Plataforma Cero
Publicación Mensual
Año 15 | Número 185 NOV 2018

La curiosa paradoja de las confesiones de los cuadernos
Escrito por Hernán Cappiello para La Nacion
28-10-2018


Con un argumento legal, Bonadio limitó el uso de los dichos de los arrepentidosa su propia causa; muchos otros casos podrían avanzar rápidamente La paradoja no puede ser más disparatada: las confesiones de los arrepentidos brasileños que pagaron coimas en el Lava Jato pueden ser usadas para acusar a los funcionarios y empresarios argentinos aquí, pero las confesiones de los arrepentidos argentinos no pueden ser utilizadas en ninguno de los casos de corrupción que investiga la Justicia local, excepto en el de los cuadernos de Oscar Centeno , donde fueron brindadas. Así, las delaciones premiadas de los brasileños servirán de pruebas aquí, tras viajar 1809 kilómetros desde Curitiba hasta Buenos Aires, pero las confesiones de José López sobre las coimas en la obra pública , las de Carlos Wagner sobre la cartelización de empresas o del empresario Ángelo Calcaterra , de Iecsa, en el caso de los cuadernos, no podrán viajar del quinto piso de los tribunales de Comodoro Py 2002, donde atiende el fiscal Carlos Stornelli , al cuarto y al tercero, donde tienen sus despachos los jueces federales que investigan la corrupción del kirchnerismo .


Esto es así por una decisión del juez federal Claudio Bonadio , quien limitó el uso de las confesiones a su propia causa. Esto quiere decir, por ejemplo, que si Gabriel Romero confesó ante Bonadio que pagó coimas por el decreto de Cristina Kirchnerpara renovar la concesión de la Hidrovía y que abonó 500.000 dólares al año a Ricardo Jaime por el negocio, esos dichos no pueden ser usados por la jueza María Servini y el fiscal Gerardo Pollicita , que investigan a Cristina Kirchner y a Romero por ese negociado.


Bonadio ya le dijo que no al juez Marcelo Martínez de Giorgi, quien le había pedido esas confesiones para usarlas para acusar a los implicados de Odebrecht en el soterramiento del Sarmiento, y al juez Sebastián Casanello, quien le había pedido esas declaraciones para acusar a los mismos empresarios por la construcción de plantas para AySA. Esas delaciones por otra parte ya son públicas, porque las difundió el periodismo. El argumento legal de Bonadio es que esas declaraciones no pueden ser usadas como prueba de cargo contra el propio imputado, porque de ese modo se lo obligaría a declarar contra sí mismo, lo que está prohibido. Una alternativa es permitir que sean usadas, pero sobre el resto de los imputados y no necesariamente sobre el que se arrepiente. Por ejemplo, la confesión de Gabriel Romero podría ser usada para indagar a Cristina Kirchner. Esta mirada es apoyada por funcionarios judiciales, que dicen que en todo caso habría que hacer un nuevo acuerdo en cada causa con cada arrepentido. Es decir, si Romero confesó ante Stornelli y obtuvo un beneficio, debería hacer una nueva negociación con Pollicita. Otros, en cambio, señalan que basta trasladar el escrito de una causa a otra, de un piso al otro, y usarlo directamente como prueba.


Ahora, si todo queda así, se benefician los acusados. Porque las causas en su contra quedan vaciadas de pruebas esenciales. O en el mejor de los casos, serán absorbidas por Bonadio.
Para evitar esta situación se está dando un movimiento en dos planos: el jurisdiccional y el de pasillo. En el primero, la Oficina Anticorrupción apeló ante la Cámara Federal la decisión de Bonadio de limitar el uso de las declaraciones de los arrepentidos. Y en el segundo, los fiscales Carlos Stornelli y Carlos Rívolo, que trabajan en el caso de los cuadernos, están reuniéndose con el resto de sus colegas para encontrar el modo de compartir esos relatos, ya que el Ministerio Público es único. Ya hubo contactos con Gerardo Pollicita, Franco Picardi y Alejandra Mángano, que tiene casos sensibles.


En el plano judicial, la Oficina Anticorrupción dijo que son necesarias esas declaraciones en los siguientes expedientes: la construcción de las plantas de AySA; la causa contra Manuel Vázquez por fraude; el caso contra Daniel Cameron, exsecretario de Energía; las investigaciones sobre Vialidad contra Lázaro Báez y Cristina Kirchner, y la ruta del dinero K o el enriquecimiento de José López. El argumento de la OA es interesante: citó a la abogada y exdiputada ultrakirchnerista Diana Conti cuando se debatió en el Congreso la ley del arrepentido. Allí, la entonces legisladora promovió derogar en el proyecto de ley un artículo que limitaba el uso de la información brindada por el arrepentido al caso donde se producía la prueba. En cambio, Conti sostenía que debían "ser útiles en el proceso que sea". Tuvo apoyos y ese artículo fue derogado. Ahora, la Cámara Federal, con el voto de los jueces Pablo Bertuzzi y Leopoldo Bruglia, deberá revisar la postura de Bonadio y decidir si permite que esa prueba pueda ser usada en todos los casos en que empresarios y kirchneristas están en problemas.
Hay antecedentes. De hecho, el juez Casanello, cuando le tomó declaración a Leonardo Fariña como arrepentido en el caso de la ruta del dinero K, que irá a juicio el martes próximo, fotocopió esa confesión y la compartió con los jueces y fiscales que investigaban la obra pública kirchnerista.


El juez Julián Ercolini usó los dichos de Fariña para procesar a Cristina Kirchner, y Stornelli chequeó su aporte como arrepentido en la causa de los cuadernos de la corrupción.
Y el juez Martín Irurzun en la Cámara Federal, en un extenso voto en el caso de un arrepentido en un caso de drogas que mintió en su delación, se explayó sobre el valor probatorio de las confesiones y su uso. Respaldó su constitucionalidad y dijo: "Con su abogado presente, [el arrepentido] mostró actuar voluntariamente y conocer los alcances y las consecuencias del acuerdo, que se le informaron. Por ende, rigen la reglas aplicables al común de los elementos de las causas penales, en cuanto a sus repercusiones, utilidad a la hora de la valoración y reglas de intercambio y acceso". Dijo el juez que "no hay coerción ni engaño, porque las reglas están claras desde un principio y quien se acoge al mecanismo que prevé la ley las conoce cuando voluntariamente elige ese camino. No es obligado normativa ni físicamente a transmitir información útil". "Se insiste: la herramienta podrá considerarse buena o mala; lo propio sobre la elección de política criminal que supone y la forma en que está redactada. Pero inconstitucional por atentar contra el derecho de defensa -y su derivada prohibición contra la autoincriminación- (art. 18, CN), ciertamente, no es", dijo Irurzun. Con esta mirada es probable que frente a la paradoja inicial, a pesar de tener un aparente fundamento legal, termine primando el sentido común.


Los diputados del engaño y la payasada
Escrito por V.CORDERO para La Prensa
26-10-2018


En la última sesión de la Cámara de Diputados volvió a quedar en evidencia que muchos de nuestros representantes dan vergüenza, no tienen límites y son capaces de cualquier cosa incluso hacer el ridículo sin importarles las consecuencias. El debate para aprobar la ley de Presupuesto iba a ser difícil y áspero, eso lo sabían todos. Ya temprano desde videos particulares mostraban en las redes como desde La Matanza, la tierra de los dirigentes Verónica Magario y Fernando Espinoza, punteros kirchneristas se encargaban de repartir militantes en decenas de micros que los llevarían al Congreso para manifestarse. Estaban preparando "la fiesta", pero ya dentro del recinto, otros también preparaban su propia fiesta que los conduciría no solo al fracaso político, sino también al absurdo personal. Después de controlados los incidente provocados por los violentos en la calle, desde su banca, el diputado kirchnerista, Leopoldo Moreau, el mismo que en las elecciones del 27 de abril de 2003 fue candidato a la Presidencia de la Nación por la UCR y obtuvo 2,34 por ciento de votos, alzó su voz para denunciar que ""Esta represión fue provocada por el Gobierno"", y acto seguido mostrar una foto en la que aseguró se veía un suboficial de la policía generando altercados. ""Pusieron en la calle grupos de provocadores. Esta foto es la de seis individuos encapuchados, con rostro tapado y vestidos de negro para simular que son anarquistas. Pero a uno se le cayó el pañuelo y aparece acá este señor, que estaba provocando desmanes. ¿Quién es? El sargento Héctor Olivera, promoción 189 de la Policía Federal, traspasado a la Policía de la Ciudad"", explicó Moreau queriendo dar detalles.


Pero el diputado K se volvió a equivocar porque la imagen mostrada era una foto tomada por el reportero de Infobae, Nicolás Stulberg, que la sacó en medio de los incidentes que tuvieron lugar frente a la Legislatura porteña en septiembre de 2017, durante la marcha por los 11 años de la desaparición de Julio López, precisamente el primer desaparecido de la democracia durante el gobierno de los Kirchner. Hacer el ridículo gratis es tristísimo pero hacerlo por ignorancia es mucho peor, porque si el diputado Moreau intentó engañar a los argentinos, volvió a quedar al descubierto. Ya no es tan fácil mentir y si algún asesor del legislador le "vendió" la historia debería al menos apartarlo de su entorno. Otra que hizo el ridículo sin necesidad fue la diputada Victoria Donda, la nueva socia del proyecto prokirchnerista de Felipe Solá, que apareció en el recinto durante la sesión abrazada a una gigantografía de Christine Lagarde, la directora del Fondo Monetario Internacional (FMI) con la banda presidencial puesta sobre su cuerpo. ""La traje porque creemos que es la verdadera autora del presupuesto que se está tratando. Quien redactó todo fue el Fondo Monetario Internacional"", dijo como explicación del infantil gesto. Un diputado no puede prestarse a ese circo mediático, pobre y subdesarrollado, debe ir con su inteligencia encendida, su lucidez en estado de alerta y desde ese estadio defender su posición, con argumentos sólidos, creíbles, intentando convencer de "su verdad" a propios y extraños, pero haciendo el payaso, es difícil que a uno lo tomen en serio.


Cuándo se van a dar cuenta nuestros representantes que el pueblo que ellos usan como bandera de batalla, está harto de tanta estupidez, de tanto enfrentamiento por intereses políticos espurios. El ciudadano quiere sentados en las bancas a argentinos de bien, a otros ciudadanos que defiendan sus intereses pero no a base de acusaciones falsas y bromas fuera de lugar y tiempo. El destino del país es algo serio y si no están preparados para entenderlos dejen sus puestos a otros, siempre habrá un lugarcito para ustedes como panelistas en los programas de chimentos .(www.laprensa.com.ar)


El sindicalismo hoy no representa a los pobres
Escrito por Jorge Colina para La Prensa
* Analista del Instituto para el Desarrollo Social de la Argentina.
24-10-2018


Importantes autoridades de la Iglesia Católica argentina mostraron un claro acercamiento a los líderes sindicales tradicionales. Los motivos declarados son la preocupación común por los impactos sociales de la crisis. En este marco, clero y sindicalistas se congregaron en la basílica de Luján para explicitar sus coincidencias. El evento coincidió con denuncias penales a sectores sindicales. Esto generó una fuerte polémica por interpretaciones de que la Iglesia pretendería condicionar decisiones judiciales. En este contexto quedó en segundo plano la natural preocupación de los líderes católicos por la situación social y la lógica aspiración a que las soluciones pasen por cuidar y promover el trabajo. Dejando de lado la cuestión judicial, parece lógico que el acercamiento institucional sea con quienes legalmente representan a la clase trabajadora.


La duda que subsiste es en qué medida los sectores más postergados están representados por el sindicalismo. Para abordar este tema se puede apelar a la encuesta de hogares del Indec del primer trimestre del 2018, que releva la situación laboral de los miembros adultos de las familias pobres. Según esta fuente, en la población con entre 20 y 65 años de edad de las familias pobres se observa que:

* El 25% se desempeña como asalariado no registrado, es decir, asalariado informal.

* El 17% se desempeña como cuentapropista.

* El 48% está desocupado o en la inactividad laboral, o sea, está sin ocupación.

Estos datos muestran que el 90% de los adultos que sostienen a los hogares pobres no está representado por el sindicalismo. Esto se produce porque se desempeñan como trabajadores informales, cuentapropistas o porque no trabajan. Apenas el 10% de los trabajadores pobres está representado por el sindicalismo por contar con un empleo asalariado registrado sea en una empresa privada o en el empleo público. Esto significa que el sindicalismo está lejos de representar a los sectores más postergados.


MERCADO DUAL


La poca representatividad del sindicalismo entre los pobres se explica porque la Argentina tiene un mercado laboral dual. Por un lado, la mitad de los ocupados tienen una inserción laboral formal, obtienen mejores remuneraciones y están representados por el sindicalismo. Por el otro lado, la otra mitad de los ocupados opera en la informalidad y/o trabajando por su cuenta percibiendo ingresos mucho más bajos, intermitentes y sin cobertura social. Dicho de otra manera, la fragmentación del mercado laboral es tan profunda que el sindicalismo representa sólo a la élite de trabajadores que tiene empleo formal. El resto de los trabajadores no están representados por trabajar en la informalidad o por su cuenta. Que el sindicalismo no represente a los pobres no significa que no tenga poder para reducir la pobreza. La informalidad es un fenómeno fuertemente concentrado entre las pymes. Dada la fuerte asociación entre informalidad y pobreza, trabajar por la formalización laboral es la mejor manera de reducir la pobreza. Uno de los factores más distorsivos en las relaciones laborales es que la negociación colectiva centralizada impone salarios y demás condiciones de trabajo acordes a las empresas más grandes y productivas.


Estos convenios colectivos de trabajo discriminan a los pequeños emprendimientos, induciéndolos y legitimándoles la informalidad. Reflejaría una sincera preocupación por la situación social si del diálogo entre la iglesia y los sindicatos se promovieran reglas que permitan a las pequeñas empresas apartarse de los convenios colectivos sectoriales y celebrar acuerdos de empresa entre los pequeños empleadores y sus trabajadores. La posibilidad de que las pymes se aparten de los convenios colectivos centralizados para negociar reglas laborales adaptadas a sus características es una herramienta muy utilizada en países socialmente avanzados, como Alemania. También podrían Iglesia y sindicatos hacer un gran aporte a la justicia social promoviendo el impuesto a las Ganancias como pilar para el financiamiento del Estado en lugar de seguir reposando en impuestos regresivos, como los impuestos al trabajo, que son tradición en la Argentina.* Economista jefe del Instituto para el Desarrollo Social de la Argentina. (laprensa.com.ar)


La interna entre dos muñecas bravas
La columna semanal de Eugenio Paillet, corresponsal de La Nueva.
23-10-2018


Los cruces hasta ahora siempre indirectos, o vía emisarios y discretos mensajes en las redes o a través de los medios entre Patricia Bullrich y Carolina Stanley, son un secreto a voces y cada vez más la comidilla de lo que se escucha en los pasillos de la Casa Rosada. Mientras los que conocen el paño dicen que Mauricio Macri está al tanto de esos enjuagues pero por ahora "sólo mira" la escena sin intervenir, la escalada entre las dos mujeres se potenció en las últimas semanas y parece no tener todavía, un capítulo de cierre. Menos aún es posible aventurar si al cabo de esa trifulca alguien saldrá herido. La decisión última, como en tantos otros casos, estará en manos del presidente. ¿Un dato? Macri las mandó reunirse hace diez días para limar asperezas. Pero ninguna se bajó del caballo. La interna entre Bullrich y Stanley viene de lejos. Para pintar la escena, habría que recordar que la ministra de Seguridad nunca comulgó del todo con el estilo de su colega de Salud y Desarrollo Social de relacionarse con los movimientos sociales y piqueteros, varios de ellos cercanos al kirchnerismo, cuando no al Papa Francisco o a Cristina Fernández. Del lado de la esposa de Federico Salvai y todavía mencionada como posible acompañante de Macri en la fórmula presidencial de 2019, cabe refrescar que por su lado no concuerda en nada con la política de Bullrich en materia de seguridad, en especial el aliento a la represión de las manifestaciones callejeras por parte de la fuerza pública que en el pasado generó sonoros chispazos por la actuación desmedida de la Gendarmería nacional para desactivar cortes en avenidas, rutas y autopistas. Los reduccionistas que nunca faltan y que siguen desde la plata esta puja entre dos mujeres de carácter y convicciones fuertes suelen sostener que el choque de planetas se produce porque Bullrich "es de derecha" y Stanley tiene un "alto perfil progresista".


Stanley, junto a aliados de peso como el jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, y en su momento por el ahora despedido exvicejefe de Gabinete, Mario Quintana, rechazaron siempre que se utilice la fuerza para desalojar piquetes, ollas populares y otras yerbas de la protesta social que le vuelve imposible la vida a automovilistas y peatones. Reivindicaron, y en el caso de la ministra todavía lo hace, la vía del diálogo a ultranza. La temperatura de la interna se levantó a niveles de choque hace diez días, cuando desde los costados de Bullrich se hizo circular una resolución del ministerio de Stanley publicada en el Boletín Oficial, en la que se dispuso un aporte de casi un millón de pesos para la realización del Encuentro Nacional de Mujeres en la ciudad de Trelew. Esa reunión, se recordará, termino casi en escándalo, con enfrentamientos a palos entre mujeres y la policía, con fuertes alegatos en favor del aborto y no menos furibundas críticas al gobierno nacional y al presidente Macri. Bullrich dijo en los medios y con todas las letras que el gobierno no puede persistir en la asistencia con fondos y otras prebendas a los movimientos sociales y piqueteros cuando lo que muestra la realidad es que se sientan una y otra vez a negociar más plata o más planes, y lo primero que hacen a continuación es volver a cortar calles para reclamar algún otro beneficio. Obvio, el palo fue directo a la cabeza de Stanley, que es la que mate de por medio encabeza casi semanalmente ese tipo de reuniones con líderes como Juan Carlos Alderete, Daniel Menéndez o Juan Grabois. Alderete, de la Corriente Clasista y Combativa, acaba de reconocer que trabajan "para erradicar" al gobierno macrista.


La pelea subió de tono y pasó a niveles menos elegantes cuando desde el otro costado se empezó a poner en duda la efectividad de las políticas de seguridad que capitanea Bullrich, luego que "Pato" dijera, palabras más o menos, que con los fondos de Stanley los movimientos sociales alimentan la venta y consumo de drogas en villas y barrios carenciados. Casualidad, o no tanto, dirigentes de los movimientos sociales, algunos de los cuales comparten las mateadas con Carolina, deslizaron días pasados en las redes que Bullrich "infla" los operativos de la lucha contra el narcotráfico. Menos casual fue la temeraria afirmación de la semana pasada de Elisa Carrió, que aseguró que las fuerzas de seguridad "le plantan droga" a la ministra para que diga que "está luchando contra el narcotráfico". Es lo que Stanley piensa en la intimidad pero nunca lo reconocerá en público, dicen en los despachos del piso 14 del edificio de la avenida Nueve de Julio. (www.lanueva.com)


El Gobierno cree que Elisa Carrió es necesaria para ganar en 2019
Escrito por Fernando Laborda para La Nacion
19-10-2018


Mientras sigue procesando el conflicto que desató Elisa Carrió , la Casa Rosada evalúa el escenario que ofrece el peronismo, con sus múltiples actos por el 17 de Octubre y sus peculiares criterios para entender el alcance de la lealtad. La foto de Tucumán es para hombres de Mauricio Macri una buena y una mala noticia al mismo tiempo. Es buena en términos electorales porque, a juicio de ellos, muestra un peronismo anclado en el pasado, con figuras que han perdido la sensibilidad para interpretar la renovación que reclama la sociedad. Y mala desde el punto de vista institucional, dado que, a juzgar por la dureza de los discursos y la combatividad evidenciada por los dirigentes sindicales allí presentes, será cada vez más difícil imaginar mecanismos de cooperación política para llevar adelante reformas estructurales que el Gobierno crea indispensables.


El peronismo debate qué hacer con Cristina Kirchner , mientras la expresidenta avanza más sigilosamente con la conformación de su agrupación Unidad Ciudadanaen el orden nacional. Voceros del peronismo no kirchnerista, como Julio Bárbaro, afirman que "es absurdo unirnos con quienes tenemos ideas distintas" y que "resultaría impensable concurrir a una elección interna contra quienes no estaríamos dispuestos a votar en una elección general". Se trata de un criterio que comparten gobernadores justicialistas como el salteño Juan Manuel Urtubey y el senador Miguel Angel Pichetto , quienes han expresado sus deseos de ser candidatos presidenciales en 2019. Del otro lado, hay dirigentes como Alberto Fernández o Felipe Solá , que pese a no ser considerados parte del riñón cristinista, entienden que no se puede dejar fuera de cualquier proceso de reconstrucción del peronismo a la figura que actualmente reúne la mayor intención de voto entre todos los dirigentes de la oposición, en referencia a la exjefa del Estado procesada en varias causas por corrupción.


En el medio, hay un nutrido grupo de intendentes bonaerenses que probablemente no comulgan con el cristinismo, pero que, a la hora de cuidar su quinta, entienden que si el año próximo concurren a las elecciones por fuera del kirchnerismo y Cristina Kirchner les abre otra lista en sus distritos, podrían quedarse sin el pan y sin la torta. Aunque nadie en la Casa Rosada lo enuncie de manera abierta, cerca del Presidente hay coincidencia en que, como expresó ayer en el Coloquio de IDEA el politólogo Andrés Malamud, Cristina Kirchner es la mejor garantía de supervivencia de Cambiemos en el poder. "Nosotros no fomentamos la polarización. Pero sabemos que la gente tiene en la cabeza que la opción para el año próximo es entre Cristina y Cambiemos. No vemos que la ciudadanía demande una tercera pata electoral", evalúa un alto funcionario de Balcarce 50.


La misma fuente gubernamental admite la existencia de un sector del electorado indefinido, que expresa desencanto con el gobierno nacional. Aunque se cuida de hablar de "desilusión" y prefiere emplear otro término para caracterizarlo: "Enojo". Frente a ese porcentaje de electores "enojados", que hoy se advierte en el 58% de ciudadanos que reprueban la gestión gubernamental según encuestas que maneja el propio Gobierno, existe coincidencia en la mesa chica del macrismo en que Cambiemos tendrá chances de ganar las próximas elecciones si la coalición se mantiene unida. "Para ese sector del electorado, es importante que Lilita Carrió esté. Y si no fuera puteando, mejor", se sostiene en la Casa Rosada, más allá de la insistencia en que "el garante de que haya Justicia independiente es el Presidente". (www.lanacion.com.ar)


UCR-Carrió: las piedras en el zapato de Macri
La columna semanal de Eugenio Paillet, corresponsal de La Nueva. en Casa Rosada.
16-10-2018


La existencia de un gesto no atado a la habitualidad lo hace precisamente relevante en el contexto de los varios frentes, no solo en lo económico sino en el plano político externo e interno, que hoy afronta el gobierno. Por segunda vez en dos semanas el presidente Mauricio Macri y su gabinete incluyeron en la agenda de temas a debatir dos nombres concretos, o un apellido y un sello, si se prefiere: Elisa Carrió y la Unión Cívica Radical. Cerca del presidente dicen que hoy por hoy además de preocuparlo la marcha de la economía, los acuerdos y desacuerdos en el Congreso para conseguir la semana próxima dictamen favorable del proyecto de Presupuesto 2019, o sus obsesivos mensajes públicos en los que convoca una y otra vez a "marchar todos juntos" hacia el futuro venturoso que le aguardaría a los argentinos, aquellos dos ítems son los que le llevan en su cabeza buena parte del tempo que le dedica a sus desayunos. Carrió y los radicales se han convertido de buenas a primeras, reconocen en los aposentos presidenciales, en dos verdaderas piedras en el zapato de Macri. La desbocada diputada nacional de la Coalición Cívica y "reserva moral" de Cambiemos, un rótulo que hay que decir encuentra cada vez menos adeptos en el macrismo de paladar negro, y los correligionarios de Alem, supondrían ahora mismo según aquellas miradas dos desafíos a la estabilidad de la coalición, justo cuando Macri reclama hacia adentro que "hay aliados que no parecen entender" su lucha por sacar al país de 70 años de atrasos y de idas y vueltas que siempre lo dejan en el mismo lugar de país entre subdesarrollado y emergente.


La legisladora chaqueña, con su elevada apuesta, reforzada por sus propios aliados, de avanzar con el pedido de juicio político para el ministro de Justicia, Germán Garavano, dicho sea de paso uno de los que tiene una muy alta ponderación por su trabajo de parte del propio presidente, figura al tope de aquel "no entender" de Macri que suele provocarle altos grados de perplejidad. Ni hablar, refrescan a su lado, del dolor por el abierto desafío a su autoridad, con ultimátum incluido que cayó pésimo en todos los despachos del gabinete, de parte de su por ahora aliada de la CC. Con los radicales no la lleva mejor el presidente. Los estrategas del gobierno miran con lupa la convocatoria de Alfredo Cornejo a la reunión del próximo viernes de toda la tropa parlamentaria, donde según se anticipa habrá más voces críticas hacia el rol que el Pro les concede en el marco de la coalición que los une desde 2015, que apoyos o elogios a la gestión propiamente dicha del oficialismo. En despachos políticos del gabinete desde ya que tienen una mirada crítica hacia las últimas posiciones de Ricardo Alfonsín, uno de los primeros dentro del radicalismo en patalear contra el ninguneo a que los sometió su socio desde el arranque, y que ahora amenaza con irse de la UCR y presentarse el año que viene con su propia candidatura pero por Espacio de Pensamiento Alfonsinista (EPA), la corriente que Ricardito así bautizó en homenaje a su padre Raúl. No sería todo: el presidente vio con malos ojos el festejo liso y llano de los radicales la semana pasada en el Congreso cuando el gobierno una vez más debió recular y mandar a un cajón la resolución sobre el aumento extraordinario en las facturas de gas. "Nos pegan más que el peronismo", se quejó un ministro luego de escuchar al chaqueño Angel Rozas celebrar que le habían "torcido el brazo" a la resolución de Javier Iguacel que a juicio de la UCR era un ataque directo al bolsillo de la de por sí sufrida clase media, donde mayoritariamente Cambiemos abreva en busca de votos.


Existen algunos, y no son pocos, los que sospechan que el radicalismo, al igual que Carrió, podrían estar iniciando un lento y por ahora disimulado despegue de las posiciones de Macri, lo que se interpreta como un intento por emplazar sin medias tintas el futuro de Cambiemos tal como se lo conoce ahora. Y que en ambos casos esos movimientos, los de Lilita contra Garavano y los de la UCR contra medidas como la de Iguacel o por ser considerados "socios menores" de la coalición, derivarían más temprano que tarde en una pelea por los cargos electorales del año que viene. Un funcionario del primer piso de Balcarce 50 dijo saber esta semana que Carrió "prepara el terreno" para ser candidata el año que viene en la ciudad por afuera de la coalición que hoy la cobija. Creen por la misma banda que los radicales están tramando ir con candidato presidencial propio a las PASO de agosto del año que viene. Para enfrentar a Macri, a Vidal si hay Plan B, "o al que raye", como dijo un entusiasmado correligionario que anda en los preparativos de la convención del viernes. (www.lanueva.com)


Elisa Carrió, sobre Macri: "Es un divorcio transitorio, pero necesario"
La Nacion
13-10-2018


La diputada nacional Elisa Carrió (CC- Cambiemos) ratificó que pasado mañana pedirá la destitución del ministro de Justicia, Germán Garavano , por obstruir la investigación del encubrimiento del ataque contra la AMIA, y confirmó que le perdió "la confianza al presidente Mauricio Macri en la lucha contra la corrupción". En medio de una fuerte expectativa, la legisladora concurrió anoche como invitada al programa de Mirtha Legrand y dejó en claro sus diferencias con el Gobierno.

"A mí la gente no me votó para que esconda los hechos, para que sea cómplice y no luche contra la corrupción. Respondo al pueblo que me confió su voto", dijo la diputada.

"Yo no voy a romper Cambiemos" "A mí la política no me va a cambiar. Yo no voy a romper Cambiemos. Al contrario, lo estoy salvando", dijo, al recordar que el jueves último compartió un encuentro con el Presidente en el CCK. Reveló que ese día percibió cierta frialdad en Macri y aclaró que cuando ella declaró por Twitter que había sido "una broma" el pedido de alejamiento de Garavano, lo hizo "para distender, porque eran muy importantes los anuncios que iba a dar el Presidente". Y añadió: "Yo lo quiero al Presidente, pero quiero actos. Estoy pensando de acá a 6 meses. Hay oportunidad de componer". Carrió fue muy dura con el entorno de Macri. Cuestionó severamente a Daniel Angelici , por su fuerte influencia como operador en la Justicia y extendió sus críticas al consultor ecuatoriano Jaime Durán Barba. "Garavano no existe, nunca fue ministro de Justicia. A la Justicia la maneja Angelici. No se puede estar bien con Angelici y conmigo a la vez. No se pueden esconder los negocios de la energía y, al mismo tiempo, estar conmigo. Esto lo sabe Mauricio y lo sabe cualquiera. Yo lo quiero y lo voy a defender, pero en esta no puedo", aseguró . "El Presidente tiene que definir si nos gobierna la Justicia independiente o la mafia del fútbol", apuntó.


"Estoy harta de Durán Barba, de que digan que hay que evitar que Cristina vaya presa porque nos viene bien para las elecciones y que digan que hay que garantizarle a Menem la impunidad", arremetió la fundadora de la Coalición Cívica. Dejó en claro, sin embargo, su continuidad en el oficialismo. "Yo no me voy porque soy responsable ante la Nación de Cambiemos, aunque no tenga cargo. Pero tienen que saber que el diputado Mario Negri y yo no podemos enterarnos por los diarios de lo que se hace". Carrió reivindicó especialmente al exvicejefe de Gabinete Mario Quintana, que fue relevado en el último recambio de ministros. "Se fue el mejor hombre del Gobierno. Y dejaron a los peores", dijo con una sonrisa. "Lo que digo es una punta de lo que sé. Y yo no puedo ser cómplice, porque eso sería traicionar a la Nación", afirmó la legisladora. Carrió recordó que hizo "más de 200 denuncias en el conurbano contra las mafias", a lo que sumó recientemente más pruebas sobre los delitos de contrabando y narcotráfico en la Hidrovía. "Cuando hay elecciones me dicen que soy la fiscal de la República. En medio de las elecciones, me dicen gorda de mierda", lanzó en la mesa de Mirtha Legrand, al advertir que muchos se sienten incómodos con sus denuncias.


Los cuadernos y "cuiden a Vidal"


Frente a la causa de los cuadernos de las coimas, pidió "verdad, justicia y condena para todos, incluido Iecsa", la empresa que pertenecía a Ángelo Calcaterra, primo del presidente Macri. "La mayoría en Cambiemos queremos que haya verdad, justicia y condena y que no haya protegidos". Carrió revalorizó la actuación del jefe de los fiscales bonaerenses, el procurador Julio Conte Grand. "Hay que cuidarla mucho a María Eugenia Vidal . Es lo mejor que le pudo pasar a la Argentina y a la provincia de Buenos Aires. Está sola. Hace lo que puede con los recursos que tiene, porque se robaron la Nación. Yo la voy a acompañar en esa pelea". Carrió compartió la mesa en La noche de Mirtha, por El Trece, con los periodistas Claudio Savoia, Pablo Rossi y Viviana Canosa. La propia diputada había alimentado por la tarde la expectativa por su presencia en el programa, en su cuenta de Twitter. "Estoy invitada a la #Mesaza de #LaNochedeML [...] Los invito a ver el programa".

La tensión entre Macri y su socia política se intensificó a partir de los cuestionamientos de Elisa Carrió al ministro de Justicia y el desplazamiento de tres funcionarios de la AFIP. A ello se sumó el fallo de la Cámara de Casación Penal, que absolvió al expresidente Carlos Menem en la causa que investigó el contrabando de armas a Croacia y Ecuador.

"Es un divorcio transitorio, pero necesario. Hoy hay oportunidad de recomponer, si esto se genera en seis meses, no", apuntó.


Actualidad Internacional


¿Habrá un Bolsonaro en nuestro futuro?
La mayoría de las propuestas del líder brasileño serían aceptables para los votantes argentinos.
Escrito por Emilio J. Cárdenas para La Prensa
29-10-2018


En una reciente nota, sumamente interesante, Rodrigo Zarazaga sostiene que la dinámica del odio hoy acorrala a las democracias. Lo que implica que la acción constante de los resentimientos -muy especialmente la de aquellos que, descreídos y sumergidos en la pobreza, están en los hechos fuera del sistema y descreen de él- la va corroyendo constantemente, hasta desarticularla. A lo que agrega que la acción conjunta de los desaciertos en el manejo de la economía y el consiguiente aumento de la pobreza derivan frecuentemente en la aparición de propuestas y posiciones políticas extremas. Para Zarazaga, esa puede bien ser la razón de los triunfos electorales de personajes tan distintos como Donald Trump, Andrés Manuel López Obrador y Jair Bolsonaro. Está claro que el manejo de la economía por parte del presidente Mauricio Macri ha sido, hasta ahora al menos, bastante poco acertado. Y que los resentimientos de los argentinos existen y que, ante el desalentador ambiente recesivo, hasta pueden haber crecido. Lo que supone que ellos -para Zarazaga- pueden haber contribuido a deteriorar el funcionamiento de las instituciones de nuestra democracia. A acorralarla, en palabras de Zarazaga. Y no es ciertamente imposible que ello sea así. Razón por la cual, sobre nuestro futuro podría flotar la posibilidad de que, de pronto, nuestro propio electorado actúe en línea con la reacción de los votantes brasileños que hoy están endosando a Jair Bolsonaro y a sus propuestas.


PROPUESTAS

Veamos cuáles son esas propuestas. Al menos las más conocidas, tratando de anticipar si ellas serían o no digeribles para el electorado argentino. A este sólo efecto las enumeraremos en los capítulos que siguen.


Seguridad.

En esta materia, Bolsonaro anticipa que refocalizará la política, priorizando la defensa de las víctimas de la violencia. En los últimos años, esta misma propuesta ha tenido ardientes defensores en la República Argentina y previsiblemente no despertaría resistencias mayores. A ello Bolsonaro agrega la necesidad de asegurar la vigencia efectiva del principio de legítima defensa. Nuestro país tampoco estallaría en armas ante ese tipo de propuestas. En tercer lugar, Bolsonaro propone reducir la edad para la imputabilidad penal a 16 años y endurecer las penas para los crímenes de violación. Nuevamente, esas propuestas podrían ser aceptadas entre nosotros. Pero además, para los culpables del delito de violación propone la castración química voluntaria, a cambio de una posible reducción de la pena. Esto último no soluciona el tema y probablemente sería rechazado entre nosotros.


EDUCACION Y SALUD

Este es el capítulo quizás más polémico del discurso integral de Jair Bolsonaro. Comienza por anunciar que no admitirá la llamada ideología de género en las escuelas y que promoverá una educación que deje de lado el adoctrinamiento y la sexualización precoz. Para quienes no tengan en claro qué es la ideología de género, dos palabras para tratar de sintetizar lo que ese concepto supone. La ideología de género sostiene -en líneas generales- que las diferencias entre el hombre y la mujer, sin perjuicio de la anatomía y la biología, son simplemente construcciones culturales y convencionales, que pueden dejarse de lado. Algunos de sus promotores predican además que hay, en rigor, cinco géneros o sexos, y no sólo dos: el heterosexual masculino; el heterosexual femenino; la homosexualidad; lesbianismo; y la bisexualidad o género indiferenciado. A lo que agregan que cada persona debiera poder elegir libremente el género al que quiere pertenecer. De lo que se deduce que la noción de familia puede también ser manipulada. Quienes defienden esos patológicos criterios rechazan todo impacto de las religiones con lo que se pretenda castigar a quienes son distintos. En este sentido, la posición de Bolsonaro sería probablemente mayoritaria en la Argentina, pero generaría un debate donde probablemente aparezcan el fanatismo, la irracionalidad y la intolerancia. De todas las propuestas de Bolsonaro, la que acabo de resumir podría ser quizás la más generadora de polémicas.


POLITICAS SOCIALES

Bolsonaro se ha manifestado partidario de mantener la llamada Bolsa Familia, esto es el programa de subsidios sociales en curso. Pero señaló que combatirá el fraude y modificará las prestaciones que supongan un estímulo al vagabundeo o a la falta de contracción al trabajo. Nada, en esto, debiera provocar demasiada resistencia en nuestro propio electorado.


GOBIERNO Y CORRUPCION

Bolsonaro propone en esto reducir el número de Ministerios para hacer al sector público más eficiente. El fracaso del enorme gabinete con el que el presidente Mauricio Macri iniciara su gestión parecería darle la razón. Bolsonaro propone, además, designar a cinco generales como ministros, propuesta ésta que no parecería ser demasiado factible entre nosotros. A todo lo que agrega la promesa de un combate, tan intenso como inflexible, a la corrupción y la desregularización de la economía para evitar que un exceso de burocracia, trámites y papelería transmita anemia y frustración a quienes, particularmente desde el sector privado, crean riqueza. En los últimos tiempos las promesas de alivianar la carga administrativa que pesa sobre la actividad económica se ha reiterado entre nosotros, pero lo cierto es que el sector público, por su dimensión y sus excesos reglamentarios le sigue quitando competitividad a la economía argentina, razón por la cual todavía queda, en este ámbito, una enormidad por hacer. En líneas generales, nuestros gobernantes han rehuido -en este capítulo- las responsabilidades que les corresponden, para evitar conflictos con el universo de empleados públicos y alejar la posibilidad de que sus decisiones de pronto sean judicializadas, con todo lo que ésto para ellos, personalmente, pueda significar. No han estado ni a la altura de las circunstancias, ni asumido los deberes que los cargos públicos conllevan. Han decepcionado a muchos.

POLITICA EXTERIOR

En esta materia, Bolsonaro no ha abundado en definiciones. Pero ha prometido alejarse del Acuerdo de París en materia climática, del mismo modo que ya lo ha hecho Donald Trump. Si todos los gobernantes asumieran esa posición, no habría acción común contra el cambio climático y estaríamos condenados a que la naturaleza nos castigue cada vez más duro por nuestras acciones, cuando ellas la deterioran. Sobre la presencia de Brasil en las Naciones Unidas, Bolsonaro descartó abandonar el organismo multilateral, pero no batió demasiado el parche remanido de solicitar para Brasil el privilegio de contar con un asiento permanente en el Consejo de Seguridad, lo que para la Argentina sería altamente inconveniente por la postergación que supondría. Curiosamente ha anunciado asimismo que, de llegar a la presidencia, trasladaría la embajada brasileña en Israel desde su actual emplazamiento en Tel Aviv, a la ciudad santa de Jerusalén. Siguiendo los pasos de Donald Trump. Para los palestinos, que hasta ahora han contado con el beneplácito del mundo en desarrollo, esta sería una mala noticia. Para Israel, en cambio, el traslado de la embajada tendría el color de espaldarazo.

En materia de política exterior, queda visto que las pocas propuestas de Bolsanaro que están sobre la mesa no tienen necesariamente el carácter de anatema para nuestro país. Pero habrá que estar muy atentos, porque el componente nacionalista que caracteriza a Jair Bolsonaro activará en muchos brasileños la búsqueda de privilegios que, según ellos, corresponden al país líder de la región. Esto último requerirá seguramente un contacto cercano con Itamaraty, de modo de evitar la inesperada aparición de propuestas que, por su naturaleza o implicancias, sean inconvenientes para la República Argentina. El llamado telefónico de Bolsonaro al presidente Mauricio Macri debe naturalmente entenderse como una expresión del deseo de trabajar de consuno en materia de política exterior, lo que debe valorarse y transformarse en una actitud de recíproco respeto que derive en una mayor influencia conjunta de nuestra parte del mundo en materia de relaciones internacionales. Hasta allí, las primeras y tempranas reflexiones e impresiones. (laprensa.com.ar) * Ex embajador de la República Argentina ante las Naciones Unidas.


Hay muchas razones para preferir a Jair Bolsonaro
Escrito por Carlos Alberto Montaner para La Prensa
21-10-2018


Jair Messias Bolsonaro podría ser el presidente de Brasil el próximo 28 de octubre. Los brasileños se ven en el espejo de los vecinos venezolanos y se aterran. Las encuestas más solventes le asignan un 75% de posibilidades de ganar los comicios, siempre que no se duerma en los laureles. Al fin y al cabo, le sacó 17 puntos de ventaja a Fernando Haddad, el hombre seleccionado desde la cárcel por Lula da Silva. Le ganó 46 a 29. La democracia es así: con frecuencia se trata de elegir la opción menos mala. Bolsonaro está lleno de prejuicios. Dice que prefiere tener un hijo muerto antes que homosexual. ¡Qué estupidez más cruel! Afirma que si ve dos hombres besándose en la calle estaría dispuesto a pegarles. Aunque su paso por las Fuerzas Armadas no fue ejemplar -pasó 17 años y sólo llegó a capitán como paracaidista y artillero-, y aunque se atreve a decir que el error de la dictadura militar fue torturar a los detenidos, cuando podía matarlos, su candidatura es mejor que la de Haddad. ¿Por qué? Porque a Bolsonaro no le importa contradecirse. Dice cosas absurdas que no tendrán un resultado práctico. También ha hecho manifestaciones profundamente racistas, pero eligió como su vicepresidente a un ex general mestizo. Las barbaridades que ha dicho contra las mujeres no fueron expresadas por un misógino, sino por un tipo irrespetuoso y bocón que se ha casado tres veces y mantiene una intensa vida familiar. Y porque su homofobia choca con una tradición de tolerancia que hace que Brasil sea una de las naciones más abiertas en materia sexual. Una de las pocas que permite el matrimonio entre personas del mismo sexo. Contra eso, afortunadamente, no podrá su rechazo a los gays.


BANDIDOS


Hay muchas razones para preferir a Bolsonaro. Lula presidió una cueva de bandidos, no un gobierno decente. El ha sido el principal culpable de la devaluación de la clase política brasileña. Si son muy graves las desvergüenzas de los de siempre, son peores las que comete una persona de origen humilde que prometió adecentar la vida pública e hizo lo opuesto. Lo que se esperaba de un líder obrero que pidió los votos para enfrentarse a la pudrición es la total honradez en la conducción de los asuntos oficiales. En el Infierno de Dante había un lugar terrible para los hipócritas. Sus negocietes con los corruptos de siempre, como se demostró en la operación Lava Jato, es imperdonable. Dejaba robar a sus compinches ideológicos de Cuba, Venezuela, Bolivia, Nicaragua, El Salvador y el Ecuador de Rafael Correa. Sus dos gobiernos y el de Dilma fueron una sentina. Presuntamente, convocaba a Haddad a rematar la faena. Primero el profesor y ex alcalde de Sao Paulo lo liberaría de la condena a 12 años de presidio y enseguida continuarían el saqueo de los brasileños.


Según El Nuevo Herald a Cuba le horroriza que Bolsonaro sea seleccionado por los brasileños. El ex diputado ha dicho que no está de acuerdo en continuar pagándole a la dictadura de los Castro -Fidel sigue vivo a los efectos ideológicos- por los médicos que Brasil alquila. Ese es un delito que contraviene los acuerdos internacionales de la OIT suscritos por Cuba y Brasil. Son los esclavos de bata blanca. Ese alquiler es la mayor fuente de ingresos de La Habana y se parece al repugnante negocio que hacían los negreros en Cuba en el siglo XIX. Los Castro, que se embarcaron en el sistema más improductivo del mundo, cuadran la caja con los excedentes que les cobran a sus amigos y cómplices por el alquiler de médicos, soldados, entrenadores de deportes, espías y otras especies que crían en sus viveros revolucionarios. Venden esos servicios con el innoble propósito de financiar la vida muelle que se da una oligarquía que acaso llega a tres mil oficiales de las Fuerzas Armadas y del Partido Comunista, mientras el país se cae a pedazos. Es muy probable que Bolsonaro le ponga fin a ese comercio ilegal de seres humanos. La función de este alquiler no es mejorar la salud de los brasileños pobres, sino subsidiar a la parásita cúpula cubana. Veremos qué sucede el 1º de enero de 2019, cuando comenzará a gobernar Bolsanaro. Ese día, por cierto, se cumplen 60 años del inicio de la pesadilla cubana. (www.laprensa.com.ar)


Publican la columna del periodista saudita que llegó a The Washington Post después de su desaparición
Lanacion.com.ar
18-10-2018


WASHINGTON (AFP).- A más de dos semanas de la desaparición del periodista saudita Jamal Khashoggi, quien fue visto por última vez a principios de mes, cuando ingresaba al consulado de su país natal en Estambul para realizar trámites, The Washington Post publicó la última columna que el reportero, colaborador del diario, le había enviado. El texto del saudita es acompañado por uno de su editora, Karen Attiah, quien dice: "Recibí esta columna del traductor y asistente de Jamal Khashoggi el día después de su desaparición. The Post no quiso publicarla antes porque esperábamos que Jamal volviera para editarlo juntos. Pero ahora tengo que aceptar: eso no va a suceder. Esta es la última columna que editaré para The Post y captura perfectamente su compromiso y su pasión por la libertad en el mundo árabe, una libertad por la que aparentemente dio su vida. Estaré siempre agradecida de que eligiera a The Post como su último hogar periodístico y de que nos diera la oportunidad de trabajar juntos". Luego de esta introducción improvisada, arranca el texto de Khashoggi: "Recientemente busqué en Internet el informe 'Freedom in the World' de 2018 y llegué a una conclusión grave. Solo hay un país en el mundo árabe que ha sido clasificado como "libre". Esa nación es Túnez. Jordania, Marruecos y Kuwait ocupan el segundo lugar, con una clasificación de "parcialmente libre". El resto de los países del mundo árabe está clasificado como "no libre".


El periodista, conocido por haber pasado de ser cercano a crítico del príncipe heredero de la corona de Arabia Saudita, Mohamed ben Salman, asegura además en su texto que los árabes que viven en estos países están desinformados o mal informados, no pueden abordar los asuntos que afectan a la región y a sus vidas cotidianas adecuadamente y mucho menos discutirla en público. "El mundo árabe se enfrenta a su propia versión de una Cortina de Hierro, impuesta no por actores externos sino a través de fuerzas domésticas que compiten por el poder. El mundo árabe necesita una versión moderna de los viejos medios trasnacionales para que los ciudadanos puedan estar informados sobre los eventos mundiales. Más importante aún, debemos proporcionar una plataforma para las voces árabes", escribe Khashoggi.

Y va más allá. Recuerda los hechos de 2011, cuando la primavera árabe había llevado esperanzas a periodistas, académicos y la población en general, que anhelaban ser emancipados de la hegemonía de sus gobiernos y de las constantes censuras. "Estas expectativas se rompieron rápidamente; estas sociedades o retrocedieron al antiguo status quo o enfrentaron condiciones aún más duras que antes", afirma el saudita en su columna publicada ayer.


Khashoggi habla también de un colega suyo que está preso por contrariar en una nota al régimen, de la iniciativa del diario para el que trabaja de traducir sus columnas al árabe para que los ciudadanos de los países sepan más sobre el mundo que los rodea, del poco acceso a la información y a Internet que tienen los ciudadanos en los países de su región.

"Sufrimos pobreza, mala gestión y mala educación. A través de la creación de un foro internacional independiente, aislado de la influencia de los gobiernos nacionalistas que propagan el odio, la gente común en el mundo árabe podría abordar los problemas estructurales que enfrentan sus sociedades", cierra su texto el periodista desaparecido.

El destino de Khashoggi aún se desconoce, pero las filtraciones de funcionarios turcos anónimos que se conocieron en las últimas horas describen un panorama cruel: según lo publicado por varios medios turcos, fue torturado y descuartizado en una de las oficinas del consulado turco, donde fue asesinado por agentes del reino. Arabia Saudita negó a Estados Unidos tener conocimiento de lo que sucedió.
Maria Josefina Ramos es traductora pública de Inglés y periodista.

Su trayectoria periodística abarca el período 1970-1985, como analista política y cronista parlamentaria desde el Congreso Nacional para varias radioemisoras del interior del país y también para el vespertino La Razón.

En 1975, fue distinguida con una beca como periodista parlamentaria por la Asociación de Corresponsales de las Naciones Unidas para cubrir la XXXI Asamblea General de la ONU.

Es creadora y directora de Plataforma Cero.