Plataforma Cero
Publicación Mensual
Año 16 | Número 204 JUN 2020
actualidad.docx
Maria Josefina Ramos es traductora pública de Inglés y periodista.

Su trayectoria periodística abarca el período 1970-1985, como analista política y cronista parlamentaria desde el Congreso Nacional para varias radioemisoras del interior del país y también para el vespertino La Razón.

En 1975, fue distinguida con una beca como periodista parlamentaria por la Asociación de Corresponsales de las Naciones Unidas para cubrir la XXXI Asamblea General de la ONU.

Es creadora y directora de Plataforma Cero.


Incertidumbre
laprensa.com.ar
Sergio Crivelli
26.05.2020


Antes de cumplir seis meses el "albertismo" entró en cuarto menguante; el resultado es una incertidumbre política que aumenta. No hay vacío de poder porque hay estado de excepción. En los hechos el presidente decide a voluntad sobre la libertad ambulatoria y el patrimonio de los ciudadanos. La Justicia está de vacaciones y el Congreso hace lo que el oficialismo quiere. Pero lo que está empezando a asomar no es un problema de legalidad sino de legitimidad política: ¿quién es el real dueño del poder y debe ejercerlo? ¿El que puso la cara en la boleta electoral o la real dueña de los votos que lo ubicó en ese sitio a dedo? El primero en adivinar la inconsistencia del albertismo fue el mercado. El día posterior a las PASO el dólar y el riesgo país salieron proyectados a la estratosfera y nunca más volvieron. Los agentes económicos anticiparon lo obvio: el poder no sería del presidente, sino de su vice y el futuro repetiría el pasado. Tan obvio es hoy esa situación que hasta a Beatriz Sarlo acaba de darse cuenta. El que mayor claridad echó sobre lo que ocurre es el ex vicegobernador Gabriel Mariotto al confesar que Alberto Fernández no hubiera ganado sino hubiese representado una imagen de moderación, pero que la etapa de los moderados se terminó; que llegó la hora de estatizar los servicios públicos y el comercio exterior. El volumen político de Mariotto tal vez sea poco, pero no se trata de un caso aislado. La diputada Vallejos llamó a emitir sin límite y a apropiarse de las empresas privadas que reciben subsidios del Estado.

El problema no son Mariotto, ni Vallejos, ni siquiera Peñafort que llama a escribir la historia con sangre, ni el resucitado Firmenich que da consejos al presidente. El problema es la falta de liderazgo que da lugar a ese vocerío que eleva la incertidumbre a las estrellas. El problema es que ni siquiera con el supuesto apoyo del 80% de la población el presidente puede poner orden en un oficialismo que no lo reconoce como conductor, sino como simple vicario del poder real. Sin un presidente que compita con ella, Cristina Kirchner comenzó a avanzar después de seis meses de bajo perfil. No tiene nada delante. El "establishment" se escondió hasta que aclare. La UIA ve cómo la industria se desploma sin chistar. Los sindicatos mandan a decir que están muy enojados con Fernández, pero aparecen en todas las fotos con él. Gobernadores e intendentes abandonaron hace rato la idea de un retorno al peronismo y la Iglesia le hace coro a Fernández a pesar de que le prometió el aborto. En el Tedeum monseñor Poli pidió unanimidad detrás del confinamiento forzoso con argumentos copiados del oficialismo. Para la jerarquía local el monoteísmo político no se discute y es peronista. La UCA no habló más de pobreza para que los periodistas "K" hicieran pucheros al aire. En suma, la "transición" albertista parece estar tocando su límite y el gobierno entrando en territorio "K". La incertidumbre es sobre cuánta radicalización acarreará ese proceso.


LIDERAZGO Y GESTION EN TIEMPOS DE CRISIS
Grl Heriberto Justo Auel
25-05-2020


Cada vez que la Argentina intentó superar sus crisis, para cerrar sus heridas y continuar progresando, hubo quienes anularon esos esfuerzos. Algunos a sabiendas, otros por causa de resentimientos, compromisos, conveniencias personales o estupidez. Es lo que sigue ocurriendo, cabalgando falacias ya establecidas como postulados

Los liderazgos hijos de las crisis

Hemos escuchado variados comentarios acerca del buen manejo de la primera etapa de la crisis del Covid-19 por parte de Tartufo -gracias a la temprana apertura de la cuarentena aprovechando la experiencia china y europea-, este acierto le permitiría asumir -momentáneamente- el liderazgo del gobierno bicéfalo, se decía. Había partido de una total ausencia de credibilidad y confianza por el cambio de frente que realizó como candidato, en el término de días. Las encuestas posvirus mostraban su ascenso, superando en algunos casos a su mandante. Terminada la cuarentena sobrevendrá la etapa económica, con una descomunal estanflación que nos impulsará a una inevitable y dramática etapa política. En medio de una dinámica situación, su frágil liderazgo -asentado en hechos emergentes de la crisis inicial- dependerá exclusivamente de los nuevos acontecimientos y del manejo de la información. Suponemos que Ella intentará liderar esas etapas. Ya lo está haciendo. Ha tomado la conducción de la negociación de la deuda por una vía paralela: Fondo Black Rock/Larry Flyn y Vista Oil/Miguel Galuccio (7). Guzmán lo sabe. Su jefe, Joseph Stiglitz fue contratado por Ella.

Esta negociación de la deuda -que ocupa gran espacio informativo detrás del correspondiente a la pandemia- está acompañada por una infinidad de posicionamientos en cargos claves de instituciones que facilitan pavimentar el camino hacia un "capitalismo de estado", al estilo chino. Las movidas más significativas han sido: Raverta a la ANSES; Carbajal a la Secretaria de Combustibles; la compra de "Analogías"; la intención de estatización de teléfonos, TV cable e Internet para el control de las comunicaciones; la intervención en el mercado de cambios y en el mercado de granos; la propuesta de Heller/Máximo para nuevo impuesto a la riqueza, etc., etc… En plena cuarentena se han activado -diariamente- las "movilizaciones sociales". Paradójicamente, mientras el gobernador de la Pcia de Buenos Aires quiere impedir los accesos hacia la CABA porque entiende que es un foco de expansión del virus, organizaciones de su partido traen desde el conurbano a la capital las columnas de protestas, haciendo ejercicio revolucionario -permanentemente- y vulnerando todos los protocolos sanitarios nacionales, provinciales y municipales. En otro frente, no menos trascendente, se han reiniciado las agresiones del "indigenismo radical" sobre las propiedades privadas en la Pcia de Río Negro, mientras el Estado Nacional mira hacia otra parte. Este aparente delito común tiene una enorme trascendencia estratégica, pues esta violenta agresión está conducida teleológicamente por el FSP -que acaba de reunirse con la representación de Tartufo- y tácticamente por las FARC colombianas . Quienes lleven al día la carta de situación estratégica nacional, tienen sobrados indicios para elaborar los supuestos que apuntalen las hipótesis situacionales de las dos próximas etapas -la económica y la política- de la "crisis del virus". Suponemos que el Instituto Patria ya debe tener elaborado el esquema del nuevo "relato". a difuminar cuando sea oportuno. Es la comunicación que acompañarìa a una eventual y exitosa salida de la crisis de virus. Esa narrativa impulsará la creación del un falaz liderazgo político que capitalizaría a la eventual victoria sobre el virus para facilitar el logro de los objetivos revolucionarios impuestos por el FSP.

La crisis del coronavirus ha puesto en superficie -con toda claridad- la ausencia de liderazgos internacionales sólidos, a la altura de los graves problemas internacionales preexistentes, hoy muy agravados por las cuarentenas. Entre nosotros, la crisis del Covid19 ha conmovido y acelerado la crisis-decadencia histórica de la Argentina y en lo que hace a los liderazgos nacionales ha puesto en superficie la ilegitimidad y fragilidad de los falsos liderazgos, sus graves carencias -ya inocultables- y, por sobre todo, la hipocresía de los actores de la gran farsa. No podemos dejar de anotar aquí la "operación" que el -ingeniero agrónomo- ministro de defensa, al amparo del cerrado banco de niebla, anunció en una resolución del 19 May para la creación de una "Comisión de Análisis y Redacción de las Leyes de Personal Militar y de Restructuración de las FFAA". La Argentina es el único país en el mundo que ha dividido a la Seguridad Nacional en "interna" y "externa". El resto del orbe reconoce nuevas amenazas y riesgos estratégicos, a cargo de las FFAA y delitos comunes que afectan a la seguridad pública, a cargo de la Justicia y sus auxiliares policiales, si bien también se reconoce -desde la posguerra fría (1989/1991)- que ambas categorías se han incardinado. Esa es la razón de nuestra antigua propuesta para unificar orgánicamente a la seguridad en un Ministerio de Seguridad Nacional, con dos secretarias, la de Defensa Nacional y la de Seguridad Pública y de la actualización de la legislación correspondiente. Los KK hicieron lo inverso: crearon el Ministerio de Seguridad Interior que ignora qué hacer cuando se le presentan los nuevos desafíos estratégicos. Además -y no es un dato menor- Ella en su tercer gobierno le entregó su conducción al CELS -es decir, al Perro- a través de una antropóloga de triste figura. Nuestro territorio es "zona liberada" para la revolución. Las leyes que deben ser subrogadas -cuanto antes- son las de Defensa Nacional y su derivada, la de Seguridad Interior y no las previstas en la resolución del ingeniero. Ambas impiden el planeamiento estratégico militar conjunto-combinado de las amenazas reales y perceptuales y les dejan a las FFAA -como su misión más importante- la ponderada "distribución del rancho", en las villas.


Las FFAA son un medio institucional para un fin determinado en la Constitución Nacional: la Seguridad Nacional. La Defensa Civil es otra cosa.

El concepto que encierra la sentencia de Aznar Fernández Montesinos -que encabeza este trabajo- "Sin gobernanza global no cabe afrontar un problema que ha acreditado que lo es", para gran parte de nuestros dirigentes, no existe. Deambulan alegremente a contramano con la soberbia propia de su incultura y de sus carencias de idoneidad. Nos consideran "bobos" que no percibimos lo que ocurre. Hace unos días, desde la "vidriera irrespetuosa" del rusito recibimos un mensaje encriptado de Ella, expresado ante el propio Tartufo y un grupo de obreros, que en buen criollo podría traducirse así: "con el virus, todo cambió y ello incluye la vigencia de la Constitución. Ya les habíamos anticipado que íbamos por todo". Roguemos a Dios que no terminemos como lo hace el tango Chorra del visionario Discépolo: "Lo que más bronca me da, es haber sido tan gil". La llegada del virus transparentó las falacias y desnudó a los falsos líderes -que aspiran permanecer en cuarentenas extendidas- pues no encuentran un nuevo vestuario para cubrirse. ¿Cómo hará Tartufo -en la profundidad de la estanflación- para reconstruir una mínima parte de su credibilidad (10) que le permita conducir un ciclópeo esfuerzo de reconstrucción? ¿Cómo lo hará si gran parte de su gabinete responde a otro mando? Los hechos y la incertidumbre -creados por Ella- encuentran cauce para un probable relevo. PERO ANTES DEBERA LOGRAR EL OBJETIVO DEL CONTRATO: LA ABSOLUCIÒN DE ELLA. La reforma judicial ya está encaminada. Día a día hay avances. Una "comisión" deberá obtener nuevos Jueces -de Ella- en la Corte Suprema. La "intervención" en Comodoro Py tiene similar urgencia -y es un hecho- acompañada por la seguridad de contar con mayoría -de Ella- en el Consejo de la Magistratura.


En conclusión.

La llegada de la crisis del Covid-19 no ha sido imprevista ni imponderable. Ha sido un fallo de liderazgo, derivado de un largo proceso de transculturación de Occidente y de una actitud generalizada que se evidencia en las limitaciones de un modelo estratificado, desde la GM II. No existen mecanismos adecuados de concertación internacional. Hay un perceptible vacío de poder, a nivel global, que afecta a nuestra región en "estado de guerra revolucionaria" conducido por el PC cubano desde 1959, frente a liderazgos nacionales débiles, comprometidos o falaces. Los sectores sanos de las ciudadanías nacionales deberían encontrar en esta oportunidad critica, su retardada redención, con liderazgos genuinos.


Avanza el "plan impunidad" de Cristina de acuerdo a lo previsto
periodicotribuna.com.ar
Carlos Mira
23-05-2020


El Director de tecnología del Tribunal Oral Federal 2 le informó a los jueces que no estaba en condiciones de asegurar una plataforma tecnológica que permitiera la continuidad del juicio por corrupción en la obra pública que se le sigue a Cristina Fernández por la adjudicación masiva de obras a Lázaro Báez. Ya hubo seis consejeros de la magistratura (los que representan a la oposición) que le exigieron al presidente el cuerpo una respuesta contundente respecto del caso, máxime cuando el Congreso acaba de demostrar, tanto en el Senado como en Diputados, que es perfectamente posible -y con plataformas comunes al alcance de todos (Zoom, Skype, Google Meets, etcétera)- tener reuniones múltiples sin inconvenientes. En el caso de la continuidad del juicio contra Fernández, en el pico máximo, no se necesitarían más de 50 conexiones simultáneas, cuando el senado tiene 73 y diputados más de 260. No hay dudas que la ofensiva de la vicepresidente en el frente que más la obsesiona (ser declarada inocente en todas las causas en que está imputada) cada día empuja y tensa un poco más la cuerda en el sentido de conseguir lo que quiere. Lo mismo ocurre en el ámbito económico en donde la comandante de El Calafate manda a sus muchachos y muchachas a presionar mediáticamente al presidente para seguir su guerra contra en el sector privado. En esa inteligencia hay que interpretar la salida de Fernanda Vallejos, diputada camporista, pidiendo que el Estado se quede con las acciones de las empresas a la que asistió durante la pandemia. El presidente a todo esto intenta un constante equilibrio entre las presiones de los sectores comunocristinsitas y la base de social moderada que él percibe que lo apoya, al menos en el transcurso de esta crisis. El presidente no es ninguna garantía. No tiene ninguna convicción que lo acerque o lo separe del más rancio cristinismo: lo criticó con especial dureza durante casi ocho años, desde el 2010 hasta el 2018 y luego selló con la multiprocesada ex presidente un pacto por el que ella lo ungió como candidato. Ya desde mediados de la crisis que afectó al gobierno de Macri en abril de 2018, Alberto Fernández comenzó a oler sangre y empezó un viraje que lo fue acercando políticamente a la viuda de Kirchner.

Pero no tiene ni principios ni fortaleza política propia para frenar las presiones de todo orden que recibe de su socia y de los seguidores de ella. Su gobierno está completamente infiltrado por el comunocristinismo. El presidente solo cuenta con un moderado respaldo de la gente que, antes de ver nuevamente a la comandante de El Calafate sentada en el sillón de los presidentes, prefiere y apoya cualquier cosa. Ese es su único reaseguro. Por eso se muestra condescendiente con Rodríguez Larreta y trata de enviar imágenes de convivencia política con el Jefe de Gobierno, mientras la vicepresidente usa al gobernador Kicillof para bombardear esa relación. Cristina Elisabeth Fernández no ha perdido un minuto de tiempo desde que el Frente de Todos ganó las elecciones para desplegar todas sus acciones y cumplir con el plan por el que regresó: impunidad, inocencia, reivindicación, copamiento de la economía privada y quedarse con lo que le quedó pendiente desde que el 3 de febrero de 2012 lanzó en Rosario, con una memorable cara de odio, la única consigna por la que vive: "Vamos por todo". No sabemos si el presidente es parte o no de ese plan. Repetimos, Fernández es una especie de animal de sangre fría que necesita identificar el lugar dónde da el sol para calentarse: si percibe que la sociedad endosa los sueños imperiales de la comandante, entonces se plegará aún más a ella; si entiende que la sociedad le pone un límite a esas aspiraciones tratará de traicionarla. Y digo "tratará" porque ni siquiera eso le será fácil. La vicepresidente fue cuidadosa en el tejido de una estructura de pinzas que tiene al presidente completamente rodeado. Ella es la presidente de la provincia de Buenos Aires, todas las líneas inferiores de los ministerios le responden a ella, lo mismo que la Procuración del Tesoro, la AFIP, la ANSeS, y por supuesto que aspira a quedarse con la Procuración General de la mano de Rafecas. El Tribunal Oral Federal 2, el mismo cuyo Director de Tecnología le informó a su presidente que no puede operar una plataforma para continuar el juicio contra la ex presidente, es el mismo frente al cual ella enarboló las megalómanas y castristas palabras "a mí me absolvió la Historia" y frente a cuyos jueces se negó a responder preguntas, advirtiendo, en cambio, que iban a ser ellos los que iban a tener que responderlas. Por ahora su plan avanza de acuerdo a lo previsto.


Cristina Kirchner fogonea las tensiones del Gobierno con los empresarios
lanacion.com.ar
Claudio Jacquelin
22-05-2020


La relación del kirchnerismo con el sector privado nunca ha sido pacífica. Tampoco lo es ahora y, seguramente, mucho menos lo será en el futuro inmediato o mediato. El cálculo, la sospecha, el prejuicio y la puja de intereses atraviesan siempre todo. Más ahora que la pandemia agravó la estrechez. Cristina Kirchner ratificó la absoluta vigencia de todos esos componentes y fogoneó las tensiones en la reservada visita que le hizo hace tres días a Alberto Fernández en busca de aclaraciones (o de seguir fijando posiciones y límites). "¿Qué es eso de que estamos subsidiando a Techint?" En esa pregunta se sintetiza el disparador de su última presencia en la residencia de Olivos, que se mantuvo en secreto. Pero el planteo, vinculado con el programa de Asistencia a la Producción y el Trabajo (ATP), revela mucho más que el mero interés (y el implícito reproche) por el vínculo del Estado con un grupo empresario al que la vicepresidenta y el kirchnerismo en general le tienen particular ojeriza. El motivo inicial de ese encuentro explica también la naturaleza de la relación entre el Presidente y su mentora, el rol que ella se reserva como guardiana de sus principios e intereses, el oído que les presta a los sectores más radicales de su espacio y, al mismo tiempo, el estrecho y ambiguo sendero por el que transita Fernández. La multitarea también le llegó al jefe del Estado: ya no es solo un equilibrista. También debió hacerse cargo del trabajo del malabarista. La visita ocurrió casi en simultáneo con la propuesta de la diputada camporista Fernanda Vallejos para que el Estado se quedara con acciones de las empresas a cuyos trabajadores asiste con el pago de parte de sus salarios, que de eso se trata el ATP. El objetivo del programa (evitar despidos o más quiebras) de las que la larga cuarentena ya provocará) es lo que, dicen, enfatizó Fernández frente a Cristina Kirchner, además de negar cualquier ayuda directa al grupo de la familia Rocca. No hay certeza de qué reencauzó las cosas: si la vicepresidenta consideró satisfactorias las explicaciones de Fernández, si fue el sonoro silencio del propio mandatario sobre el proyecto de apropiación de parte de las empresas privadas o si fue la ambigüedad con la que se expidieron varios ministros respecto de la iniciativa.

Al mismo tiempo, en el Gobierno dicen que Máximo Kirchner, en sus roles de jefe de La Cámpora y de presidente del bloque de diputados oficialistas, le habría pedido a Vallejos más reserva y prudencia. En todo caso, el objetivo de romper el límite de lo indecible ya estaba logrado. Y eso está lejos de molestar a Fernández. Por el contrario, suele resultarle funcional. Es un hecho que una deliberada ambivalencia del Gobierno manda en el terreno de la relación con las empresas privadas. Lo mismo sucede en otros terrenos. Cultivar la falta de certezas de los demás es inherente al ejercicio del poder. Fernández y sus ministros jamás desautorizan o rechazan de plano (al menos públicamente) las iniciativas excéntricas de los sectores más radicales de su espacio. Sea en lo económico, en lo político o en lo institucional. El rol de corrector (o moderador) es otro de los papeles que le gusta interpretar y con el que ha logrado desconcertar y no quedar en la mira. Hasta ahora. Los 80 puntos de aprobación a su gestión de la pandemia le están permitiendo tanto esas ambigüedades como exponer ciertos reflejos de intolerancia ante quienes cuestionan algunas de sus decisiones, como la continuidad de la extensión de la cuarentena rígida para el AMBA. Nadie en el Gobierno se esfuerza por aclarar cuáles serán las definiciones y dónde estarán los límites cuando lleguen las peores consecuencias de la pandemia (en lo sanitario y en lo económico). Las fronteras ya se han ido corriendo y lo que hasta hace nada parecía improbable ahora asoma factible. Otro logro de los extremos, de los que Fernández parece usufructuar más que padecer. Pueden dar fe de esa realidad los representantes de compañías de servicios, que, temerosos de algunas iniciativas cuasi confiscatorias, se avinieron a aceptar demandas del Gobierno que antes habían desoído. En el oficialismo celebran la inquietud que despiertan entre empresarios y opositores y se jactan de sus aptitudes. La tribuna es un aliado muy poderoso.

Cuarentena popular

De nuevo, los números de las encuestas mandan, aunque sobren los procedentes del carácter tóxico que puede tener su consumo excesivo a la hora de tomar decisiones de políticas públicas. El gobierno anterior, del que tanto busca diferenciarse esta administración, dejó sobrados ejemplos de sus efectos. La inminente continuidad de una cuarentena rígida en el ámbito metropolitano se sostendrá en los resultados de los últimos sondeos de opinión pública. Los trabajos de Poliarquía y de Aresco muestran un recrudecimiento del miedo al coronavirus. También, como se dijo, se mantienen los altísimos índices de apoyo a las medidas adoptadas y la elevada imagen de Fernández. Al mismo tiempo, decreció, aunque levemente, el temor a los efectos económicos negativos del aislamiento. Suficiente para el Gobierno. Una lectura más atenta de los últimos números difundidos por Poliarquía muestran que en el promedio mucho influye la visión de los empleados públicos (en lo referido a la preservación tanto de su trabajo como de sus ingresos). Algo más escépticos son los trabajadores del sector privado, pero los ATP podrían estar teniendo un efecto analgésico para no ser tan pesimistas, como son autónomos y cuentapropistas de toda índole. La última encuesta de Aurelio ratifica esos matices. Aunque todos los estratos admiten haber sido afectados económicamente por las medidas para contener el Covid-19, los sectores altos y medios altos son los que más demandan una mayor flexibilización de la cuarentena, mientras que los sectores bajos y medios bajos apoyan la continuidad del aislamiento duro. El Gobierno tiene claro dónde se encuentra su principal soporte electoral y qué es lo que hoy demanda ese sector donde Cristina Kirchner sigue siendo la reina de corazones. Mañana se verá cómo podrá seguir satisfaciéndolo. Solo hay un certeza: las tensiones con el mundo empresario podrán atemperarse, pero no van a desaparecer. El equilibrista, el malabarista y el corrector seguirá representando todos sus papeles.


No hay vacuna contra el virus de la impunidad
infobae.com
Darío Lopérfido
17-05-2020


CFK y sus acólitos siguen dando pasos en torno a la impunidad. Hace bastante tiempo que algunos venimos observando este hecho. Fue notorio y estuvo a la vista de todos desde un principio. Sin embargo, en la Argentina cuesta ver lo obvio muchas veces. Desde las usinas militantes y sectores políticos, más la adhesión de varios periodistas, vienen intentando desarrollar e instalar, desde algún tiempo, una teoría que cae por su propio peso. La imagen del presidente guitarrero que se reúne con algunos opositores y pide dibujitos a los niños ha resultado funcional para vastos sectores de políticos, periodistas y distintos formadores de opinión a fin de sostener discursos "antigrieta". Los que decíamos que la lucha contra la pandemia no debía ser excusa para violentar las instituciones ni para permitir avances autoritarios pasábamos por herejes al descreer de la hazaña política que el Covid-19 había supuestamente logrado: el fin de la grieta. La indigencia intelectual de estos sectores da risa y pena al mismo tiempo.

CFK tiene otros planes y lo muestra a cada paso. A ella no le interesan las instituciones, ni los opositores, ni el virus. Cristina Kirchner trabaja por la impunidad y por el poder. Esta semana dio una prueba más de eso haciendo que la Oficina Anticorrupción abandonara su rol de querellante en las causas Los Sauces y Hotesur, donde se investigan el supuesto lavado de dinero de la familia Kirchner a través de hoteles en la Patagonia. El titular de ese organismo es Félix Crous, un fanático kirchnerista. Esa fue la comprobación semanal de Alberto Fernández acerca de las razones por las cuales ella lo puso de presidente. Él disfruta de los adornos del poder y ella lo ejerce. Asegura, además, su impunidad en los casos de corrupción y estimula todas las medidas que hacen que la imagen de profesor y guitarrero que cultiva Fernández empiece a dar un poco de vergüenza ajena.

La estrategia utilizada por Fernández para disimular los actos del kirchenrismo duro que atentan, una y otra vez, contra la justicia o avanzan sobre derechos fundamentales es siempre la misma: él no sabía y ahora está enojado. Eso fue lo que mandó a decir por miembros del gobierno a la prensa cada vez que los sectores que responden a la Vicepresidente ejercitaron las artimañas que componen la agenda básica de CFK. "Se enteró por los medios", fue la respuesta de un funcionario frente al abandono de la condición de querellante de la Oficina Anticorrupción en la cuestión de los hoteles de la familia Kirchner. Son los mismos que dijeron que el Presidente no sabía nada y que se había enojado cuando el subsecretario de Derechos Humanos, Horacio Pietragalla, pidió oficialmente a la justicia por la libertad de Ricardo Jaime y otros presos por corrupción en la época en la que CFK ocupaba la presidencia. Así es, en cada caso, donde CFK hace lo que se le da la gana y no tiene la delicadeza de avisarle. Son las maneras perversas que tiene la Vicepresidente de recordarle, a cada momento, que él ocupa el cargo porque ella lo colocó en ese lugar. Cada vez que Fernández se enoja o asegura que no sabía o no estaba al tanto da un poco de pena y vergüenza.

No es casual que el titular de la OA sea un hombre que responde a CFK. Tampoco es casual que sean los incondicionales de Cristina Kirchner quienes manejan las grandes cajas del Estado como el PAMI y la Anses. Dinero, aparato político e impunidad para los corruptos. El acuerdo que llevó a Fernández a la presidencia aparece en su esplendor. CFK va en busca de eso y quiere dejar en claro que es ella quien maneja esos resortes. Es la historia de Fausto, nada más y nada menos. En el momento en que alguien obtiene lo que quería por un pacto con el Diablo cree que podrá no cumplir o doblegar la voluntad del mismo. Pero las deudas con Mefistófeles se pagan siempre. Este es el momento en que empiezan a emerger los síntomas de los pactos que se hicieron.

Fernández sabía muy bien quién era CFK. Conocía cuáles eran los objetivos de La Cámpora. Ante la muerte de Nisman, había dicho de CFK: "Ignorando la tragedia, se indultó a sí misma, apropiándose de la verdad, de la Patria y hasta de la alegría y condenó cínicamente a los quedamos agobiados por lo patético de lo ocurrido. Conoce que hay una herida abierta por una muerte que estremece y que no se entiende y sabe que el ciudadano lo interpela por ella". El Presidente no puede aducir ignorancia acerca del comportamiento frente a la impunidad de su jefa política.

También estaba al tanto de que La Cámpora hace valer su "aparato político" y el dinero por sobre todo. En una elección en 2011, en la que se quedaron con los lugares a la fuerza, Fernández los había cuestionado diciendo que se los premiaba sólo por su "obediencia" y hablaba de la incapacidad de este grupo para colectar votos. El Presidente hizo un acuerdo con esta gente a la que conocía y denunciaba. Ahora toca el momento de la "letra chica" del acuerdo. Por eso Boudou está en su casa, por eso se están torpedeando causas de corrupción, por eso se hacen maniobras para liberar presos peligrosos, por eso vuelve la alianza con Cuba y Venezuela, por eso se amenaza a los ciudadanos que son opositores y se manifiestan, por eso se gobierna por decreto y el Poder Ejecutivo realiza maniobras para eludir controles. Por eso tuvieron inactivo el Congreso. Todo esto en medio de una pandemia.

Fernández no puede diferenciarse. Su pecado de origen es la alianza que lo llevó a la presidencia. Él sabía del daño que podía hacer CFK a las instituciones; lo sabía porque lo denunció. Denunció la corrupción, el desapego a la legalidad y la violencia política. Ahora es cómplice. Las miserabilidades en busca de la impunidad suceden en el momento en que la gente sufre por la crisis económica que genera la cuarentena. Ahora los gestos tienen otro significado. Cada foto de miembros de la oposición con Fernández con motivo de la pandemia, sin mencionar ninguna de las atrocidades institucionales, empieza a tener otro significado. Para luchar contra el Covid-19 hace falta hacer tests y tener camas de cuidados intensivos suficientes. Ese parece ser el único consenso en el mundo acerca de un virus sobre el que se sabe poco y se dicen muchas cosas que a la semana siguiente carecen de validez. Las fotos políticas son sólo eso: operaciones políticas. Un buen consejo que alguien le podría dar al Jefe de Gobierno de la Ciudad es que empiece a evitar esas fotos. La actitud del Presidente de echarle la culpa al gobierno anterior del desastre sanitario de la provincia de Buenos Aires es una canallada mediocre, ya que fue gobernada casi siempre por el PJ. De los últimos 37 años solo ocho fueron gobernados por otros partidos. El resto siempre el PJ. La provincia contiene a La Matanza, gobernada siempre por el peronismo desde la vuelta de la democracia. El nivel de deterioro político y de infraestructura de la provincia de Buenos Aires es una vergüenza peronista. El clientelismo político y la cantidad de pobres que crece sin parar también. Mientras se toman fotos de "unidad", van gestando la próxima traición. Esta es una lección del manual del peronismo.

El primer momento de cualquier crisis despierta siempre un sentimiento de unión y de apoyo al Gobierno. Eso se vio en Argentina, pero en muchos lugares del mundo también. El politólogo francés Jerôme Fourquet hizo un análisis interesante sobre lo que, creo, se avecina: "Históricamente, las crisis sociales ocurren en períodos de recuperación, cuando la gente levanta la cabeza, piden su parte del pastel. Ahora llegará la hora de salvar la piel, el empleo, llegar a fin de mes cuando alguien en casa haya perdido el trabajo o esté a tiempo parcial". Hay que empezar a llamar a las cosas por su nombre e insistir en cuál es el plan para el día después. Todo este episodio estará signado por la tontería conceptual del Presidente de plantear una dicotomía entre salud y pobreza (y decir que elige la pobreza), que es uno de los mayores dislates que han emanado del poder en mucho tiempo. La pobreza en la Argentina atenta contra la salud, contra la seguridad y contra la dignidad de las personas. El nuevo modelo social que pregonan los intelectuales de pacotilla en la Argentina es un país pobrísimo sin posibilidades de progreso individual. El genial filósofo Antonio Escohotado expresó esta semana: "Ojalá esta crisis nos ayude a que se pueda ser progresista sin ser miserable o tonto". Comparto ese deseo. En la Argentina los "progres" quieren un país de esclavos de un Estado ineficiente y corrupto. Quieren, además, impunidad para los políticos corruptos. Ese es el único proyecto.


No se les puede ni se les debe dejar el camino allanado.


El kirchnerismo ha dejado al descubierto sus planes (y sus contradicciones)
periodicotribuna.com.ar
Enrique Guillermo Avogadro
16-05-2020


"Quienes asumen hoy el gobierno, a todo lo largo del país, deben saber que fueron elegidos para desempeñar un servicio a la Nación; no para gozar de las ventajas del poder ni extenderlas a las personas de su relación familiar o política". Arturo Frondizi


Si alguna duda quedaba acerca del verdadero carácter de Alberto Fernández y la probabilidad de alguna separación de su Vicepresidente, esta semana quedó absolutamente descartada. Cristina Fernández, sin duda, entró en un camino sin retorno para obtener la impunidad que buscaba para sí misma, para sus hijos y los cómplices que integraban –y aún lo hacen- la asociación ilícita que comanda, y el Presidente obedeció sin chistar; es más, ha comenzado a radicalizarse, como lo muestra el renovado impulso para transformar al Poder Judicial en Justicia Legítima y los conflictos que ha generado con todos nuestros países amigos. Tampoco había actuado en contra de los deseos de su mandante cuando sendos cuatro de copas intentaron excluirnos del Mercosur u obtener la liberación de Ricardo Jaime y Martín Báez, cuando puso a Juan Martín Mena -denunciado- al frente del programa de protección de los testigos denunciantes, cuando designó a María Fernanda Raverta en la ANSES, a Félix Crous en la Oficina Anticorrupción, a Carlos Chino Zannini en la Procuración del Tesoro, y a tantos otros. Nada debería sorprendernos, puesto que lo sabemos nada más que un mentiroso consuetudinario y un eterno gerente de las decisiones de sus jefes, pero sí lo hace la apatía con la que esta sociedad, tan hipócrita y tan anómica, tolera las maniobras que la señora realiza, sirviéndose tanto de la multitud de fieles que ha insertado en la estructura del Estado cuanto de muchos jueces federales venales, a los cuales paga retribuyéndoles con simétrica impunidad para sus delitos en el Consejo de la Magistratura, que también controla. El mismo jueves, lo logró con Luis Rodríguez, Rodolfo Canicoba Corral y Alejo Ramos Padilla, éste último precisamente la herramienta que había usado para intentar descalabrar la causa del memorándum con Irán encharcando la cancha. Tal vez este último punto sea el que produce más repugnancia, puesto que esos mismos magistrados son los que resuelven, diariamente, sobre la libertad y el patrimonio de todos nosotros, de nuestro buen nombre y honor, mientras exhiben con total falta de vergüenza lujosos bienes que jamás podrían haber adquirido con sus salarios. Basta, para comprobarlo, contemplar la fastuosa mansión de la esquina de Catamarca y Villate, frente a la residencia presidencial de Olivos, los automóviles antiguos y modernos, los viajes en aviones privados, los studs y caballos de carrera, etc.. Es cierto que el peronismo fue el creador de ese sistema de intercambio de favores desde los ya lejanos tiempos de Carlos Menem, pero los otros partidos que llegaron al poder desde entonces lo utilizaron, contribuyendo enormemente al desprestigio del Poder Judicial, pese a que éste debiera ser el garante constitucional de los derechos de los ciudadanos y la barrera definitiva contra los abusos del Ejecutivo. Así, quienes no gozamos de las mieles del poder, quedamos en manos de estos tránsfugas, capaces de vender hasta su propia madre si ello les reporta un beneficio.

El otro tema de la semana, claro, es la complicada negociación de la refinanciación de la deuda, tan meneada en la prensa en todas sus expresiones. Me parece que, al respecto, cabría preguntarse por qué se ha transformado en un problema, dado que casi todos los países del mundo, incluidos los Estados Unidos, Japón y China, mantienen un endeudamiento muy superior al de la Argentina, obviamente medido en porcentaje de su PBI. Y si consideramos que gran parte de nuestras obligaciones son "intra-Estado", el drama debiera reducirse más aún. Entonces, ¿por qué estamos en esta situación tan dramática y con serias probabilidades de caer en default? La respuesta es inequívoca: no merecemos confianza alguna por parte de los acreedores. Y que éstos tienen razón en desconfiar de nosotros, porque somos incumplidores seriales. En este momento, y debido a la enorme impericia que está mostrando el equipo económico –en realidad, nada más que un team negociador- y, sobre todo, el Gobernador de la Provincia de Buenos Aires, Axel Kiciloff, el riesgo de caer, por décima vez, en la insolvencia es verdaderamente alto. Resulta imposible olvidar que éste último fue quien encabezó las ruinosas –para la Argentina- negociaciones con Repsol por la estatización de YPF, y con el Club de Paris, al cual prometimos pagar hasta los intereses punitorios. En ambos casos, el entonces Ministro se limitó a tapar con bonos a los reclamantes, y así nos fue. Sospecho que, detrás de Repsol entonces y, ahora, de los accionistas de YPF que nos demandan en los tribunales de Estados Unidos por no respetar el estatudo de la empresa, se encuentren los Kirchner, al igual que lo hicieron, usando como pantalla a los Eskenazi, en la "compra" del 25% de la empresa. Por eso, el asco me subleva cuando veo a Máximo Kirchner reclamando se cobre un impuesto confiscatorio a los ricos, en nombre de una invocada solidaridad, que tanto ignoraron sus padres y él mismo cuando saquearon el país y se llevaron años del trabajo de todos nosotros para convertirse en la familia más rica del país.


CFK y Alberto avanzan con el primer objetivo: la Oficina Anticorrupción abandonó las querellas contra las causas contra la familia Kirchner
OPISantaCruz
14-05-2020


(Por Rubén Lasagno) – Lo venimos diciendo desde mucho antes que el gobierno actual asumiera y cuando despuntaba la campaña electoral y pocos creían que los kirchneristas volverían al poder. La Oficina Anticorrupción dejó de ser querellante en las causas Hotesur y Los Sauces, donde están involucrados Cristina Fernández, Máximo Kirchner y Florencia, su hermana y la decisión fue del ex fiscal Félix Croux titular de la OA, mediante un escrito al Tribunal Oral Federal 5 que tiene a cargo ambas causas. "El titular de este organismo ha decidido desistir del rol de querellante en la presente causa. Por lo tanto, se solicita a vuestras excelencias que se aparte a esta Oficina Anticorrupción de tal carácter, oportunamente asumido", escribió el propio gobierno (la OA está en manos del kirchnerismo/cristinismo/albertismo). La O.A. bajo la dirección de Laura Alonso, durante el gobierno de Mauricio Macri, se había presentado como querellante y la estrategia fundamental del gobierno nacional donde Cristina Fernández decide y maneja el sector judicial, fue (desde el principio) limpiar, bajar y/o anular sus causas, a fin de que terminado el mandato en el 2024, no queden vestigios de la corrupción denunciada en su contra y la de sus dos hijos, Máximo y Florencia. Ahora a esas dos causas les queda la querella iniciada a través de la Unidad de Información Financiera (UIF), desde donde se actuó por los delitos de lavado de dinero de la familia Kirchner, hecho absolutamente probados, cargados de pruebas, con testimonios y documentación que pone a los jueces del TOF 5 al borde de la vergüenza, si acceden a suprimir dos causas imposibles de cerrar por la vía lícita, en un país con jueces independientes y con ética y moral, pues el rol de la acusación sigue en manos de la Fiscalía, pero a partir de la asunción de este gobierno nacional, ha perdido todo tipo de apoyo y colaboración de la OA y próximamente de la UIF.

Félix Croux explicó en su escrito que finalizada la etapa de investigación, el impulso de la acción penal "se encuentra adecuadamente garantizado por la intervención de la Unidad de Información Financiera (UIF), órgano rector en materia de lavado de dinero, que actúa en carácter de querellante estatal, como así también por el propio Ministerio Público Fiscal, titular de la acción penal pública en representación del interés general de la sociedad". Pues bien, las fuentes consultadas admiten que la UIF será la próxima oficina del gobierno en proceder a sepultar las causas. "Es la propia UIF el organismo con autonomía y autarquía financiera a cargo del análisis, el tratamiento y la transmisión de información a los efectos de prevenir e impedir el lavado de activos de origen ilícito (conf. Ley N° 25.246 y sus mod.), hipótesis delictiva que, precisamente, se ventila en las causas aludidas", dice la O.A. Si el lector repasa las acciones emprendidas por el gobierno y particularmente por el sector cristinista, podrá observar que se cumple el objetivo fundamental de la vicepresidente: anular los cargos en su contra y de su familia, actuando directamente contra los jueces y las causas. Esta chavización del poder, es posible por la llegada al poder mediante el caballo de Troya llamado Alberto Fernández, el inefable Sergio Massa y el sector peronista que votó con ojos cerrados la vuelta de la corrupción al poder. (Agencia OPI Santa Cruz)


La excusa del coronavirus para instalar un sistema cuasi totalitario
periodicotribuna.com.ar
Carlos Forte
13-056-2020


Lo lamentable es que casi todos los políticos piensan que la república termina en la Gral. Paz, y por lo tanto la totalidad de sus políticas, leyes incluidas, solo benefician a Buenos Aires, dejando al interior más que abandonado. En términos comparativos, la república tiene 2.780.400 km2 y BsAs unos 307.571km², es decir solo es el 11,06 % y en población no se cansan de decir que son mayoría y sus 17 millones representan el 38,95%, el restante 61,05% vive "después de la Gral Paz", en otras palabras son una notoria minoría con respecto al total. ¿Y por qué todo esto? Resulta que las ansias del poder total comenzó con el viejo pleito entre unitarios y federales, donde después de varias batallas se impusieron los federales pero en la práctica los que se hicieron con el poder fueron los unitarios, hecho que hasta el día de hoy continúa cada vez con mayor dominación, no ya con las armas como en los primeros tiempos, sino con el poder del dinero que maneja a su discreción el gobierno. Los gobernadores del interior gozan de "cierta autonomía", como si el sistema fuere realmente federal, pero la verdad es que dependen del humor de la Casa Rosada para el manejo de fondos y en todo caso están atados a la obediencia partidaria y bailan como se lo marcan; para mejorar el dominio impusieron en la reforma constitucional el 2 a 1 en senadores, con lo que aseguraban siempre la mayoría por tener históricamente mayoría en más de la mitad de los distritos electorales. Sería mejor el 1 a 1, no cambiaría la mayoría, pero numéricamente la diferencia sería menor y hasta la mayoría automática se vería seriamente amenazada y la reducción de 72 a 48 senadores sería más económico, hasta los "asesores" se reducirían entre 240 y 360 personas, pero este tema debe reglamentarse con un máximo de 3 asesores pagados por el estado y si quiere tener más los debe para de su bolsillo el legislador. En las provincias ocurre lo mismo. Con lo expuesto queda claro que el gobierno central se entusiasma con actitudes despóticas, sobre todo con el manejo discrecional de los fondos de coparticipación, Córdoba es el mejor ejemplo del abuso de poder del gobierno central y así les fue en las elecciones del 2015.

Desde principio del 2020 el gobierno sabía lo de la pandemia y sus efectos mortales, lo manda al Ministro GGG a calmar las aguas diciendo que era improbable que el CoVid-19 llegue a la Argentina, sin importarle que quede como un tonto, mientras tanto algo preparaban, dispusieron de casi tres meses para planificar el dominio total con la excusa de proteger a la ciudadanía y decretan la "Cuarentena Total" que a su comienzo teníamos 266 infectados y 4 muertos, pasando después de 50 días de rigurosa cuarentena con muchos detenidos, multas y autos secuestrados, a tener 6.278 infectados y 314 muertos ( si es que las cifras son ciertas y no nos engañan). Mucho no ha servido. "Estamos en Democracia" repiten como loros su periodistas militantes y/o pagos, pero en la práctica es mentira, de los tres poderes solo uno funciona a su gusto, el poder Judicial amordazado y en sus domicilios, solo algunos magistrados trabajan y no sabemos a órdenes de quién, el Legislativo fue inmediatamente retirado de sus funciones, no hacen nada y ahora pretenden hacer sesiones virtuales, una risa y un descaro total, nunca tuvieron problemas para sentar en la cámara a diputados truchos y hasta un embajador-diputado-empleado y vamos a creer que la cara del supuesto legislador sea del mismo o es otra persona bien maquillada personificándolo, parece que no saben o lo saben bien, que existen mascaras de látex usadas para producir dobles, hasta en el cine las usan. ¿Y los hackers, se van ir de vacaciones o van a hacer desastres en el sistema? ¿Una votación será real o arreglada? El plan funciona a las mil maravillas, el pueblo encerrado y los delincuentes sueltos, sus cómplices son liberados y se trabaja para destituir a los jueces molestos para colocar adictos, el correo fue copado para manejar los escrutinios a voluntad y nunca perder. Esto se pone cada vez más feo.

El modelo que se quiere implantar no es democrático, es un totalitarismo al estilo cubano y no es casualidad, alguien se encargó de traer las directivas del castro-chavismo como en los 70' lo hacían Walsh y Verbitsky (uno murió tiroteándose con la policía y el otro se hizo agente doble), pero hay un inconveniente insalvable, la Argentina es 25,3 veces más grande que la isla y tiene 4 veces más habitantes, ya quisieron hacer la "sierra maestra cubana" en Tucumán pero el gobierno peronista y democrático del momento los aniquiló; hoy creen que dominando BsAs ya tienen todo solucionado y se olvidan o no tienen en cuenta lo que dijo Napoleón Bonaparte "Nunca interrumpas a tu enemigo mientras está cometiendo un error", el interior nunca será esclavo de nadie, como lo demostramos en más de una oportunidad. En base a mentiras llegaron al poder y de inmediato comenzaron con el libreto, primero "Hay que ser solidario y en su nombre impusieron nuevos impuestos, luego y hace 50 días que nos machacan en todos los canales y en todos los programas no salgas de tu casa, donde inicialmente mostraban fotografías de enfermos y muertos en China, Italia, España, Ecuador, Brasil, Francia y EEUU por dar algunos ejemplos, sembraron el terror. Queremos protegerlos y también la salud está primero. Muy lindo y solo para eliminar el congreso y poder largar una cantidad de DNU que nadie sabe si se los hubieran aprobado, se sienten omnipotentes. Eso es lo que creen.

Quieren una cuarentena eterna para todos y sus problemas, que no comenzaron todavía, están en BsAs, específicamente en el conurbano y las villa miserias, ya sospechamos que mienten con respecto a infectados y muertos en esa zona, y es allí donde deben hacer cuarentena rigurosa no en el resto de la república, aquí sabemos cuidarnos y somos respetuosos de nuestros gobiernos y cuando se pasan de la raya salta la protesta del pueblo, en Esperanza y Rafaela (Santa Fe) dieron una muestra del descontento.


CFK y Máximo van por todo: con los jueces cómplices, buscan recuperar el control de sus propiedades confiscadas y en plena feria judicial
OPISanta Cruz
04-05-2020


Como lo venimos diciendo desde antes de asumir, el gobierno nacional tiene varios objetivos claros. CFK en el gobierno y su hijo desde el poder de la Cámara, tienen como misión principal, a cumplir en lo que va de este año, recuperar el control de todos los bienes confiscados, usando para ello a los jueces cómplices, pisar o hacer desaparecer las causas por corrupción que aún siguen abiertas y liberar a los socios de la corrupción, muchos de los cuales ya están afuera mientras el presidente hace malabares para caminar por el filo de la mentira, ya que mientras niega que el Ejecutivo lleve adelante una campaña liberadora de "Presos Cuidados" su Secretario de DDHH no deja de presentar miles de Hábeas Corpus y pedidos de liberación de delincuentes. No quiere llamar "presos Políticos", pero no dijo nada ante la liberación de Boudou y las fuerza que hizo Piatragalla desde el Ejecutivo para liberar a Jaime. Menna se sienta a negociar libertades con un asesino serial, con el aval de la Ministro y Kisciloff hace el juego de la OCA, avanza y retrocede para no enchastrarse con el fuerte repudio que genera esta política institucional de liberación de delincuentes.

La vicepresidenta pretende sacar chapa de traslúcida y está más sucia que una papa. Por lo bajo y mientras todos estamos muy ocupados con el coronavirus, ella, su hijo, los abogados, jueces, fiscales y el propio gobierno nacional, accionan para demoler las causas de corrupción que atraviesa a los Kirchner y lograr su anulación o cierre y también, la recuperación de los activos que el juez Claudio Bonadío les había confiscado. En atención a esto último, la abogada Silvina Martínez le manifestó a OPI "Hice una presentación expresa ante el Tribunal Oral Federal 5 porque es una locura lo que tratan de hacer, como es devolverle los bienes a los Kirchner y levantar las medidas cautelares" y agregó "Es increíble e inaudito que en medio de la pandemia usen la preocupación de la sociedad, para deslizar estos actos de corrupción política y judicial, solo para beneficiarse de forma particular!, señaló Martínez quien nos remitió la presentación realizada esta semana a instancias de su condición de "amicus curae" (amiga del tribunal). "Vengo por el presente a requerir se arbitren las medidas conducentes a los fines de que se mantengan las medidas cautelares, particularmente la actuación de los interventores designados, atento la gravedad de los hechos que he tomado conocimiento y que a continuación expongo", dice en el inicio el documento de la abogada capitalina.

Desde hace varios meses la instrucción del expediente parece haber tomado otro rumbo toda vez que se aceptan reuniones con el abogado defensor de Cristina Kirchner a los fines de acceder a sus planteos, solicitando que los interventores designados se reúnan con el Dr. Beraldi como si fueran empleados de los imputados en lugar de auxiliares de la justicia.

En otra medida totalmente arbitraria se dispuso que el Hotel Los Sauces (Manzana 42C 5j) podía ser administrado y usufructuado por la familia Kirchner y que no se encontraba sujeto a la intervención judicial dictada en las actuaciones. Posteriormente se dispuso que debía devolverse el usufructo de la propiedad de la calle 25 de mayo numero 255 de Rio Gallegos provincia de Santa Cruz, a solicitud del Sr. Máximo Kirchner para que habitara su ex pareja", resume la Dra Martínez en el núcleo de su parte argumental. Pero la letrada indica claramente "El pasado 18 de marzo se dispuso que: a fin de evaluar la pertinencia y conveniencia de mantener las intervenciones judiciales dispuestas en la causa que los interventores designados debían remitir al correo institucional un informe actualizado completo y detallado del estado de los patrimonios bajo su administración incluyendo activo y pasivo. Es decir que en medio de la feria extraordinaria decretada con motivo de la pandemia del Coronavirus el Tribunal ésta con graves intenciones de hacer cesar las intervenciones dispuestas tal como lo manifestara en la resolución citada. Esta medida (contraria a la oportunamente dictada por el juez de instrucción y ratificada por las instancias superiores) no solo beneficia a la familia Kirchner permitiéndoles recuperar la administración y usufructo de todas sus propiedades, inclusive sus hoteles, sino que perjudica a los procesos judiciales en marcha donde se investiga, no solo el enriquecimiento de la familia Kirchner, sino también maniobras de lavado de dinero que involucran a dicho establecimiento".
Finalmente la Dra Martínez asegura que éstas medida se toman luego de que la familia Kirchner reclamara ante la justicia diferentes acciones en torno a la administración y usufructo de las propiedades y apunta "nuevamente el Tribunal parecería querer congraciarse con los procesados" A su vez remarca "la gravedad institucional de las maniobras aquí detalladas donde no solo se perjudica el proceso, sino que contaría con la inacción de los querellantes tales como la UIF quienes están a cargo de funcionarios del Poder Ejecutivo, al cual pertenece Cristina Kirchner". Y en virtud de todo lo que expuso en el documento, la Dra Martínez le pidió al TOF 5 la revisión de la decisión de levantar las medidas cautelares vigentes. (Agencia OPI Santa Cruz)


Si no nos pueden llevar a la chavización, no será por el esfuerzo del sector político, sino por la resistencia social al cristinismo más radicalizado
OpiSantaCruz
5 mayo, 2020


(Por: Rubén Lasagno) – El coronavirus, implica mundialmente un cambio de paradigma social, laboral, económico y ambiental, entre otros aspectos que se modifican con y tras la pandemia y las acciones emprendidas para resguardarse del contagio masivo. Los países serios, con gobernantes conscientes, honestos y estadistas, adoptan comportamientos diferenciados en situaciones anómalas, sin embargo y precisamente por esa raíz de honestidad que acarrean desde su cuna o la aplicación de transparencia con la cual entienden la función pública, las medidas "excepcionales" que instrumentan en crisis del mismo carácter (y ésta es una de ellas) son de corto plazo, sobre un hecho puntual, buscan una salida rápida y urgentemente pugnan por la normalización de las instituciones como forma de garantizar, precisamente, los mecanismos democráticos que han sido alterados en la contingencia. En Argentina, la clase política en general y el peronismo/cristinismo/kirchnerismo en particular, se enamoran rápidamente de las excepciones y especialmente de emergencias como ésta. Por muchos menos, desde Néstor Kirchner a su hermana hoy como gobernadora, se mantienen hace más de 30 años las "emergencias" y las "intervenciones" en Santa Cruz, porque la primera les da la potestad de alterar y saltear controles, trámites y autorizaciones y la segunda mantener el control de organismos como la Caja de Servicios Sociales, la Caja de Previsión Social entre otros lugares históricos a los cuales NK intervino en los ´90 para "regularizarlos" y los sucesivos gobierno K siguieron usando de caja hasta la fecha. A nivel nacional claro está, no podía ser de otra manera. El "enamoramiento" de los Fernández de la cuarentena, les ha permitido deslizar bajo las sábanas de este "pseudo proteccionismo estatal", una cantidad de abusos inconstitucionales y también disimular el derrumbe económico, justificando el destino final del default; el funcionamiento incansable de la máquina de hacer dinero, con la cual inyectan (como en las mejores épocas del gobierno de CFK) dinero al mercado que aumenta día a día la inflación, elevando solo al 50% el valor del dólar en los último días y también les permite: manejar discrecionalmente los fondos, hacer negocios partidarios y personales, favorecer a los amigos del poder, distribuir la pauta como se les ocurre y ejecutar cualquier tipo de acciones corruptas, para lo cual el krichnerismo/cristinismo, es un decano en "el arte" en la malversación de los recursos.

Pero además de las denuncias de corrupción por las compras sobrefacturadas, tanto del gobierno nacional, como el de la provincia de Buenos Aires y de CABA, donde Rodríguez Larreta no hace la diferencia en cantidad y calidad de hechos sospechados de irregularidades, más allá de ser otro abusivo del poder, quien pretendía multar y mandar a realizar servicios comunitarios a los abuelos de más de 70 años que vulneraran la cuarentena, las autoridades electas han potenciado, impulsado y accionado a favor de la libertad de presos y de hecho más de 2.500 delincuentes volvieron a sus casas gracias a los buenos oficios de Pietragalla, Mena y los gobiernos de Alberto y Axel, aunque públicamente lo nieguen desviando la responsabilidad hacia "la justicia", aún cuando jueces como Violini, se haya declarado kirchneristas y alineado con La Cámpora, la facción política de Máximo que instruyó y puso en práctica el "Vatayón Militante" en la década robada, un burdo plan de liberación de chorros y asesinos, so pretexto de contribuir a la "sociabilización" de los condenados en cárceles argentinas.

En ese marco nos encontramos con el Viceministro de Justicia Juan Martín Menna el cual se sienta con un asesino serial para pactar un acuerdo de liberación de presos y Horacio Pietragalla, Secretario de DDHH de Alberto Fernández, quien genera cientos de hábeas corpus por día para liberar chorros y asesinos, a la vez que debemos escuchar al presidente decir con cara de "yo no fui", que desde su gobierno no impulsan excarcelaciones y escuchar al gobernador Kiscillof decir que "está en contra de la liberación de presos" mientras Claudia Cesaroni Directora General de Prevención del Delito y la Violencia de la Municipalidad de Quilmes cuya intendente es Mayra Mendoza una ultra K, a la par de cumplir funciones institucionales es la abogada que representa a los presos de Villa Devoto. ¡Genial!, muy del estilo cristinista: atender de los dos lados del mostrador. Por un lado acompañando a los detenidos para que lograran su domiciliaria y por el otro simulando preocuparse por la seguridad de los quilmeños. Fue tal el escándalo que Cesaroni debió renunciar a su cargo bajo el ala de Mendoza, aunque como a Vanoli la van a reponer en otro cargo, pero el daño al gobierno bonaerense de Kicillof o al de Alberto, por parte de Pietragalla y Mena, ya está hecho. Mostraron ser parte de todo este proceso "sacapresos", en línea con el pensamiento zafaroniano, del cual ahora parecen querer separarse, pero realmente, no lo pueden lograr porque se les fue de las mano y encontraron una resistencia popular inesperada. El presidente ahora pone al Poder judicial "afuera" de sus decisiones, sosteniendo la división de poderes, pero hasta diciembre los jueces eran uno solo con el gobierno. ¿En tan poco tiempo el kirchnerismo logró acomodar la institución o será que está mintiendo?.

Los principales mandatarios del país : el presidente y el gobernador de la provincia de Buenos Aires tuvieron que dar marcha atrás y despegarse del proyecto que los tuvo como organizadores natos de este mecanismo brutal, antihumanitario e ilegal de poner a la sociedad en riesgo, socavando la seguridad y vulnerando el derecho de las víctimas y la ley que las protege. Y la sociedad no se los perdonó. Las cacerolas desde los balcones, los pocos medios críticos que puede manifestarse, algunos referentes de la oposición política lánguida que no han menguado y valientes como la Dra Silvina Martínez y algunos periodistas libres, han concientizado a una sociedad que reacciona a tiempo y amenaza con hacerles pagar en las urnas, tantos delitos cometidos desde el poder, aprovechándose (y esto es lo más grave) de la emergencia que nos distrae: el coronavirus. Y aquí es donde los argentinos nos diferenciamos con otros países de la región. Éste es un país el cual, a pesar de los malos gobiernos, la sociedad se guarda la carta de oro para hacer la jugada final y acomodar las cosas. Y ésta no va a ser la excepción. La "chavización" será abortada a tiempo, porque el argentino reacciona, aunque tardíamente a veces, pero bajo la convicción de no ceder sus derechos tan cándidamente como algunos aún creen poder hacerlo. De hecho la Corte Suprema de la provincia de Buenos Aires, acaba de suspender las excarcelaciones masivas de Pietragalla y Menna. Todo lo que pasa hoy fue dicho antes. Todo lo que ocurrirá será dicho en este tiempo. El tema fundamental es seccionar el populismo en dos y exponer a sus impulsores, demostrar sus intenciones, denunciar sus objetivos y hacerles cambiar el discurso. Ésta última acción, es la que sepulta definitivamente el futuro político de sus cultores y reaviva en la sociedad la esperanza de que en nuestro país, nunca van a poder coronar un poder omnímodo en base a esta zona de confort que han encontrado en la pandemia y pretenden transformar en una herramienta de control social, para robarnos (además de los recursos y las libertades) la dignidad. (Agencia OPI Santa Cruz)


Las cacerolas le dijeron no a esta fiesta abolicionista
Infobae
Eduardo Gerome
30-04-2020


Estamos acostumbrados a oír hablar de paritarias entre entidades empresarias y sindicatos para lograr mejoras que se reflejen en los trabajadores pero, hasta ahora, no las había habido entre funcionarios de gobierno y alojados en establecimientos carcelarios. Es que la negociación que mantuvieron el director y jefes del servicio penitenciario con representantes de los presos adquiere esas características dado que las partes se colocaron en posición de iguales, a tal punto que los referentes de los presos no aceptaron la representación gubernamental que se hallaba presente y exigieron la intervención del secretario de justicia, lo que fue prometido para la próxima, porque se llegó a un cuarto intermedio. Ya unos días antes se había prometido una mesa de diálogo, la que quedó conformada en ese acto y que se halla integrada por todos ellos más otras autoridades e, incluso, jueces. A esto se llegó con el fin de impedir que nuevos motines ocurran en las prisiones y con el fin de estudiar el otorgamiento de liberaciones o prisiones domiciliarias ante la supuesta exposición al contagio de los internos.

Causa perplejidad saber de esto porque la razón que motivó los levantamientos carcelarios no fue solamente la aparición de la posibilidad de contraer el coronavirus por parte de los internos, sino el previo otorgamiento de beneficios a diversos presos en forma indiscriminada, tal como la crónica dio a conocer los últimos días. Obviamente, ningún detenido quería quedarse sin recibirlos y comenzaron a alegar que estaban expuestos a contraer la enfermedad. El mal ejemplo cundió rápidamente y exacerbó los ánimos de todos ellos, que reaccionaron de forma violenta, lo que motivó estas reuniones. Más aún, a las decisiones judiciales se sumaron declaraciones públicas de funcionarios, organismos de derechos humanos y hasta del propio Presidente de la república, mostrándose partidarios de las liberaciones, lo que indudablemente debe haber hecho pensar a los alojados en que sus derechos eran legítimos y que correspondía que se los otorgaran rápidamente.

No podemos dejar de señalar que nunca el Estado puede ponerse al mismo nivel de personas que están detenidas por haber cometido delitos y entablar negociaciones a nivel paritario con ellas. No están ni pueden estar al mismo nivel. Y, obviamente, tampoco ningún funcionario debe ejercer presión sobre los jueces para alentar decisiones liberatorias masivas. Algunos audios que se han viralizado en estos días y cuya autenticidad no fuera puesta en duda, dan cuenta de estos conciliábulos. Pero la responsabilidad de los magistrados judiciales es mayor porque han concedido liberaciones o prisiones domiciliarias en forma arbitraria y, en otros casos, abandonando su rol de juzgadores de cada caso en particular, se han pronunciado otorgando beneficios colectivos.

Si ahora esos jueces salen a dar explicaciones que no son creíbles porque se contraponen con lo que hicieron y con lo que se ve de la conducta que empiezan a tener los liberados al participar en nuevos hechos delictuosos apenas salidos de la cárcel, es porque la opinión pública se mostró absolutamente en contra de lo que hacían. Es que la gente se siente amenazada porque sabe que si antes los controles de los que purgaban su condena en domicilio eran complicados, ahora va a ser imposible hacerlo con tantos individuos en esa condición.

Es hora de que todos quienes tienen poder de decisión tomen conciencia de que quienes se hallan alojados en los penales deben cumplir las penas a las que fueran condenados porque una de sus funciones es la de servir de ejemplo para que todos sepamos que quien delinque recibe una sanción. Asimismo, se deben extremar las condiciones de sanidad de esos establecimientos para minimizar los riesgos de contagio y dotar al hospital penitenciario de todo lo necesario para que atiendan las patologías que se presenten. Pero, fundamentalmente, limitar la concesión de libertades o prisiones domiciliarias a quienes estrictamente no puedan ser atendidos en dichos lugares y cuyo estado de salud los haga muy especialmente vulnerables, siempre y cuando no sea grave el delito que hayan cometido y por el que fueran puestos en prisión. Si bien ahora es tarde, es importante que nunca más se llegue al extremo de poner a los presos al nivel de par de los funcionarios.

Las cacerolas que hicieron sonar los vecinos les están indicando a todos ellos que la gente está en contra de este verdadero jolgorio liberatorio. Y que esos magistrados que no pueden tirar más abajo el prestigio de la justicia. El autor es abogado penalista, ex juez nacional en lo Criminal de Instrucción