Causa por la Vida
Publicación Mensual
Año 9 | Número 110 SET 2018

El Papa hizo repetir 5 veces a los jóvenes una frase de San Alberto Hurtado como compromiso de vida
Rel
12-08-2018


"Es bueno no hacer el mal, pero es malo no hacer el bien": hasta cinco veces, tres antes de rezar el Ángelus y dos después, repitió e hizo repetir el Papa esta frase a los miles de jóvenes italianos congregados este domingo en la Plaza de San Pedro. "Lo decía San Alberto Hurtado" (1901-1952), aclaró, y es un buen resumen de lo que Francisco ha querido transmitirles en estos dos días de encuentro preparatorio para el sínodo sobre la juventud que tendrá lugar del 3 al 28 de octubre.

En la vigilia de oración del sábado en el Circo Máximo de Roma, y este domingo en el Angelus que siguió a la misa presidida por el cardenal Gualtiero Bassetti, presidente de la conferencia episcopal italiana, el pontífice ha querido arrancar de los jóvenes un compromiso activo. Comentando las palabras de San Pablo de la epístola del día ("No contristéis al Espíritu Santo de Dios, con el cual fuisteis marcados para el día del rescate", Ef 4, 30), se preguntó: "¿Cómo se entristece al Espíritu Santo? Para no entristecer al Espíritu Santo es necesario vivir en manera coherente con las promesas del Bautismo renovadas en la Confirmación. De manera coherente, no con hipocresía. El cristiano no debe ser hipócrita, debe vivir de manera coherente".


"Las promesas del Bautismo tienen dos aspectos", explicó: "Renuncia al mal y adhesión al bien. Renunciar al mal significa decir 'no' a las tentaciones, al pecado, a Satanás. Más en concreto, significa decir 'no' a una cultura de la muerte que se manifiesta en la huida de la realidad hacia una felicidad falsa que se expresa en la mentira, en el fraude, en la injusticia, en el desprecio al otro. A todo esto, 'no'". Sin embargo, "no basta con no hacer el mal para ser un buen cristiano; es necesario adherirse al bien y hacer el bien... ¡Cuántas personas no hacen el mal, pero tampoco el bien, y su vida discurre en la indiferencia, en la apatía, en la tibieza! Esta actitud es contraria al Evangelio". Fue en este contexto donde quiso insistir tanto en la frase de San Alberto Hurtado: "Es bueno no hacer el mal, pero es malo no hacer el bien".


"No os sintáis bien cuando no hacéis el mal", recalcó el Papa: "Cada cual es culpable del bien que podía hacer y no hizo. No basta no odiar, hay que perdonar. No basta no tener rencor, hay que rezar por los enemigos. No basta con no ser causa de división, hay que llevar paz donde no la hay. No basta con no hablar mal de los demás, hay que interrumpir cuando oigamos hablar mal de alguien, detener el cotilleo: eso es hacer el bien". "Si no nos oponemos al mal", concluyó, "lo alimentamos de forma tácita. Es necesario intervenir ahí donde el mal se difunde, porque el mal se difunde ahí donde faltan cristianos audaces que se opongan con el bien". El acto concluyó con la bendición por el Papa de las imágenes de la Virgen de Loreto y del Crucifijo de San Damián que llevarán los jóvenes italianos a la Jornada Mundial de la Juventud que se celebrará en Panamá del 22 al 27 de enero.


El crecimiento en la vida de la gracia no tiene límites
Victor Manuel Fernandez para Rel
16-08-2018


Cuando hemos sido transformados por la gracia santificante, los impulsos del Espíritu nos ayudan a sacar lo mejor de nosotros mismos, lo mejor de ese nuevo ser que ha producido la gracia en nosotros. Una vez renovados por la gracia santificante, los permanentes impulsos del Espíritu nos estimulan a realizar obras más perfectas, para crecer cada vez más en el dinamismo del amor. Porque en nuestro ser transformado ya existe una vida nueva que nos capacita para esas obras sobrenaturales que pueden llegar al heroísmo y al martirio. Este crecimiento de la vida de la gracia santificante, que es ante todo un camino de amor, no tiene límites. Atrevámonos a ese crecimiento permanente que quiere producir en nosotros el Espíritu Santo.

Así lo expresaba Santo Tomás de Aquino:
"La caridad, en razón de su naturaleza, no tiene término de aumento, ya que es una participación de la infinita caridad, que es el Espíritu Santo... Tampoco por parte del sujeto se le puede prefijar un término, porque al crecer la caridad, sobrecrece siempre la capacidad para un aumento superior... Este aumento persigue un fin, pero ese fin no está en esta vida sino en la futura" (ST II-II, 24,7).


NOTIVIDA, Año XVIII, Nº 1124, 16 de agosto de 2018
EL TOTALITARISMO DE GÉNERO


Se le inició sumario a una escuela evangélica de Neuquén. "La decisión fue tomada por unanimidad por el Consejo Provincial de Educación, por supuesto incumplimiento de los planes de estudios y del programa de Educación Sexual Integral" (Diario de Río Negro, 14/08/2018). A raíz de esto la Red Federal de Familias, con presencia en la mayoría de las provincias argentinas –incluida Neuquén-, emitió un comunicado en el que denuncia una persecución "para imponer la ideología de género en los contenidos educativos". Sin abrir "juicio sobre el contenido y el modo de las manifestaciones que, aparentemente, dieron origen a la cuestión y pretexto a la intervención de los organismos del Estado", la entidad repudió el accionar coercitivo con el que intentan desestabilizar al colegio. Finalmente hizo propicia la ocasión para renovar su compromiso con la defensa del "derecho de los padres de educar a sus hijos según sus creencias y convicciones, sin intromisión alguna del Estado que lo conculque".


Comunicado de la Red Federal de Familias


Ante los hechos de público conocimiento ocurridos en la ciudad de Neuquén, donde se denuncia persecución desde estamentos estatales y gremiales para imponer la ideología de género en los contenidos educativos, la Red Federal de Familias renueva su compromiso por el derecho y deber originarios de los padres a educar a sus hijos conforme a sus convicciones morales y religiosas. Aclarando que no abrimos juicio sobre el contenido y el modo de las manifestaciones que, aparentemente, dieron origen a la cuestión y pretexto a la intervención de los organismos del Estado, repudiamos el accionar coercitivo con el que intentan desestabilizar a la institución A.M.E.N. y acompañamos a directivos, padres, alumnos y grupos que brindan su apoyo en estas delicadas horas que atraviesan. Continuamos advirtiendo que la situación relativa al derecho y deber de los padres citado no ha presentado ninguna mejoria con el correr de los últimos tiempos. De hecho, ha sucedido todo lo contrario: la cultura antivida y antifamilia ha avanzado de modo significativo y alarmante. Pedimos a las autoridades competentes que respeten el derecho y el ideario que cada institución educativa comparte con los padres que optan por la formación en conjunto de sus hijos.


Declaramos que todo intento del Estado en contrario, ya sea mediante el retiro de subsidios, la imposición de multas o la designación de interventores que, indebidamente, se inmiscuyan en el manejo interno de la institución escolar, implica un verdadero avasallamiento del ejercicio legítimo de la libertad en cuanto conculca el derecho-deber de educar a los hijos según sus convicciones y violenta escandalosamente el derecho de expresión, entre otros. Creemos que se trata de una clara manifestación del totalitarismo de estado que pretende imponer una forma única de pensamiento, en este caso la ideología de género, violentado la conciencia y el criterio de padres y educadores que consideran a dicha forma de pensar como contraria a la ley natural y a los fundamentos del orden social. Por ello, la Red Federal de Familias apoya plenamente la reacción y los reclamos del Instituto A.M.E.N., de sus directivos y familias, que reclaman el cese de todas las medidas punitivas en trámite de ejecución o amenazadas y el pleno respeto del ideario institucional y del derecho de los padres de educar a sus hijos según sus creencias y convicciones, sin intromisión alguna del Estado que lo conculque. Alentamos al pueblo neuquino a manifestarse públicamente en contra de este atropello.


¡No están solos!
Junta Ejecutiva de la Red Federal de Familias.
Buenos Aires, 16 de agosto de 2018.

Maria Josefina Ramos es traductora pública de Inglés y periodista.

Su trayectoria periodística abarca el período 1970-1985, como analista política y cronista parlamentaria desde el Congreso Nacional para varias radioemisoras del interior del país y también para el vespertino La Razón.

En 1975, fue distinguida con una beca como periodista parlamentaria por la Asociación de Corresponsales de las Naciones Unidas para cubrir la XXXI Asamblea General de la ONU.

Es creadora y directora de Plataforma Cero.