Causa por la Vida
Publicación Mensual
Año 9 | Número 102 ENE 2018

Arzobispo de La Plata

Monseñor Aguer criticó a Papá Noel: "No tiene nada que hacer en estas pampas, es culpa de Coca Cola y del imperialismo"

El prelado repartió críticas contra el tradicional personaje navideño.

Clarin

23-12-2017

 

Acostumbrando a lanzar frases que despiertan polémica, el arzobispo de La Plata, monseñor Héctor Aguer, criticó hoy a Papá Noel, uno de los símbolos de las fiestas de Navidad

En religioso cargó contra el reemplazo de Jesucristo por Papá Noel como figura dominante de los festejos navideños, y aseguró que el célebre personaje de barba blanca "no tiene nada que hacer en estas pampas".

Lo hizo durante su reflexión semanal en televisión, informó hoy la agencia católica AICA, que reprodujo algunas de las principales frases de la embestida de Aguer contra el personaje también conocido como Santa Claus.

 

Por Héctor Gambini

 

"¡No nos pueden birlar la realidad histórica de los hechos! Digan: suprimimos el 25 de diciembre y no existe más esa fiesta, pero reemplazar el Nacimiento de Jesucristo por la venida de Papá Noel, ¡eso no!", advirtió el religioso en su columna en el programa "Claves para un Mundo Mejor".

 

Aguer pidió respetar los símbolos navideños, tras lo cual aseguró, indignado, que se "ha reemplazado a Jesucristo por Papá Noel" y dijo que existe "una descristianización espontánea de la sociedad, pero que también es inducida voluntariamente".

 

"Hoy se intenta reemplazar la imagen por excelencia de la Navidad que es el pesebre. Nadie puede dudar cuando ve el pesebre que se trata del nacimiento de Jesucristo. La Navidad es el nacimiento de Jesucristo, el Hijo de Dios hecho hombre, nuestro Salvador", explicó el arzobispo.

 

El prelado se expresó a favor del uso del tradicional árbol de Navidad, "que es un signo cristiano sin duda alguna" porque "representa el árbol de la vida que es Jesucristo", pero consideró que utilizarPapá Noel como signo de la Navidad "es mucho más ambiguo".

 

"Acá hay un cambio subrepticio porque han reemplazado a Jesucristo por Papá Noel y no lo digo en vano. ¡No nos toquen nuestras fiestas por favor, no nos engañen!", insistió el arzobispo de La Plata

 

"Papá Noel no tiene nada que hacer en estas pampas y en estos calores de diciembre y es culpa de Coca Cola, es culpa de la publicidad o en definitiva del imperialismo", aseguró.

 

Sin embargo, al mismo tiempo, criticó a los "antiimperialistas, como la gente de izquierda por ejemplo, (porque) no se les ocurre pensar que Papá Noel es un representante del imperialismo".

 

Fuente:Télam

 

 

La verdadera historia: Papá Noel, turco delgado de gran corazón

Urgente24

23-12-2017

 

La historia de Papá Noel se inspira en la vida de San Nicolás de Bari, un obispo que repartió su herencia con los pobre y amaba a los niños.

 

¿De dónde viene Papá Noel? (también conocido como Santa Claus o San Nicolás) La historia de ese personaje que inspira a la pequeños y grandes en Navidad, se remonta al siglo IV en Turquía. Específicamente, en los valles de Parata de Lycia, sureste de Turquía, lugar donde nació el verdadero Papá Noel, que poco se parece al evolucionado y regordete personaje que hoy conocemos.

 

San Nicolás de Bari, como hoy en día se le conoce, era un hombre delgado, enjuto y de tez olivácea que nació en una familia acomodada de comerciantes. Su padre, quien quería que siguiera su legado, y su madre, que esperaba se ordenara como sacerdote como su tío, murieron producto de la peste, al igual que una multitud, dejando a Nicolás solo con una fortuna.

 

En 1870 Thomas Nast reforzó aún más la leyenda de Papá Noel, que aparecía fabricando regalos en su taller del Polo Norte y tenía una lista de niños buenos y malos de todo el mundo.

 

Ante este panorama, la sencillez y el servicio hacia los demás prevalecieron, por lo que San Nicolás, conmovido con la desgracia, repartió su cuantiosa herencia entre la muchedumbre que había sobrevivido a la catástrofe. Y posteriormente se puso en camino hacia Myra (Turquía), para buscar a su tío que era el obispo del lugar.

 

Tras el deceso de su tío, Nicolás, ya ordenado sacerdote, fue nombrado obispo de Myra. Se convirtió en el prelado de los niños, tal fue su amor por los pequeños que se hizo muy popular por su gran generosidad y amabilidad para con ellos y los más necesitados.

 

En torno a su figura destacan historias de bondades para con la gente pobre. Cuando murió, su fama se extendió por toda Europa y rápidamente, se le atribuyeron toda suerte de portentos: desde furtivas salidas nocturnas para repartir regalos entre las gentes más humildes, hasta milagros como apaciguar tempestades y mitigar males físicos. Tal fue la admiración que sintieron por él que se convirtió en santo patrón de Grecia, Turquía, Rusia y la Lorena (Francia).

 

El Papá Noel que todos conocemos hoy, proviene de una campaña publicitaria lanzada por The Coca-Cola Company en 1931.

 

En el año 1047, cuando los musulmanes invadían Turquía, unos marineros rescataron sus restos y los llevaron a la ciudad Bari, ubicada en el tacón de la bota itálica, de allí su nombre San Nicolás de Bari.

 

A partir del siglo XIII, la fama navideña de San Nicolás de Bari se consolidó plenamente. Pero en aquella época, los regalos no aparecían el 24 sino el 6 de diciembre, día en el que se celebra su santidad. Desde esa época, la Navidad ha sido celebrada ininterrumpidamente en todos los países de la cristiandad, a excepción de Inglaterra, donde los puritanos la prohibieron (por su añejo origen pagano) durante más de un siglo, entre 1552 y 1660.

 

Con el ejemplo de Nicolás de Bari aprendemos que el dar y el recibir constituyen profundos hábitos espirituales que se perpetúan más allá de las eras, los siglos; esclarecen la mente de quien los practica y disipan de él la demencial percepción de escasez que rige los senderos del ego; afirman en nosotros esa genuina certidumbre de abundancia que viene de Dios.

 

Maria Josefina Ramos es traductora pública de Inglés y periodista.

Su trayectoria periodística abarca el período 1970-1985, como analista política y cronista parlamentaria desde el Congreso Nacional para varias radioemisoras del interior del país y también para el vespertino La Razón.

En 1975, fue distinguida con una beca como periodista parlamentaria por la Asociación de Corresponsales de las Naciones Unidas para cubrir la XXXI Asamblea General de la ONU.

Es creadora y directora de Plataforma Cero.