Causa por la Vida
Publicación Mensual
Año 9 | Número 120 JUL 2019

El doctor Leandro Rodríguez Lastra está a la espera de que le comuniquen la pena
«Fui formado para defender la vida», insiste sin miedo el médico condenado por no hacer un aborto
REL
26-06-2019


El ginecólogo Leandro Rodríguez Lastra es lo que se puede decir víctima del poder de los lobbies abortistas. Este doctor ha sido condenado, el próximo 11 de julio conocerá la pena impuesta, tras no realizar el aborto a una joven de 19 años embarazada de 23 semanas. Este doctor logró salvar la vida de la joven y del bebé, que fue dado en adopción y ahora con dos años crece feliz con una familia. Lo más curioso del caso es que Rodríguez Lastra nunca fue denunciado por la madre sino por una diputada abortista, que utilizando el caso de esta joven se lanzó a la cacería de este médico. Además, este ginécologo ha anunciado que será candidato a diputado nacional por el Partido Demócrata Cristiano (PDC) en la Ciudad de Buenos Aires. Irá tercero en la detrás del pastor y médico Gabriel Ballerini y la referente de la Red Federal de Familias, María de los Ángeles Mainardi. Mientras espera conocer la pena a la que se enfrenta comenta el caso, cómo lo está viviendo y lo que está por venir en una entrevista con Nicolás de Cárdenas en Actuall:

- ¿Por qué decidió hacerse médico y, en concreto, dedicarse a la Ginecología?

-La decisión de hacerme médico fue al despertar un interés por la ciencia, la investigación. Tuve una formación en la secundaria como técnico… Intenté otras áreas buscando algo que se acercara a mis expectativas. Me pareció que la relación con lo humanístico era lo que más llegaba a satisfacer. Y entre lo humanístico y lo científico, en esa conjunción encontré una respuesta en la Medicina. En la medida en que fui estudiando Medicina, me interesaron las especialidades quirúrgicas y entre ellas la Ginecología, potenciado además por lo que significa la relación médico-paciente. En las pacientes mujeres he encontrado muy buena respuesta cuando empecé a hablar con ellas. También es cierto que son pacientes tienen muchas dolencias precisamente por su fisiología, por lo que me parece un excelente campo de trabajo.

-¿No le parece extraña -contraria al sentido común- la idea de ser condenado precisamente por no matar a un ser humano y salvar otra vida?

- Por supuesto, que me parece extraña, antinatural, desde un análisis más objetivo. Pero uno va viendo que en la sociedad actual se están produciendo muchos cambios de paradigma, hay muchas influencias desde lo ideológico, se estigmatiza a la gente -hoy se estigmatiza mucho a los hombres-. A partir de ahí se encuentra una explicación a algo que es muy difícil de entender, porque jamás voy a entender por qué se condena siendo el resultado que hay dos personas que están vivas, con chances para elegir su camino.

-Se ha informado de que todos los ginecólogos del hospital objetaron en conciencia a practicar el aborto de su caso. ¿Es esta una posición generalizada en toda Argentina? ¿Cree que podrán preservar este derecho?

- En el lugar donde yo trabajo, la mayoría de los toco-ginecólogos son objetores de conciencia. En otros lugares las posiciones están más divididas. En lo que no lo está es en los médicos que no son toco-ginecólogos. Por ejemplo, los médicos de familia o de medicina general, no son tan afectos a ser objetores de conciencia. Reflexiono yo que es porque sólo dan una medicación y los procedimientos quirúrgicos y las complicaciones las tenemos que resolver los ginecólogos. Porque de otra manera es difícil entenderlo. Ojos que no ven, corazón que no siente, dice el dicho. Y ellos que no tienen un contacto cercano con los resultados de estos procedimientos sobre todo o principalmente cuando se trata de las complicaciones. Preservar el derecho a la objeción de conciencia dependerá de nosotros, de los médicos, de que tomemos el toro por las astas y que nos pongamos firmes en que se respete nuestra dignidad, que se respete nuestro trabajo.

- ¿Cuáles son los próximos pasos a nivel jurídico en su caso?

- El próximo el 11 de julio habrá una etapa que se llama juicio de cesura en el que se establecerá la pena a cumplir por haber sido declarado culpable. Por otro lado, después de este juicio, tendremos un periodo para solicitar la apelación.

- Por cierto, ¿cómo se encuentra la bebé?

- El niño que nació producto de este caso está por cumplir dos años y adoptado en una familia que le da mucho amor. Una buena familia que lo cuidan muy bien. Lo digo porque tengo contacto con la madre y pude ver a través de fotografías cómo iba creciendo.

- ¿Le queda ánimo para seguir defendiendo la lex artis médica que indica la obligación de curar y si no es posible, aliviar?

- No existe otra manera en que yo pueda encarar mi trabajo. Yo fui formado para proteger la salud, para defender la vida o al menos para intentar hacerlo, porque sabemos que la Medicina no es una ciencia exacta, pero debe enfocarse a ello. En tanto en cuanto vuelva a mi trabajo, voy a volver convencidísimo de que ese es el camino que debo seguir. Lo que ha pasado es un revés, pero de ninguna manera tiene que afectar a mis convicciones en cuanto a mi trabajo y en cuanto a cómo yo encaro mi responsabilidad en el mundo.

- En el plano profesional ¿en qué situación se encuentra ahora?

- A través de todo lo que está ocurriendo he decidido consultar con un psiquiatra y he tomado la decisión de aceptar la sugerencia de una licencia [baja] para poder sobrellevar esta situación y que esto no se transforme en algún problema que pueda verse reflejado en el ejercicio de mi profesión y en mi tarea cotidiana.

- ¿Se siente parte de un plan del que usted es la pieza ejemplarizante, el reo que antaño se colocaba en la plaza del pueblo para advertencia de todos?

- Creo que es el objetivo. En el afán de enmarcarlo dentro de algo medianamente comprensible o digerible por la opinión pública se habla del derecho de la mujer, se habla de salud y queda claro que lo último que se buscó en este caso es la protección de la salud y el derecho a la vida de la mujer y el derecho a la vida de un niño. Por lo tanto todos los argumentos caen y lo que queda es que sólo se apunta a un fallo que intente adoctrinar. Es muy importante hacer esta lectura para que podamos los médicos reclamar el derecho a ser respetados.

- ¿Cuál es su deseo en estos momentos de zozobra tanto en lo personal como en lo social para Argentina respecto al aborto?

- Mi deseo es que esto nos permita el crecimiento como sociedad, que nos permita abrir nuestra mentes a opiniones distintas, que nos permita escuchar al otro, cuáles son sus razones, comprenderlas, tratar de armar con ellas un consenso. Me parece que las posiciones radicales no son los que nos va a llevar a un buen puerto. Esto debe ser consensuado. Este crecimiento debe darse sin grietas, sin posturas irreconciliables. Somos una sociedad y como sociedad tenemos que aceptar las opiniones. De esta discusión salen las leyes. Las leyes no salen de las imposiciones de un sector de la sociedad, desde las ideologías. Las leyes deben salir de un consenso. Esa es la alegría de una democracia. Me abono a ella y deseo que así sea.


«El aborto es un crimen, que no te laven el cerebro»: el post de Verástegui que se ha hecho viral
Rel
13-06-2019


Se ha hecho viral un post que ha publicado el famoso actor mexicano Eduardo Verástegui en su cuenta de Facebook, a favor de la vida y en contra del aborto. En una época en que muchos actores y cineastas en EEUU proclaman su adhesión entusiasta al aborto y se muestran contrarios a las leyes de "latido de corazón" que intentan proteger a los bebés en su fase prenatal cuando ya tienen corazón que late, Verástegui se planta ante la corriente abortista y publica un alegato firme y razonado a favor del derecho a vivir de todos.

Su mensaje en Facebook en español, en apenas 5 días ha sumado 17.000 "me gusta", 2.000 comentarios y se ha compartido 7.800 veces. Verástegui no solo se ha mostrado un defensor de la vida con declaraciones y con películas emocionantes que tocan el corazón (como "Bella", de 2006, y "El Circo de la Mariposa", corto de 2009) sino que en 2007 creó la fundación «Manto de Guadalupe» para la lucha contra la pobreza extrema y en 2010 puso en marcha la clínica-maternidad provida y solidaria Guadalupe Medical Center en Los Ángeles, con el doctor Paddy Jim Baggot, que atiende cada año a más de 300 embarazadas en circunstancias complicadas. Recientemente, Verástegui trabaja con el ex-agente de la CIA Tim Ballard y los actores Jim Caviezel y Mira Sorvino en película contra la esclavitud sexual (leálo aquí). En 2018 Verástegui apoyó la campaña provida de Argentina "Salvemos las dos vidas" con un vídeo en que decía: «Si toda madre tuviera el vientre de cristal, ninguna abortaría porque vería el milagro que lleva dentro» (el vídeo se puede ver aquí). Este es el mensaje de Eduardo Verástegui que ahora se ha hecho viral en pleno furor pro-aborto en Estados Unidos.

¡El aborto no es un derecho, es un delito!

Tristemente hoy en día el lugar más peligroso del planeta, en donde más muertes se llevan a cabo es el vientre de una madre. ¡Si un político no es capaz de defender a los más pequeñitos de su país, los bebés que se encuentran en el vientre de una madre y corren el riesgo de ser abortados, entonces me pregunto ¿a quién piensan defender? ¡Familia, hay que defender el derecho a vivir de nuestro prójimo! Ya basta de que la cultura de muerte te manipule y te engañe, no permitas que te laven el cerebro. ¿Cómo es posible que ahora pienses que un asesinato es un derecho? Si en un país a la mamá se le da permiso de matar a su propio bebé, más adelante todos nos vamos a matar. ¡Los que somos pro-vida, respetamos y celebramos la vida! El aborto no es un derecho, el aborto es un crimen.

El derecho mas bien le corresponde al bebé indefenso que no se puede defender, el derecho a seguir viviendo. ¡Dios quiera y nunca los bebes nacidos cuando crezcan se les ocurra pasar una ley para matar a los padres no deseados! ¡Toda vida humana sin discriminar a nadie merece ser defendida y protegida por el Estado! El verdadero hombre es un guardián, esa es su naturaleza, ser protector de la vida. Si no es capaz de proteger y defender a los humanos más pequeños, los que no se pueden defender, los más vulnerables; los bebés que se encuentran dentro del vientre de su madre y corren el riesgo de ser abortados, entonces se comporta como un cobarde. No juzgo a la persona, porque solo Dios sabe, pero si juzgo el acto de omisión y cobardía. ¡Ay, Dios mío, como abundan de estos en la política! ¡Ojo, no todos, hay muchos servidores públicos que me quito el sombrero por su integridad, su servicio y por defender la vida humana desde la concepción hasta la muerte natural, a ellos mi respeto, admiración y aplauso!

Repito para que quede claro:

¡El aborto no es un derecho, es un crimen!

¡El aborto no es un derecho, es un delito!

A las mujeres que han sido engañadas y manipuladas por la cultura de muerte y que piensan que el crimen del aborto es un derecho y que están muy preocupadas por los derechos de las mujeres les hago esta pregunta: ¿y si la vida huma que llevas dentro es una mujer? ¿Dónde quedan los derechos de esas mujeres pequeñas?

El desarrollo de un ser humano comienza con la fecundación, un proceso por el cual dos células altamente especializadas, el espermatozoide del hombre y el ovocito de la mujer, se unen para dar lugar a un nuevo organismo, el cigoto. El desarrollo humano comienza tras la unión de los gametos masculino y femenino o células germinales durante un proceso conocido como fecundación (concepción). El óvulo fertilizado, "conocido como cigoto, es una célula diploide grande que es el principio, o primordio, del ser humano".

¿Qué parte de la ciencia no han entendido los que quieren promover el asesinato del aborto? Que la vida humana comienza en la concepción y por lo tanto debe ser protegida y defendida desde su inicio.

¿Por qué no en lugar de promover la muerte como derecho, mejor todos ayudemos a las mujeres embarazadas que no tienen los recursos para sacar su embarazo adelante, por qué no promover la adopción, por qué no trabajar juntos con las madres solteras que no pueden darle lo que ellas quisieran a sus hijos y todos ayudamos en algo para que nos valla bien a todos, por qué no cambiar las circunstancias que producen la pobreza en lugar de eliminarla?

¿Quien está detrás del aborto, quien está detrás de la eutanasia, quién está detrás de matar los valores humanos universales?

¿Quién está detrás de la promoción de la cultura de la muerte, que quiere acabar con todo incluso con tu vida?

Todo disfrazado de promover la falsa libertad, la libertad no es hacer lo que se nos pegue la gana, la verdadera Libertad es hacer lo que es correcto, lo ético, lo humano!
Maria Josefina Ramos es traductora pública de Inglés y periodista.

Su trayectoria periodística abarca el período 1970-1985, como analista política y cronista parlamentaria desde el Congreso Nacional para varias radioemisoras del interior del país y también para el vespertino La Razón.

En 1975, fue distinguida con una beca como periodista parlamentaria por la Asociación de Corresponsales de las Naciones Unidas para cubrir la XXXI Asamblea General de la ONU.

Es creadora y directora de Plataforma Cero.