Plataforma Cero
Publicación Mensual
Año 15 | Número 180 JUN 2018

Hola amigos!


Hemos celebrado el aniversario número 208 de nuestra patria y por más que le demos vuelta al asunto, no le encontramos alegria a esta celebración, por ninguna parte. Es que llegamos hasta aquí divididos, enfrentados, por espúreas razones que nada tienen que ver con el patriotismo que nos dejaron los que fundaron con su valor y su sangre las bases de la nación argentina. Qué pena! Y qué bochorno! Y encima, como frutilla del postre, se están discutiendo leyes abyectas y homicidas para acabar con la vida de los niños en el vientre materno. Argentina: no te comas a tus propios hijos! Recemos todos el jueves 7 por la defensa de la vida y la familia. Los dejo con interesantes notas, videos y fotos, este mes de nuestra visita a New Orleans, EEUU. Muchas gracias por acompañarnos!


Maria Josefina



Adónde quieres ir Argentina?
La Argentina puede despegar si entiende sus males y apuesta a la república.
PlataformaCero
31-05-2018

Meditemos ésto, porque en estos días hemos atravesado por unas turbulencias que si bien felizmente no significaron un desastre, mostraron suficientes fallas en comunicación y coordinación del oficialismo que fueron bien aprovechadas por los enemigos de la república, para agitarse y agitar el fantasma del derrumbe del gobierno macrista, que vale recordarlo, fue el que evitó que la Argentina explotara y fuese otra Venezuela, prueba cabal de lo que nos hubiera pasado si no cambiábamos, tal como afirmó el ministro Rogelio Frigerio en un show televisivo donde discutían el tema tarifas.


Mientras aquello sucedía, todo fue útil para quebrar el clima de estabilidad que había comenzado a sentirse y la alarma principal la dio el alza del dólar que inquietó a una población de argentinos que no entienden mucho de inflación, pero sí saben que el dólar les da una sensación de estabilidad y de que todo está bien si esta moneda está quieta. El avance del dólar fue frenado desde las esferas del gobierno y el Banco Central fijándole un ancla al precio, que aunque sigue en alza, está haciéndolo hasta ahora en forma normal a la esperada por los mercados que son los que marcan la cancha.


La crisis originada con el aumento de la tasa al 40% y la movida del dólar, que fueron manejadas por el equipo del presidente del Banco Central, Federico Sturzeneguer, se puede convertir en un novelón si los economistas del gobierno no alcanzan a navegar las aguas de la economía internacional, que tiene vaivenes continuos.


Lo que mucho debemos pensar también, es en hacer el bien comun no en dividir para reinar. La irresponsabilidad de los dirigentes sociales que reciben subsidios del Estado sin trabajar, no parece tener fin. Y siguen acompañando marchas organizadas por el kirchnerismo -con los fondos que estos han saqueado a la nación-, en contra del gobierno que los está sosteniendo.


En verdad, somos todos nosotros los que pagamos los impuestos al Estado para mantenerlos a ellos. Cualquier colectivo les viene bien, como a la CGT que está llamando a un paro general "cuanto antes". A ninguno de éstos les importa el bien común, solo el bien propio, para hacerse del poder con trampas como acostumbran para seguir robando los dineros públicos.


Así no iremos a ninguna parte, con esta clase dirigente prebendaria e inútil, que vive a expensas de los que trabajan mientras disfrutan del subsidio del Estado y/o los subsidios, -porque se sabe que algunos tienen más de uno-, que se comen una buena porción del presupuesto nacional.


Debemos disponernos a seguir trabajando día a día por el bien común y empezar a marchar como hacen los organizados politicos, para exigir justicia en todos los frentes. Una justicia que tarda en llegar mientras los delincuentes siguen sueltos. Cuándo veremos más presos por corrupción? Parece que los grandes corruptos se refugian en el Congreso, aunque tampoco hay una fuerza parlamentaria suficiente como para terminar con estos privilegios, como con el curro de los DDHH de Bonafini, Carloto y Cía., una promesa de campaña de Macri que se quedó en eso, una promesa.


Mientras Cambiemos no logre mayoría parlamentaria para ir por los cambios fundamentales que se requieren para lograr que en este país todos podamos vivir dignamente, habrá que esperar al 2019. Pero para que Argentina salga del pozo moral, cultural y social en la que la dejaron los anteriores "gobiernos progresistas", harán falta varios años más.


Sin embargo, Argentina dio un viraje importante y ha conseguido reunir al kirchnerismo frente a la justicia. Y eso es obra de una mujer: Lilita Carrió que los denunció por asociación ilícita en el 2008, en soledad, cuando los tenia enfrente y nadie se atrevía a tener su coraje. Mucho le debemos los argentinos a Elisa Carrió, y es justo que el editorialista Joaquín Morales Solá la haya recordado en su show televisivo en ocasión de la visita del fiscal Germán Moldes al programa donde habló de las causas por corrupción pendientes en la justicia y dijo que no es conveniente unificarlas en un solo juicio oral. Nos hacen falta varias Lilitas y Lilitos, para defender la salida hacia la república como lo ha hecho y sigue haciéndolo ella junto con su equipo.. Los que se robaron el país vuelven unidos a CFK o al diablo, es lo mismo, para desalojar a este gobierno y reinstralarse ellos. Son los golpistas embarcados en poner palos en la rueda a este gobierno que tiene el mandato de la mayoría de los argentinos que lo votó para vivir en una Argentina distinta a la que ellos quieren volver para seguir robando.


Elisa Carrió, elegantísima vestida de coral, pasó por el canal TN y en una larga entrevista en "A Dos Voces", afirmó que la libertad es un trabajo. La libertad es un trabajo! Y no habla de poder, habla de república, de libertad, de cultura y de los valores de Occidente. Y agregó que si Macri está físicamente desmejorado es porque está preocupado por el país, por la responsabilidad que tiene ante la gente que mayoritariamente lo votó. Y destacó que hay que acompañarlo al presidente en las buenas pero más en las malas. Porque el sacrificio es grande pero lograremos salir. Salir de la corrupción kirchnerista y de ser Venezuela tiene sus costos, afirmó Lilita. La gente no es paciente. Tenemos que ser muy pacientes para salir del pozo en el que nos dejaron los kirchneristas y ayudarlo a Macri apoyándolo en este trayecto difícil, destacó finalmente.


Para terminar, les invito a hacer el jueves 7 de junio una jornada de ayuno y oración por la Argentina y sus dirigentes parlamentarios que están estudiando en el Congreso Nacional las leyes más nefastas y homicidas contra la vida y la familia.


Semana mentirosa
La clase media está enojada por el alza de sus servicios, pero en general tiene capacidad de pagarlos. Tras días donde se anunciaron catástrofes que no se cumplieron, habría que percatarse de que los programas económicos, para que perduren, deben ser políticamente viables.
Jaime Duran Barba para Perfil
22-05-2018


A lo largo de mi vida conversé con personas de las que aprendí mucho, justamente porque mantenían visiones frente a la política y la vida muy distintas de las mías. Esto me llenó de optimismo. Pero algo pasa con gran parte del círculo rojo que difícilmente aprecia el progreso y cae fácilmente en el pesimismo. Durante veinte años dijeron que Mauricio Macri no ganaría ninguna de las elecciones en las que participó. Ganó siempre, y la frase que repitieron después de cada triunfo fue que había tenido un momento de suerte.


En 2015 dijeron que era imposible que María Eugenia Vidal ganara las elecciones en la provincia de Buenos Aires, que era indispensable buscar a un hombre que pudiera enfrentar a Aníbal Fernández. Sólo después de los escrutinios se encontraron con que el resultado era obvio porque cualquiera podía haberle ganado a Aníbal Fernández. Sólo leyendo el diario del lunes pudieron superar su machismo, que les había impedido ver la potencialidad de una candidata como María Eugenia, capaz de derrotar a uno de los dirigentes más inteligentes del kirchnerismo. Cuando en 2007 inició Mauricio Macri su gobierno en la Ciudad de Buenos Aires, tuvo que enfrentar una montaña de problemas que había heredado, al mismo tiempo que sufría el constante hostigamiento del gobierno de Cristina Kirchner. Las cosas fueron difíciles, dijeron que no sabía gobernar. Al cabo de ocho años al frente de la Jefatura de Gobierno la gente evaluó su labor como la mejor de la historia y ratificó esa opinión eligiendo como sucesor a Horacio Rodríguez Larreta y apoyando su elección como presidente de la Nación.


Durante la última semana se armó un ambiente apocalíptico casi unánime. Muchos analistas económicos pronosticaron que el martes se desmoronaría el país porque los tenedores de Lebac no las renovarían, comprarían miles de millones de dólares, se produciría una hecatombe financiera que acabaría con el gobierno de Macri. Los ministros de Economía de la década kirchnerista recorrieron los canales dando cátedra de cómo hay que manejar la economía en tiempos de una crisis. Tenían la experiencia de haber dejado quebrado al país después de administrar la década más próspera de su historia. Algunos economistas partidarios de un ajuste brutal, semejante al que convirtió a Temer en el presidente más odiado de la historia, aparecieron sonrientes. Dijeron que esto ocurría porque el Gobierno anteponía los análisis políticos a la verdad inmutable de la economía.


Si según sus estudios diez millones de personas carecen de zapatos, hay que cortarles los pies para que se equilibren sus cuadros de Excel. La idea no es nueva: Kim Il Jon dijo que para que Corea del Norte funcione bien sobraban dos terceras partes de la población y que no había que preocuparse mucho porque desaparezcan. Algunos teóricos no se percatan de que los programas económicos, para que perduren en el tiempo, deben ser políticamente viables. Vivimos la democracia posinternet, felizmente ya no hay dictaduras militares que impongan los ajustes a tiros, ni los ciudadanos actuales son tan ignorantes y sumisos como los antiguos. Tampoco se puede hacer política sin tomar en cuenta la economía, porque los entusiasmos populistas se agotan con los recursos. El buen plan económico debe ser políticamente viable y la buena política debe ser económicamente sustentable.


Ningún presidente disfruta tomando medidas restrictivas cuando la economía las hace inevitables, porque obviamente sabe que afectan a su popularidad. No se necesita demasiado ingenio para descubrir que cuando Macri subió las tarifas perdió puntos en las encuestas. Eso ocurre con todos los gobiernos latinoamericanos.


Las estadísticas y los hechos de las dos últimas décadas dicen que algunos mandatarios que tomaron este tipo de medidas llegaron a perder el poder o quedaron tan mal que sólo pudieron chapotear esperando que termine su mandato. Sobre esto hay estudios, encuestas, bibliografías que pocos estudian. Prefieren actuar movidos por una mezcla de su ego y su intuición. La interpretación de las encuestas a manos de quienes no tienen experiencia profesional y no tienen la posibilidad de hacer estudios comparados lleva a equivocaciones. Es cierto que Macri pudo perder ocho puntos en estos meses porque tiene una situación privilegiada: a pesar de la caída, sigue siendo el presidente mejor evaluado de la región. Si otros presidentes llegaran a perder tantos puntos, quedarían cerca de cero o bajo cero.


No se puede hacer un análisis político profesional sin combinar técnicas cuantitativas con cualitativas. Hay un porcentaje importante de ciudadanos que están desencantados con las medidas tomadas por Macri, ya no dicen que les agrada, pero no lo han abandonado. Entre un líder responsable que no les parece simpático porque sube las tarifas y una comparsa de demagogos irresponsables que son los que armaron esta catástrofe durante décadas, prefiere al actual presidente. Lo dicen en los focus: "Macri subió los precios de todo, estoy enojado con él, pero lo prefiero a esos viejos políticos que hundieron al país en estas décadas". No piensan volver al pasado. El incremento de las tarifas surgió de un largo proceso en el que incluso hubo audiencias públicas a las que ni siquiera concurrieron los políticos que protestan. Los mismos diputados aprobaron un presupuesto del Estado que suponía este incremento. Lo menos malo sería saber que cambiaron de criterio y no lo confiesan, les gustaban los ajustes que ahora rechazan. Lo más grave sería saber que nuestros legisladores votan leyes tan importantes como la de presupuesto sin siquiera leerlas.


La gente sabía que venían los aumentos, no estaba contenta con eso, pero suponía que ése era un mal inevitable. El problema se armó cuando algunos políticos oportunistas quisieron sacar provecho, protestaron y llegaron a promover un proyecto de ley que congelaba las tarifas con efecto retroactivo. Con su actitud golpearon al Gobierno, e hicieron un grave daño al país en un momento en el que la política norteamericana provocaba una devaluación en los mercados emergentes. Ya antes habían puesto una tasa a los capitales no residentes que habían invertido el Lebac. Discriminamos a los inversionistas extranjeros cuando en todos los demás países hacen lo posible por atraerlos. Se fueron. La demagogia le costó al país más de cuatro mil millones de dólares y no produjo ninguna recaudación. Cuando se aproximan las elecciones muchos políticos sólo piensan en sus ambiciones y proceden de manera demagógica. Los que votaron por la ley lo hicieron por ignorancia o maquiavelismo, otros se abstuvieron porque no entendieron lo que significaba el proyecto.


Algunos periodistas dijeron que el incremento dejaba sin comida a los más pobres, sin acordarse de que el Gobierno mantuvo los subsidios para cerca de cinco millones de pobres que son afectados por esta situación. En este mundo craso, no hay más remedio que pagar lo que consumimos. Tal vez esto cambie en la sociedad de la abundancia que está naciendo con la revolución tecnológica, en la que llegaremos al ideal de la pobreza cero si hacemos los esfuerzos necesarios para entrar en esa categoría de países. Algunos dijeron que el pueblo argentino no permitirá un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional por las funestas consecuencias que tuvieron esos instrumentos en el pasado. Nuevamente cometen un error metodológico. Si un encuestador pregunta si se debe hacer un acuerdo con el Fondo, la mayoría dirá que no, pero la formulación de preguntas con respuestas políticamente correctas sólo confunde. En un track diario que se hace en el país, se puede observar cómo caían las cifras del Gobierno el día en que los políticos armaron un escándalo con el tema de las tarifas.


Cuando la discusión fue sobre el Fondo, no se movió nada. La inmensa mayoría de la población no se acuerda de esos acontecimientos, no tiene la calentura ideológica que entusiasma a las minorías entusiastas que desfilan todas las semanas con sus estandartes descoloridos esperando el arribo del acorazado Potemkin. La clase media está enojada por el incremento de sus servicios, pero en general tiene capacidad de pagarlos. Está accediendo a créditos hipotecarios, viaja, empieza a vivir las ventajas del país desarrollado en el que queremos convertirnos. Los viajes se han incrementado de una manera descomunal y también la cantidad de jóvenes que estudian en los países del Norte. Todos ellos ponen los cimientos para un futuro mejor. Me encuentro con un grupo en un lujoso centro comercial de Miami. Me piden que haga algo para que bajen las tarifas de luz porque se están muriendo de hambre.


La discusión sobre el proyecto que congelaba las tarifas se convirtió en una fiesta en la que se abrazaron gobernadores "peronistas racionales" como Schiaretti y Urtubey, con el kirchnerismo y la izquierda utópica de Nicolás del Caño. La gente común ve que estos dirigentes no piensan en los intereses del país, sino en sus proyectos personales. Es por eso que no crece ningún liderazgo alternativo al de Macri. El análisis de muchos políticos se elabora sólo con egos, intuiciones y emociones, sin usar herramientas científicas. Es público mi apoyo a Mauricio Macri y por eso algunos pueden dudar de los números que manejo. Es bueno que hagan sus propias mediciones con profesionales honestos para averiguar por qué después de tantos años de trabajo político pesan tan poco en la sociedad. Si lo hacen, tal vez les vaya mejor a ellos y al país.

*Profesor de la GWU, miembro del Club Político Argentino.


¿HABRÁ ´REFORMULACIÓN´ DE LA SEGURIDAD NACIONAL?
Grl Heriberto Justo Auel
Abril de 2018


LA GRAVE INSEGURIDAD NACIONAL, TIENE BASE LEGAL/ILEGAL.

El día 20 de Marzo pasado, en el ámbito de la Academia Argentina de Asuntos Nacionales e Internacionales, desarrollamos muy brevemente -en una conferencia- el tema del epígrafe. Hoy nos disponemos llevarlo al papel a solicitud de Profesores Patagónicos asociados a nuestro Instituto, ostensiblemente preocupados por los acontecimientos terroristas provocados por la RAM -en los últimos años- en el Comahue y las graves promesas formuladas por su jefe ante el juez que hace unas semanas lo extraditó a Chile. Puede llamar la atención de nuestros lectores que el título se presente como un interrogante. Ello se debe a que la información fragmentada que hemos recogido hasta hoy, acerca del esencial problema de la "reformulación", nos trae serias dudas en cuanto a su viabilidad, por cuanto existe un condicionante-determinante: "solo se removerá la Reglamentación de la Ley de Defensa" -2006-, obra de la ministro Garré dieciocho años después de la promulgación de la Ley de Defensa -1988- y catorce años después de la promulgación de la Ley de Seguridad Interior -1992-.


Humildemente, pensamos que ello impedirá alcanzar la "reformulación" de la Seguridad Nacional (1). A lo sumo se reducirá el presupuesto y el número de personal, se venderán propiedades y se modificará el despliegue de los elementos. Operaciones cosméticas que encubrirán que "todo sigue como era entonces": la inseguridad pública y la indefensión estratégica SE AGRAVARÁN. Su base legal seguirá siendo ilegal (2). La ley de Seguridad Interior fue la ampliación de un artículo de la Ley de Defensa y la tardía Reglamentación de ésta última modificó -en el 2006- su espíritu y su letra, convirtiéndola de hecho en una nueva Ley de Defensa ¡dictada a través de un decreto del PEN!. Esta grave irregularidad jurídica se sumaba a otras, aun más graves. La Ley de Defensa -de 1988- y la de Seguridad Interior -de 1992- cercenaron los derechos que la Constitución Nacional le otorga a los Cte (s) J FFAA a pesar que -irresponsablemente- hayan sido dos de ellos quienes las promulgaron. Habían pasado incólumes por las Comisiones de Asuntos Constitucionales de ambas Cámaras y ambas Cámaras las aprobaron ¡por unanimidad! (3) Estos múltiples desatinos anticonstitucionales son una clara demostración de los vientos que soplaban en esos años de nuestras posguerras y de nuestras derrotas estratégicas.


"En estos momentos no podemos hacer otra cosa", me decían los políticos de las más diversas extracciones, cuando se les señalaba la irracionalidad de la legislación de "inseguridad" que habían elaborado. Eran conscientes de su extravío, excepto aquellos que sí sabían lo que hacían: las FFAA eran extrañadas -como instituciones- del Estado Nacional, por ley. No tendrían verdaderos objetivos a cumplir y por lo tanto, tampoco entregarían valor agregado alguno a la nación, a la que se debían. No habría en adelante reconocimiento social hacia las FFAA. Eran los autores de estas leyes quienes preguntaban y aun preguntan públicamente: "¿para qué sirven las FFAA"?. Lo que no les fue posible en los combates de los ´60/´70, lo lograron desde 1984 en el Congreso Nacional: las FFAA "residuales", bajo control civil "subjetivo" (4), ya no serían un obstáculo para el proceso revolucionario iniciado en 1959 y que aun continúa, sin plazos y por otros andariveles.


Así las cosas, el diario La Nación del 06 Mar 17, en su editorial preguntaba: ¿Cómo deberíamos considerar al EI (5), un ente nacido a fines de 2013 y con presencia destructiva hoy en al menos 18 países?. Y responde -sin ser un especialista en el tema el responsable del editorial-: "Deben actualizarse las normas y optimizarse la estructura operativa y el despliegue estratégico de las Fuerzas Armadas para potenciar su capacidad disuasiva mediante equipamiento moderno y organización para respuestas inmediatas y eficaces ante situaciones de amenazas internas y externas". Un año después del Editorial de marras, nuestra absoluta inseguridad y total indefensión continúan, como lo demuestran las periódicas mediciones de opinión y la situación que nos aflige. Son -en las últimas décadas- preocupaciones centrales de nuestra población. Sepamos que ambas se originan en la legislación perversa e inédita que nos han dejado los continuadores, admiradores o sumisos representantes de las derrotadas organizaciones armadas de los ´60, ´70 y ´80, desde 1988 hasta hoy, luego de "trastocar" su derrota táctica en victoria estratégica, a fines de 1983.


El martes 13 de Junio de 2006, "Página 12" celebró con júbilo el éxito alcanzado con la firma del presidente de la Rca. de la Reglamentación de la Ley de Defensa, en presencia de los cuatro Jefes de los EEMMFFAA, impávidos, ingenuos y complacientes. Sin duda que era un importante paso para el "socialismo siglo XXI" -nombre adoptado por el castro-comunismo en ese momento-, que lograba, en la ruta para alcanzar el "estado fallido" (6), inmovilizar aun más a las FFAA. Decía el diario oficialista K, Página 12, aquel 13 de Junio de 2006: "A contramano de los deseos de los Estados Unidos, que insisten con la necesidad de borrar la frontera entre defensa y seguridad interior, Garré destacó que el decreto describe con "absoluta precisión cuál es la responsabilidad primaria de las Fuerzas Armadas, dejando afuera claramente cuestiones que tienen que ver con la seguridad interior". Aclaró que "las denominadas nuevas amenazas (terrorismo, narcotráfico y crimen organizado) no son materia de responsabilidad de las Fuerzas Armadas", cuyo trabajo –indicó– "debe orientarse estructural y organizativamente hacia la conjuración de situaciones de agresión externa perpetradas por fuerzas armadas de otro Estado".


En ese contexto, la ministro puso el acento en la posibilidad de "proyectar con los otros países de la región un Sistema de Defensa Subregional, interdependiente, interoperable, con medidas de confianza mutua y condiciones políticas suficientes para generar un proceso muy especial en esta región, que es una región de paz". Los considerandos del decreto estipulan en forma taxativa que "se rechazan enfáticamente todas aquellas concepciones que procuran extender y/o ampliar la utilización del instrumento militar en funciones ajenas a la defensa y a cargo de otras agencias del Estado, usualmente conocidas bajo la denominación de nuevas amenazas". (Las negritas y subrayados son nuestros). Habían transcurrido solo ocho años desde último asalto del ERP al RIMec 3, en la Tablada y por Decreto la Ministro de Defensa expresaba -en presencia de los altos mandos militares- que no habría riesgo o amenaza estratégica alguna dentro de los límites del país. Debían orientarse -las FFAA- "estructural y organizativamente hacia la conjuración de situaciones de agresión externa, perpetradas por FFAA de otro Estado".


Alguien debería avisarle a la ex-ministro de defensa -¡hoy presidente de la comisión de defensa de la Cámara de Diputados!- que transcurridos doce años de su "brillante" reglamentación, las sesenta guerras activas en el mundo SON TODAS INTERIORES. GUERRAS CIVILES, SRA (7). Si la ex–ministro tuviese un mínimo resto de vergüenza o "discernimiento", debería renunciar a su actual cargo en la Comisión de Defensa. Como polemóloga nos da vergüenza ajena. Como ex-guerrillera, debería estar entre rejas. EEUU había recibido dentro de su "fortaleza bioceánica" el ataque del 11S01 y días después ese espacio ya era una nueva área estratégica. No era Washington "que insistía con la necesidad de borrar la frontera entre defensa y seguridad interior", era la dura realidad posguerra fría que el relato oficial K ocultaba, provocando innumerables víctimas inocentes en el país, para llevar adelante la pseudo-revolución y una sistemática corrupción, que terminará desplazándolo del poder el 10 Dic 15.


Sin dudas que el objetivo de la extemporánea reglamentación era reasegurar jurídicamente lo que ya se había establecido en las Leyes de "Inseguridad". La revolución siglo XXI empezaba a hacer agua, a pesar de que "había llegado para quedarse" o "que iban por todo". Era necesario avanzar un poco más en la maniobra del "control civil de los militares", a pesar de haber logrado su desarme por vía presupuestaria, su división entre retirados y activos por vía de sus haberes y, principalmente, continuaban llevándonos masivamente a los legos TTOOFF y para juzgarlos ilegalmente, como criminales comunes, buscando su aplastamiento moral. El propio presidente de la CSJ -factor clave de esta última maniobra- aun hoy intenta, periódicamente, legitimar sus gravísimas arbitrariedades escudándose en que cumple con una "política de estado". Como ex-montonero no puede ignorar el Dr. Lorenzetti que, lograda la eliminación de la capacidad operacional de las Fuerzas, a él se le ha encomendado la eliminación de la autoestima de los soldados argentinos por vía judicial. PERO, hay muchos "Larraboures" y muchos "Lunas" en las FFAA argentinas, que cantan el Himno mientras los torturan física y moralmente. Saben que la verdad llegará y están preparados -desde sus cunas- para esperarla, aunque ya sean ancianos. Es el testimonio que hoy la Patria nos exige a los de edad provecta, ante las nuevas generaciones.


EL RIESGO ESTRATÉGICO CENTRAL QUE PADECE NUESTRA ARGENTINA.

Hace décadas que el riesgo estratégico central de nuestra querida Patria es la pérdida progresiva y constante del Estado Institucional, en todos sus niveles. Probablemente por ser éste un concepto abstracto nuestra dirigencia no lo asume, pues no lo ve. El nivel de degradación alcanzado por las Instituciones Constitucionales exigirá un esfuerzo muy lúcido y prolongado para recuperarlas, si llegáramos en algún momento a comprenderlo y decidirlo. En lo que hace a la "reformulación" de la Seguridad Nacional, específicamente, la recuperación de la Institución FFAA es una condición previa e imprescindible a la existencia de un status de Seguridad y Desarrollo. Las FFAA constituyen el núcleo duro del Estado Nacional. Junto a la Institución Judicial otorgan a la sociedad la Pax y la credibilidad necesarias para alcanzar nuestra pretendida recuperación socio-económica. Ésta no va a llegar si no se recupera previamente la confianza en el país y ésta es solo posible si tenemos Seguridad y Justicia, obligaciones primarias del Estado-Nación y su razón de ser.


Si quienes conducen el país no comprenden esta exigencia y no establecen prioridades para el restablecimiento del Estado Institucional -como instrumento jurídico indispensable al logro de los objetivos establecidos- no habrá inversiones ni salida del estancamiento. Lo que habrá es desconfianza, "resistencia" conducida, desarticulación de las coaliciones electoralistas, desorden social e inconformismo violento y creciente. El gobierno busca "ganar tiempo" para llegar al "mundial" y luego al segundo semestre, pero en realidad está perdiendo un tiempo que no volverá, mientras la revolución agazapada se recupera y desgasta. Estamos saltando de un trapecio muy elevado a otro, sin red de seguridad y sin pacificación. Pretender salir del sigiloso proceso revolucionario argentino a la "normalidad", citando a aquel como mero "populismo" y priorizando a la economía en detrimento de la Seguridad y la Justicia, es absurdo. Es cobardía frente a los actuales espantapájaros de la izquierda revolucionaria y un fracaso anticipado. Es no entender la naturaleza de las cosas y no haber aprendido nada en los últimos tiempos, a pesar de los dramas ya vividos (8).


No desconocemos que hacerlo es difícil. Muy difícil. Décadas de trabajo psicopolítico sobre el electorado han creado falsos mitos, un relato falaz y hasta un nuevo lenguaje. Cuando más se demore en retomar el camino de la Verdad y de la Justicia, las probabilidades de un regreso "revolucionario" serán aún mayores. Es lo que ya insinúa su presencia callejera bajo la consigna de la "resistencia" y que percibe cualquier observador independiente, con sensores bien formados en Ciencias Sociales. Si no se asume que ambas instituciones -FFAA y sistema judicial- han sido desarticuladas por nuestros enemigos del siglo XX (9) a través de la colusión -tan evidente como desconocida- de la inteligencia británica y del neoterrorismo revolucionario, el restablecimiento institucional del Estado Nacional será imposible. El oportuno empleo de una maniobra estratégica de aproximación indirecta en los '80 nos ha inducido la auto-destrucción del Estado Nacional (10) y frente a ello solo se observan escasas reacciones intuitivas. Las dirigencias no están a la altura de los desafíos actuales y la sociedad se siente huérfana. Que mil "intelectuales progresistas" rechacen el encausamiento de Luis Mattini en el caso Larraboure, da una idea del alcance y penetración de la "narrativa revolucionaria" (11).


Nuestra Justicia Penal Federal está destruyendo a las FFAA -al Ser Militar- y al hacerlo se suicida, arrasando con la Constitución, con los principios del derecho penal y con la credibilidad de todo el sistema judicial, puesto hoy en la picota, como nunca antes en nuestra Historia Institucional. Con lo expresado, queda dicho que no habrá "reformulación" de la Seguridad Nacional si no se inicia primero la recuperación del núcleo duro del Estado-Nación: las FFAA y el Sistema Judicial. A partir de allí -y recién entonces- habrá que encarar con realismo a las "verdaderas amenazas estratégicas" que el concierto internacional ha reconocido hace años y las ha asumido rápidamente, terminada la posguerra fría. En la Argentina encapsulada de los K se pretendió ignorar la actual circunstancia mundial, dinámica y conflictiva, reemplazándola con un "amañado relato" aun subsistente en gran parte de la comunicación social y de la sociedad. Si se recuperara la posibilidad de reiniciar el planeamiento estratégico, la inteligencia estratégica, la reorganización de la Defensa, de las FFAA y de los sistemas de armas, se asegurarían los objetivos de largo plazo. Habría credibilidad creciente. Son los fines los que indican qué medios. Por el momento esta metodología está invertida. Hay propuestas anunciadas de nuevas organizaciones y nuevas adquisiciones, sin que se hayan establecido con anterioridad qué tipos de guerra se prevén, en qué ámbitos geográficos, en qué oportunidad, etc. Las "vacas sagradas" -la legislación vigente- que nos dejaron los simpatizantes de la pseudo-revolución, lo impide.


En el ámbito de la Seguridad Nacional el "gradualismo del cambio", aun no ha llegado. Se han tomado algunas decisiones positivas en áreas administrativas secundarias, pero no se lo ha hecho en sus áreas centrales, de naturaleza estratégica. Desde 1991 la perversa "política de derechos humanos" -como instrumento eje de la maniobra neo-marxista en Iberoamérica- sigue ocupando el espacio de una imprescindible y sabia "Política de Defensa", frente a los "estados de guerra" heredados y frente a los múltiples, nuevos e inéditos conflictos que nos abarcan, en el siglo XXI.


LAS AMENAZAS ESTRATÉGICAS SURGIDAS EN LA POSGUERRA FRÍA.

Contrariamente a lo expresado por la ministro Garré y su diario preferido Página 12, el narcoterrorismo y el crimen organizado -las mafias- constituyen actualmente los pilares de sostén del proceso pseudo-revolucionario que conduce el Foro de San Pablo -FSP-: son las principales amenazas estratégicas de Iberoamérica en las primeras décadas del siglo XXI. En Argentina estas amenazas estratégicas están en manos policiales, como meros hechos de seguridad pública. Es por ello que a la vigente legislación de Seguridad Nacional la calificamos de "perversa". La razón de negar la existencia de dichas amenazas y además sostener una legislación de altísimo costo en vidas de inocentes, es que el neo-marxismo se sostiene financieramente con estas ONG, con las que ha firmado "acuerdos estratégicos" . Eliminar o controlar la Seguridad Nacional y sus medios les permite a estas organizaciones territorialidad -santuarios-. Se han constituido en los nuevos enemigos de Occidente y han obligado repensar las "guerras asimétricas". La mayoría de la dirigencia política argentina, niega estos hechos objetivos.


Estos son los sectores sociales fundadores de la profunda "grieta" argentina, que se caracterizan por resentimientos adquiridos por herencia o por la pedagogía del "relato". Impiden la unidad nacional, la reconstitución institucional del Estado y la Paz de los argentinos. "No disciernen ni entienden lo que los otros disciernen", diría Maquiavelo. "Son inútiles". Y para nosotros, nos son inútiles.


¿HABRÁ ´REFORMULACIÓN´ DE LA SEGURIDAD NACIONAL?

Creemos que existen, en las esferas de decisión gubernamental, quienes "entienden lo que los otros disciernen" y eso "es bueno", PERO, no se animan con las "vacas sagradas": las leyes que rigen a la Seguridad Nacional. Apenas se animan con su reglamentación y eso no solo es insuficiente, sino que es un agravante de la situación que padecemos para quienes deban operar en el terreno. Si existieren objetivos firmes, no habría miedo para lograrlos. Habría coraje. Cuando los objetivos no existen o son débiles, el miedo supera al coraje.


Hay una solución para no pasar por las "horcas caudinas" del Congreso: el urgente Acuerdo de Seguridad Colectiva y Defensa Común que permitiría subrogar la inédita y perversa legislación custodiada por un vago "progresismo", comodín que encubre y mimetiza a esa minoría que, consciente o inconscientemente, se alinea y forma parte de la extraña mixtura de "inútiles" que oscurece nuestro futuro como Nación.

Maria Josefina Ramos es traductora pública de Inglés y periodista.

Su trayectoria periodística abarca el período 1970-1985, como analista política y cronista parlamentaria desde el Congreso Nacional para varias radioemisoras del interior del país y también para el vespertino La Razón.

En 1975, fue distinguida con una beca como periodista parlamentaria por la Asociación de Corresponsales de las Naciones Unidas para cubrir la XXXI Asamblea General de la ONU.

Es creadora y directora de Plataforma Cero.