Causa por la Vida
Publicación Mensual
Año 11 | Número 149 DIC 2021
Leo en estos días un deslumbrante ensayo del teólogo metodista Daniel M. Bell, titulado La economía del deseo (Editorial Nuevo Inicio), donde se nos explica la radical incompatibilidad entre el capitalismo y el cristianismo. Entre las muchas facetas con que Bell muestra dicha incompatibilidad, resulta muy interesante la contraposición que establece entre la caridad cristiana y los dos sucedáneos permitidos por el capitalismo, la filantropía privada y la asistencia social promovida desde los Estados.
Caridad y Capitalismo
La "Ley del Latido" de Texas que protege el derecho a la vida de los no nacidos a partir de las seis semanas de gestación ha entrado ya en vigor. La norma establece que el aborto está prohibido cuando se detecta el latido fetal y únicamente contempla una excepción por «emergencias médicas». También permite a los ciudadanos presentar demandas civiles contra cualquier persona que ayude a una madre a abortar.
La Ley del latido en Texas
La amistad es una de las manifestaciones posibles del afecto. El afecto es la trama constituida por emociones y sentimientos sinceros, que son reales siempre y cuando se hayan mantenido después de atravesar difíciles vicisitudes. El amor, es la manifestación máxima del afecto. Se trata de un sentimiento de eternidad tal, que hay quienes sostienen que la palabra "amor" es el resultado de unir el prefijo griego "a" – que significa "no" – con una contracción de la palabra "muerte" que sería "mor".
La Amistad
La Santa Misa
La Iglesia Católica está sufriendo desde hace años una constante y enorme pérdida de católicos. Muchos han abandonado completamente la fe y otros tantos la práctica religiosa. Son personas que fueron bautizadas, asistieron a catequesis, recibieron el resto de sacramentos de iniciación y hasta tuvieron una boda religiosa. Sin embargo, no viven su fe ni la han transmitido a sus hijos.
Maria Josefina Ramos es traductora pública de Inglés y periodista.

Su trayectoria periodística abarca el período 1970-1985, como analista política y cronista parlamentaria desde el Congreso Nacional para varias radioemisoras del interior del país y también para el vespertino La Razón.

En 1975, fue distinguida con una beca como periodista parlamentaria por la Asociación de Corresponsales de las Naciones Unidas para cubrir la XXXI Asamblea General de la ONU.

Es creadora y directora de Plataforma Cero.