestro país -en el que ha recuperado el gobierno- explota la pandemia a través de las cuarentenas, para eliminar al Poder Judicial, lograr una Corte Suprema de Justicia propia, estatizar la economía, suprimir la libertad de prensa y socializar a la propiedad privada. Para ello -sin perder un solo minuto- se sigue la metodología "del salame", como le llamaron Arón y Beaufre, rodaja tras rodaja. Es en este ámbito situacional en el que, para sorpresa de todos -incluyendo al Mtro. de Agricultura-, se interviene y expropia a una empresa privada, propiedad de un Flia en el N de la Pcia de Santa Fe. Como lo hemos dicho más arriba, entendemos que con esta maniobra estos pseudos revolucionarios de cartulina, se "han pegado un tiro en el pie".
Estamos transitando el cuarto gobierno KK y la sexta década de un proceso revolucionario -sin plazos- que es -llamativamente- ajeno a la conciencia colectiva de los argentinos. El trabajo psico-social realizado por los especialistas en manipulación cerebral sobre nuestras clases medias, ha logrado un alto grado de éxito. No hay analista que no comente la "anomia social", la "incapacidad de reacción", "la parálisis" frente a los atropellos a nuestros principios y valores culturales y políticos en los últimos treinta años, pero ninguno acertó en gritar "¡¡¡es la revoluciòn, estúpidos…!!! La revoluciòn sigue oculta, agazapada y en manos de zánganos "champagne". En las últimas seis décadas -1959/2020- se sucedieron cinco campañas revolucionarias, de distinta naturaleza, adaptadas siempre a los condicionantes internacionales y regionales, con éxitos y fracasos y una destreza y resiliencia que aún les permite ganar elecciones. El directorio revolucionario -con epicentro en La Habana- ha acompañado hábilmente a la transculturación -que permanentemente avanzó en cada una de las sucesivas campañas- y les proporcionó relevos generacionales.
Mientras ese lúcido y experimentado directorio replanteaba permanentemente sus doctrinas estratégicas y retenia sus objetivos, lograba estratificarlas en los países que controlaba. El caso argentino es escandalosamente paradigmático. Nuestra dirigencia -en los temas estratégicos- está anclada aun en la etapa de la Guerra Fría. Somos el único paìs del orbe que ha dividido a la Seguridad Nacional -con criterio geográfico- en externa e interna. Por esa razón las amenazas y riesgos estratégicos en el propio territorio, son de responsabilidad judicial y policial. La revolución ha logrado-en las últimas cuatro décadas- contar con todo el territorio nacional como "zona liberada" para el desarrollo de su acción proselitista y de apoyo financiero a través del narcotráfico, sin que haya alguna reacción social, ni cuestionamiento de los intelectuales o del periodismo libre. Se cuestiona a la corrupción, pero no a su causa primera. Para garantizar la continuidad de estos despropósitos inauditos, la Política de Derechos Humanos, conducida por un sinnúmero de organizaciones internacionales y propias, mantiene diariamente en la comunicación social la "memoria" de la "dictadura", del "genocidio", "de los desaparecidos" o de hechos ocurridos en los años `70, del siglo pasado.
El eje de esta maniobra comunicacional son los juicios "de lesa humanidad" que llevan cuarenta años de interminables simulaciones, con testigos falsos, hechos que nunca existieron y sentencias de penas perpetuas que están dictadas antes de que se inicien los juicios. Semana a semana son convocados por la justicia penal federal uniformados mayores de setenta y cinco años, para juzgarlos por hechos que desconocen. El Juicio de Nuremberg -que sirvió de modelo para los que están aquí en pleno desarrollo ilegal, ilegítimo y anticonstitucional- llamaron a once reos para ser juzgados, en una guerra que duro cuatro años, con millones de muertos. A los ocho meses dictó sentencia. En nuestro país hay uniformados que llevan quince años en prisión preventiva y pareciera que cuarenta años no han sido suficientes para hacer "justicia".
La sociedad -¿anestesiada?- frente a estos hechos, ha permanecido impávida. Pareciera ajena a lo que ocurre frente a ella a pesar de que el "estado de guerra civil revolucionario" continúa abierto y activo, por otros carriles. La Argentina no conoce -en ninguno de sus estamentos sociales- lo que son las guerras de 7ma generación. Es en esta situación nacional cuando, al amparo de la niebla provocada por el covit 19, desde casa patria se lanza la orden a "Tartu" para "intervenir" y "expropiar"al holding Vicentin y un 20 Jun 20, Día de la Bandera y de su creador, el ejemplar patriota Grl Belgrano, estalla el último baluarte que nos queda a los argentinos: el sector sano de nuestra sociedad -enferma-. El grito que resuena en los cuatro puntos cardinales es ¡¡¡LIBERTAD - LIBERTAD - LIBERTAD!!!, que tiene en su extremo opuesto al totalitarismo comunista. La obligada reflexión, hija de la cuarentena, está despertando a los argentinos, de un largo sueño inducido. Mi comprovinciano Perotti, rafaelino y piamontés, está rifando su ganado prestigio. Ha sido elegido por "Tartu" como "pavo de la boda". Aquel, entre la espada y la pared, ha buscado quien haga el trabajo de simulación para transitar hacia el objetivo que se le impuso en el "contrato", que ahora deberá lograr con algún disimulo, consciente de la inconstitucionalidad e ilegalidad de la "vendetta" frente al campo.
PERO el antecedente del "banderazo nacional" es preocupante para Ella.¿Qué pasará cuando se avance en su salvataje judicial? Porque esa es la exclusiva razón por la que Él ocupa el sillón de Rivadavia, sin plan de gobierno alguno y con un gabinete de "científicos" que se "lucen" en todo momento. La credibilidad de "Tartu" se acerca al 0 y se pone en evidencia en sus diarias apariciones, pues se enoja, hasta con su sombra.


La República del miedo
Seriamente dañados los principios republicanos y con un futuro económico penoso y sin esperanzas, el país también necesita un remedio providencial drástico que el gobierno no aplicará
laprensa.com.ar
Dardo Gasparre
27-06-2020

Los dictadores y totalitarios no le temen a la democracia. Finalmente, siempre se ingenian para sobrevivirla y torcerla a su antojo. Ejemplo fácil es Hitler, pero también Perón, Chávez, Maduro, Putin, y otros tantos personajes que se pueden buscar en Latinoamérica y también en tantas provincias argentinas. Por la demagogia y el populismo, por alguna épica patriotera, por algún enemigo, inventado o no, pero conveniente, o por el recurso tan efectivo del fraude, logran reelecciones eternas, cambian la constitución como quien cambia de camisa, sacan votos de abajo de la mesa, se imponen sobre todos los organismos supranacionales que usan cuando les conviene y demonizan si los critican y llaman gusanos, golpistas y desestabilizadores a los que se les oponen.
Siempre detrás de un dictador se oculta un estatista, con todo respeto por Hayek que sostenía el axioma al revés. Es cierto que todo estatista planificador central termina siempre convirtiéndose en totalitario al ver cómo la acción humana se impone inexorablemente sobre su voluntarismo, sus controles, sus expropiaciones, sanciones y a veces ecuaciones mágicas conque tantos han ganado tantos premios Nobel inútiles. Pero el dictador necesita un estado omnímodo, un pueblo suplicante, necesita tener la moneda de canje de la limosna, el subsidio, la dádiva o la pretensión salvadora milagrosa.
Cuando eso no le alcanza, o no puede lograrlo, usa el patriotismo exacerbado, el miedo o el odio. Una vez que consigue inyectar esos desvalores, o cuando esos desvalores son reales y fomentados o aplaudidos, la moneda de cambio pasa a ser la revancha, la protección feudal, el proteccionismo económico o la reivindicación de causas de todo tipo, justas o no.
Scapa Flow o Pearl Harbor, para los que gustan de la historia bélica, son ejemplos de cómo un pueblo cambia de opinión en un minuto frente a ciertos hechos. Las torres gemelas concitaron la indignación y el dolor de todos los americanos, pero también permitieron la aplicación de la Patriot Act, la terrible arma antidemocrática que aplicara Bush(h) y que sigue vigente con efecto universal, además de la destrucción presupuestaria de su país. Es una constante, sin excepción geográfica ni social.
Actitud republicana
Por eso, para leer las intenciones de los gobernantes es siempre mejor observar su grado real de adhesión a los principios republicanos, que, más allá de las reglas, muestran mejor sus verdaderas inclinaciones. La república es, primordialmente, una actitud de respeto e igualdad hacia la sociedad y hacia cada uno de los individuos que la componen. Es aceptar que el cargo o el mandato es provisorio, es una carga pública, un acto de servicio. Eso implica la rendición de cuentas continua, la vocación de persuadir y reconocer errores, la de someterse a todos los controles que se requieran, y, sobre todo, la de digerir que no se tiene el poder absoluto. Que la democracia requiere una interacción, contralor y contrapeso mutuo de poderes, mucho más potentes que las leyes de mayorías y minorías, que no dan derecho a hacer lo que se quiera sin escuchar y atender a todos. Ningún concepto se acerca más a la igualdad de derecho y oportunidades que el de república. Desde Trasímaco hasta aquí, sin olvidar a Platón, que amplió su análisis. Ese concepto de república es la forma de sociedad que elige la Nación Argentina en el artículo 1o de la Constitución, indisolublemente unida a la representativa y federal. No es una elección superficial de palabras. Es una convocatoria. La Constitución no crea ni acepta grietas. Las grietas las crean, toleran y aprovechan los oportunistas mercenarios. Que entre nosotros se suelen llamar políticos profesionales. Ningún concepto más incluyente que el de república, de paso, tan cercano al de patria.
Herramientas perversas
La Carta Magna sufrió un duro sabotaje en el nefasto Pacto de Olivos, un acuerdo que, además de ser espurio en su génesis, como saben bien sus hoy millonarios gestores, juntó la ambición de poder desvergonzada de Menem con las ideas del socialismo internacional que sin impudicia pidió Raúl Alfonsín como pago adicional a su renuncia a la defensa de la moral y la ética por la que había sido elegido, la inserción de varias bombas de tiempo que estallan periódicamente mutilando la esencia misma del ser nacional. Una de ellas es el DNU, una herramienta perversa que permite que con apenas el 34% de bancas propias en una sola de las cámaras, el Ejecutivo cambie leyes o cree nuevas por encima de la filosofía constitucional y aún de sus propios preceptos. Habrá que decir que la ley que permite semejante atropello republicano no es constitucional, de lo que nadie parece haberse dado cuenta. Esos decretos, que, además, por su nombre mismo, se justifican solamente en caso de que surgiese alguna necesidad o urgencia en períodos de recesión del Congreso, son ahora la forma legislativa habitual, que por supuesto cuenta con la bendición de la jefa del binomio Fernández y presidente de la Cámara de Senadores y su ahora sumiso colega en la Cámara de Diputados.
En la semana se vivió otro triste episodio de irrespetuosidad a la Constitución, a las leyes, a la investidura de los legisladores y a la ciudadanía, cuando el látigo tirano de la mandataria cortó los micrófonos, las opiniones y tal vez el conteo del quorum para terminar decretando que se había aprobado la creación de una comisión macartista sin los dos tercios de los votos requeridos. Este accionar debería ser fulminado por la Corte, si no estuviera subyugada quién sabe mediante qué poderes por la ex-actual presidente, y/o por las amenazas presupuestarias, la de la ampliación del número y la de los 75 años fatales. Por ahora está ocupada en atender apelaciones de ladrones que debería rechazar in limine. Con el default suspendido porque los acreedores insisten absurdamente con cláusulas para no volver a ser engañados, la economía imposible de resucitar ni aún con plasma y la ideología nacionalsocialista y populista del Instituto Patria condenando a la huida desbandada a las empresas y emprendedores sobrevivientes, el discurso en trío de ayer volvió sobre los mismos argumentos, con algunas tautologías y eufemismos. Además de la impuntualidad irrespetuosa que ha sido una impronta indeleble del gobierno de la familia Kirchner-Fernández y las comparaciones con los vecinos, (menos Uruguay, obvio) que ganarán nuevos reclamos, la decisión fue, como se sabía, volver a fase 1, término militar que significa que habrá más muertes de empresas. El Presidente sostiene que los efectos económicos de la pandemia afectarán a todo el mundo, y tiene razón. Le falta digerir que el país sufrirá mucho más en ese proceso, sobre todo con los lineamientos estatistas que se están diseñando. Se habla por caso de "inversión estatal" una contradicción insoluble y fatal, pese a lo cual sigue sosteniendo que después de este drama la recuperación florecerá.
País de mendigos
Un país angustiado por la pérdida de empleos, donde los que aún conservan una actividad laboral en relación de dependencia, cuentapropista o pyme, están desesperados por trabajar, pero se les prohíbe, donde el estado acude en ayuda generosa de los ancianos, los pobres, los emprendedores, los empresarios, las pyme, los runners, los desocupados y todos son deudores de la AFIP y la ANSeS y claman por una moratoria. Donde los importadores ruegan que se les permita pagar lo que importaron y los exportadores que no les rompan los silobolsas. Un país de mendigos. Casualmente (?) muy parecido a la descripción del comportamiento de los gobiernos despóticos que se hace al comienzo de la nota. Los discursos de ayer agitaron la muerte como bandera. A medida que se esfuma el concepto de república en el sentido griego, aflora la república del miedo. Para no citar a los clásicos, quienes vieron la película "La Aldea" encontrarán similitudes inquietantes y amenazantes. "La libertad se pierde cuando uno muere"- dijo Fernández, creyendo que hacía gala de oratoria. La respuesta, que ni él ni su mentora quieren oír, es liberal, con perdón de la palabra, pero es precisa y es ya un clamor que resonará en los próximos días de confinamiento solitario: la vida se pierde cuando se muere la libertad. Vale para lo que hace Alberto Fernández con la cuarentena. Vale para lo que hace Cristina Kirchner con la Constitución y la República. En el afán de no desentonar, el Jefe de Gobierno, además de prohibir los runners porque sí, sostuvo que "la mayoría de los muertos por el covid-19 eran adultos mayores". Frase marxista (de los hermanos Marx) que se puede aplicar a cualquier otra muerte por enfermedad, casi 10 veces más que las originadas en el virus. Es de esperar que no se le ocurra aplicar igual solución para otras pandemias o endemias. Kicillof en cambio prefirió hablar de la provincia de la Antártida.
Las redes muestran, como la sintomatología teórica descripta al comienzo, una profunda grieta, o múltiples grietas, tajos que dividen a la sociedad en múltiples hemisferios. El título de esta nota pretende reflejar la deformación ética, espiritual y material que ha convertido a la República Argentina en otra cosa, que no puede satisfacer a nadie con sanidad mental y espiritual. Un lugar en el que es muy difícil percibir al otro como compatriota, donde es imposible sentirse seguro: la república del miedo. O una república de miedo. Esta nota es también un reconocimiento y un homenaje al talento y el coraje de Armando Ribas, argentino de corazón, fallecido ayer, cuya prédica, de haberse seguido, seguramente habría conducido a una sociedad mucho mejor, más libre, más respetuosa, más democrática y con una república en serio y seria.


A la deriva
laprensa.com.ar
28.06.2020


La locuacidad habitual de Alberto Fernández incluyó la semana pasada críticas los Estados Unidos por haber "roto" Unasur, hacer lo posible para que "desaparezca" Celac y para controlar el directorio del BID. Esta excursión antiyankee sorprendió no sólo a diplomáticos estadounidenses, sino también a sectores del propio gobierno que están gestionando el apoyo del Tesoro norteamericano en las duras negociaciones con los poseedores de bonos de la deuda pública. Lo incompresible en realidad no fueron sólo esas declaraciones, sino la política exterior que parece a la deriva
A la deriva II ¿Quién hace esas gestiones? Gustavo Béliz, que tiene buenos contactos en Washington, donde es recibido y escuchado. En la oportunidad usó su conocimiento del "establishment" político y de negocios de los Estados Unidos para que el Tesoro intercediera a favor de Argentina. Hay además una circunstancia que une política y finanzas. Larry Fink, CEO de uno de los principales fondos de inversión acreedores del país, Black Rock, aspira a convertirse en el próximo secretario del Tesoro si gana las elecciones Joe Biden. Razón de más para coordinar la estrategia financiera con el manejo de la política exterior.
Macri-Vidal La ex gobernadora María Eugenia Vidal dio positiva de Covid después de participar de una discreta reunión en la que habían estado otros dirigentes de Juntos por el Cambio como Horacio Rodríguez Larreta, Martín Lousteau y Emilio Monzó. Se prestó atención al virus, pero no a la causa de la reunión que no era otra que la de posicionarse para el "posmacrismo". Acto seguido, salieron los macristas duros (Bullrich, Pichetto) a pegarle al gobierno. Consecuencia, el posmacrismo fue al archivo y ya se piensa para 2021 en ir con Mauricio Macri y Vidal a la cabeza de las listas en CABA y provincia.
Elecciones Lo que no se sabe es cómo serán las elecciones del año próximo si el Ejecutivo sigue estirando la cuarentena. Al respecto circuló entre la dirigencia política un documento atribuido a la Cámara Nacional Electoral que plantea la necesidad de conformar un programa para analizar el impacto del Covid 19 en el proceso electoral. También la de armar un equipo de trabajo con funcionarios y convocar a los partidos políticos. Lo que se llama curarse en salud cuando el oficialismo empezó a "militar" la suspensión de las PASO porque como viene la cosa les complican el panorama.


DE QUE SE HABLA HOY
Gracias a la cuarentena están armando otro país
laprensa.com.ar
Víctor Cordero
09.06.2020


Veamos primero los indicios. El ministro de Seguridad de la provincia de Buenos Aires dijo "en nuestro espacio político, quien conduce es Cristina Fernández, y cuando ella dice vamos para allá, a nadie se le ocurriría decir vamos para el otro lado. Porque así es la conducción en un espacio político". El ministro de salud bonaerense Daniel Gollán aseguró como para aumentar el miedo que "si se levanta la cuarentena en 15 días vamos a ver cadáveres apilándose". Por su parte el también kirchnerista y viceministro de Salud bonaerense, Nicolás Kreplak, señaló que la cuarentena en la ciudad de Buenos Aires y en el conurbano bonaerense puede extenderse hasta agosto o septiembre. En estas dos declaraciones queda definida la verdadera intención de un sector del Gobierno de manejar a su antojo los tiempos utilizando la cuarentena para conseguir sus logros políticos que no son otros que los deseos de la ex presidenta. Para que a usted le quede claro querido lector, tendremos cuarentena hasta que no se haya aprobado la última de las leyes kirchneristas y se haya acomodado definitivamente el armado de la Justicia. Con solo un poco de imaginación uno puede recrear lo que bien podría haber sido la orden que la vicepresidenta le diera al presidente: "Acá seguimos con cuarentena hasta que tengamos aprobado el paquete de leyes y tengamos a los jueces acomodados". De ahí que no hay claridad en las justificaciones para continuar con este estado de encierro obligatorio que puede producir y de hecho ya los está produciendo, daños irreparables en la sociedad. Pero todo vale en nombre de conseguir primero la impunidad absoluta para las causas de corrupción y la puesta en marcha de leyes que ordenen el sistema hacia el populismo puro y duro. El primer intento que sonó a globo de ensayo, fue el de la ley llamada "impuesto a los ricos". La desesperación de Cristina por reabrir el Congreso y sesionar sí o sí de la manera que fuera para tratar la norma diseñada por su propio hijo Máximo no dejan dudas. Tras el intento comenzaron a aparecer otros proyectos de leyes que en algunos casos fueron limados por el propio Alberto Fernández que ya no puede disimular que está molesto con este Estado paralelo que mientras él se ocupa de "nuestra salud", su vicepresidenta le está manejando la política nacional a su antojo. Los coqueteos con Roberto Lavagna, obedecen claramente a que en Diputados, Máximo Kirchner y Sergio Massa no cuentan con una mayoría absoluta propia como sucede en el Senado por lo que necesitan negociar y convencer a bloques más pequeños como el "lavagnismo". La presión de Cristina es constante y debe pagarse cualquier precio con tal de poner todo como ella quiere.
Otro síntoma de que La Cámpora maneja toda la acción publicitaria sobre a quién se debe apoyar y a quién no, quedó de manifiesto en el silencio absoluto de todas las organizaciones que maneja el grupo kirchnerista, sobre la muerte de Luis Espinosa en Tucumán. Los mismos que hasta gastaron fortunas del Estado en hacer una película para sostener la mentira de la desaparición de Santiago Maldonado, hoy callan para no lastimar al "amigo" Juan Manzur, gobernador tucumano y otro aliado de la ex presidenta, cuya policía salvaje fue la autora del crimen del operario de 31 años. Todo ese está poniendo igual que en los años de la grieta agigantada, les gusta, lo disfrutan, no pueden entender la democracia, tal vez, porque están imbuidos de una doctrina populista que no ha producido m s que desastres en donde ha gobernado y gobierna. En nuestro país, esta izquierda que sigue reivindicando el guevarismo, se apoya en el peronismo y de allí saca las fuerzas y las estructuras que necesita para hacerse con el poder. No nos olvidemos que fue Néstor Kirchner que con su famosa transversalidad, quiso escindir al kirchnerismo del peronismo y formar una tercera vía con otros partidos de centro izquierda Y falló, porque entonces los peronistas no querían quedar afuera del escenario y se hicieron notar. Fueron los Kirchner que sacaron de sus actos la marcha peronista con el mismo énfasis con el que bajaron la foto del dictador Videla. Incluso el entonces con cierto poder Aníbal Fernández dijo que "la marchita se la ven a meter en el culo". En medio de esta acometida, queda Alberto Fernández a quién todavía ningún analista puede descubrir sus verdaderas intenciones. Es o se hace; quiere o no quiere o lo que sería peor, quiere pero no puede. La pandemia parece justificarlo todo y se han encargado que sea el monotema y mientras la opinión pública discute si está bien o está mal este prolongado encierro no justificado del todo y lleno de contradicciones, están armando un modelo de país que cuando queramos darnos cuenta ya lo cambiaron a su antojo y a su conveniencia. Un amigo muy observador me comentó a manera de broma: "Has visto que Cristina no usa barbijo, es porque a ella nadie le tapa la boca". Y la verdad es que no sé si festejarlo o preocuparme. Tal vez sea mejor esto último porque si esperamos que reaccione la oposición vamos muertos,
Maria Josefina Ramos es traductora pública de Inglés y periodista.

Su trayectoria periodística abarca el período 1970-1985, como analista política y cronista parlamentaria desde el Congreso Nacional para varias radioemisoras del interior del país y también para el vespertino La Razón.

En 1975, fue distinguida con una beca como periodista parlamentaria por la Asociación de Corresponsales de las Naciones Unidas para cubrir la XXXI Asamblea General de la ONU.

Es creadora y directora de Plataforma Cero.