Nuestro Creador
Publicación Mensual
Año 12 | Número 161 JUN 2020

El Papa: el diablo quiere destruir la Iglesia por envidia con «el poder temporal y el dinero»
REL
09-05-2020


En la misa de Santa Marta de hoy, el Santo Padre ha recordado la memoria de Santa Luisa de Marillac, fundadora de las Hijas de la Caridad, las cuales dirigen el dispensario pediátrico que está en el Vaticano. Y en su homilía ha señalado que el Espíritu Santo hace crecer a la Iglesia, pero hay que estar atento, pues el diablo por envidia, utilizando el poder mundano y el dinero, desea destruirla. El Papa ha comentado el pasaje de los Hechos de los Apóstoles (Hechos 13:44-52) en el que los judíos de Antioquía "llenos de envidia y con injurias" contrastan las declaraciones de Pablo sobre Jesús. Y luego instigan a las mujeres piadosas de la nobleza y a los principales de la ciudad, provocando una persecución que obligó a Pablo y Bernabé a abandonar el territorio. "Por un lado está el Señor, está el Espíritu Santo, que hace crecer a la Iglesia, y siempre crece más: esto es verdad. Pero por otro lado está el espíritu maligno que trata de destruir la Iglesia. Siempre es así. Siempre es así. Se sigue adelante pero luego el enemigo viene tratando de destruir. El balance siempre es positivo a la larga, pero ¡cuánto esfuerzo, cuánto dolor, cuánto martirio! Y lo que sucedió aquí, en Antioquía, sucede en todas partes en el Libro de los Hechos de los Apóstoles". "Por un lado -observa el Papa- la Palabra de Dios que hace crecer y por otro lado la persecución". "¿Y cuál es el instrumento del diablo para destruir la proclamación del Evangelio? La envidia. El Libro de la Sabiduría lo dice claramente: "Por la envidia del diablo el pecado ha entrado en el mundo", envidia, celos... Siempre este sentimiento amargo, amargo. Esta gente veía cómo se predicaba el Evangelio y se enfadaba, se roían el hígado de rabia. Y esta rabia los llevaba adelante: es la rabia del diablo, es la rabia que destruye, la rabia de ese "¡Crucifica, crucifica!", de esa tortura de Jesús. Quiere destruir. Siempre. Siempre. "La Iglesia -recuerda Francisco- va adelante entre las consolaciones de Dios y las persecuciones del mundo". Y a una Iglesia "que no tiene dificultades le falta algo" y "si el diablo está tranquilo, las cosas no van bien". Siempre la dificultad, la tentación, la lucha... los celos que destruyen. El Espíritu Santo crea la armonía de la Iglesia y el mal espíritu destruye. Hasta hoy. Hasta hoy. Siempre esta lucha". Y "el instrumento de estos celos" -observa- son "los poderes temporales".

En este pasaje se dice que "los judíos instigaron a las mujeres piadosas de la nobleza". Fueron a ver a estas mujeres y dijeron: "Son revolucionarios, échenlos". Y "las mujeres hablaron con los demás y los echaron. Las pías mujeres de la nobleza... Y también los principales de la ciudad: van al poder temporal y el poder temporal puede ser bueno, las personas pueden ser buenas pero el poder como tal siempre es peligroso. El poder del mundo contra el poder de Dios mueve todo esto y siempre detrás de este, ese poder, está el dinero". Lo que sucede en la Iglesia primitiva - afirma el Papa - es decir "la obra del Espíritu para construir la Iglesia, para armonizar la Iglesia, y el trabajo del maligno para destruirla - el recurso a los poderes temporales para detener la Iglesia, para destruir la Iglesia - no es más que un desarrollo de lo que sucedió en la mañana de la Resurrección. Los soldados, al ver ese triunfo, fueron a ver a los sacerdotes y compraron la verdad... los sacerdotes. Y la verdad fue silenciada. Desde la primera mañana de la Resurrección -el triunfo de Cristo- está esta traición, este silenciamiento de la palabra de Cristo, silenciar el triunfo de la Resurrección con el poder temporal: los sumos sacerdotes y el dinero". El Papa concluye con una exhortación: "Tengamos cuidado, tengamos cuidado con la predicación del Evangelio" para no caer nunca en la tentación de "poner nuestra confianza en los poderes temporales y en el dinero". La confianza de los cristianos es Jesucristo y el Espíritu Santo que Él envió y precisamente el Espíritu Santo es la levadura, la fuerza que hace crecer a la Iglesia. Sí, la Iglesia avanza, en paz, con resignación, alegre: entre las consolaciones de Dios y las persecuciones del mundo".


Papa en Santa Marta hace lista de actitudes que llevan a separarse de Dios
RomeReports
Misa en Santa Marta
05-05-2020


En su homilía en Casa Santa Marta el Papa enumeró las actitudes que pueden llevar a los cristianos a separarse de Dios. Dijo que hay que prestar atención para no dejarse llevar por ellas.
PAPA FRANCISCO

Somos ovejas de todas estas cosas: de las riquezas, la pereza, la rigidez, la mundanidad, del clericalismo, de modos de hacer, de ideologías, de formas de vida. Falta la libertad. Y no se puede seguir a Jesús sin libertad. El Papa también explicó la distinción entre la fidelidad y la rigidez. Dijo que la fidelidad es un regalo de Dios, mientras que la rigidez en realidad quita libertad para seguir a Cristo.
EXTRACTOS DE LA HOMILÍA DEL PAPA
(Fuente: Vatican News)
"Hay actitudes previas a la confesión de Jesús. Incluso para nosotros, que estamos en el rebaño de Jesús. Son como "disgustos prejuiciosos", que no nos permiten avanzar en el conocimiento del Señor". "Incluso muchos de nosotros, que hemos entrado por la puerta del Señor, nos detenemos y no seguimos adelante porque estamos prisioneros de las riquezas. El Señor ha sido duro, con las riquezas" porque "son un impedimento para avanzar. ¿Pero debemos caer en el pauperismo? No. Pero no ser esclavos de las riquezas, no vivir por las riquezas, porque las riquezas son un señor, son el señor de este mundo y no podemos servir a dos señores. Y las riquezas nos detienen". "Otra cosa que nos impide avanzar en el conocimiento de Jesús, en la pertenencia de Jesús," dijo, "es la rigidez: la rigidez de corazón. También la rigidez en la interpretación de la Ley. Jesús reprocha a los fariseos, los doctores de la ley, por esta rigidez. Que no es la fidelidad: la fidelidad es siempre un don para Dios; la rigidez es una seguridad para mí mismo".
Maria Josefina Ramos es traductora pública de Inglés y periodista.

Su trayectoria periodística abarca el período 1970-1985, como analista política y cronista parlamentaria desde el Congreso Nacional para varias radioemisoras del interior del país y también para el vespertino La Razón.

En 1975, fue distinguida con una beca como periodista parlamentaria por la Asociación de Corresponsales de las Naciones Unidas para cubrir la XXXI Asamblea General de la ONU.

Es creadora y directora de Plataforma Cero.