Causa por la Vida
Publicación Mensual
Año 8 | Número 101 DIC 2017

Francisco decide que en el Vaticano no se venda tabaco, a pesar de los buenos ingresos que deja

Rel

09-11-2017

 

 

A partir de 2018 el Vaticano dejará de vender tabaco a sus empleados, según una decisión de Francisco que según el director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Greg Burke, obedece a razones sanitarias: "La Santa Sede no puede colaborar a una práctica que perjudica claramente la salud de las personas", afirmó a los medios este jueves, recordando que, según la Organización Mundial de la Salud, cada año mueren en el mundo siete millones de personas a causa de este consumo.

 

Burke explicó que la medida perjudicará económicamente al Vaticano, que vendía cigarrillos con descuento a sus empleados y pensionistas: "Ningún beneficio puede ser legítimo si pone en peligro la vida de las personas".

 

Actualmente, informa Aciprensa, los empleados del Vaticano pueden adquirir cigarrillos en un pequeño centro comercial conocido como el Magazzino, en el lugar donde se ubicaba la estación ferroviaria.  El Vaticano es el tercer estado en el orbe que prohíbe la venta de cigarrillos. Los otros dos que tienen normas similares son Bután y Turkmenistán.

 

No todos los predecesores de Francisco bendecirían la medida, aunque a medida que avanzó el siglo XX la costumbre de fumar, que parte del clero compartía con la población general, fue perdiéndose también entre los Papas. León XIII y San Píofueron fumadoresBenedicto XV, no; Pío XI lo hacía de forma ocasionalPío XII, nunca; y San Juan XXIII ha sido el último Papa con este hábito, pues Pablo VI, Juan Pablo I y Juan Pablo II no lo tenían, y Benedicto XVI parece que solo en alguna ocasión excepcional. En cuantoFrancisco,  tampoco va a estar entre los perjudicados (en el bolsillo, que no en los pulmones) por su propia media.

 

Maria Josefina Ramos es traductora pública de Inglés y periodista.

Su trayectoria periodística abarca el período 1970-1985, como analista política y cronista parlamentaria desde el Congreso Nacional para varias radioemisoras del interior del país y también para el vespertino La Razón.

En 1975, fue distinguida con una beca como periodista parlamentaria por la Asociación de Corresponsales de las Naciones Unidas para cubrir la XXXI Asamblea General de la ONU.

Es creadora y directora de Plataforma Cero.