Plataforma Cero
Publicación Mensual
Año 15 | Número 175 ENE 2018

Las jubilaciones de privilegio del Banco de la Provincia de Buenos Aires.

PlataformaCero

30-12-2017

 

Un ex jubilado del Bapro, Eduardo Joaquín Ordóñez, que llegó a la Gerencia General del Banco, reaccionó como muchos otros, frente a las infamias que escuchamos en los medios de comunicación con respecto a las jubilaciones del BAPRO y  dirigió esta nota al periodista Marcelo Longobardi a quien escuchó debatir el tema con la gobernadora de Buenos Aires, Maria Eugenia Vidal, en su show radial.

 

Les ofrecemos esta nota enviada por Ordóñez a Longobardi, que por cierto pone los puntos sobre las íes en todo el tema del BAPRO. Es evidente, que la gobernadora Vidal no ha sido bien asesorada, desde aquí le pedimos que afloje los ímpetus porque el BAPRO no puede hacerse cargo del déficit, como no pudo antes tampoco. Primero reintegren al Banco los fondos que le sacaron, luego veamos la cuestión del déficit, que no es otro que un déficit causado por los políticos que lo gobernaron. El Bapro es un banco público, pero político, porque se asienta en el primer distrito del país que es la Pcia de BsAs. Ah, si van a ordenar las cosas, no se olviden de sacar los ñoquis que ingresan al Bapro con todos los gobiernos, tradición que sigue el actual gobierno macrista, si quieren el bien público.

 

12/27/17 12:40:35: _+54 9 11 6892_1382: Pero para mayor ilustración voy a copiar el mail que le mandó Eduardo Ordoñez (Gte. Gral. del Banco en mi gestión) a Marcelo Longobardi a raíz del  reportaje que éste le efectuó a María Eugenia Vidal sobre el tema.

 

De: Eduardo Ordóñez <ordoneze@gmail.com>
Fecha: 22 de diciembre de 2017, 12:35
Para: 
mlongobardi1@gmail.com

 

Estimado Sr. Longobardi: Permítame presentarme, mi nombre es Eduardo Joaquín Ordóñez, actualmente tengo 59 años y soy jubilado del Banco de la Provincia de Buenos Aires desde Abril del 2014. Ingresé al Banco en el ano 1978 como auxiliar administrativo, la categoría más baja del escalafón, y cuando me jubilé lo hice como Gerente General del Banco, la categoría más alta.

 

Trabajando, cursé la carrera de Contador Público en la Universidad de Buenos Aires, obteniendo mi graduación en 1983. Ya en la década del 90 finalicé un M.B.A. dictado en forma conjunta por la Universidad del Salvador y la Universidad de Deusto. Para no aburrirlo con mis antecedentes quiero decirle que el motivo del presente mail es que escuché el lunes pasado la entrevista que le hizo a la Sra. Gobernadora de la Provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, quien en un momento de la entrevista dijo enfáticamente que iba a terminar con las jubilaciones de privilegio del Banco de la Provincia de Buenos Aires, dando un par de datos que seguramente irritó a sus oyentes, como me hubiera pasado a mi si no conociera la verdad. Por eso imagínese que a priori no supuse que hubo mala intención de la Gobernadora, sino por el contrario falta de información adecuada, y como usted a partir de ese reportaje se ha seguido refiriendo a las jubilaciones del Banco como de "privilegio" sentí la obligación de escribirle por primera vez para poder aportarle datos fehacientes que le permitan contar con más elementos para su toma de posición.

 

Cuando ingresé al Banco, mis superiores me dijeron "äcá tenemos la suerte de jubilarnos jóvenes, a los 50 años, pero para eso aportamos mucha plata a la Caja de Jubilaciones. Primero tenés que saber que tu primer sueldo, va íntegro a la Caja como aporte, después de eso, todos los meses se te descuenta el 21% como aporte previsional, y cada vez que haya un aumento de sueldo, ya sea general o individual por un ascenso tuyo, ese aumento va íntegro a la Caja de Jubilaciones"'. Durante mis primeros quince años de carrera mi relación con la caja se basó en esos términos, y no escapará a su elevado criterio el esfuerzo que significaba para los trabajadores cobrar 60 días demorado los aumentos de sueldo en épocas de hiperinflación, como fue en 1989 y 1990.

 

En 1994 la ley de la Caja se modificó, previendo que el esquema vigente a ese momento generaría déficit en corto plazo, debido a la baja del número de empleados activos y la suba de los pasivos. La modificación realizada determinó que a partir de ese momento los nuevos empleados se jubilarían a los 60 años y los que veníamos aportando con la ley anterior, se haría un prorrateo en la edad para determinar la nueva edad jubilatoria. En mi caso, como había aportado el 50% de los años exigidos por la ley vieja, mi nueva edad de jubilación subió a los 55 años. Y además, nos bajaron dos puntos porcentuales los aportes, o sea al 19%, manteniendo inalterable los otros, como ser el primer sueldo, y todos los primeros aumentos.

 

La última modificación a la ley, se llevó a cabo durante mi gestión como Gerente General y bajo la Presidencia del Dr. Guillermo Francos. En la misma, se dio opción al personal para que voluntariamente opte por jubilarse a los 60 años, con el objetivo de no incrementar el déficit de la caja de jubilaciones. A los que ejercieran esa opción, se les bajaba el aporte mensual al 14%, manteniendo inalterables los otros aportes de los empleados y los jubilados. En este punto quiero decirle que como jubilado, aporto el 10,82% de mi haber jubilatorio, y además el 100% de cada aumento de la jubilación en el mes que ocurre. La reforma que aprobó la legislatura esta semana, superó todo lo conocido en materia previsional, llevando la edad jubilatoria tanto de hombres como mujeres a 65 años, exigiendo 35 años de aporte, y manteniendo insólitamente los significativos aportes del personal activo y de los jubilados también Todo esto no tiene ninguna relación con las exigencias del Anses para el resto de los trabajadores del país.

 

Además, al disponer que el Banco debe hacerse cargo del déficit, está legislando en contra a lo indicado en la Constitución Provincial, que en su artículo 50 dispone que la legislatura no podrá disponer de suma alguna del capital del Banco de la Provincia de Buenos Aires. Como verá, los "asesores" de la Gobernadora la han hecho incurrir en una serie de errores no acordes a su investidura. Para no ser aún más extenso, no me voy a explayar sobre la historia de Provincia Seguros, que en su momento era propiedad de la Caja de Jubilaciones del Personal. Tampoco, por que no es el objetivo de este mensaje, de los ñoquis políticos que la Provincia de Buenos Aires nombra en el Banco, y que Cambiemos continuó con esa mala práctica. En la actualidad, hay más de 100 "asesores" con sueldos en general superiores a los $ 100.000 mensuales. Se ve que al Directorio del Banco no le alcanzan los 10.000 empleados de línea para que los asesoren! O sea se replica lo que hacen en las Instituciones Públicas, las llenan de ñoquis, con todo lo que eso genera. Y eso si que no es un "privilegio", es directamente un "robo" al Estado, al cual usted y yo aportamos muchísima plata en impuestos.

 

Es por eso Sr. Longobardi, que con esta información que quise brindarle, deseo encuentre los elementos suficientes que le permitan cambiar de opinión respecto a que los jubilados del Banco somos "de privilegio". De hecho, y aunque sé que no es posible, estaría dispuesto a que la Provincia me devuelva actualizado todos los importes que pagué de más con respecto a lo que aportó cualquier otro ciudadano Argentino al Anses, tanto como empleado activo como jubilado. La parte legal y común a todos mis compatriotas de mi aporte la donaría a la provincia, y que nunca más me paguen la jubilación de "privilegio". Imagínese que para realizar esta oferta, tengo claro la cantidad de plata que pagué de más. Desde ya le agradezco la atención que le preste al presente correo, le envío un cordial saludo y le deseo lo mejor a usted y su familia en estas fiestas.

 

Atentamente,

Eduardo Ordóñez

 

 

LA FARSA DE LA REFORMA PREVISIONAL

Cosme Beccar Varela para La botella al mar

19-12-2017

 

El país ha sido puesto en llamas a causa de la declarada intención del macrismo de reformar el régimen jubilatorio para "mejorar" la desdichada suerte de los jubilados comunes. Y de la falsa "oposición" de sus socios del peronismo lo han apoyado algunos, y otros, incluyendo el kirchnerismo, se han rasgado las vestiduras y han cometido el delito de atentado contra los poderes públicos y el orden constitucional penado por el art. 226 del Código Penal con 5 a 15 años de prisión interrumpiendo con violencia la sesión del Lunes 18 de Diciembre, mientras en la calle soltaban a sus jaurías rentadas de asesinos para que destrozaran la Plaza del Congreso y lucharan contra los policías cuyas manos habían sido previamente atadas por el gobierno macrista. 

 

Ayer hubo 88 policías heridos, mientras una jueza de Buenos Aires, feísima de cara y de alma, Patricia Lopez Vergara (¡¡¿¿quién nombró como Juez a semejante Medusa, ignorante y malévola mujer?!!!) se permitía interferir en la actuación del Poder Ejecutivo dando órdenes a la Policía acerca de la manera cómo debía actuar en el mantenimiento del orden contra esas hordas de salvajes, es decir, dejando a los policías casi indefensos. Resultado: los 88 heridos uniformados que acabo de mencionar... 

 

Pero si se miran los cuadros comparativos entre el sistema de ajuste jubilatorio vigente antes de esta reforma y el que resulta de ella, publicado por los diarios de hoy 19/12, vemos que la diferencia es mínima y casi ridícula. No ayuda en casi nada a los jubilados comunes pero les sirve al macrismo y sus cómplices peronistas y de izquierda para aumentar el caos social que está deshaciendo el país. 

 

EN CAMBIO, EL PROBLEMA REAL DEL SISTEMA JUBILATORIO NO HA SIDO NI SIQUIERA MENCIONADO POR LOS FALSOS OPOSITORES NI POR EL GOBIERNO DE MACRI. ESE PROBLEMA ES EL DE LAS OBSCENAS JUBILACIONES QUE COBRAN LOS PRIVILEGIADOS DEL ESTADO, DE LOS TRES PODERES, SIENDO EL MÁS ESCANDALOSO Y PELIGROSO, EL DEL PODER JUDICIAL DONDE UN DESHONROSO EX-MINISTRO DE LA CORTE SUPREMA, HOMOSEXUAL Y DUEÑO DE DIEZ DEPARTAMENTOS QUE FUNCIONAN O FUNCIONABAN COMO PROSTÍBULOS, COBRA $385.000 POR MES DE JUBILACIÓN, DESPUÉS DE HABERSE JUBILADO EN UNA EDAD EN LA QUE ESTÁ PLENAMENTE CAPACITADO PARA TRABAJAR Y TANTO QUE HA SIDO NOMBRADO JUEZ DE LA CORTE INTERAMERICANA CON UN SUELDO EN DÓLARES (QUE SE ACUMULA A SU JUBILACIÓN DESOPILANTE). 

 

Ocurre que los ministros de la Corte, los Camaristas, los Jueces, los Secretarios y demás funcionarios del Poder Judicial, empezaron a ser sobornados por el kirchnerismo mediante el silencioso sistema de aumentarles los sueldos a cifras siderales, con el agregado de que los que se jubilan (a una edad muy lejos de la valetudinaria) gozan de pensiones casi iguales a esos sueldos gigantescos.  Es claro que un Poder Judicial de tal manera "favorecido" es una esclavo del Poder Ejecutivo que tiene la llave del Tesoro y más aún si cuenta con la complicidad del Poder Legislativo cuyos miembros están sobornados de la misma manera. 

 

A esto debe sumarse lo que ganan los funcionarios públicos. La llegada de Macri al poder fue como una especie de "gordo de Navidad" para la banda del PRO y sus aliados. Macri aumentó el número de Ministerios. Tiene ahora 21 ministerios, 87 secretarías, 207 subsecretarías y 687 direcciones ("La Nación", 17 de abril de 2017) y según la Constitución deberían ser ocho los ministros.  ¡Imagínese la cantidad de empleados jerarquizados, contratados, secretarias, asesores y demás paniaguados del macrismo que succionan la ubre del Estado de esa manera inflado! ¡Y no son sueldos de pacotilla sino grandes sueldos (sin contar lo que deben robar, que, por supuesto, debe ser mucho, porque es una vieja costumbre de los políticos profesionales la de robar, aunque más no sea aprovechando su influencia y la "inside information"), de manera que con eso Macri se asegura el soborno también de los funcionarios públicos! 

 

Este es un gobierno en el que el saqueo del país se ha convertido en una actividad rutinaria (en lo cual sigue fielmente a su antecesora) realizada con total impunidad y en la sombra... Digo "en la sombra" porque por más que he querido saber cuánto ganan cada uno de esos miles de entenados, no lo he podido conseguir. 

 

Por eso me indigna casi hasta la apoplejía la mentirosa discusión sobre la "reforma previsional" que tiene al país en vilo, con una huelga de la CGT incluida realizada en forma novedosa: desde el mediodía del Lunes 18 hasta el mediodía del Martes 19, o sea, dos días (no uno, como era costumbre) durante los cuales el país no sabía a qué atenerse porque los millonarios descaradaos del gremialismo no se dignaron explicar sino hasta el Lunes 18 a las 9am si el transporte estaba comprendido o no en la acción revolucionaria. Puesto que eso fue: una huelga revolucionaria, no destinada a mejorar la situación laboral sino para hostigar a toda la población y probar su poder de dañar y de aumentar el caos social a voluntad. 

 

EXIJO QUE MACRI PUBLIQUE UNA LISTA DE LOS SUELDOS Y JUBILACIONES DE TODOS LOS INTEGRANTES DE LOS TRES PODERES (MILITARES TAMBIÉN), INCLUYENDO SUS ADICIONALES Y DEMÁS BENEFICIOS, TAL COMO LO ORDENA LA LEY 27.275 DEL 14/9/2016, APROBADA POR ESTE MISMO GOBIERNO EN UN ALARDE REPUGNANTE DE CINISMO. Y UNA VEZ CONOCIDOS ESOS DATOS, QUE SE INICIE EL PROCESO DE ANULACIÓN POR ABUSO DE PODER DE TODOS ESOS SUELDOS Y JUBILACIONES EN CUANTO EXCEDAN EL LÍMITE DE LO EQUITATIVO. 

 

Y reclamo a los "argentinos" en los que quede un resto de honor, de amor a la Patria y de temor de Dios, que exijan lo mismo. Si no lo hacen, les dejo expresado con anticipación mi más sincero menosprecio.

 

 

Un gobierno encorsetado por el discurso progresista

Jorge Martinez para La Prensa

19-12-2017

 

Decir que el Gobierno tropieza siempre con la misma piedra no es ya una metáfora original. La clave en este fin de año acosado por la violencia de las minorías es determinar cuál es esa piedra. No es la "falta de consensos" o de "diálogo", ni siquiera de "cintura política". Nada de eso. La piedra es otra. Es el estado cultural de un país moldeado por la izquierda en todos los niveles, un corset  ideológico que el kirchnerismo vistió con gusto y que Cambiemos aceptó usar desde el primer día.

 

Nunca el Gobierno intentó librarse de ese condicionamiento mental. Es más, lo dio por sentado, lo tomó como un hecho natural, tan irrevocable como la fuerza de la gravedad. Así lo entendió ya en la campaña electoral de 2015, cuando prometió, por ejemplo, que los planes sociales eran intocables o rechazó privatizar empresas estatizadas por el kirchnerismo. El famoso gradualismo de sus políticas económicas ha sido una consecuencia de esa restricción ideológica. Atemorizado por la posible acusación de "neoliberalismo", descartó usar siquiera la palabra "ajuste", y mucho menos intentó recortar el desbordado gasto público que tarde o temprano podrá terminar en lo que siempre termina en nuestro país: hiperinflación o default.

 

Desde la asunción del poder eligió disimular la magnitud de la crisis que habrá recibido, algo insólito en la historia política mundial. A partir de entonces, actuó persuadido de que las explicaciones aburren y que sólo convencen los hechos consumados. Su política de comunicación consistió en no comunicar. No debería sorprender entonces que esa estrategia dejara el espacio libre a los mayores especialistas en relato, a los militantes vitalicios, a los propagandistas de alma: los K, los progres y la izquierda. No deberá sorprender que además ``perdiera la calle''. Esa combinación de errores volvió a explotar el lunes frente al Congreso. La aprobación por mayoría exigua de una ley que encubre un ajuste culposo, y para colmo con los jubilados, condensó todas las debilidades de la conducción oficial. Otra vez no comunicó, otra vez pretendió que los hechos se impusieran a las palabras, de nuevo creyó con ingenuidad que un triunfo electoral -el de octubre- alcanzaría para silenciar a los totalitarios.

 

Las inseguridades ideológicas condicionaron incluso el operativo policial. Como el jueves anterior los habían acusado de "exagerados" y "represores", el lunes decidieron reducir al minimo el despliegue de policías, para luego exponerlos durante tres horas a la lapidación de los salvajes. Dicen que lo que se buscaba con el martirio policial era desnudar la violencia de los extremistas. Si fue así, cabrá preguntarse si no habrá otra forma de demostrarlo, menos sangrienta para los agentes, y no tan cómoda para sus jefes políticos.

 

En la Argentina capturada por el progresismo, los policías, las fuerzas de seguridad y las Fuerzas Armadas son la única variable real de ajuste. Demonizadas desde que derrotaron al terrorismo de izquierda en los años '70, malviven bajo un estado de sospecha constante. Nadie levanta la voz por ellos. Si aún queda tiempo para entablar la demorada batalla cultural, no hay dudas de que deberá empezar por revertir ese oprobio.

 

 

Más allá de la sedición, al Gobierno le falta docencia económica

Ayer asistimos a un acto intentando impedir que funcione uno de las instituciones del estado como es el Congreso de la Nación

Roberto Cachanosky para Infobae

19-12-2017

 

Durante tres horas en el país entero y también en el exterior se pudo ver cómo la policía de la Ciudad aguantaba estoicamente ante un importante grupo de sediciosos que le tiraba piedras, tuercas, bombas caseras y botellas de vidrio. Durante esas tres horas, apelando a las cuestiones de privilegios, una legión de diputados del FPV, de la izquierda y del massismo, mentían descaradamente ante las mismas cámaras de televisión diciendo que había que suspender la sesión porque estaban "reprimiendo al pueblo".

 

Claramente asistimos a un acto de sedición intentando impedir que funcione una de las instituciones del estado como es el Congreso de la Nación. Y también pudimos ver que esos sediciosos no eran jubilados achacados reclamando por sus jubilaciones. Eran grupos de choque que directamente se levantaron contra el orden constitucional.

 

Lo más patético es que todo ese accionar sedicioso no fue por una reforma de fondo, que obviamente tampoco se hubiese justificado. El debate era solo por un cambio en la forma de ajustar las jubilaciones. Ni siquiera era un debate para cambiar el sistema de reparto y volver a la jubilación privada.

 

Nadie puede ser tan ingenuo como para creer que lo ocurrido fue un acto espontáneo de protesta y que hubo reacción de la gente ante una agresión desmedida de la policía. Todos sabemos que esto fue organizado por alguien que usa como excusa el ajuste de las jubilaciones para tratar de cubrirse de la lluvia de juicios que se le vienen encima por corrupción y traición a la patria.

 

Ahora bien, es evidente que todos los argumentos que se vienen esgrimiendo en favor del gradualismo para que no se produzca un conflicto social fueron desmentidos por lo que vimos el jueves pasado y ayer. Los conflictos sociales, en la mayoría de los casos en la Argentina, son organizados. Impulsados por sectores políticos. Y más cuando ese sector político advierte que va a tener que rendir cuentas ante la justicia.

 

Dicho esto, con lo que se vio ayer en televisión, el peronismo en general, y el kirchnerismo en particular, perdieron más imagen ante la población. Pero el Gobierno pagó un costo político por no explicar adecuadamente el problema previsional y negarse sistemáticamente a presentar un plan económico consistente. Un plan bien articulado

 

Tener dividida la administración de la economía en tantos ministerios es un delirio, pero mucho más delirio es considerando la herencia económica recibida del kirchnerismo.

 

No hay docencia económica

 

Me parece que Mauricio Macri debería tomar nota de lo ocurrido y advertir que tiene que poner al frente de la economía a alguien que tenga un plan global en su cabeza, con un equipo económico que inspire confianza y, por sobre todas las cosas, sea más docente que ministro de Economía para explicar con claridad, ante la población, los problemas económicos. Uno de los errores más groseros de este proyecto de ley modificando el ajuste de las jubilaciones es que nadie del Gobierno supo explicarlo con claridad. Les falta hacer docencia económica para que la gente entienda las medidas que se adoptan.

 

En vez de dilapidar el capital político recientemente obtenido en las elecciones de octubre discutiendo cómo ajustar las jubilaciones o si las gaseosas azucaradas van a pagar más impuestos o menos impuestos, luce más lógico apostar el capital político en encarar un mínimo de reformas estructurales que le den sustento de largo plazo a la política económica. Es más razonable tomar deuda para financiar la reforma del Estado, de manera de bajar el gasto público y equilibrar las cuentas del sector público, que tomar deuda permanentemente para financiar un bache fiscal que lejos de reducirse aumenta por el costo de financiamiento que genera el gradualismo.

 

En síntesis, al momento de diagramar su política económica, el Gobierno debería tener en cuenta que el gradualismo no es la medicina adecuada para enfrentar la terrible herencia recibida del kirchnerismo.

Que cualquier cosa que haga en materia de política económica, los sectores políticos que siempre conspiran, ahora tienen más razones para conspirar ante el tsunami de juicios que tienen que enfrentar. En ese contexto político, es claro que el Gobierno va a recibir el apoyo de buena parte de la población si presenta un plan económico consistente y explicado con toda claridad por un ministro de Economía que sea más un docente que un tesorero del club.

 

El salvaje ataque sedicioso al Congreso de la Nación perpetrado por un grupo de delincuentes que enfrentan juicios debería hacerle reflexionar a Mauricio Macri sobre su estrategia económica. La gente tiene paciencia y apoya. Pero no tiene toda la paciencia del mundo.

 

 

Carrió: "Yo sé lo que es un golpe civil, yo lo viví". La diputada nacional denunció, en pleno debate por la reforma previsional, que se produce una "conspiración nacional".

Perfil

20-12-2017

 

Durante su intervención en el debate por la reforma previsional, la diputada nacional Elisa Carrió criticó el marco de violencia producido en las afueras del Congreso y contó haber visto "cómo se hizo el golpe contra De la Rúa". Dijo que allí no solo estaba el PJ de la provincia de Buenos Aires, como así también "parte del radicalismo que hoy está sentado en una banca allá", en referencia a Leopoldo Moreau. "¿Y saben otra cosa? ¿Saben quién me ofreció el Ministerio de Justicia y la Corte? -preguntó-. El señor Moreau, y el segundo fue mi gran amigo el Gringo (Carlos) Soria, que estaba con Duhalde y acá está María Emilia que no me puede mentir", consignó El Parlamentario.com. 

 

"Fue durante el gobierno de Adolfo Rodríguez Saá, pero pusieron gente ensangrentada en la puerta, y Juanjo (Alvarez) ponía la sangre para que Duhalde tomara el poder. Ese día terminaron las muertes, los cacerolazos… Yo sé lo que es un golpe civil, yo lo viví".

 

Tras haber sido aludido salió a contestarle Leopoldo Moreau, quien dijo que Carrió "no entiende nada; si cree que en 2001 hubo un golpe de Estado, no entiende nada, no entendió lo que pasó en 2001, se pliega a las versiones conspirativas, porque de economía no entiende, de política mucho menos. De vez en cuando el grupo Clarín la saca del placard, la pone sobre una mesa para desprestigiar la política y la vuelve a esconder".

 

Con posterioridad, el radical K aclaró que no se le hubiera ocurrido nunca ponerla de ministra de Justicia porque "es un acto de irresponsabilidad institucional", y concluyó asegurando que ella pasó de ser "fiscal de la República a abogada defensora de los corruptos y los represores. Le hace un gran daño al sistema político hace mucho tiempo, porque lo único que hace es desprestigiar a los demás".

 

 

Prueba de fuego

Mirador político- La sanción de la reforma previsional es el test político más exigente que se le presentó hasta ahora al gobierno y pudo superarlo.

Sergio Crivelli para LaPrensa

19-12-2017

 

La sanción de la reforma previsional es el test político más exigente que se le presentó hasta ahora al gobierno y pudo superarlo. Con errores, vacilaciones y un costo político todavía impreciso, pero lo superó. Habituado a dar batalla en los medios y las redes sociales, a diseñar campañas electorales increíblemente exitosas, el macrismo no tenía experiencia en construir una mayoría parlamentaria sólida y blindarla para que superase las presiones más duras.

 

Fracasó en el primer intento del jueves pasado, pero lo consiguió ayer en circunstancias más difíciles, con durísimos incidentes en la calle y un nutrido grupo de diputados kirchneristas que rompió todas las reglas de comportamiento legislativo de manera nunca vista, llevando la violencia callejera al recinto y sentando un precedente institucional gravísimo. Una conducta a la que le cabe el artículo 241 del Código Penal que reprime con hasta seis meses de prisión a quien "perturbe el orden en las sesiones de los cuerpos legislativos nacionales o provinciales, las audiencias de los tribunales de justicia o dondequiera que una autoridad esté ejerciendo sus funciones".

 

La gravedad del vandalismo legislativo es comparable con la otra más espectacular: el ataque abierto a la democracia de la izquierda y sus aliados peronista en las inmediaciones del parlamentario. Mientras no haya sanciones efectivas para los diputados que violaron abiertamente la ley y queden impunes los que atacaron con saña a la policía, las instituciones, el estado de derecho y la convivencia pacífica sufrirán un deterioro que alentará la peor conducta de quienes pierdan las elecciones en el futuro. Una de las primeras conclusiones de lo ocurrido es que Mauricio Macri y sus operadores confiaron excesivamente en las promesas de los gobernadores del PJ. Después del fracaso inicial en reunir un quórum sólido, los gobernadores, siempre

 

ávidos de fondos, aumentaron sus exigencias. Son políticos profesionales curtidos en las peores prácticas del trato "pampa", ese que se hace sin voluntad de cumplirlo.

 

Segundo, Macri tiene aliados poco confiables a la hora de pagar costos políticos con su propio capital electoral, por ejemplo, Elisa Carrió. Hizo la "gran Chacho" y en lugar de cerrar filas en momentos difíciles pidió plata para los jubilados. También el levantamiento de la sesión. Por suerte para Macri no era su vicepresidente, sino la crisis hubiera sido monumental. Otro radical, Martín Lousteau, también mostró su nula confiabilidad por segunda vez. Dio quórum, pero votó en contra. A este, Macri lo había hecho embajador en Washington. No sólo los peronistas tienen mañas

 

Tercero, entre los más duros enemigos estuvieron los massistas que se aliaron al kirchnerismo. Esto los descalifica ante la mayoría de votantes que rechazan a Cristina Fernández, pero cabe recordar las presiones del "círculo rojo" para que Macri llevara a Sergio Massa como candidato a gobernador en lugar de a María Eugenia Vidal.

 

Cuarto, el kirchnerismo perdió dos veces. Una, en el recinto, la segunda ante la opinión pública. Quedó abiertamente como golpista al hacer causa común con el salvajismo de la turba que pedía el helicóptero. Es obvio que se le desmagnetizó definitivamente la brújula y se aísla. A D´Elía y Esteche sumó a Biondini; una verdadera colección de piantavotos.

 

Quinto, respecto del fondo de la cuestión, la reforma del cálculo de actualización de las jubilaciones, el gobierno tuvo un déficit injustificable: no supo explicar el proyecto en el debate público. Es una cuestión compleja que el grueso de la gente no entiende y en la que cualquiera político dice cualquier cosa. En la época de la "posverdad" (mentiras descaradas) estuvo lento de reacción. Podía haber impuesto su "relato", pero enmudeció poniendo de manifiesto una actitud culposa.

 

"Expliquen, expliquen, expliquen", les gritaba Miguel Pichetto cuando el proyecto se debatía en el Senado y vio que se venía la noche. En la Casa Rosada nadie parece haberlo escuchado

 

 

Graciela Fernández Meijide, sobre los incidentes frente al Congreso: "No fue improvisado, los violentos venían con directivas claras"

La referente de los Derechos Humanos y ex funcionaria se refirió al tratamiento de la reforma previsional y a los disturbios

Infobae

18-12-2017

 

Graciela Fernández Meijide analizó el debate en la Cámara de Diputados por la reforma previsional y los incidentes que tuvieron lugar durante todo el día en las inmediaciones del Congreso de la Nación, sobre los que consideró que "no fueron improvisados".

 

En ese sentido, la referente de los Derechos Humanos y  ex legisladora sostuvo que los disturbios que hubo en la calle fueron diagramados. "No fue improvisado lo que pasó. Había un grupo de lumpenaje, de violentos, que venía con directivas claras. Intentar si podían entrar al Congreso o interrumpir la sesión", afirmó.

 

Fernández Meijde aseguró que durante la jornada de este lunes había "interés en que se levantara la sesión y no que se discutiera cómo defender mejor los intereses de los diputados". En ese sentido, remarcó que en la calle hubo una "gran violencia de un grupo muy chico que tenía una estrategia detrás".

 

"Interrumpir la sesión hubiese sido una derrota de la política, porque antes se había hecho un enorme esfuerzo del gobierno nacional y los gobiernos de distintos distritos para llegar a un acuerdo. Eso es la política", indicó durante una entrevista al programa Intratables del canal América. La ex legisladora se refirió así al acuerdo alcanzado entre el oficialismo y un grupo de gobernadores del PJ para que haya quórum en la sesión y se apruebe la ley de reforma jubilatoria.

 

Fernández Meijide explicó que el proyecto de reforma "puede ser que no le guste a todos y tienen legítimo derecho", pero " hay que discutirlo y sentarse en la silla, aún siendo minoría". "Eso es lo que exige la democracia. Para eso nos vota la gente", explicó.

 

"Esta vez los políticos con responsabilidad sostuvieron la sesión. Macri fue inteligente en decir 'la sesión no se levanta'", expresó, sobre la decisión que habría tomado el presidente durante la tarde cuando una gran parte del arco opositor le reclamaba al presidente de la Cámara baja, Emilio Monzó, que levantase la sesión debido a los incidentes que había en la calle.

 

La ex funcionaria del gobierno de la Alianza también se refirió a la manifestación de los movimientos sociales, sindicatos y agrupaciones políticas. "No vi ni un cartel por los jubilados. Pero sí vi varios que decían 'Macri gato'", señaló. Además, sin nombrarlos, apuntó contra el kirchnerismo. "Me pregunto cómo imaginan el futuro quienes aún no se resignan a haber perdido por el voto de la gente", afirmó.

 

También haciendo referencia al sector político que gobernó la Argentina antes de Mauricio Macri, Fernández Meijide dijo: "Hoy esto está pasando porque detrás existe la absoluta necesidad, por lo menos la fantasía, de que si se le dobla la mano al gobierno, se acaban los juicios. Hay protección personal. Muy miserable", analizó.

 

"Ninguno de estos cree que está defendiendo la patria. Les importa tres pepinos lo que le pasa a los jubilados y a la patria. Les importa lo que le pasa a ellos", aseguró, apuntando contra los legisladores que querían que se levantara la sesión y no tratar el proyecto de ley. En otro tramo de la entrevista, la ex legisladora afirmó que le causó mucha tristeza "cómo la gente seguía atacando a la Policía". En esa línea, indicó: "Esta vez no estaba la tan temida Gendarmería. Vi cómo se lastimaban y cómo insistían rompiendo todo".

 

 

¿Otra guerrilla ensombrece la Argentina?

LA TRONERA

Alberto Amato para Clarin

02-11-2017

 

¿Hay una nueva guerrilla en la Argentina? Si la hay, el Gobierno debería admitirlo sin eufemismos y anticipar cuáles son sus alcances, su peligro potencial, la cantidad y calidad de elementos y armas que la componen y cómo va a enfrentarla. Sin eufemismos. La ministra de Seguridad dijo el lunes que quería "caracterizar y conceptualizar que estamos en una situación frente a grupos violentos, que no respetan la ley, que no reconocen a la Argentina y que no reconocen al Estado." Si eso no es una guerrilla, ¿qué es una guerrilla?

 

Sabemos que, para el Gobierno y para su discurso, una nueva forma de relato, una tragedia en una nave de guerra es algo así como un evento "hidroacústico, no nuclear, compatible con una explosión." ¿Por qué cuesta tanto darle su nombre a las cosas y a los hechos? ¿Peligra la democracia por hablar de guerrilla o de estallido en un submarino?

 

Si el grupo mapuche que reivindica la creación de una nación indígena de fronteras difusas que abarque Argentina y Chile, como supuestamente reza la biblia no escrita de su etnia; si ese disparate que estalló después de instalado el actual gobierno mientras estuvo silencioso y sosegado en los años del kirchnerismo; si las ansias mapuches han decidido tomar las armas para alcanzar sus reivindicaciones; y si toda la violencia desatada en el sur es algo más que una espuria especulación política, trágica y falsa, que es lo que parece, para poder calificar al Estado como represor y mantener in aeternum el conflicto, la sociedad, que deberá decidir cómo se para frente a los violentos, merece saber quiénes y por qué la enfrentan y cómo serán enfrentados a su vez.

 

Todavía vivimos las secuelas de una terrible historia vinculada al terrorismo guerrillero y estatal, como para volver a las andadas porque le cantan las narices a una secta de fanáticos delirantes. Es curioso, pero en el país los movimientos guerrilleros no nacieron para combatir a las dictaduras y dictablandas que supimos conseguir, sino que lo hicieron en el seno de gobiernos constitucionales rengos, porque fueron los años de proscripción del peronismo, pero constitucionales al fin.

 

Los Uturuncos, la primera guerrilla de la Argentina moderna, debutaron en la primavera de 1959, bajo el gobierno de Arturo Frondizi, que soportó casi dos mil atentados terroristas en su gestión de cuatro años. Ernesto Guevara envió a uno de sus hombres, Ricardo Masetti, a desarrollar un foco guerrillero en Salta en 1963, un mes antes de la llegada al gobierno de Arturo Illia.

 

El Partido Revolucionario de los Trabajadores (PRT) que daría origen al ERP, se fundó en 1965, bajo el gobierno de Illia. Y si bien FAR, FAP y Montoneros nacieron para enfrentar a la dictadura de la Revolución Argentina, sus acciones violentas siguieron bajo el gobierno constitucional de Juan Perón y de su viuda. Lo que pasa en el sur ya pasó en el país. No es igual, pero es semejante. En todo caso, ni semejanzas ni diferencias permiten esta vez volver a mirar para otro lado.

 

 

Doble vara con los violentos de un sector mapuche

Un reciente comunicado de la RAM reivindica lo que llama sus "acciones de resistencia".

Jorge Lanata para Clarin

02-12-2017

 

Casi toda la gente que conozco que defiende a los grupos violentos de mapuches, vive en Barrio Norte. Hippies con OSDE. Es en vano intentar discutir el tema: la violencia mapuche "es una mentira de los medios monopólicos" o, caso contrario, "los mapuches fueron torturados y vejados hace doscientos años y debemos sentirnos culpables". Ellos son, por su lado, los verdaderos dueños de la tierra (siguiendo esa lógica, los mapuches usurparon a los dinosaurios). Su adhesión snob le otorga a los mapuches una categoría particular, les aceptan conductas que condenan en los no-mapuches. A las feministas, por ejemplo, no les importa que la mujer mapuche esté obligada a ser ama de casa o bruja (machi). A los demócratas no les molesta que el Lonco no surja de una votación, sino del privilegio de la sangre. A los laicos tampoco les molesta que la religión ocupe, en los mapuches, la misma o mayor importancia que los valores civiles.

 

Cuando sucede en los "blancos" la misma conducta es condenada: los llaman fanáticos, fascistas, intolerantes. Observan la mayor parte de los problemas sociales que los mapuches sufren (discriminación, desempleo) como problemas especiales, olvidando que eso le sucede a todos los pobres del país; su origen los convierte en pobres con privilegios de reclamo. Si un grupo de habitantes humildes de Neuquen quema una camión o cobra "peaje" en la ruta es un delito, pero si lo hace un mapuche es unareivindicación.

 

El gobierno K (en este caso ya no vecinos de Barrio Norte sino de Puerto Madero) tuvo un sueño incompleto: entregarle a los pueblos indígenas los parques nacionales. El sistema de parques nacionales –son treinta y tres- está destinado a proteger el patrimonio natural y cultural del país y pertenece a toda la comunidad. El proyecto tuvo una especie de plan piloto en el Parque Lanin, 413.000 hectáreas en Neuquen, en el marco del denominado "comanejo" por el que se formó un directorio donde las autoridades mapuches y las del Parque tienen igual representacion. Hoy mismo puede verse em la puerta de entrada del Parque Lanin un panfleto en el que Facundo Jones Huala pide la renuncia de la ministra de Seguridad. El único arraigo de esas comunidades en el Parque es político, y no ancestral.

 

Otro proyecto en marcha con el mismo sentido es el llamado Barrio Intercultural de San Martín de los Andes, donde se instala una comunidad mitad mapuche mitad "huincs" (los huincas vendríamos a ser nosotros) manejada por el inefable Juan Grabois, el amigo del Papa que extorsiona al Gobierno pidiéndole subsidios a cambio de disminuir el numero de cortes y piquetes. El concepto es curioso: como si los barrios que reúnen descendientes de italianos, españoles y árabes no fueran multiculturales. Respecto a la RAM (Resistencia Ancestral Mapuche) es difícil decir cuántos son: veinte personas, cincuenta o mil. En cualquier caso son una minoría ruidosa y no representativa. En los últimos días, se han transformado en un ente mitológico: todos hablan como si nunca hubieran existido, y los atentados fueran un invento de los medios.

 

Gobiernos progresistas como el de Michelle Bachelet, en Chile, no dudaron en calificar como terrorista a su grupo hermano, la CAM. Aquí esa palabra representa un problema: está mal visto llamar terroristas a quienes usan el terror para conseguir resultados políticos. La experiencia de la última dictadura militar, que asesinó por "terroristas" a miles que no lo eran, solo por pensar distinto, dejó una mella aún no superada. ¿Cómo llamar a quienes incendian propiedades? ¿Cómo extorsionan en la rutas cobrando peajes? Lo curioso es que mientras el obispo de Bariloche, Juan Jose Chaparro, dice que "nunca los vio" y fomenta la negociación de igual a igual con quienes ocupan ilegalmente un bien del Estado, los mismos miembros de la RAM reconocen en público sus actividades y las reivindican; explican que esto es sólo el comienzo y reparten folletos a los adherentes enseñandoles cómo planificar actividades futuras.

 

Un reciente comunicado de la RAM reivindicó lo que llama "acciones de resistencia a través de la conformación táctica de Unidades Ancestrales de Liberación Territorial UAL", y las describe: -Paraje Mallin Ahogado, sabotaje mediante dos quemas de retroexcavadoras que prestaban servicio al imperialista británico Joe Lewis, mayor accionista de energía eléctrica del país.

 

-El Hoyo: sabotaje quema de cabañas del mafioso Sindicato de Petroleros Privados del Chubut.

-Sector rural El Hoyo: quema de dos máquinas pertenecientes a Minas Magri, quienes destruyeron el mallin por la extracción de turbas.

-Quema de puesto La Escondida, perteneciente a Benetton.

-Emboscada con armas de fuego en Ruta Nacional 40 sector rural Epuyen: un móvil dañado y un oficial con impacto de bala en el chaleco antibalas.

-Sabotaje a la empresa Plantas del Sur que exporta frutillas a Europa. Se destruyeron tres tractores, dos campings, dos arados y una casilla.

 

La investigación liderada por el fiscal general José Gerez señala también el caso del homicidio del sargento Jose Aigo en 2012 y ataques a concesionarias y pozos petroleros en la zona del Alto Valle. En distintos allanamientos se encontraron armas de guerra, rifles Winchester, pistolas y varios kilos de marihuana. Quienes siguen el tema no descartan que parte de la actividad de estos grupos sea el narcotráfico en un sitio donde la frontera es de fácil acceso y no tiene control alguno.

 

En http://we un.org/ bajo el titulo "Kutralwe" puede encontrarse el "Manual mapuche de sabotaje y confusión", que explica "el arte de golpear sin ser golpeados, hacer acciones de sabotaje sin represalia o investigaciones posibles dejando pruebas falsas que confundan a los persecutores y lo hagan perder el tiempo buscando un seudo responsable que no existe o es imposible de perseguir bajo sus mismas leyes y normas impuestas". Kutralwe le enseña al militante que conducta tener ante las detenciones, cual es la nueva ley de control de armas y explosivos, etc.

 

El Gobierno ahora toma como una sorpresa algo que lleva años sucediendo. Y tampoco tiene un plan al respecto. Las declaraciones de Patricia Bullrich y Gabriela Michetti luego de la muerte de Rafael Nahuel, ocupante del Parque Nahuel Huapi a manos de la Prefectura, no fueron oportunas. Ambas sostuvieron que "el beneficio de la duda lo tiene que tener siempre la fuerza de seguridad que ejerce el monopolio de la fuerza". El jurista Roberto Gargarella escribio en su blog: "Es el Estado el que debe probar que actuó bien, el que debe hacer un esfuerzo extraordinario para justificar cada paso que quiera dar usando su fuerza y el que debe someterse a estrictos controles cuando se mueve en dicho terreno. Por eso lo rodeamos de organismos de control".

 

Si el Estado remedia las injusticias del terrorismo con nuevas injusticias, lo único que hace es atizar el fuego.Los jueces, por su lado, favorecen que las pruebas desaparezcan: no se animan a allanar, respetando territorios sagrados u ocupaciones armadas. Como decíamos arriba, la RAM debe estar compuesta por un grupo de decenas o cientos de personas. No son muchos, pero saben lo que quieren. Nosotros, no.

 

 

Maria Josefina Ramos es traductora pública de Inglés y periodista.

Su trayectoria periodística abarca el período 1970-1985, como analista política y cronista parlamentaria desde el Congreso Nacional para varias radioemisoras del interior del país y también para el vespertino La Razón.

En 1975, fue distinguida con una beca como periodista parlamentaria por la Asociación de Corresponsales de las Naciones Unidas para cubrir la XXXI Asamblea General de la ONU.

Es creadora y directora de Plataforma Cero.