Nuestro Creador
Publicación Mensual
Año 11 | Número 151 AGO 2019

Monseñor Azuaje agradece la ayuda a Venezuela, pero «es muy poca: todos los servicios colapsaron»
REL - 16jul2019


El arzobispo de Maracaibo y presidente de la conferencia episcopal venezolana, José Luis Azuaje Ayala, considera insuficiente los objetivos de la Cruz Roja para ayuda humanitaria: "En algunos estados del país, se ha sentido muy poco la presencia de la Cruz Roja. Creo que su meta está muy por debajo de las necesidades del pueblo venezolano, puesto que hablamos de casi 6 millones de personas que están en situaciones dramáticas tanto en el ámbito de la alimentación como en el de medicamentos, salud, intervenciones quirúrgicas, etcétera".
La dimensión humanitaria
"En Venezuela, para que puedan entender la realidad", explica monseñor Azuaje a Vatican News, "todos los servicios colapsaron, y colapsaron de manera sistemática: los servicios están todos deteriorados, tanto la corriente eléctrica como los sistemas de agua, alimentación, medicamentos, y también el transporte terrestre. Parece mentira pero en un país petrolero no tenemos gasolina. En mi región, Maracaibo, donde se produce el petróleo, para tener 50 litros de gasolina hay que perder un día, si no más".
El prelado considera que hay que abrir las fronteras para que también llegue la colaboración de otros organismos: "Agradecemos a todos los que están haciendo algo por Venezuela, pero realmente la ayuda es muy poca y se necesita un número mayor de productos, también de atención médica y demás".
La dimensión internacional y la dimensión política
El presidente de los obispos recuerda además dos dimensiones de la crisis.
Por un lado, la dimensión internacional: "Hasta el momento ha salido entre el 12 y el 14% de la población venezolana hacia distintos países, principalmente de suramérica. Esto genera una conflictividad, pues tener 500.000, 600.000 personas en un país pequeño que no estaba preparado para recibir este contingente de personas, ciertamente afecta la cotidianidad de la población y también la de los gobiernos. Todos los días están saliendo venezolanos por nuestras fronteras, tanto a través de las fronteras de Colombia como de Brasil y ahora también hacia El Caribe. Esto marca una problemática en toda la región", que es también humanitaria, pues está siendo aprovechado por organizaciones delictivas para capturar víctimas hacia la trata de personas, la prostitución y la esclavitud. Hay que "minimizar los daños humanos que causa una migración así masiva y sin control", pues "el hecho de que haya más de cuatro millones de venezolanos fuera del país acredita que algo está pasando en Venezuela".
Un adolescente de 16 años, Rufo Chacón, perdió los ojos y quedó ciego al recibir a bocajarro 52 perdigonazos por parte de un miembro de las fuerzas represoras de la dictadura socialista de Nicolás Maduro. Fue durante una protesta por la falta de gas en el estado de Táchira. Por otro lado, la dimensión política: los obispos insisten "en la necesidad de un cambio político", pues "se ha sembrado división y desmotivación total en el pueblo venezolano". "El gobierno se ha quedado solamente en lo político, en lo ideológico, y quiere sembrar una cultura que de hecho no es la nuestra, como lo es el choque de ideas o el revanchismo", añade. Y luego hay un problema de legitimidad: "Hay una forma ilegítima de gobernar, porque las elecciones fueron ilegítimas y realizadas con muchas irregularidades. Consideramos que el gobierno asumió el poder de manera ilegítima, lo que comporta también consecuencias jurídicas". Por eso piden elecciones "con garantías", que incluya la posibilidad de votar a los cuatro millones de refugiados, para lo cual es imprescindible "la supervisión de organismos internacionales".


Francisco: La prostitución es un vicio asqueroso que tortura a las mujeres
ROMEREPORTS
29-07-2019

Y también pido perdón de mi parte, por no haber rezado lo suficiente por vosotras.
"Una enfermedad de la humanidad, un vicio asqueroso que confunde hacer el amor con ventilar los instintos torturando a una mujer indefensa" con esta dureza habla el Papa del drama de la prostitución. Dice que es una herida a la conciencia colectiva de la humanidad y que una persona no puede ser puesta en venta. Palabras que son parte del prólogo del libro "Mujeres Crucificadas" del sacerdore Aldo Buonaiuto. Francisco recuerda como se sintió cuando visitó a un grupo de mujeres exprostitutas, en el año de la Misericordia.
FRANCISCO
"Hoy os pido perdón a todas vosotras. Por todos los cristianos, por todos los católicos, que han abusado de ustedes. Y también pido perdón de mi parte, por no haber rezado lo suficiente por vosotras y por esta esclavitud". Dijo que jamás pensó encontrar mujeres "realmente crucificadas". Y quiere que este libro ayude a comprender que sin detener una alta demanda de clientes, no será posible contrarrestar la explotación y la humillación.
Además, dice que liberar a estas pobres esclavas es un gesto de misericordia y un deber para todos los hombres. Exclama que nadie debe desentenderse ni lavarse las manos de la sangre inocente que se vierte en las calles del mundo. Estas fuertes palabras salen a la luz pública en la víspera del día mundial contra la trata de personas, 30 de julio. Según la ONU, el 72 % de las víctimas de este delito de lesa humanidad son mujeres y niñas.


La Santa Sede responde con fuerza a las presiones para que permita romper el secreto de confesión
REL – 01jul2019


La Penitenciaria Apostólica ha publicado este lunes una nota con la que pretende aclarar y recordar la doctrina católica acerca del secreto de confesión y del fuero interno. Se trata de una respuesta a las pretensiones de varios estados y las presiones de parte de los generadores de la opinión pública para que se rompa el secreto sacramental en la confesión bajo el pretexto, en estos casos, de la lucha contra los abusos sexuales. Con este texto, la Santa Sede pretende "reafirmar la importancia y promover una mejor comprensión de aquellos conceptos, propios de la comunicación eclesial y civil, que hoy parecen haberse vuelto más ajenos a la opinión pública y en ocasiones al propio ordenamiento jurídico civil".
Proviene del derecho divino revelado. Por ello, la Penitenciaria Apostólica recuerda que el secreto inviolable de la confesión "proviene directamente del derecho divino revelado y está enraizado en la naturaleza misma del sacramento hasta el punto de no admitir ninguna excepción en la esfera eclesial, tampoco en el civil". La nota recalca que "en la celebración del sacramento de la Reconciliación se encierra la esencia misma del cristianismo y de la Iglesia". Violación de la libertad religiosa. De este modo, el cardenal Piacenza en su condición de penitenciario mayor recuerda en el texto que "toda acción política o iniciativa legislativa dirigida a forzar la inviolabilidad del secreto sacramental constituirán una inaceptable ofensa a la libertad eclesial". Esto sería –agrega el cardenal- "una violación de la libertad religiosa, jurídicamente fundadora de otras libertades, incluida la libertad de conciencia de los ciudadanos, tanto penitentes como confesores". Tras recordar que en la confesión el sacerdote actúa en la misma persona de Cristo se vuelve a recordar que "todo penitente que, humildemente, se dirige al sacerdote para confesar sus pecados, testimonia el gran misterio de la Encarnación y la misma esencia sobrenatural de la Iglesia y del sacerdocio ministerial".
Defender el secreto sacramental "hasta derramar la sangre". Es por esto mismo por lo que "la defensa del secreto sacramental por parte del confesor, si fuese necesario hasta derramar la sangre, representa no sólo un acto de lealtad hacia el penitente, sino mucho más: un necesario testimonio, un martirio, directamente vinculada con la unicidad y la universalidad salvífica de Cristo en la Iglesia".
En su afán por aclarar estos conceptos, el cardenal Piacenza señala que "la defensa del secreto sacramental y la santidad de la confesión no se podrán constituir nunca en alguna forma de connivencia con el mal, al contrario, representan el único antídoto verdadero contra el mal que amenaza al hombre y al mundo entero".
Firme propósito de enmienda. "Ante pecados que supongan un delito, no está permitido nunca poner al penitente, como condición para la absolución, la obligación de entregarse a la justicia civil, debido al principio natural, recogido en todo ordenamiento, según el nemo tenetur se detegere", principio jurídico según el cual nadie está obligado a reconocer su culpabilidad, afirma la nota. Pero a su vez recalca que "pertenece a la naturaleza del sacramento de la Reconciliación, como condición para su validez, el sincero arrepentimiento, junto al firme propósito de enmendarse y de no reiterar el mal cometido".
Maria Josefina Ramos es traductora pública de Inglés y periodista.

Su trayectoria periodística abarca el período 1970-1985, como analista política y cronista parlamentaria desde el Congreso Nacional para varias radioemisoras del interior del país y también para el vespertino La Razón.

En 1975, fue distinguida con una beca como periodista parlamentaria por la Asociación de Corresponsales de las Naciones Unidas para cubrir la XXXI Asamblea General de la ONU.

Es creadora y directora de Plataforma Cero.