Plataforma Cero
Publicación Mensual
Año 15 | Número 183 SET 2018

Ya hay que planificar 2019 y todo es duda
Guillermo Oliveto para La Nacion
27-08-2018


Hoy todo es duda, todos dudan. Sobran las preguntas. Faltan respuestas. Asistimos a una sobredosis de incertidumbre. En cuatro meses comienza 2019. Los presupuestos empresarios hay que armarlos en los próximos dos meses, previendo naturalmente volúmenes de venta y niveles de rentabilidad. Para ello hay que considerar escenarios de dinámica económica, tipo de cambio, consumo, inflación, costos y precios, entre otros. El presupuesto nacional del año próximo llegará al Congreso en septiembre. Los políticos evalúan una y otra vez cómo estará el humor social cuando sea la sociedad la que, aun con dudas, deberá decidir y votar. Hoy no lo saben. Por eso también dudan.


Sequía más Lebac más corridas cambiarias más guerra comercial Estados Unidos-China más suba de tasas en Estados Unidos más conflicto Estados Unidos-Turquía más elecciones en Brasil más suba del precio del petróleo más causa de los cuadernos y potenciales ramificaciones más elecciones 2019 a la vista. Diez factores que han hipertrofiado la complejidad del entorno en el que hay que pensar, planificar y decidir.


En su más reciente libro, titulado Tiempo y publicado en 2017, el filósofo alemán Rudiger Safransky explora de qué modo los múltiples registros que tenemos de la dinámica temporal afectan el proceso decisorio. En ciertas circunstancias el tiempo se acelera, en otras se estira y en algunos casos simula detenerse por completo. En plena corrida cambiaria el tiempo se detiene. Y cada día resulta eterno. Se sigue el valor del dólar minuto a minuto. Al recobrar la calma y enfocarnos en la economía real, el tiempo se hace lento. Hay que decodificar dónde queda el nuevo mercado y repensar el "P x Q" (precios y cantidades) en la nueva tensión de "volumen vs. rentabilidad". Y al final de cuentas hoy caemos en la cuenta de que al año le quedan 120 días. Es probable que cuando estemos a mediados de diciembre nos parezca que "el tiempo voló". Habiendo desgranado los variados rostros del tiempo, Safransky concluye incitando al movimiento por sobre la parálisis: "Si quisiéramos examinar todos los presupuestos de nuestra acción y ponderar todas sus consecuencias, nunca acabaríamos con esa tarea y nunca podríamos iniciar la acción". ¿Cómo articular la duda y la "pre-visión" para ponernos en movimiento?


Para empezar, analizando la historia y revisando qué variables se mantienen constantes. Y, en segundo lugar, siguiendo las enseñanzas del futurólogo John Naisbitt, quien afirmaba que el futuro estaba incrustado en el presente. Comencemos por la historia y lo estructural. El humor social de los argentinos es muy volátil. En abril de 2009 el índice de confianza del consumidor tocaba el piso del ciclo kirchnerista: 37,5 puntos. En noviembre de aquel año, el 58% de la población decía que la economía estaba peor que un año atrás; el 55%, que la situación económica era mala, y solo el 7%, que era buena. Apenas uno de cada cuatro creía que el próximo año la situación sería mejor. Y el 83% afirmaba que estábamos viviendo una crisis económica.


La economía cayó 6%. El desempleo subió 2 puntos. Las ventas de autos se contrajeron 19%; las de inmuebles, 35%. Se combinaron, igual que en 2018, una serie de factores negativos: sequía (la cosecha cayó 35%) más caída del precio de la soja (-45%) más crisis financiera global más gripe A más conflicto con el campo en 2008. En aquel entonces definimos a la sociedad argentina con la letra D. Estaba desanimada, desilusionada, descontenta, desesperanzada y decepcionada. En noviembre de 2010, apenas un año después de aquella medición, el índice de confianza de los consumidores llegaba a los 55 puntos. Uno de sus puntos más altos. Las ventas de autos crecieron 32%; las de electrodomésticos, 54%, y las de inmuebles, 24%. El PBI se expandió 10,4%. La crisis había quedado atrás.


Tenemos tendencia a la ciclotimia y a la sobrerreacción. Estos ciclos de extrema volatilidad en el humor social se han repetido muchas veces a lo largo de la historia en distintos gobiernos. Incluso en el actual. En marzo de 2017 había pura tensión y conflictividad. En julio, escepticismo. La sociedad descreía de los números de una economía que efectivamente crecía al 3%. Así se llegó a las PASO. En septiembre se registraba cierta calma. Crecía el empleo, la economía se expandía al 5% y se recuperaba el poder adquisitivo. En noviembre, para muchos la situación lucía razonablemente bien. El 42% de la población se fue de vacaciones el verano pasado.


Vayamos a las señales del presente. Ya está claro que 2018 será un año mucho peor de lo previsto. Economistas, bancos, el mercado y el propio gobierno preveían crecer 3% este año. Hoy todos coinciden en que el resultado sería negativo, alrededor de -1%/-1,5%. El año terminaría con una contracción parecida a la de los años 2012 (-1,1%), 2014 (-2,6%) y 2016 (-2%). "La maldición de los años pares", en términos de Miguel Bein. ¿Qué están viendo para 2019? Que si se logran superar los cimbronazos de este año tan difícil como inesperado, hay motores de crecimiento potencial que hoy ya están en marcha y acelerando. La suba del precio del dólar, de un 80% entre el 1° de diciembre de 2017 y el 24 de agosto pasado (de $17,55 a $31,50), trajo gran parte de los numerosos problemas que estamos enfrentando este año. Pero no para todos es una mala noticia. Y serían esos ganadores los que darían impulso a la economía real el año próximo.


El número uno, sin dudas, el campo. Ricardo Arriazu estima que, así como este año la sequía se llevó US$8000 millones, en 2019 la nueva cosecha récord de 130 millones de toneladas traería US$11.500 millones extras y solo eso implicaría 1,5 puntos de crecimiento del PBI. En su opinión, si se hacen las cosas bien, en el segundo trimestre podríamos estar creciendo al 7%. A lo que hay que sumarle el despegue de la ganadería y la progresiva recuperación de muchas economías regionales. Los sectores exportadores en general tienen ya un contexto muy diferente. Tanto los industriales como los de servicios. Del mismo modo, el turismo receptivo. En el primer semestre de 2018 creció 5%. Serían 7 millones de turistas extranjeros este año. El plan es llegar a 9 millones en 2020. Con este dólar, parece cumplible. Finalmente, Vaca Muerta, que lejos de ser una fantasía es una estimulante realidad. Este año la producción de gas de sus yacimientos creció 162% y la de petróleo, 54%. Ya representa el 34% de la producción de gas del país y el 10% de la de petróleo.


La duda es un paso imprescindible del buen proceso decisorio. No se puede dudar siempre, porque en algún momento hay que decidir. Tampoco se puede estar siempre seguro de todo. En el actual mundo VUCA (volátil, incierto - uncertainty, en inglés-, complejo y ambiguo) eso sería temerario. En palabras de Immanuel Kant, uno de los padres del pensamiento racional moderno: "Se mide la inteligencia de un individuo por la cantidad de incertidumbres que es capaz de soportar".


El peronismo es cómplice de Cristina
Joaquín Morales Solá para LA NACION
19-08-2018


El peronismo no ha sido nunca un partido suicida. El otro partido histórico, el radicalismo, cayó a veces en la tentación de terminar voluntariamente con su vida. ¿Qué fue, si no, la candidatura presidencial de Leopoldo Moreau en 2003, que jibarizó al radicalismo hasta dejarlo con solo el 2,34 por ciento de los votos nacionales? Sin embargo, en los últimos días el peronismo dio señales de que subió a la cornisa con la intención de saltar al vacío. O es suicida o es cómplice de Cristina Kirchner. Ella acaba de ser acusada ante el fiscal Stornelli por el otrora poderoso secretario de Obras Públicas, José López, como beneficiaria final del sistema de coimas. López ratificó y amplió las confesiones de Carlos Wagner, expresidente de la Cámara de la Construcción, que ya describió la trama de corrupción entre exfuncionarios y empresarios. López pidió pasar de preso por enriquecimiento ilícito (por los bolsos que revoleó con 9 millones de dólares) a testigo protegido.


Es un ascenso enorme; es, también, poco probable que el juez Claudio Bonadio se lo conceda. López está imputado en la causa de los cuadernos, no es solo un testigo. Otra cosa, más razonable, es que la Justicia tome recaudos para su seguridad. Nada más que eso. Bonadio no dejará de analizar también exhaustivamente la causa que lo tiene ante un tribunal oral y sus declaraciones ante Stornelli para establecer si no hay conexidad entre los dos expedientes. Nadie puede ser juzgado dos veces por el mismo delito. Si hay algo que Bonadio cuida es que nadie consiga viciar la causa de los cuadernos, la más importante que tiene y tuvo.


López, Wagner, otros empresarios que hasta llegaron a declarar que pagaron miles de dólares para que Cristina firme un decreto. Con todo, la mayoría peronista del Senado le sigue negando al juez Bonadio el permiso para allanar las tres casas de Cristina. Esa mayoría demora la cuestión desde hace tres semanas. Ni el juez ni los fiscales esperan encontrar el dinero en las casas de Cristina. No obstante, los allanamientos se justifican en la necesidad de corroborar las declaraciones de algunos arrepentidos que contaron cómo eran los lugares donde entregaban las coimas. Y para que los peritos verifiquen también si hubo -o no- remodelaciones recientes para tapar bóvedas o lugares ocultos. Es un paso importante en la investigación de la causa de corrupción más imponente que haya existido en la historia del país. Hubo excepciones en el peronismo: el senador Miguel Pichetto, los senadores que responden a los gobernadores Juan Manuel Urtubey y Juan Schiaretti y el líder peronista santafesino Omar Perotti, todos ellos dispuestos a permitir los allanamientos. El resto (había 22 senadores peronistas en el Senado que no bajaron al recinto en el momento de dar el quorum) aceptó de hecho que es cómplice de Cristina.


Muchos peronistas son cómplices por lo que hacen y por lo que hicieron. ¿Cuánto falta para que las investigaciones de Bonadio y de los fiscales Stornelli y Rívolo lleguen a los gobernadores e intendentes peronistas? ¿O ellos fueron inocentes en el reparto de las obras públicas durante más de una década? Improbable, si no imposible. José López dio detalles de la complicidad de gobernadores e intendentes peronistas. En el Senado hay varios exgobernadores de la época kirchnerista y también hay senadores muy fieles a gobernadores que todavía mandan en sus provincias (el caso formoseño de Gildo Insfrán es el más iridiscente). Hay otros gobernadores (como el entrerriano Gustavo Bordet o el sanjuanino Sergio Uñac) que no tuvieron nada que ver con el cristinismo, pero que, según argumentan, necesitan aliarse con el 10 por ciento de camporismo que hay en sus provincias para ganar la reelección en el próximo año. Como se ve, el peronismo dejó de ser un partido nacional. Ahora es solo una federación de partidos provinciales, en la que cada distrito decide según sus pobres intereses.


La protección a Cristina derrumba algunos argumentos conocidos hasta ahora. El primero de ellos es que la Justicia puede investigar libremente a los legisladores hasta su prisión, porque solo tienen inmunidad de opinión y de arresto. Esto fue el resultado de una modificación a la ley de fueros que se hizo luego del escándalo de los sobornos en el Senado en el año 2000. Antes, la Justicia no podía ni llamar a indagatoria a los legisladores. Pero ¿puede el juez investigar realmente con total libertad si le impiden hacer allanamientos? Los fueros protegen a las personas, no a sus propiedades. Ese artículo, que incluye en los fueros las casas de los legisladores, es inconstitucional. Bonadio pudo, desde el principio, declarar la inconstitucionalidad de ese artículo y allanar por sorpresa las casas de Cristina. Hizo bien en no tomar esa decisión: lo habrían recusado y, por tratarse de una cuestión constitucional, se hubiera resuelto solo en la Corte Suprema de Justicia.


Los obstáculos que el Senado le está poniendo a la acción del juez habilitan, al mismo tiempo, una de las razones que justifican la prisión preventiva; es decir, la prisión en la etapa de instrucción de una investigación judicial. Las razones que pueden respaldar una prisión preventiva son dos: peligro de fuga o la posibilidad de que el acusado (la acusada, en este caso) pueda entorpecer la investigación desde lugares de poder. Se sabe que Cristina ha operado sobre gobernadores peronistas para que presionen a sus senadores en beneficio de ella misma. El Senado, que Cristina integra, se convirtió en un estorbo para la investigación del juez y los fiscales. ¿No estamos, acaso, ante la segunda razón que justifica la prisión preventiva y que ya llevó a la cárcel a Julio De Vido? Sería ingenuo imaginar que el Senado aprobará el desafuero de Cristina para que vaya a prisión (se necesitan los dos tercios de los votos del total de los senadores) si los allanamientos, que requieren de una mayoría simple, están costando tanto trabajo. ¿O el peronismo volverá a actuar como una organización con vocación de poder?


Es contradictoria con la propia realidad la estrategia cristinista de señalar que se trata de una operación del gobierno de Macri para tapar los problemas económicos. Los problemas económicos existen y amenazan con agravarse por un escándalo que compromete a un sector importante del empresariado. De hecho, la renuncia de Aldo Roggio a la presidencia de la empresa de su familia abrió el camino de la renovación en el liderazgo empresario. Roggio lo hizo, seguramente, para no perjudicar a su empresa en las cotizaciones bursátiles o en la obtención de créditos; es lo que les pasará a muchos empresarios más. El país será más limpio y más previsible después de la tormenta de los cuadernos. El temporal económico no puede (ni debe) frenar la investigación; además, ni el juez ni los fiscales están dispuestos a frenar nada. Los bancos podrían hacer una contribución a la lucha contra la corrupción. No deberían dejar fuera de sus carteras de créditos a las empresas involucradas. Las empresas no son culpables de nada; los culpables son los empresarios.


La linterna de la Justicia trata ahora de iluminar lo único que le falta: dónde está el dinero de las coimas. José López señaló algunas pistas, pero falta confirmar si son ciertas. Seguramente hubo transferencias al exterior en épocas en que esas cosas se podían hacer con relativa facilidad. Por eso, investiga a posibles financistas, como Ernesto Clarens, pero este aportó más confusión y contradicciones que claridad a la causa. De todos modos, la alternativa más probable (y probada en la causa) es que los dólares de las coimas hayan sido trasladados al sur para ser guardados en bóvedas. Algunos imaginan una posible conexión con Hugo Chávez. Cristina pudo haber depositado algunos dólares en Venezuela. Néstor Kirchner no hubiera puesto jamás ni un dólar en manos de Chávez, a quien en la intimidad lo llamaba despectivamente "el loro caribeño".


Pero hay dinero en efectivo en algún lugar del país. Y hay mucho. Desde 2010 o 2011, las transferencias confiables de dinero al exterior se hicieron prácticamente imposibles si no se trata de recursos transparentes. La Justicia tiene otras pistas, además de las de López. Una foto de 100 millones de dólares, un monto escaso para la cantidad acumulada por los Kirchner durante 12 años, convertiría la actual complicidad del peronismo en un suicidio político. Y la resurrección es un fenómeno remoto, incierto, incompatible con la vida.


"No me arrepiento"
Malú Kikuchi para IP
27-08-2018


"No. No me arrepiento". Recordables palabras de Cristina Fernández el 22/8/2018, desde su barricada, perdón, desde su banca en el senado de la Nación. Cuerpo legislativo que aprobó el allanamiento de 3 propiedades de CFK, por unanimidad, sin condicionar al juez Bonadío. La cuestionada ex presidente tuvo además de su exabrupto, algunas perlitas para la historia. Acusada por varios arrepentidos, empresarios en su mayoría que juran haber sido extorsionados por el matrimonio K para obtener trabajo en la obra pública, y acusada por algunos funcionarios.


Todos estos personajes están nombrados en los cuadernos de Oscar Centeno. Pero para CFK, forman parte, arrepentidos y cuadernos, de un creativo invento de la CIA para ¿quedarse? con la Argentina y terminar con las exitosas políticas sociales en la región, o sea con el populismo. Se comparó con Lula y con Correa. Ambos ex presidentes con suertes diversas, el primero está en la cárcel desde hace unos meses y el otro refugiado en Bélgica para esquivar las alertas rojas de Interpol, que le ha pedido el actual presidente de Ecuador, Lenín Moreno. Tanto Lula como Correa, acusados de corrupción comprobada, no por cuestiones políticas.


Para referirse a la corrupción, que no negó, dijo: "¿Ustedes creen que la patria contratista y la cartelización de la obra pública comenzó en mayo 2003?" Ni los senadores propios, ni los opositores, ni la ciudadanía en general, creen eso. El problema es que a partir de mayo 2003, durante los mandatos K, alcanzó volúmenes hasta entonces, impensables. Más datos, más arrepentidos, más bolsos, más millones, más asco. Es difícil seguir el reguero de corrupción, de vergüenza ajena, de rabia, de incredulidad, sin que asome un sentimiento hasta ahora, prohibido, el odio. ¿Cómo soportamos esto durante más de 12 años? ¿Cómo? Era una leyenda urbana, todos hablábamos de los bolsos, los millones de US$, las repetidas empresas que trabajaban en la obra pública, todo lo que se inauguraba, discurso mediante por cadena nacional y detrás de la bandera y los maceteros con plantas nuevas, no había nada. Nada.


Lo sabíamos, no hicimos nada. Es cierto que no se imaginó la magnitud del robo, de la expoliación al pueblo argentino, ni la inflación del 1200% (12/2015), la sentíamos, pero el INDEC mentía. Como mentía Cris cuando en la ONU decía que la pobreza estaba en un 5% y la indigencia en un 1,27%. Menos pobres que en Alemania, y de verdad era de un 30%. Por si fuera poco, además de mentir abiertamente, sin ningún escrúpulo (hace pensar que quizás sea mitómana, que cree lo que dice o que su bipolaridad le hace decir disparates), volvió con la detestable costumbre de apuntar con el dedo índice, cual maestra de Siruela. Insoportable.


Y su política, pergeñada por Néstor y continuada devotamente por ella, llegó a todo el país. El tema de las coimas para la obra pública permeó provincias y municipios, nada se salvó. Hoy en día, gobernadores de todos los partidos, lo mismo que los intendentes, tiemblan, no duermen. Todo un país corrompido (se dejaron corromper) da náuseas. Y nos preguntamos por qué si el US$ se aprecia en el mundo, nosotros bailamos más que el resto de los países emergentes. Porque Néstor, con maligna inteligencia, nos dejó de entrada sin energía, nos des autoabasteció. Y la energía se paga en US$. Era una forma de esclavitud.


Y Cris no se arrepiente. ¿Está convencida de haber hecho un gran gobierno? ¿Conoce la verdad? ¿Tanto leer a Laclau y tenerlo invitado a él ya su mujer, Chantal Mouffe en Olivos, le terminar de lavar el cerebro? Y nos quiere contar que es revolucionaria, osa hablar de 30.000 desaparecidos sabiendo que su ministerio de justicia y DDHH hablaba de menos de 8.000. Un desaparecido es una desgracia, pero entre las 2 cifras hay 22.000 personas, que no es poco. Y no se arrepiente. Se victimiza. Planea una nueva candidatura. ¿En serio? ¿O trata de ganar tiempo? En este último caso, ¿para qué? Puede esperar que el poder judicial ante su candidatura entre en pánico por si gana, y cajoneen las denuncias. Todo es posible, pero hoy es poco probable.


Ahí entra la ciudadanía. Tenemos un poder enorme, descomunal, tanto que no lo imaginamos. Lo vimos con la 125 y el campo. Lo vimos con José Campagnoli. Lo vimos con el asesinato de Nisman. Lo vimos con la marcha de antes de ayer. Hay que seguir en la calle, hay que seguir. Es nuestro país. Necesitamos limpiarlo para poder mirarnos a los ojos sin avergonzarnos. Para volver a estar orgullosos de ser argentinos o de haber elegido a la Argentina para vivir. Por nosotros, por los que nos hicieron una Patria, por nuestros hijos y por los que vendrán. En cuanto a CFK, ¡qué pena!, no se arrepiente. Alguien debería decirle que el arrepentimiento es reconocer errores, y ese es un acto que libera, aunque esté en la cárcel.


Andrés Oppenheimer: "Si este no es el final de Cristina, Argentina se merece lo peor"
El reconocido periodista analizó en Infobae el escándalo de los cuadernos de Centeno y habló de su último libro "Sálvese quien pueda", sobre la amenaza de la automatización laboral
Luis Novaresio para Infobae
18-08-2018


Andrés Oppenheimer es uno de los 50 intelectuales más influyentes de Latinoamérica, según la revista Foreing Policy. Editor y columnista del Miami Herald, sigue recorriendo el continente mientras presenta sus reportajes en CNN en su ya tradiciol ciclo periodístico. Está en la Argentina presentando su último libro "Sálvese quien pueda", en el que analiza el futuro del mundo del trabajo en la era de la automatización y robotización. "Lo que se viene es nunca visto y estoy seguro de que vamos a tener un serio problema", le dice a Infobae. Sobre este tema y la realidad política latinoamericana, conversamos con él.


-Tu último libro, "Sálvese quien pueda", plantea el futuro del trabajo en la era de la automatización de una manera muy complicada. ¿Es así de dramático? -Mira, sí y no. A corto plazo sí porque lo que se viene se viene una automatización en el mundo como nunca se ha visto y vamos a tener un problema. Y en todo el mundo están empezando a darse cuenta, en América Latina menos, pero esto nos va a afectar a todos. Y yo empiezo el libro un poco contando mi profesión, tu profesión, qué es lo que está pasando con nosotros. Ahora estamos en un estudio acá, tenemos un camarógrafo; yo hace unos años grababa mi programa con cinco camarógrafos, ¿sabes cuántos tengo ahora?


-A nadie.
-Cero. Son cámaras robóticas, las mueve alguien desde otro estado, no sé, pero me dicen por el oído: "mira a la cámara 1", "despedite de la cámara 2". Mis entrevistas, yo cuando empecé a investigar éste libro hace 5 años yo te grababa a vos una entrevista, a todos los "futurólogos" que entrevisté en Sillicon Valley, en Nueva York, en varios países, llegaba a mi casa y las transcribía, dos horas, tres horas, o cuando estaba apurado las mandaba a transcribir. Hoy día te hago una entrevista, la mando a un servicio robótico de transcripción, en 5 minutos me la mandan. Hace 2 años, no te estoy hablando hace 10 años, hace 2, 3 años, yo mandaba a traducir mis columnas, yo trabajo en el Miami Herald, las escribo en inglés, las traducía una traductora al español y yo las reescribía en español, las editaba como todo el mundo hace con todo. Hoy día Google Translate ya es casi igual o igual que cualquier traductor, dieron una avanzada.


Entonces, en todas nuestras profesiones esto está cambiando todos los días y la gran pregunta es qué va a pasar con el transcriptor, qué va a pasar con el traductor, qué va a pasar con el camarógrafo, qué va a pasar con el iluminador que antes estaba atrás. Qué va a pasar con toda esta gente desplazada por la tecnología y qué profesiones se van a automatizar en los próximos años. Y lo que hice ahí es ir profesión por profesión. Tengo un capítulo que es qué va a pasar con los banqueros. Otro capítulo, qué va a pasar con los abogados, con los médicos, con los periodistas, con los cineastas y los artistas. Otro qué va a pasar con los deportistas. Entonces lo que hice fue entrevistar a los principales "futurólogos" del mundo, en Sillicon Valley, en Nueva York, fui a Japón, a Corea del Sur, a Israel, fui a estos países a preguntarles a los especialistas máximos en cada rubro qué va a ser de nuestros trabajos. Y lo que me contestaron fue que, a diferencia de lo que pasaba cuando empecé a investigar este libro, hace 5 años, que todo el mundo era optimista, todo el mundo decía la tecnología siempre creó más trabajos de los que eliminó, cuando lo terminé muchas de las principales gentes que había entrevistado, y grandes figuras de tecnología como Bill Gates y Mark Zuckerberg ya están diciendo…


-"No sé si tanto".
-"No sé si tanto".
-Ahora, hay algo que también es muy impactante, que en el libro se plantea, es qué clase de formación académica se está dando para asumir este desafío. Porque digo, aquí se sigue, y particularmente en América Latina y específicamente en la República Argentina, seguimos enseñando a grabar con el grabador, a buscar un traductor o un desgrabador. Hay como un gap tremendo, ¿no? -Total, total. Vamos a tener todos que reinventarnos y prepararnos para este tsunami tecnológico que se viene. Porque mucha gente dice: "Andrés, hay robots hace 60 años, nos vienen contando la misma historia hace 60 años y estamos hoy todavía trabajando de lo mismo." Lo que pasa es que está cambiando todo por la aceleración tecnológica. Porque los tiempos están avanzando cada vez más rápido. En el siglo 19, en el siglo 20, a principios, cuando pasaron por ejemplo las calles de iluminación a gas, las lámparas a gas del siglo 19, a lámparas eléctricas, esa gente tuvo 100 años para reinventarse. O sea, el paso de las lámparas a gas en las calles a las lámparas eléctricas tardó 50, 60, 100 años. Hoy día este algoritmo de Google que traduce mucho mejor que antes lo hace de un día a otro. Esto fue literalmente de un día a otro. Porque yo probaba antes las traducciones y eran para matarse de risa.


-Sí, eran muy graciosas.
-Hoy día ya no te reís. A mí me pasó una vez que se enfermó mi traductora y alguien me dijo "probá Google Translate que está mucho mejor". Me metí y cuando lo vi me agarró piel de gallina, dije qué pasó. Y le pregunté a una ingeniería de Google y me dijo: "Efectivamente, en los últimos 6 meses hicimos más avances que en los últimos 30 años." Porque la Inteligencia Artificial es así, de repente se te dispara. Entonces la aceleración tecnológica está haciendo que los robots sean cada vez más inteligentes y cada vez más baratos. Y eso va a cambiar el mundo y eso te va a afectar a vos, me va a afectar a mí y lo va a afectar al dentista, y al médico, y al cirujano y al ingeniero, a todos.


- Claro.
- Por eso "Sálvese quien pueda".
-Es muy interesante. Quien está ingresando en la escuela primaria, cuando egrese va a haber trabajos que no existen.
-Hoy no tiene sentido impartir conocimientos, nuestros docentes en América Latina están enseñando cosas del siglo 19. El conocimiento está en el buscador de Google. O sea, cuando nosotros éramos chicos nos enseñaban quién descubrió América, en qué año, y quién inventó la imprenta. Todo eso un chico lo encuentra hoy en Google mucho más rápido y de una manera mucho más accesible a él o a ella que con un profesor que se lo enseña. Entonces el rol del docente va a tener que cambiar totalmente, va a tener que ser una persona que incentive la curiosidad, que incentive la innovación. Que ayude a los chicos a encontrar su pasión, mucho más que impartir conocimientos. Se van a tener que reinventar totalmente.


Yo tengo todo un capítulo sobre los docentes donde hablo de cómo se van a tener que reinventar totalmente, como lo están haciendo ya en algunas partes del mundo para dejar de ser impartidores de conocimiento. En mi programa de CNN tuve, y lo cuento al libro, al "profesor Einstein". "El profesor Einstein" es un robotito, un asistente virtual para ayudar a los chicos a aprender. Y es especialista, obviamente, en ciencia y en matemáticas. Entonces los chicos le pueden preguntar: "Profesor Einstein, ¿cómo es la regla de 3?" El profesor Einstein le explica. Supone que el chico no lo entiende, le dice: "No lo entiendo." El profesor Einstein te explica de otra manera. Y el chico: "¿Sabés qué? No la entiendo." Te la explica de una tercera manera, de una cuarta, y nunca se cansa. Entonces el docente no va a poder competir ni en paciencia ni en concentración ni en tiempo con un robot-tutor. Eso no quiere decir que dejen de existir los docentes, van a ser necesarios siempre, pero van a tener que cambiar su rol a un rol de ayudar a los chicos a encontrar su pasión porque eso una máquina no lo va a poder hacer.


-¿Hay alguna profesión más amenazada que otra?
-Sí, claro. Al final del libro tengo todo un capítulo sobre los trabajos del futuro que van a ser los trabajos menos amenazados. Son diez, diez áreas. La primera área, la que va a ser menos amenazada de todas, va a ser el área todo lo que tenga que ver con el cuidado de los ancianos. Porque la población mundial está envejeciendo y va a haber cada vez más necesidad de gente no solo en términos médicos sino en términos de empatía. Por eso, así como hoy hay caminadores de perros, que los ves, va a haber caminadores de viejos. Eso no se va a acabar, al contrario, se van a crear cada vez más. Va a haber cada vez más trabajos para quienes sean profesores de zumba para gente de edad, psicólogos…


-Sí, asistentes terapéuticos.
-Todo eso. Todo lo que tenga que ver con empatía, contacto humano, difícilmente va a ser reemplazado por una máquina o por un robot en los próximos años. Otro trabajo que no se va a acabar, el de los psicólogos (risas). Van a hacer falta muchos técnicos para la asistencia de los robots. Van a hacer falta muchos trabajos creativos, vamos a tener mucho más tiempo libre en un futuro no muy lejano. Aunque parezca mentira, aunque hoy nos estemos matando laburando 18 horas por día, estamos trabajando cada vez menos. En Dinamarca ya están aprobando la semana laboral de 28 horas. En Alemania, varios países ya la semana laboral tiene 30, 32 horas. Nuestros antepasados, en la era agrícola, trabajaban 18 horas por día, de sol a sol, para usar el ciento por ciento de sus ingresos para comer. Hoy día por la revolución verde, por la revolución tecnológica de la comida, ya usamos una parte, 20%, 30% de nuestro presupuesto para comer, el resto lo usamos para pagar vivienda, para pagar entretenimiento… Entonces vamos a tener más tiempo libre, y para satisfacer nuestro tiempo libre y como va a haber un gran desempleo tecnológico, que es lo que hablo en el libro, siempre va a haber lugar para el poeta, para el cineasta. En ese sentido para la gente creativa esto no va a ser una mala noticia.


-Claro.
-Y después hay siete otros campos que van a tener mucha salida. Otro de ellos, por ejemplo, es todo lo que tenga que ver con colección de datos. Los ingenieros que hagan minería de datos siempre van a tener trabajo. Pero los trabajos van a cambiar. Por ejemplo, cuento que con el tema de la minería de datos, los restaurantes, en Estados Unidos y en varios lados, ya no solo tienen su cuenta de Twitter y su cuenta de Facebook sino tienen su minería de datos. Entonces saben que vos pagás con tu tarjeta, saben quién sos, saben cuándo es tu cumpleaños, entonces antes de tu cumpleaños te mandan una invitación, saben qué comiste las últimas tres veces que fuiste, saben que te gustan los tallarines con tuco, y te van a mandar un tuit diciendo…


-"Esta semana…"
-"… Esta semana vamos a tener el tuco especial llegado de Sicilia". Pero van a tener su escritor que les va a escribir la historia de cada plato. Van a tener su nutricionista. Los mozos van a desaparecer. En el libro cuento cómo fui a Japón como parte de la investigación para este libro, fui a muchos restaurantes donde ya no hay mozos y ni siquiera hay chefs, el chef es un robot, el chef, o sea corta el sushi con un brazo robótico y le pone el caviar y el…


-El salmón.
-Todo eso lo hace un brazo robótico. Y los mozos son una cinta corrediza que pasa por todas las mesas. Entonces en lugar de mozos vas a tener nutricionistas que se van a acercar a tu mesa y te van a decir "Luis, éste plato que vos pediste tiene tantas calorías, hace bien para el corazón, hace mal para la cabeza, lo que sea".


-Abuso de tu confianza y de tu amabilidad para hablar un poquito de actualidad. ¿Impresión de lo que estás viendo en la Argentina en este momento?
-Yo hace un año que no venía, lo entrevisté al presidente Macri el año pasado para esta época. Obviamente es un país mucho más convulsionado. Espero que salga. Por un lado, todo este tema de los cuadernos, me parece fantástico que se destape toda la corrupción, pero en el exterior, si vos mirás la cobertura internacional, ha sido muy poca, porque la gente dice, "¿cuál es la novedad? Si todo el mundo sabía que esta mujer robaba pero por todos lados". Entonces no es una sorpresa.


-No es una conmoción.
-No, para nada. De todas formas, yo no recuerdo ningún caso de sobornos, presuntos sobornos, con tanto detalle y que después salga tanta gente a decir "sí, es cierto, yo entregué la bolsa". O sea, es un caso impresionante, impresionante.


-¿Te parece que éste es un golpe letal para la carrera política de Cristina Fernández?
-Si no lo llega a ser, entonces Argentina se merece un futuro peor del que ha tenido. Porque, para mí, no es solo el haber robado a cuatro manos, es el haber desperdiciado la mayor bonanza económica de la historia de este país. Esos diez años con la soja a 600 dólares, con el petróleo a 150, esa era la oportunidad para hacer despegar el país, para crear las bases de un país que sea una potencia mundial. Y no solo no mejoraron la educación, no mejoraron la infraestructura y se robaron todo, sino que dejaron al país peor que antes.


Entonces para mí lo más triste de todo es el engaño, el haberle hecho creer a la gente que el haber regalado dinero -que en suma es lo que hicieron regalando subsidios, gracias a la suba de las materias primas- era un nuevo modelo económico y que eso era sustentable. Y ese es el drama de la Argentina, que es la historia de siempre, es una película que yo por lo menos a mi edad he visto muchas veces: suben las materias primas, suben los gobiernos populistas, regalan, regalan, regalan, dejan de subir las materias primas, viene la crisis, ganan los gobiernos responsables, y tienen que hacer el ajuste. Entonces la gente dice "Ah, pero con los otros estábamos mejor". Y por supuesto que estaban mejor, ¿por qué? El país estaba viviendo de un fenómeno internacional coyuntural que existió en ese momento. Y ese gobierno populista en lugar de invertir en educación, en crear las bases de un crecimiento sustentable…


-Dilapidó.
-Dilapidó, robó y dejó el país en peores condiciones que antes. Entonces, hasta que la gente no entienda eso, Argentina no va a salir y va a seguir siendo… Mira, el fin de semana, yo sé que vos sos un gran lector, murió V. S. Naipul, el gran premio Nobel británico. Él tenía un libro sobre Argentina que yo leí hace mucho tiempo que se llama "The return of Eva Perón". Libro fascinante que estaba recordando ayer cuando vi la noticia de su muerte. Y él dice ahí, "Argentina es como una colonia de hormigas, está en constante agitación y constante movimiento pero no va para ningún lado". Y mientras Argentina no entienda que vos no podés vivir de lo que no te entra, de lo que no tenés, va a seguir sin ir para ningún lado.
Entonces ojalá esto sirva para que, de una vez por todas, la gente entienda, y algunos no lo van a entender porque vivieron de arriba y les vendieron el cuento de que eso era sustentable, de que eso podía seguir, pero yo espero como argentino, como alguien que quiere a la Argentina, que la gente por lo menos que estaba en el medio, que estaba indecisa, entienda que el tema no es solo el robo, el tema es el engaño, es haber engañado a este país pensando que ese modelo de aprovechar la bonanza económica que podía ser usada para sentar las bases para que este país sea un país de primer mundo lo tiraron por la borda, lo despilfarraron, robaron todo y engañaron a la gente. Ese es el drama para mí.


El impacto electoral del escándalo de los cuadernos
Rosendo Fraga para Infobae
18-08-2018


El caso de corrupción en Argentina conocido como "Los cuadernos de la coimas" no tiene precedentes, tanto por el nivel de involucramiento del sector empresario como por la profundidad que tiene en el sector político. Sus consecuencias políticas son imprevisibles. Pero el Lava Jato de Brasil es un punto de referencia, no para pronosticar, sino para conjeturar sobre alternativas posibles. Se trata del mayor caso de corrupción que se ha investigado y comprobado en América Latina. Como el que se investiga en la Argentina, es un triángulo con tres vértices. En el superior está la obra pública, la actividad económica sobre la cual se desarrolla, y en los dos inferiores: el empresariado y la política.


El caso Odebrecht se ha desplegado en 16 países, dado que era la empresa de obra pública más importante de la región, que incluso tenía obras en dos países de África. Las implicancias políticas fueron muy relevantes. Su titular, Marcelo Odebrecht, quien pasó más de un año en prisión pese a haberse arrepentido y sigue en domiciliaria, dijo que habían financiado campañas electorales en todos los países en los cuales habían tenido obras, y que apoyaron económicamente a varios candidatos al mismo tiempo en cada uno de ellos.


En Brasil, el efecto político del Lava Jato precipitó la destitución de Dilma Rousseff -aunque la causa formal haya sido otra- y la prisión del ex presidente Lula da Silva, quien desde la cárcel sigue siendo el candidato con mayor intención de voto, aunque la Justicia le impida presentarse. Pero también ha generado el surgimiento de un fuerte sentimiento anti-política que se evidencia en que las fuerzas políticas tradicionales no tienen candidatos competitivos para las presidenciales de octubre. En Perú, Odebrecht provocó la destitución de un presidente al frente del poder y la prisión de dos predecesores. En Ecuador, el desplazamiento y la prisión de un presidente en funciones. En Colombia, el ex presidente Juan Manuel Santos perdió varios ministros por esta causa. En México, cuando el procurador comenzó a investigar el caso, fue destituido por iniciativa del actual Presidente y su sucesor probablemente retomará la investigación frustrada. En países de América Central y el Caribe, como Panamá y Santo Domingo, también ha tenido consecuencias políticas relevantes.


Esto significa que un caso como los "cuadernos" puede tener consecuencias políticas y electorales importantes a 14 meses de las presidenciales en Argentina. Pero es conveniente reparar que el 31 de julio irrumpieron los "cuadernos" en la política argentina y que dos días después, el 2 de agosto, el Procurador General de la Nación firmó el acuerdo con su par de Brasil, que venía demorado desde hace más de un año y medio, por el cual las pruebas aportadas por los funcionarios arrepentidos de Odebrecht en Brasil sobre el pago de sobornos en Argentina serán válidas en ella, sin que sean perseguidos ante la Justicia local por ellas. Es así como están convergiendo en nuestro país al mismo tiempo los "cuadernos" con Odebrecht, con lo cual el impacto político de las causas de corrupción será muy fuerte en Argentina.


La primera visión sobre las consecuencias en la política argentina muestra que el kirchnerismo queda muy debilitado y la ex presidenta, Cristina Kirchner, amenazada. No ha perdido apoyo entre sus propios partidarios, pero aumentó el rechazo entre los votantes independientes que necesitaría para imponerse en la segunda vuelta. En cuanto al oficialismo, si bien en el corto plazo no parece sufrir impactos negativos, el desgaste del empresariado para un gobierno que ha surgido de este sector puede implicar riesgos. Para el peronismo antikichnerista, el desgate del kirchnerismo puede beneficiarlo, pero no es un juicio definitivo ni mucho menos.


Respecto a si en Argentina puede surgir un fenómeno de la anti-política, ello no está claro. Este tipo de situación se da cuando la sociedad llega a la conclusión de que "todos son iguales" y se produce un cuestionamiento a las élites, y no solo políticas y empresarias. Catorce meses es mucho tiempo en términos electorales y también lo es para las alternativas de una causa judicial en Argentina. El país, como sucedió en Brasil, se encuentra frente a la mayor causa de corrupción de su historia. Pero sobre el futuro político nada es definitivo y solo cabe conjeturar sobre alternativas, posibilidades y probabilidades.
El autor es analista político y director del Centro de Estudios Unión para la Nueva Mayoría.


Las cloacas de la política al descubierto
Sergio Berensztein para La Nacion
10-08-2018


Difícil saber si la crisis de los cuadernos será la oportunidad para una reforma que nos rescate de nuestra profunda decadencia institucional.


El miércoles pasado se cumplieron 44 años de la renuncia de Richard Nixon a la presidencia de los Estados Unidos. Fue el resultado del Watergate, hasta entonces el escándalo de corrupción conocido más impactante, si no el peor, de la política moderna, al menos en un sistema democrático. Permitió comprender una profunda trama de poder en la que se combinaban, entre otras cosas, una ambición electoral desenfrenada, una notable paranoia, negociados de distinta naturaleza y una actitud por lo menos pasiva, si no condescendiente, tanto de los servicios de inteligencia como de las fuerzas de seguridad. El periodismo, en particular dos jóvenes que trabajaban en The Washington Post, Bob Woodward y Carl Bernstein, fueron los héroes en gran medida fortuitos de ese resonante caso.


El sistema político norteamericano cambió radicalmente a partir de entonces: un conjunto de reformas políticas e institucionales mejoraron la calidad de una democracia que se reveló más endeble de lo que se suponía, incluso luego de los asesinatos de John y Robert Kennedy y de Martin Luther King. Entre ellas, sobresalen la Oficina del Presupuesto del Congreso (de reciente creación en la Argentina) para limitar la discrecionalidad en la ejecución presupuestaria por parte del Poder Ejecutivo; el cargo de inspector general (https://www.ignet.gov), una oficina con enorme capacidad de control y prevención de actos de corrupción y conflictos de interés; y otras leyes para incrementar la transparencia incluso a nivel estadual, como las del "gobierno a luz del sol" (Sunshine Acts).


Difícil saber si el singular tembladeral que están provocando los cuadernos de la corrupción tendrá un impacto similar. A juzgar por el raudal de arrepentidos que, apenas a una semana de que tomara estado público, tiene esta causa, podría incluso ser bastante peor. Algunas de las principales empresas y empresarios están mencionados en esas páginas. Otros podrían integrar ese incómodo listado si la investigación se extendiera para abarcar, por ejemplo, los subsidios al transporte (recordemos que Ricardo Jaime hace tiempo ha sido condenado y cumple prisión efectiva), la importación de gas licuado y el resto de la obra pública (los bolsos de López pueden ser interpretados como la punta del iceberg). ¿Fútbol para Todos? ¿Los manejos de la AFIP? Donde se ponga el foco, el Estado argentino, y no solo a nivel nacional, olía a pus.


En efecto, este terremoto sin precedente en la historia política argentina permite adquirir una idea aproximada de la monumental dimensión del drama institucional que padecemos hace demasiadas décadas. Se trata de un sistema político afectado por una verdadera septicemia, en la que se reprodujeron grupos mafiosos, esquemas sistemáticos de corrupción y todo tipo de negociados. El aparato del Estado constituyó un entorno particularmente proteico para potenciar esa clase de comportamientos. Más aún, en muchos casos, desde allí surgieron con voraz intensidad intenciones manifiestas de acumulación de poder, ese despliegue de ambiciones personalistas con frecuentes desvaríos hegemónicos.


Los mecanismos cleptocráticos de los Kirchner, conocidos desde sus inicios en la intendencia de Río Gallegos, fueron consolidados en su paso por la gobernación de Santa Cruz y multiplicados y expandidos a escala nacional durante tres períodos presidenciales. Los cuadernos de Centeno pueden utilizarse como una suerte de mirador para comprender, con cierta perspectiva, solo un porcentaje bastante acotado de una práctica sistemática y generalizada. Pero sería muy injusto ignorar que los problemas de corrupción, ineficacia de los controles estatales y colusión con el sector privado eran efectivamente de larga data. Gobiernos militares como civiles fracasaron en promover prácticas de transparencia. El Estado fue históricamente el socio bobo en muchos emprendimientos, y los contribuyentes, las pasivas víctimas que pagaron (pagamos aún) las consecuencias.


En algunos pocos aspectos, hubo mejoras significativas. Luego de la muerte del general Perón, del subsuelo del Ministerio de Bienestar Social, liderado por José López Rega, salían los famosos Falcon verdes de la Triple A, que comenzaron la represión ilegal que luego perfeccionó la dictadura. En ese edifico, donde originalmente funcionó el Banco Hipotecario, ahora lo hace la AFIP. Toda una metáfora del devenir de un Estado que, por acción u omisión, no deja de ser parte de uno de los principales problemas de los atribulados y empobrecidos ciudadanos a los que debería por lo menos proteger. Es cierto que los atentados contra la embajada de Israel y la AMIA dejan serias dudas respecto de si de las entrañas del aparato estatal no siguen surgiendo grupúsculos marginales que atentan contra la legalidad. Hipótesis parecidas pueden plantearse cuando se analizan las caídas de Alfonsín y de la Alianza. ¿No es sorprendente que la violencia y los saqueos se hayan frenado tan pronto se aceleraran los tiempos y cambiaran los gobiernos? Las muertes de Kostecki y Santillán nos vuelven a enfrentar a una realidad bien compleja y de la que poco o nada en verdad sabemos. ¿Quién sabe puedan ahora surgir nuevos arrepentidos, pero de las dolorosas experiencias de violencia política?


La década menemista era vista por no pocos observadores como la más corrupta de la historia, incluida la complicidad con no pocos empresarios. Pero a juzgar por la saga descripta por Centeno, puede afirmarse, parafraseando a Lenin, que el menemismo fue la enfermedad infantil del kirchnerismo. El tamaño del Estado creció exponencialmente (13 puntos del producto bruto interno), y con él la posibilidad de negociados de todo tipo. El liderazgo depredador de los Kirchner, incluyendo confiscaciones como el del sistema de pensiones, condenó al país a depender del crédito externo para financiar el gasto público. Y el miedo a un potencial retorno de Cristina a posiciones de poder podría detonar una corrida cambiaria peor a la que vivimos en el primer semestre.


Esto se hizo más evidente hace un año, cuando el resultado de las PASO incrementó la incomodidad de muchos ahorristas e inversores. El salto en el tipo de cambio fue una consecuencia directa de la estrategia electoral de polarización alentada por la Casa Rosada. Una pena que los estrategas electorales del Presidente no hubieran recordado la famosa frase del propio Richard Nixon cuando reconoció el triunfo de JFK en medio de fuertes denuncias de fraude, sobre todo en dos bastiones demócratas: Illinois (en particular, Chicago) y en Texas. "La democracia es mucho más importante que una elección", dijo Nixon, preocupado por la amenaza soviética en plena Guerra Fría. Algo similar expresó Al Gore cuando admitió su derrota frente a George W. Bush.


Los riesgos del escándalo de los cuadernos para el propio oficialismo no son menores. Aun cuando no se revise la actuación de la empresa Iecsa antes de 2007, cuando la familia Macri transfirió las acciones a Ángelo Calcaterra, incluyendo los proyectos en conjunto con personeros del kirchnerismo como Lázaro Báez, un electorado realmente preocupado por la cuestión de la corrupción interpelará al oficialismo respecto de las medidas implementadas para mejorar la calidad institucional. ¿Por qué Cambiemos hizo tan poco al respecto? Con un aparato estatal enorme, casi inútil y lidiando con tamaña septicemia, los imaginativos comunicadores oficialistas recurrieron a un tratamiento con flores de Bach. Una curita para frenar una hemorragia.


Las fallas institucionales de la Argentina son estructurales. Ningún debate serio se ha dado al respecto. Ignorando ese disfuncionamiento, nada serio, estable, mucho menos "normal", puede pretender construirse.


El valor del periodismo se mantiene intacto
Fernán Saguier para LA NACION
03-08-2018


Vivimos en la era de las comunicaciones y de la hiperconectividad. A toda hora estamos bajo el influjo de los medios, que son seguidos y "escrutinizados" como nunca antes. Desde los 7500 millones de celulares que hay en el mundo se accede a cualquier medio, blog y red social por más efímero que sea el tiempo de navegación. Es natural, entonces, que el periodismo ejerza hoy cierta fascinación. Un error o una mala praxis viralizados pueden implicar desde un dolor de cabeza hasta poner en riesgo una carrera o una marca con años de recorrido. La década kirchnerista ha prostituido el ejercicio de cierto periodismo, al punto de querer reinventarlo bajo la impostura de "periodismo militante". Pero periodismo hay uno solo: el clásico, histórico y fundacional. El que narra los hechos en forma objetiva, desde un lugar neutral, sin tomar partido. El que prefiere perder una primicia a exponerse a una desmentida. El que necesita al menos dos fuentes para darle entidad a una versión. El que desde hace décadas ha colocado en el altar de excelencia a monstruos planetarios como The New York Times, The Washington Post o The Financial Times, exitosísimos precursores en calidad en la era digital.
Hoy vivimos una etapa disruptiva, nada parece ser como aprendimos durante nuestra existencia. La tecnología ha permitido el florecimiento de nuevos medios de comunicación con mínimos recursos. La competencia es infinita. Nos disputamos la atención y el tiempo libre del lector con portales, blogs, redes sociales, podcasts e infinidad de formatos al alcance del celular. Los grandes diarios ya no somos los reyes de la selva. Un tuitero, sin más recursos que viveza y buena pluma, alcanza cientos de miles de seguidores desde la pantalla de un celular con el mismo espacio que una centenaria cabecera informativa: hasta 280 caracteres.


Los diarios hemos perdido centralidad en esa jungla noticiosa. Sin embargo, investigaciones como la de LA NACION de ayer ratifican que la autoridad periodística se mantiene intacta. Ya sea en su versión web o papel, los diarios siguen siendo arquitectos fundamentales de la agenda noticiosa porque invierten tiempo y recursos para investigaciones milimétricas, extenuantes, que así como culminan en revelaciones escandalosas -como la de anteayer-, en su gran mayoría acaban en silencio en el cesto de basura por falta de resultados.


Existe un principio rector de responsabilidad en estas organizaciones de roble: doble chequeo, no publicar una palabra de la que no se esté seguro y, sobre todo, no entorpecer el trabajo de la Justicia. En las horas definitorias del caso de estos días, cuando los hechos estaban a punto de precipitarse, LA NACION, con toda la información documentada en su poder y con la decisión de aportar a la sociedad lo que sabía, prefirió esperar a que la Justicia hiciera su trabajo y, entonces, sí publicar, pues adelantar la existencia de esas bitácoras de la corrupción podía atentar contra la investigación judicial que estaba a punto de ordenarse.


El crecimiento en la web de los diarios no es solo un fenómeno propio de estos tiempos digitales. Hay también allí un reconocimiento a esa mirada jerarquizadora que diferencia lo importante de lo secundario, lo real de lo falso. Porque hoy el ecosistema informativo cambió dramáticamente. Las redes sociales han venido a "horizontalizar" la información -hasta hacerla caótica- y cada persona tiene voz en un espacio público. Vivimos una inmensa conversación abierta en la que con novedad o sorpresa se sale del anonimato en segundos. Pero ¿cómo identificar la verdad entre tanto palabrerío? ¿Cómo discriminar lo cierto de lo falaz cuando a veces parecen idénticos? ¿Cómo diferenciar a un emisor riguroso y responsable de otro temerario y falaz en el vértigo de estos tiempos?


Las redes sociales son un fenómeno principalísimo del mundo actual, pero nacieron con cuatro defectos centrales, y para nada menores: 1) están pobladas de autores anónimos, lo que desacredita el debate; 2) carecen del rigor propio del sistema de chequeo de los grandes medios, por eso están llenas de fake news, inventos que se devoran muchas veces sin dudar porque no hay tiempo para procesar tanta información; 3) contienen una hostilidad que aleja de la discusión a las voces moderadas (en las redes hay más emoción que razonamiento), y 4) carecen de un editor responsable, es decir, no hay quien responda por la sarta de falsedades que transmiten, lo que las convierte en fácil vehículo para la difamación.


En los últimos días, desde los más variados ámbitos políticos, empresarios y periodísticos, reconocieron calurosamente la investigación de Diego Cabot en LA NACION por su perseverancia y profesionalismo. Lo que prueba, una vez más, por si hacía falta, que aquel periodismo meticuloso e incontrastable, que no descansa hasta respaldar sus hallazgos con la contundencia de la documentación, ese periodismo que no deja lugar a dudas, siempre se termina encontrando en el mismo lugar.


Negocio de Derechos Humanos: Sin Ajuste
Carlos E. Viana para Informador Publico
01/08/2018


"Los muertos que vos matasteis gozan de buena salud", Corneille. U$S 4.000 millones indemnizando "reaparecidos"


Entre 2011 y 2016 se han pagado U$S 4.000 millones en concepto de indemnizaciones por supuestas violaciones de derechos humanos y se estima que la cifra podría alcanzar en el futuro más de U$S 11.000 millones.


La Secretaría de Derechos humanos no ha publicado la lista de más de 17.000 personas que recibieron indemnizaciones a razón de U$S 260.0000 cada una, lo cual implica exactamente 4.420 millones dados por el estado nacional a instancias de Cristina Kirchner. Es difícil de entender porque se indemnizó a 17.000 supuestos desaparecidos cuando la Conadep afirma que fueron 7.954 y los británicos del mismo CELS, en sus primeras declaraciones daban como 3.900 y encima Abruj, muy atemorizado, declara que actualmente su secretaría tiene registrados sólo 5.916 desaparecidos. Sobran alrededor de 11.000 desaparecidos indemnizados, sin transparencia. ¿Quiénes son?


Es una irresponsabilidad que un organismo como la Conadep haya fijado el número de desaparecidos en 8961 personas y actualmente figuran solo 5.916 y cobraron 17.000 y otra la de la Secretaria de derechos humanos tanto kirchnerista como del PRO, que siguen pagando por un monto que va a ascender a U$S 11.000 millones, más de la quinta parte del stand by dado por el FMI y que si consideramos las subvenciones a estos organismos y el apoyo dado a los denunciantes, llegaría a la mitad del citado stand by. Si está necesitado de dinero vaya a un organismo de derechos humanos o a la Secretaria de Derechos Humanos y denuncie que un familiar suyo, este vivo o muerto, desapareció durante el gobierno militar o los del general Perón e Isabel y recibirá U$S 260.000.


¿Y el ajuste del presupuesto?


Esta falsedad de supuestas violaciones de derechos humanos, afecta el presupuesto nacional. Néstor y Cristina Kirchner fueron dadivosos con el dinero del pueblo argentino, mientras hacían crecer la pobreza, pero ni Abruj Secretario de Derechos Humanos de la Nación, ni Cantón de la provincia de Buenos Aires, han frenado la promoción nuevos de juicios, mientras disminuye el de desaparecidos por un lado y sigue el invento por otro. Por lo contrario han impulsado los mismos, especialmente Cantón, que aprobó la cifra de 30.000 desaparecidos creados por ley, de la sabia legislatura de la Provincia de Buenos Aires, proyecto presentado por un kirchnerista y apoyado por el massismo y otras yerbas. Esta creación de seres desaparecidos por ley, de la mayoría de los cuales no se sabe ni el nombre, ni hay denuncia alguna, es una de las maravillas mágicas que vivimos con presdigitadores, que engendran en sus galeras más y más desaparecidos y gastan más y más plata.


Están reapareciendo desaparecidos entre ellos jueces de la Nación, como la posteriormente ministra de la Corte Suprema Argibay, que cobraron los U$S 260.000, después de haber estado muertos y luego resucitados por nuestros organismos de derechos humanos, el ministerio fiscal y nuestros brillantes jueces, todo esto en medio de la crisis.

Conspiración de silencio . Sobre esto han guardado silencio Abruj y el Presidente (Que anteriormente lo había denunciado), mientras María Eugenia Vidal se fotografía con Estela de Carlotto cuya hija Laura Estela Carlotto, asesino a ciudadanos argentinos y encima hizo la apología de sus crímenes. Su madre recibió posteriormente indemnizaciones por los servicios que su hija le hizo a una potencias extranjera, durante la guerra fría, que aquí fue caliente y el gobierno sigue enviándoles subvenciones, mientras que uno de los hijos de Hebe de Bonafini desapareció de la lista de desaparecidos de 2010 y hay denuncias que también el otro está vivo en España. Por su parte, Victoria Donda dijo que sus padres desaparecidos "mataban con orgullo", por lo que ella también recibió la indemnización, que no tuvieron los argentinos asesinados por sus "orgullosos" padres.


"Los muertos que vos matasteis gozan de buena salud". El Brigadier Omar Graffigna fue condenado a 25 años de prisión por la desaparición de Patricia Julia Roisinblit, quien figura en el último padrón electoral con todos sus datos. En el caso intervino maravillosamente el Juez Daniel Rafecas y la condena fue hecha por el Tribunal Oral Federal de San Martín constituido por Marcelo Díaz, Alfredo Ruiz y Patricia Morguese. Santiago Cantón, secretario de derechos humanos de María Eugenia Vidal declaró al respecto, "excelente la sentencia, porque brinda justicia".


Rafecas había escuchado anteriormente en una semana 6000 horas de grabaciones presentadas por el asesinado fiscal Alberto Nisman y las desestimo como pruebas de la traición cometida por Cristina Kirchner y parte de sus colaboradores. ¿Cómo hizo esta proeza? Le habría dedicado 10 horas por día a razón de 85 grabaciones por hora y parece que así leyó la causa de Graffigna y se le pasó que la supuesta asesinada estaba vivita y coleando y la cámara en un fallo ejemplar condenó a un ser humano del asesinato de una persona que estaba viva y además los supuestos deudos fueron premiados con U$S 260.000.


Dos derroches, de injusticia y de la plata del pueblo


Queda de manifiesto no solo como se manejan desde hace tiempo los fondos públicos, en una Nación con el 30% de pobreza, sino la extrema injusticia con que se manejan los tribunales y funcionarios de derechos humanos como Santiago Cantón. Con un rápido trámite se cobran 260.000 dólares, en medio de la pobreza de muchos argentinos. Lo peor que Abruj, atemorizado por los violentos "defensores" no da la lista de los 17.000 beneficiarios y ha dicho 40 años después de la guerra que sigue recibiendo denuncias de desaparecidos, lo cual en el estado en que se encuentra nuestro economía, adquiere una imagen tragicómica. Ahora es comprensible porque insisten que los desaparecidos son 30.000, hay que seguir cobrando, sobre el hambre y la miseria de muchos argentinos y penando a muchos inocentes por los muertos vivos y por los muertos en combate.


El derroche de la injusticia se amplía así con el dispendio de los fondos públicos, ante la cobardía de quienes debieran protegernos de estos abusos. Mientras la izquierda, con su proverbial pacifismo, quiere seguir matando y sobre todo cobrando por los asesinatos cometidos y Grabois se presta a la violación del Séptimo Mandamiento y manifiesta junto con los que violaron el Quinto y reciben subsidios e indemnizaciones y por supuesto de la principal responsable de estos desaguisados, Cristina Kirchner, con sus miles de millones ganados como brillante abogada. Es probable que algunos de ellos sean canonizados, por ejemplo Hebe por el dinero que obtuvo de los "Sueños Compartidos" y de sus vivos hijos.


Detrás, está la cobardía de muchos funcionarios y políticos, están los jueces y los periodistas que tienen terror a un ataque público de los organismos de derechos humanos, que no son ni derechos ni humanos, pero ejercen una dictadura indirecta.


3 comments for "Negocio de Derechos Humanos: Sin Ajuste"


Pehúen Curá
01/08/2018 at 10:42 AM
Son unos 10.000 millones de dólares pagados hasta el momento y el curro sigue.


Marco Licinio
01/08/2018 at 12:49 PM
SE HAN PAGADO INDEMNIZACIONES A PERSONAS MUERTAS EN COMBATE, SEGÚN LEI SE LE PAGÓ INDEMNIZACION A UN TAL jOSE MARIA SALGADO QUE PUSO LA BOMBA EN EL COMEDOR DE LA POLICIA FEDERAL EL 2 DE JULIO DE 1.976, DONDE MURIERON 26 PERSONAS, ENTRE ELLOS BOMBEROS, ADMINISTRATIVOS Y 80 MUTILADOS Y HERIDOS. CUAL ES EL CRITERIO JURIDICO QUE APLICAN LOS JUECES PARA INDEMNIZAR A PERSONAS QUE ATENTABAN CONTRA EL PAÍS, SERÍA BUENO CONOCER LOS FUNDAMENTOS DE LAS SENTENCIAS.


Armando Lio
01/08/2018 at 2:19 PM
No solo se pagaron indemnizaciones a desaparecidos, supuestos desaparecidos, desaparecidos que luego aparecieron, sino que tambien recibieron lo suyo los que pudieron computar tiempo de encarcelamiento durante la dictadura y ahora estan vivitos y coleando. Podemos llegar así a indemnizar a toda la orda izquierdista que asesino argentinos impunemente.


Actualidad Internacional


La tragedia ya no es sólo venezolana: para la ONU es la mayor crisis del hemisferio
Alberto Barrera Tyszka, columnista del diario The New York Times, plantea que el éxodo venezolano es resultado de un gobierno corrupto.
The New York Times
Especial para Clarin
28-08-2018


Las imágenes se multiplican con aterradora velocidad. Cada día hay un reportaje nuevo, con distintos y difíciles testimonios. La tragedia ha dejado de ser solo venezolana. A cada momento, con cada paso, sus límites se extienden. ¿Cuántos kilómetros hay que caminar para llegar desde Venezuela a Colombia, a Ecuador o a Perú? ¿Cuánta desesperación hay que tener para emprender un viaje de ese tipo? Según la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR), el actual éxodo venezolano es uno de los movimientos masivos de población más grandes en la historia de América Latina. ¿A dónde fue el famoso Plan de La Patria, ideado por Hugo Chávez, que anunciaba que en 2019 Venezuela debía ser una gran potencia económica? Lo que antes parecía un sueño pintoresco del país más rico de la región ahora parece una epidemia amenazante.


Durante muchos años, la llamada Revolución bolivariana hizo diplomacia con la billetera. Repartió dinero y negocios sucios por la región. Ahora los hijos de Bolívar no exportan dólares sino miseria. Ambos fenómenos, la corrupción y el éxodo masivo, están relacionados y no se pueden analizar de manera aislada. Son flujos distintos pero forman parte de un mismo viaje. Las recientes decisiones de los gobiernos de Ecuador y Perú, intentando regularizar el tránsito de venezolanos por sus fronteras, así como los brotes de xenofobia que ocurrieron en Pacaraima en Brasil, encienden focos de preocupación pero también confirman que la región comienza a vivir las consecuencias de una crisis para la que no estaba preparada.


Se trata de un avasallante flujo migratorio que introduce nuevas variables de todo tipo, desde económicas hasta sanitarias y culturales, y produce cambios fundamentales en la ya frágil y compleja realidad latinoamericana. Basta un dato como ejemplo: el porcentaje de venezolanos que asisten a los centros médicos del estado fronterizo de Roraima, en Brasil, ha aumentado de 700 en 2014 a 50.000 en 2017. En los primeros tres meses de este año, ya se había atendido a 45.000. El problema ha alcanzado tal dimensión que ya no se trata solo de un asunto de solidaridad sino de capacidad. Los países vecinos han apoyado de manera generosa a los inmigrantes, pero cada vez tendrán menos posibilidades de ayudar sin ponerse ellos mismos en riesgo, sin terminar, de algún modo, afectados por la crisis.


Contextos de este tipo son fértiles para el surgimiento de la intolerancia y de la xenofobia. Ya se sabe: no es fácil ser inmigrante, menos aun para los venezolanos, quienes en general no habíamos tenido nunca esa experiencia. Nuestra idiosincrasia, más bien, acostumbró a nuestros vecinos a vernos como un país lleno de riquezas y oportunidades, dispuesto siempre a recibir a extranjeros. Estamos aprendiendo, de manera vertiginosa y abrupta, a ser otros. Y con frecuencia nos equivocamos. Todavía no hemos digerido bien que venimos de una fantasía que se ha hecho pedazos. Hay que ponderar también que no es fácil recibir un desembarco multitudinario de extranjeros de forma repentina. Se calcula que en la primera semana de agosto entraron diariamente a Ecuador más de 4000 venezolanos. Es una suma inmanejable. Una nueva emergencia para cualquier gobierno de la región.


Pero los náufragos de la Revolución bolivariana no están a la deriva por decisión propia. Fueron expulsados. Arrojados al mapa continental por un gobierno inescrupuloso que prefiere trasladar la crisis a sus vecinos antes que asumir sus responsabilidades. Los inmigrantes son víctimas no solo de una política equivocada, sino también de una élite que se ha enriquecido a costa de empobrecer al país, una élite corrupta que blanquea el dinero de la nación en diferentes lugares del mundo. El gobierno venezolano ha rechazado cualquier intento de apoyo o de presión de la comunidad internacional. Su arrogancia y su crueldad han sido criminales. Basta recordar que, apenas hace un año, la hoy vicepresidenta Delcy Rodríguez aseguraba que "en Venezuela no hay hambre, en Venezuela hay voluntad. Aquí no hay crisis humanitaria, aquí hay amor". Y también, un año antes, en la asamblea de la Organización de los Estados Americanos (OEA), ella misma aseguró, "con total responsabilidad", que en el país no había "crisis humanitaria".


El chavismo ha pasado años negando tercamente la realidad. Incluso la ha frivolizado. En medio de estadísticas salvajes de desnutrición y muerte, Nicolás Maduro se atrevió a bromear : "La dieta de Maduro te pone duro sin necesidad de viagra" dijo, jocosamente, en un acto público en 2016. Vistas desde hoy, todas esas declaraciones resultan todavía más groseras y brutales. Nada ha cambiado. Maduro hoy se burla de quienes salen a trabajar en el exterior limpiando pocetas (inodoros). Es un discurso que se enuncia desde la riqueza, desde aquel que considera que servir a otros es humillante. Así como banalizó el hambre, así también ahora trivializa la migración.


La comunidad internacional tiene que establecer una relación más directa entre la migración y la corrupción. Así como los países necesitan regular la entrada de extranjeros y proponen requisitos y exigen papeles, de la misma manera deberían comportarse frente a los capitales. Las naciones le piden más documentos a los refugiados que a los dólares. Son más estrictoscon las víctimas que con sus verdugos. Aunque ya se han dado pasos, tal vez sea necesario realizar un organizada y definitiva búsqueda de todo el dinero saqueado a Venezuela durante estos años. Esta semana, ante un tribunal de Miami, el banquero Matthias Krull aceptó haber lavado 1200 millones de dólares para compañías dirigidas por el Estado venezolano. Esa solo es la pequeña punta de un inmenso iceberg.


La ONU ha advertido esta semana que se trata de la mayor crisis del hemisferio y que corre el riesgo de salirse de control. Promover la solidaridad y la tolerancia y desactivar la xenofobia son tareas urgentes. Pero también es necesario seguir presionando al gobierno en Venezuela y actuar de maneras más decisivas en contra de la migración de capitales, en contra de quienes, en buena medida, desde la gestión pública y desde la empresa privada, son también culpables del naufragio.


Congresistas de EEUU piden a Trump sanciones contra políticos y empresarios centroamericanos por corrupción y violaciones a los DDHH
El mexicano Remigio Ángel González, los guatemaltecos Gustavo Adolfo Alejos Cámbara y Luis Alberto Mendizábal, los salvadoreños José Aquiles Enrique Rais López y José Luis Merino y el hondureño Óscar Ramón Nájera quedaron en la mira para que el mandatario estadounidense determine si deberían rendir cuentas bajo la Ley Global Magnitsky
Infobae
02-08-2018


Los congresistas estadounidenses Eliot Engel (demócrata) e Ileana Ros-Lehtinen (republicana) solicitaron este jueves al presidente Donald Trump que incluya a un grupo de centroamericanos en la lista Magnitsky, con el objetivo de que sean sancionados por violaciones a los derechos humanos. Ambos legisladores recomiendan a la Casa Blanca que, a través del Departamento de Estado y del Departamento del Tesoro, evalúen y determine si dichos individuos son susceptibles de rendir cuentas bajo la Ley Global Magnitsky.


Engel y Ros-Lehtinen enumeran en su misiva a Trump a los guatemaltecos Gustavo Adolfo Alejos Cámbara y Luis Alberto Mendizábal; a los salvadoreños José Aquiles Enrique Rais López y José Luis Merino; al hondureño Óscar Ramón Nájera y al mexicano con residencia guatemalteca Remigio Ángel González. "A medida que Estados Unidos continúa apoyando los esfuerzos en la región del Triángulo Norte de Centroamérica para luchar contra la corrupción y el crimen organizado, le pedimos que determine si las siguientes personas cumplen con los criterios para rendir cuentas", escriben los dos legisladores.


"Esperamos un diálogo continuo con la Administración para apoyar la implementación de la robusta Ley Global Magnitsky y los esfuerzos de Estados Unidos para combatir la corrupción y los abusos contra los derechos humanos", insisten. En un documento anexo los congresistas describen las posibles acciones criminales de los individuos, en su mayoría vinculados a la corrupción y al crimen transnacional.


El New York Times alerta sobre la base construida por el ejército chino en la Patagonia
El prestigioso periódico norteamericano sostiene que la supuesta "base espacial" de la provincia de Neuquén podría esconder fines de espionaje y asegura que "China expande su influencia en América Latina"
Infobae
28-07-2018


Con una altura similar a un edificio de 16 pisos, la antena de 450 toneladas contrasta con el inhóspito paisaje patagónico de la pequeña localidad de Bajada del Agrio, en Neuquén. Construida por el ejército chino en tiempo récord y concebida en el más absoluto secreto, la estación "espacial" china generó suspicacias y fundadas sospechas desde sus inicios, tal como publicó Infobae en reiteradas oportunidades. Y es que, con un costo de 50 millones de dólares, el dispositivo principal de la supuesta estación de control de la misión espacial china podría tener múltiples usos militares y de espionaje, algo que -según publica este sábado el New York Times– genera intranquilidad tanto en los pobladores locales como en líderes de la región e, incluso, en Washington.

La estación, que comenzó a operar en marzo, "es uno de los símbolos más llamativos del largo impulso de Beijing para transformar a América Latina y configurar su futuro para las generaciones venideras", sostiene el periódico estadounidense. Supuestamente, tiene como finalidad principal dar apoyo a la expedición china hacia el lado oculto de la luna, una empresa ambiciosa que los funcionarios argentinos apoyan, tal vez con cierta ingenuidad. La misión hacia el otro lado de la luna, que nunca se enfrenta a la Tierra, tiene fecha de lanzamiento programada para este año, y si se concretara podría despejar el camino hacia la extracción de helio 3, que algunos científicos creen que podría proporcionar una fuente de energía limpia y revolucionaria.

El predio de 200 hectáreas está bajo el control de Satellite Launch and Tracking Control General (CLTC), una división de las fuerzas armadas chinas que explotará durante los próximos 50 años la base. También la ubicación surgió luego de meses de negociaciones secretas entre la provincia de Neuquén y el gobierno chino, que culminaron con la firma de un acuerdo en noviembre de 2012 por el cual el gobierno comunista dispondrá de las tierras sin pagar alquiler. El proyecto surgió como parte de las negociaciones secretas que la Argentina mantuvo con China durante la presidencia de Cristina Kirchner, en momentos es que el país necesitaba desesperadamente inversiones y el conflicto con los holdouts limitaba el acceso a los mercados internacionales de crédito. Eran años en los que la sequía limitaba además el ingreso de divisas, hasta que apareció un "swap" de monedas milagroso, acompañado por un amplio programa ferroviario. "Pero mientras extendía una mano de ayuda, China comenzó las negociaciones secretas que condujeron a la estación de control espacial y satelital en la Patagonia", cuenta el periódico.


Más allá de las especulaciones, lo seguro es que la antena mejora la capacidad de China de realizar tareas de inteligencia en el hemisferio, además de tener muchos usos estratégicos. Para Frank A. Rose, secretario de Estado adjunto para el control de armamentos durante la administración Obama, China desarrolló una sofisticada tecnología para bloquear, interrumpir y destruir satélites en los últimos años. "Una antena gigante es como una aspiradora gigante", dijo Dean Cheng, un ex investigador del Congreso que estudia la política de seguridad nacional de China, al Times. "Lo que están absorbiendo son señales, datos, todo tipo de cosas". El vocero del Pentágono, teniente coronel Christopher Logan, explicó que el Ejército estadounidenses está evaluando las implicaciones de la estación de monitoreo china, mientras que las autoridades chinas rechazaron las solicitudes de entrevistas sobre la base y su programa espacial. El avance chino desató un debate sobre los riesgos que implica la alianza estratégica. Según el Times, "China ha estado llevando a cabo discretamente un plan propio de gran alcance en toda América Latina".


Así, la construcción de la base se da un contexto de crecimiento exponencial del comercio, el rescate a gobiernos latinoamericanos en apuros y la construcción de monumentales obras de infraestructura, además del fortalecimiento de la cooperación militar. Es decir, enormes cantidades de recursos destinado a varios países de la región -principalmente, Brasil, Argentina, Venezuela, Ecuador, Uruguay y Bolivia-, que durante la primera década del siglo XXI estuvo bajo gobiernos populistas deseoso de mostrarse distantes de los Estados Unidos, muchas veces sin realizar una evaluación de los costos actuales y futuros que eso implica. Aun con el giro hacia el centro que varios países han hecho en los últimos años, la expansión china en la región no ha sido puesta en duda.


Y es que no sólo el comercio se ha más que duplicado en una década: China también ha otorgado decenas de miles de millones de dólares en préstamos, que en casos como el de Ecuador estuvieron respaldados por las reservas petroleras, una decisión del ex presidente Rafael Correa que los fiscales creen que podría haber perjudicado los intereses nacionales, por lo que se encuentran actualmente investigando esos contratos. China "ayudó a la región a tener su mayor crecimiento desde los años 70", le dijo Kevin P. Gallagher, economista de la Universidad de Boston, al Times, que agrega que "la alianza dio sus frutos, ayudando a impulsar a América Latina al tipo de tasas de crecimiento que envidiaron Europa y Estados Unidos". Para el especialista Evan Ellis, profesor de estudios latinoamericanos en el Army War College de los Estados Unidos, "se llega a un punto en el que no se puede negar la posibilidad de que las fuerzas chinas operen desde bases en la región".


Poco después de haber sido nombrado a fines de 2015, el embajador argentino en China Diego Guelar dijo que renegociaría el acuerdo de la estación espacial porque el anterior gobierno "había regalado demasiado", al no especificar que la base podría usarse solo para fines pacíficos y "en cualquier momento podría convertirse en una base militar". Si bien los chinos acordaron la base de uso únicamente para fines civiles, los pobladores de Bajada del Agrio, la ciudad más cercana a la estación, tienen miedo de un posible uso militar.


La base china en la Patagonia que preocupa a EE.UU., según The New York Times
La Nacion
29-07-2018


La noticia data de 2012. Entonces, la expresidente Cristina Kirchnerviajó a Beijing con el objetivo de cerrar varios acuerdos con el gobierno de China (un canje de monedas por 10 mil millones de dólares, inversiones por 10 mil millones de dólares para el sistema ferroviario) y entre ellos suscribió uno para la construcción de una base de apoyo a las misiones espaciales del Partido Comunista en un predio de unas 200 hectáreas en Bajada del Agrio, Neuquén . Las voces en contra no tardaron en pronunciarse. Desde la oposición alertaron sobre su posible uso con fines militares e hicieron hincapié en que pese a que estará operada por una entidad con objetivos científicos, se trata de una parte integral de las fuerzas armadas chinas. Ahora, a cuatro meses de su entrada en funcionamiento (y pese a que la administración de Mauricio Macri agregó un complemento y aclaró que la base sólo se utilizará para fines científicos y pacíficos, excluyendo cualquier tipo de uso militar), el diario The New York Times se pregunta sobre las actividades de esa antena de unas 500 toneladas de peso y treinta y cinco metros de diámetro que se destaca en la zona, que preocupa al mundo en general y a Estados Unidos en particular.


Neuquén niega existencia de bases militares extranjeras
Hugo Morales para Informador Publico
31/07/2018


El gobierno de Neuquén negó ayer que la denominada "Base China" que se encuentra instalada en su territorio, tenga características y alcances de ser una base militar e insistió en su argumento de que se trata de una "Estación de Comunicaciones" con fines científicos y tecnológicos para explorar el espacio exterior y mantener contactos con los satélites y misiones del país oriental en destinos extraterrestres como pueden ser las operaciones al lado oculto de la Luna y la comparó con otra estación similar como la que existe en Malargue (Mendoza), perteneciente a la Unión Europea. El secretario de Modernización y Gestión del Estado provincial, Rodolfo Laffite calificó de operación mediática a lo publicado por el New York Times, y se preguntó, durante una diálogo con este diario, cuales "son los fines e intereses ocultos de estas publicaciones", negando que Neuquén haya negociado con el Gobierno chino o instituciones de ese país un acuerdo de esta naturaleza y que todo se hizo con la CONAE y la plena supervisión de ese organismo. Tanto la información en el periódico estadounidense como la desmentida de la Provincia argentina se dieron en el medio de una fuerte polémica también desatada aquí por las presuntas intenciones del Gobierno norteamericano de instalar una similiar en las cercanías de Vaca Muerta, el mayor reservorio de gas y petróleo no convencionales de la Argentina.


La semana pasada el Frente de Izquierda (FI) y su similar, el Partido de los Trabajadores Socialistas (PTS) convocaron a marchas y manifestaciones contra la presunta intención de Estados Unidos aunque nada dijeron de la estación china que en el pasado originó disputas políticas entre el Espacio Cambiemos que se referencia en el intendente de la capital neuquina, Horacio Quiroga y el gobernador de Omar Gutiérrez que se presenta como uno de los mandatarios provinciales más alineados con el presidente Mauricio Macri pese a su pertenencia al Movimiento Popular Neuquino (MPN) que gobierna desde 1963 y ha mantenido una relación ambivalente con las distintas administraciones nacionales. La, ahora, denominada "Estación de Comunicaciones China, fue instalada en 2010 –tiene la altura de un edificio de 14 pisos- en la Pampa de Quintuco, en el centro provincial, cercano a la localidad de las Lajas y su ubicación fue decida por la curvatura del planeta que le permitirá un mejor contacto con sus objetivos comunicacionales. En ese momento era gobernador Jorge Sapag, mentor en el cargo de Gutiérrez, pero quien mantenía un alineamiento similar al actual con Cristina Fernández de Kirchner, quien firmó estos acuerdos con los chinos, apremiada por las necesidades financieras del país. Según fuentes militares locales y de anteriores gobiernos de Santa Cruz habría armamento chino en el Ejército argentino que estaría ingresando por esa provincia. Esas versiones no pudieron ser confirmadas.


La nota firmada por Laffite como responsable de las Comunicaciones por Internet tiene el título de "Mentiras Mediáticas versus Hechos comprobables" y sostiene lo siguiente: 1) No es una Base. Es una Estación de Comunicaciones con el espacio lejano. Es una estación terrena de seguimiento de las misiones espaciales Chinas a la Luna, que permite una completa cobertura circunferencial y visibilidad de la nave exploratoria para su control y monitoreo. Su primera participación en el control de una misión fue en mayo de 2018 https://www.nasaspaceflight.com/2018/05/queqiao-relay-satellite-launched-change-4-lunar-mission/ 2) No hubo negociaciones secretas. Desde el momento que CONAE y CLTC, tomaron contacto con el gobierno de la provincia del Neuquén en mayo de 2010, la información siempre fue pública, y se suscribieron todos los acuerdos que correspondían. 3) La cesión de las tierras no fue a los Chinos. La tierra se cedió dentro del código de tierras fiscales de la provincia del Neuquén a la CONAE (Comisión Nacional de Actividades Espaciales), quien hizo la mensura y el trámite ante Catastro de la provincia del Neuquén. CONAE, Agencia del Estado Argentino, puso el predio a disposición del plan exploratorio Chino de la Luna, coparticipando del uso de la Estación e información recolectada por las misiones espaciales Chinas. 4) Las Obras fueron controladas. CLTC presentó el proyecto de construcción de la Estación y obtuvo todos los permisos correspondientes. La Subsecretaria de Tierras de la provincia del Neuquén aprobó el inicio de obra, realizó inspecciones y aprobó el final de obra. La Subsecretaria de Trabajo controló todos los aspectos laborales de los obreros y personal afectado a las obras. Es de dominio público que la UOCRA estuvo permanentemente atenta a las condiciones laborales de los trabajadores de ESUCO, subcontratista de CHEC, empresa que ejecuto las obras. 5) No es cierto que no se pudo o puede visitar la Estación. Durante la ejecución de las obras numerosos políticos, funcionarios y periodistas pudieron acceder a la misma, hay información publicada sobre ello… La Estación tiene una sala para Visitantes, donde se muestra como es la exploración del espacio ultraterrestre, la que será dotada también de información de la provincia del Neuquén… En las pasadas vacaciones de invierno alumnos de escuelas de Las Lajas iban a visitar la Estación, lo que no se pudo concretar por los temporales climáticos y los problemas de energía eléctrica acaecidos en toda la zona centro de la provincia. En el Facebook de la Municipalidad de Las Lajas se puede ver información sobre estas visitas y su reprogramación.


Opiniones:
ENRIQUE CERSE
31/07/2018 at 12:19 PM
POR MAS QUE LA QUIERAN DISFRAZAR, NO PUEDEN , LE ENTREGARON POR 50 AÑOS EL LUGAR, ES NUESTRO PEÑON DE GIBRALTAR QUE FUE PRODUCIDO POR EL GOBIERNO ANTERIOR, PARA QUE LOS CHINOS LE PRESTARNA UNOS PESITOS PARA QUE LA BIPOLAR LLEGAR AL 10 DE DICIEMBRE Y NO ENTREGAR EL MANDO, SALIENDO OFENDIDA Y RESENTIDA POR QUE PERDIÓ, SE PENSABAN QUE QUEDABAN CONTINUADO EL SAQUEO


JORGE GIOVANELI
31/07/2018 at 12:47 PM
Miente. También hubo entrega de pasaportes en blanco, ingreso de material bélico, prohibición de ingreso, declaración de territorio chino, izamiento de bandera china y dinero de por medio

Maria Josefina Ramos es traductora pública de Inglés y periodista.

Su trayectoria periodística abarca el período 1970-1985, como analista política y cronista parlamentaria desde el Congreso Nacional para varias radioemisoras del interior del país y también para el vespertino La Razón.

En 1975, fue distinguida con una beca como periodista parlamentaria por la Asociación de Corresponsales de las Naciones Unidas para cubrir la XXXI Asamblea General de la ONU.

Es creadora y directora de Plataforma Cero.