Plataforma Cero
Publicación Mensual
Año 15 | Número 196 OCT 2019
actualidad.docx
Maria Josefina Ramos es traductora pública de Inglés y periodista.

Su trayectoria periodística abarca el período 1970-1985, como analista política y cronista parlamentaria desde el Congreso Nacional para varias radioemisoras del interior del país y también para el vespertino La Razón.

En 1975, fue distinguida con una beca como periodista parlamentaria por la Asociación de Corresponsales de las Naciones Unidas para cubrir la XXXI Asamblea General de la ONU.

Es creadora y directora de Plataforma Cero.


Los elementos de una tragedia política latente
Eduardo Fidanza para La Nacion
28 -09-2019


Cuidar las palabras, pulir el texto: requisitos de la prosa aceptable. Y un imperativo en tiempos de crisis. Sobre ese compromiso reflexionaba con autocrítica el autor de esta columna por haber utilizado la palabra "extremismo" la semana pasada. ¿No constituye un adjetivo exagerado e inoportuno para caracterizar ciertas asechanzas del presente? Lamentablemente, un llamado a reivindicar la guerrilla de los años setenta, un ligero "sí" para avalar la persecución a periodistas, un insulto soez proferido por un jefe sindical al Presidente, la amenaza a un escritor mostraron la pertinencia de esa palabra, evocadora de aspectos oscuros de nuestra historia. Términos y actitudes que desafían las reglas de juego de la democracia, fomentando la caza del adversario como si fuera un enemigo, o revalorizando a los que la han practicado. Entonces, si hablar de extremismo no es descabellado, con temor y temblor se arriesgará hoy otra palabra cargada de resonancias sombrías: tragedia. Y se sostendrá que hay una serie de elementos en la actualidad que podrían derivar, si no se los modera, en el desenlace que distingue a este género: un final catastrófico porque los protagonistas enfrentan los conflictos con insensatez. No les importan los demás, solo consideran sus metas y se dirigen a ellas desechando las consecuencias de sus acciones. Dos ensayistas célebres escribieron páginas insoslayables sobre la tragedia, aunque sus visiones fueron divergentes: George Steiner y Raymond Williams. Para Steiner, la cifra de lo trágico es una "visión terrible e inflexible que cala en la vida humana". Un sino irracional que no puede remediarse con medios técnicos o sociales y conduce a una conclusión fatal e irreparable. Es la actitud de Dionisos cuando condena a Tebas sin contemplación al final de Las Bacantes, de Eurípides, según ejemplifica Steiner: "La sentencia es demasiado dura. No guarda proporción con la culpa. Dionisos no hace caso. Reitera con petulancia que se lo ha agraviado mucho; y luego afirma que Tebas estaba predestinada a su suerte. De nada vale pedir una explicación racional o piedad -concluye Steiner-. Las cosas son como son, inexorables y absurdas". Con Raymond Williams, en cambio, la tragedia baja del Olimpo. Es social antes que política. Sucede en la vida cotidiana más que en el palacio. Representa la situación de los individuos contemporáneos, no la del héroe clásico. No es sinónimo de muerte, sino de injusticia y falta de solidaridad. De incomunicación y renuncia al sentido. Por eso Williams cita a Camus: "Hoy la tragedia es colectiva". Una adversidad que contiene dos consecuencias difíciles de eludir: la desesperación y la revuelta. Si se contempla la Argentina quebrada de estos días a la luz del discurso trágico, se tiene una impresión desconcertante: sus principales líderes no advierten el peligro o lo desechan. Cristina sigue adelante impasible, con una actitud característica. En La Matanza les habló a sus seguidores con palabras cargadas de parcialidad y autorreferencias; transitó sin novedad la cartografía de sus odios y amores, se puso en el centro desplazando al candidato a presidente. Macri, aunque menos ostentoso, tampoco puede salirse de su rol y su argumento: sigue sosteniendo una distinción maniquea entre peronismo y no peronismo, atribuyéndole a uno el pasado equivocado y al otro el futuro luminoso. Alberto Fernández, acuciado por la evidencia de su inminente responsabilidad, busca escapar de la intransigencia de su socia y del actual mandatario, pero sin que quede claro cuánto poder conseguirá para sustentar una postura moderada. Más allá de eso, la restricción de la que ninguno habla es, por un lado, que la promesa de "poner dinero en el bolsillo de los argentinos" no será factible a corto plazo (excepto que se les coloquen papeles pintados); y, por el otro, que para alcanzar ese objetivo habrá que seguir realizando un ajuste severo, si quieren crearse las condiciones para un futuro crecimiento. Será un vía crucis con dos estaciones dolorosas: primero, asegurarles al FMI y los inversores de los que dependemos que se conseguirá el superávit fiscal; segundo, asumir que para lograrlo no habrá recuperación inmediata del salario y el empleo. Más que decisiones económicas, parecen las condiciones de una capitulación. Pero si no se cumplen es muy probable que la fragilísima situación empeore.

¿Aceptará Cristina este "There si no alternative" casi thatcheriano? ¿Habrá suficiente consenso y legitimidad para contener a los argentinos desesperados? La tragedia latente es que, en estas condiciones, el país estalle y sobrevenga la ingobernabilidad. Para impedirlo, los protagonistas tendrán que abandonar la petulancia de Dionisos. Reemplazar la ceguera por una apertura pragmática. Y los enconos por políticas públicas acordadas. No parece que para eso alcance con el multifacético peronismo, que fue votado antes por despecho que por convicción. Si la tragedia es colectiva, como afirmaba Camus, evitarla deberá ser una tarea de todos.


Bonadío volvió a pedir el desafuero de CFK y elevación a juicio oral de la causa "Cuadernos"
Agencia OPI Santa Cruz
20-09-2019


14:00 – El juez federal Claudio Bonadio volvió a pedir el desafuero de la senadora y candidata a vicepresidente Cristina Kirchner, dejó firme la prisión preventiva y solicitó nuevamente el desafuero como senadora de la nación. El expediente de 154 páginas indica que CFK será elevada a juicio por hechos de corrupción llevados a cabo mientras ocupaba el ejecutivo nacional escribiendo «Los delitos pudieron realizarse por la cobertura brindada por los funcionarios más altos del país, debiendo destacar que muchas de las conductas ilícitas que se encuentran probadas en esta instancia han sido reconocida por sus autores, lo cual choca con lo que establece la ley 24.759", añadiendo que "el combate contra la corrupción fortalece las instituciones democráticas, evita distorsiones de la economía, vicios en la gestión pública y el deterioro de la moral social». El juez detalló todos los procesos judiciales a los que está sometida Cristina Fernández y particularmente sobre la causa Cuadernos, Bonadío insistió en que la ex presidenta «ya se encuentra procesada con prisión preventiva (con confirmación de Cámara) por el delito de asociación ilícita, en calidad de jefa, y cohecho pasivo –treinta y dos (32) hechos-, como así también fue procesada en las causas: n° 13.820/18 (Trenes) por el delito de cohecho pasivo –tres (3) hechos- (con confirmación de Cámara); n° 13.816/18 (ObraPública) en orden a los delitos de cohecho pasivo, reiterado en 1.027 hechos, 701 de ellos en calidad de coautora, y 326, en calidad de partícipe necesaria; y admisión de dádivas, reiterado en 2 hechos, en calidad de coautora; 18590/18 (Corredores Viales) por el delito de cohecho pasivo –6 hechos-; n° 10.456/14 (Gas Licuado) por el delito de cohecho pasivo -un hecho-; n° 18.704/18 (Aviones Diarieros) por el delito de peculado; y n° 15.386/18 (Carta de San Martín) por el delito de incumplimiento de los deberes de funcionario público».

Bonadío también aclara que se investiga al ex secretario presidencial Daniel Muñoz (fallecido) para saber dónde fue a parar el dinero sustraído que asciende a una suma cercana a los 140 millones de dólares. Luego destaca que se han logrado recuperar 30 inmuebles decomisados por un valor cercano a los 30 millones de dólares. El fallo sostiene que «resta mencionar» que se investiga al entorno del ex secretario presidencial Daniel Muñoz (ya fallecido) por el «destino dado a parte del dinero sustraído por el esquema de corrupción aquí investigado, el cual asciende sólo entre los bienes inmuebles nacionales y en el exterior a una suma cercana USD 140.000.000».

En la resolución el juez Bonadío solicitó al senado una vez más el desafuero de CFK a fin de que cumpla con la prisión preventiva negada en reiteradas oportunidades. (Agencia OPI Santa Cruz)


¿Por qué hay convicción de que el kirchnerismo vuelve, aunque su Partido pierda en Octubre?
Enfoquespositivos.com.ar
17-09-2019


La campaña de persuasión que organizaron los K, para "plantar" la certeza de un triunfo inevitable. Les está dando un buen resultado, a la fórmula ALBERTO FERNÁNDEZ – CRISTINA KIRCHNER, la gestión adecuadamente aplicada por ellos y sus seguidores, tendiente a persuadir a la población de que serán ganadores en las elecciones de Octubre próximo. De hecho hay muchos signos manifestados por el público en general, y los Medios, en ese sentido. No habrá que olvidar que desde prácticamente la misma hora en que terminaron las elecciones del Domingo 11 de Agosto, y de un modo bastante sugestivo de parte de quienes apoyaron al kirchnerismo en ese acto eleccionario -por la rapidez en conseguir la convicción de haber obtenido una amplia victoria sobre el oficialismo tan sólo con la información procedente de las bocas de urnas – se instaló la creencia de que el triunfo a nivel Presidencia de la Argentina, ya estaba irremediablemente en manos de la fórmula ALBERTO FERNÁNDEZ- CRISTINA FERNÁNDEZ. Cierto es que la diferencia pareció abrumadora, pero, en primer lugar, la misma no es muy superior a la que se manifestó, en contra de Cambiemos, en la primera vuelta de 2015. Pero hay otras razones para enfrentar con una cuota de optimismo para el Gobierno, esa inesperada diferencia a favor de los K, sin necesidad de acudir al tan escuchado por estos días, argumento de que en Octubre el mismo contará con los votos de GÓMEZ CENTURIÓN, ESPERT y parte de los que obtuvo LAVAGNA. Apelar a esto no es demasiado sólido, si se tiene en cuenta que los FERNÁNDEZ también recibirán el apoyo de todos aquellos que en las PASO se llevaron las opciones de origen socialista y de izquierda en general. Hoy, en rigor de verdad, lo cierto e indiscutible es que hasta el lector más desprevenido podría advertir que aunque en Octubre ganase las elecciones presidenciales el grupo encabezado por MAURICIO MACRI, ya sea en primera o segunda vuelta, la situación de este quedaría igualmente comprometida, por la probable pérdida del distrito bonaerense, y además, la del control de las dos Cámaras legislativas a nivel nacional. Y ambos cambios con respecto a la todavía vigente situación, no son poca cosa a la hora concreta de gobernar.

Pero en tren de ahondar algo en la cuestión, podría decirse que si bien aquel golpe, el de las primarias, fue en parte inesperado para el Gobierno, es fácil imaginar que en la ocasión funcionó una especie de castigo al macrismo, proveniente de la larga fila de heridos que las ambulancias tuvieron que recoger en todo el país, víctimas ellos de las defraudaciones atribuidas al oficialismo, por sus promesas incumplidas y graves fallas en la Economía, más una virtual sumisión al peronismo y al kirchnerismo, y a su socio mayoritario (literalmente hablando) el Papa BERGOGLIO, lo que suena a imperdonable. Ha sido, lo de MACRI y su Gobierno, como un plato servido a los enemigos. El por qué de esta inexplicable actitud, merecerá alguna futura reflexión, la que ineludiblemente será muy dura y difícil de ser aceptada por los argentinos. Lo recién expresado cuenta con elementos probatorios en abundancia, y bien visibles por cierto, lo que ha sido, además, manifestado por ENFOQUES POSITIVOS durante los últimos años, y enfáticamente repetido. Fue, lo de Cambiemos- y en los últimos meses ha quedado en mayor evidencia-, una especie de acompañamiento y hasta apoyo del estilo político que habían venido desarrollando los Gobiernos K, durante más de una década en que los mismos condujeron el país, cargados de populismo y de impunidad en importantes sectores de la Justicia, pese a los arrestos y procesamientos por casos de corrupción que se presentaron, más las confesiones de los sospechados y más los "arrepentimientos" de parte de los principales involucrados en los delitos nombrados. Desde ahora, los procesos judiciales nombrados, comienzan a visualizarse como poco consolidados y demasiado posibles de pasar a conformar la larga lista de famosos casos impunes. Por otra parte, y mirando ahora desde la distancia, fue esa actitud de enojo muy fuerte que el electorado aún mantiene con el oficialismo, lo que impulsó el resultado negativo para el mismo, en las elecciones primarias. Pero ese panorama, y no es poca cosa esta aclaración, podría revertirse en gran modo en Octubre, cuando los enojados que entonces votaron contra MACRI hoy prefieran tragarse el sapo, y aún con la nariz tapada apoyen al Presidente, ante los inocultables peligros que avanzan sobre la Argentina. Habrá que ver si aún así, le alcanza a éste, para pasar al frente en los resultados, y mantenerse firme luego, ante el poder que le mostrará la oposición, sobre lo cual, en estos días los argentinos tienen muchos ejemplos a la vista.


"Argentina al borde del colapso"… durísimo editorial de Fox News
José María González para periodicotribuna.com.ar
15-09-2019


La cadena estadounidense de noticias Fox News aseguró en las últimas horas que la crisis económica que atraviesa en este momento la Argentina es una consecuencia directa de la posibilidad de que Alberto Fernández, gane las próximas elecciones presidenciales. El informe titulado "Argentina al borde del colapso" (ver al pie), la periodista Trish Regan indicó que un eventual gobierno de Fernández resultaría en una vuelta a una "economía socialista que nunca va a funcionar". Regan se preguntó si ese no sería el primer paso hacia una crisis como la de Venezuela. En el informe, la periodista se pregunta si el presidente Mauricio Macri necesitaba más tiempo para implementar "medidas capitalistas que probablemente hubieran tenido éxito, pero la paciencia de la gente se agotó". Regan aseguró también que la Argentina es una nueva "víctima" del socialismo, mientras en la pantalla partida aparecían imágenes de distintas protestas de movimientos sociales que tuvieron lugar entre los últimos días.

"El socialismo destruye a los países. Su nueva víctima es Argentina. Esta es una historia de la que nadie está hablando todavía. Argentina está en medio de un colapso total. Su economía está en un espiral descendente, hay disturbios en la calle y todo es consecuencia de la amenaza de que un socialista vuelva al Gobierno", dijo Regan. La periodista también hizo referencia al programa otorgado por el Fondo Monetario Internacional (FMI) y dijo: "El FMI está mayormente financiado por impuestos estadounidenses. Es decir, ustedes y yo. Entonces, planteo una pregunta, ¿Por qué gastamos todo este dinero en países que abrazan el socialismo?"

Además, Regan remarcó que Macri "es un capitalista y podría decirse que un amigo del presidente Trump" y dijo que, de haber tenido más tiempo para implementar sus políticas económicas, tal vez su gobierno habría sido exitoso.

Para concluir, Regan trazó un paralelismo entre la eventual victoria del Frente de Todos y la posibilidad de que un candidato demócrata se imponga en los comicios que tendrán lugar en Estados Unidos el año que viene. "Es importante que los estadounidenses no sean tan ingenuos como la gente en Buenos Aires", sentenció.

TRISH REGAN

MORE proof #Socialism DESTROYS countries. The newest victim? #Argentina … This is a story no one is talking about yet, but it's important you hear what's going on there:


Ese misterio
Pese a todos los pesares, Argentina siempre se levanta.
Julio María Sanguinetti para Perfil
15-09-2019


Argentina ha sido, para la mirada lejana, un cierto misterio. Un país con un enorme territorio, todos los climas, variedad de producciones, gente notable en todas las ramas del quehacer humano y, sin embargo, una constante inestabilidad política, con sus inevitables consecuencias económicas. Perplejidad que llega hasta el asombro cuando alguien llega desde el exterior y ve esa Buenos Aires bullente, culta, dinámica, con palacetes de la belle époque y deslumbrantes modernidades como Puerto Madero o el Centro Cultural Kirchner. Para nosotros, uruguayos, la cuestión es distinta. Es difícil, también desde afuera, distinguirnos. Como dijera Borges, tenemos el "sabor de lo que es igual y un poco distinto". Nacimos de la misma matriz histórica y cultural. Nuestras sociedades se entrelazan como pocas, con un ir y venir constante de uruguayos hacia allá y argentinos hacia aquí. Nuestros gobiernos, sin embargo, arrastran históricas distancias. Es muy extraño, pero se explica en cuanto nos asomamos a la historia. Ella nos cuenta que adherido Montevideo a la Revolución de Mayo, lo que fue luego la Provincia Oriental, vivió una constante puja con los gobiernos de la otra ribera de los ríos de la Plata y Uruguay. Esos desencuentros son los que explican nuestra independencia, la gestación primero de una individualidad nacional hasta la construcción de una República. A partir de allí, esa confraternidad de la gente se ha reflejado pocas veces en el ámbito oficial. Podríamos decir que Uruguay tiene una institucionalidad más sólida pero, a la vez, una sociedad con menos brío y creatividad, más atenida a la iniciativa del Estado. Y es en ese punto que explicamos las desventuras argentinas, que vivimos como propias. "Las costumbres son las leyes vivas", decía Alberti. ¿Cuánto ha pagado Argentina a esa situación de que hábito y legalidad no sean uno solo? Los cambios de signos monetarios, los gobiernos que no terminan, la justicia envuelta en la polémica política, los default que todavía pesan… Seguimos día a día esas subidas y bajadas, porque son inocultables las repercusiones. La crisis argentina del 2001-2002 nos arrastró y esta es la última pesadilla que está en la memoria. Los uruguayos nos hemos hecho estrábicos, con un ojo en Buenos Aires y el otro en San Pablo. Pese a todos los pesares, Argentina siempre se levanta. Desde 1930 hasta hoy, esa ha sido su historia. Su inestabilidad le ha impedido llegar al nivel acorde con sus recursos naturales y la calidad de su gente; ambos, sin embargo, siempre la terminan sacando a flote. Antes se decía que bastaba una cosecha buena. Hoy es más complejo, pero tiene todo para su resurgimiento: gas, petróleo, una agricultura moderna, capacidad científica, formidable infraestructura turística, desde Bariloche al Iguazú; en suma, un ambiente culto y acogedor para el viajero curioso… Hoy vive un intenso período preelectoral. Intento y tenso. La institucionalidad, sin embargo, luce sólida. Nadie piensa en desvíos. Se trata de que, como decía Esteban Echevarría, se entienda que "la democracia no es el despotismo absoluto de las mayorías; es el régimen de la razón". Y que esta razón le permita elevar la mirada más allá de lo cotidiano, para ver hacia lo lejos, pensar que estamos en un cambio histórico de la humanidad, en que hemos entrado en la era digital y no hay lugar para esos debates tan nuestros, en que nos peleamos a dentelladas por lo que nos va quedando de un mundo superado. *Periodista, abogado, político, historiador, presidente de la República Oriental del Uruguay (1985-1990; 1995-2000). (Fuente www.perfil.com).


Llegó la hora de las consecuencias
No se trata de la inflación sino de la causa de ésta y de muchos otros perjuicios. La enfermedad crónica, y progresiva, de nuestra economía es la exorbitancia, ahora obscena, del gasto político.
Agustín Monteverde para Ambito Financiero
02-09-2019


Los problemas estructurales, más importantes, de la economía argentina, son hoy los mismos de hace cuatro años, de hace dieciocho y también de los de hace treinta años. Han estado en el centro de cada crisis y lo único que ha variado es su magnitud.

No se trata -como a primera vista podría pensarse- de la inacción sino de la causa de ésta y de muchos otros perjuicios: la enfermedad crónica, y progresiva, de nuestra economía es la exorbitancia, ahora obscena, del gasto político. Y decimos gasto político sin cometer lo que podría verse como un error involuntario, pues nos gustaría remarcar que todo -absolutamente todo- el gasto estatal es gasto político, pues es cierto que se hace política con los planes sociales pero ocurre lo mismo con el empleo estatal, el régimen previsional, las empresas estatizadas o las obras públicas. Todo es gasto político. Íntimamente ligado a esa omnipresencia del Estado en la vida de los argentinos está su pretensión de manejarlo y controlarlo todo, dando lugar a una galaxia de híper y micro regulaciones. El crecimiento metastático del Estado y la proliferación de regulaciones tiene como correlato el aumento demencial de la carga fiscal -la impositiva, la para–impositiva y el costo, artificialmente elevado del dinero, al fijar la tasa de interés- y de los costos de aquellas regulaciones, como las laborales. Estos sobrecostos de origen fiscal dejan fuera de competencia a nuestra producción al provocar una caída sistemática de la productividad. La pérdida de productividad deriva en el cierre de la economía, correlativa disminución del poder adquisitivo, caída de la inversión y en un aumento progresivo de la pobreza, década tras década.

Pero nuestro objeto aquí no es tratar los problemas importantes, sobre cuyo agravamiento repetidamente hemos advertido a lo largo de los años, sino sus consecuencias más angustiantes y urgentes. Estos problemas inmediatos amenazan hoy precipitarnos en una crisis de magnitud a escala histórica. La mora en encarar las reformas estructurales, de fondo, nos llevó a perder sustentabilidad fiscal y financiera. En lugar de diseñar una política económica integral que atendiera de lleno los problemas estructurales, que habían alcanzado una gravedad indisimulable al momento de entregar Cristina Kirchner el poder, el gobierno macrista la reemplazó por una política diseñada para estirar los tiempos sin hacer nada -a la que llamaron gradualismo- y encaminada exclusivamente a controlar el dólar -esto es, a enmascarar y retardar la manifestación cambiaria de aquellas dolencias. Esta última política se basó en el endeudamiento masivo y una serie de artificios monetarios a efectos de montar una bicicleta Financiera, consistente en tasas de interés que superaran las expectativas de devaluación. La fantasía cambiaria se mantenía, entonces, en base a un creciente -y potencialmente explosivo-atraso cambiario, resultante de tasas de interés superiores al ritmo de devaluación y de malvender las reservas inyectadas en préstamo por el FMI. Las tres consecuencias de enmascarar los problemas de fondo -atraso cambiario, deuda Ascal y deuda cuasifiscal- requieren ahora una solución urgente.

En el marco del creciente stress financiero y pese al salto ocurrido, el tipo de cambio sigue buscando un valor que equilibre la oferta y la demanda. En las crisis ese valor es gobernado por el miedo y poco sentido tiene especular sobre el tipo teórico de equilibrio. Por otro lado, la gente sabe que el valor de mercado del dólar sería más alto si no hubiera dos oferentes irracionales -el BCRA y el Tesoro- dispuestos a vender a un precio bajo grandes volúmenes. En lo que hace a la deuda fiscal, el panorama a corto y mediano plazo era alarmante, lo que motivó la decisión de anunciar un default selectivo la semana pasada, a partir de lo cual el tobogán se volvió un camino de ida y que derivó en el desarme precipitado de depósitos en dólares desde el jueves. En el cronograma original, entre agosto y fin de año vencían u$s9.715 millones de Letes en dólares, u$s1435 millones de Lelink ajustables por dólar, y nada menos que $ 399.000 millones de letras en pesos. En cuanto al año próximo, hay necesidades por U$ 52.500 MM; de ese total, unos u$s 9000 millones contarían con una renovación medianamente asegurada. Con nuestro presente spread de riesgo país, una refinanciación luce impracticable. La deuda cuasifiscal está conformada esencialmente por las Leliq que han trepado por encima de los $1,3 billones, superando a toda la base monetaria en circulación y creciendo vegetativamente -de no mediar retiro de depósitos en los bancos- a una tasa superior a 80% capitalizable cada siete días. Acá la gravedad es amplificada por la contraproducente decisión de haber colocado a los bancos en el medio del problema. Frente a estas cuestiones y en el presente grado de deterioro, el gobierno ya no cuenta con opciones buenas ni regulares; ahora todas son malas. Debe elegir entre vaciar de reservas al BCRA para así refrenar al dólar o dejar que este tome vuelo para defenderlas. Este último camino es el mejor para el país pero deja al gobierno sin posibilidad alguna de un desempeño electoral tan siquiera aceptable en octubre. Las normas anunciadas este domingo demuestran que el gobierno optó por la primera alternativa, aunque buscando estirar los tiempos de las atribuladas reservas, acelerando el ingreso de divisas comerciales e implantando un desdoblamiento y un cepo segmentado a las compras de divisas. No es nuestro objetivo revisar el detalle de las medidas sino el estimar su impacto. Una primera consecuencia es el renacimiento de la brecha entre el dólar oficial y el paralelo, que será creciente. A su vez, provocarán una serie de contramedidas destinadas a sortearlas o perforarlas por parte de los agentes económicos, lo que será contestado con nuevas disposiciones oficiales. A nuestro juicio, el principal impacto no deseado de los anuncios de ayer es la probable contaminación y erosión de los depósitos en pesos. En las próximas semanas, los anuncios de medidas de emergencia se volverán costumbre. El gobierno ha decidido gastar reservas para sofrenar el dólar. Por este camino, sólo conseguirá que las mismas se agoten y el dólar termine, de todas formas, disparándose. Las reservas netas efectivas disponibles suman apenas u$s10.000 millones. El panorama se agrava al quedar en duda los desembolsos pendientes del FMI por la corrosiva recriminación del FdT, acusándolo de financiar la fuga de capitales y violar así el artículo IV de su estatuto. La pérdida de reservas será de aquí en más la variable clave a seguir. (*) Doctor en economía, profesor del CEMA, consultor de bancos y empresas, y consejero académico de Fundación Libertad y Progreso.


Pichetto metió el dedo en la llaga: quiere terminar con los planes sociales
José María González para periodicotribuna.com.ar
14-09-2019


Este sábado, Miguel Angel Pichetto sostuvo que "hay que reestructurar" los planes sociales para "alivianar la carga impositiva a la clase media trabajadora y las pymes", cuestionó a los "gerentes de la pobreza" que reciben "muchos recursos del gobierno nacional" y dijo que "decir que la gente no come en Argentina, es una exageración". El candidato a vicepresidente de Juntos por el Cambio brindó estos conceptos en declaraciones a radio Mitre, luego de una semana en la que los movimientos sociales protagonizaron acampes y protestas en distintos puntos de la ciudad, y la Cámara de Diputados aprobó en una sesión especial la prórroga de la Emergencia Alimentaria, lo cual implica un aumento en un 50 por ciento de los recursos destinados a este fin, por un monto de 10 mil millones de pesos. Además Pichetto, advirtió que le llama "mucho la atención el silencio de la Iglesia" en relación a las protestas en los shoppings por parte de movimientos sociales o de hechos violentos en las calles, y consideró que es necesario "un llamado a la reflexión de que éste no el camino para generar reclamos, por más que sean de un contenido legítimo". "Ningún país de América pone la cantidad impresionante de recursos para los sectores más carenciados que destina este gobierno para la seguridad social", destacó Pichetto, para quien "si esta situación se acentúa, se va a consolidar la estructura de pobreza y se convierte en una práctica inviable".

Para el senador, los planes sociales "no pueden ser para siempre", y consideró que "es necesario reestructurar" la ayuda social "para alivianar la carga impositiva sobre los sectores medios del trabajo".

En ese marco, cuestionó a los "gerentes de la pobreza", dijo que "hay planeros o piqueteros que tienen un trabajo en negro y cobran el plan", y apuntó específicamente contra el líder de la Confederación de los Trabajadores de la Economía Popular (CTEP), Juan Grabois, a quien mencionó como "el jefe de una organización de cartoneros que recibe muchos recursos del gobierno nacional". "El resultado de las PASO los ha empoderado más" consideró Pichetto, para quien "por supuesto hay que atender las demandas de los sectores más desamparados", pero dijo que "Argentina no es como un país deAfrica, hay dificultades pero el Estado está atrás".

"Ahora resulta que además de emergencia social, está la emergencia alimentaria, como que la gente no come en la Argentina, me parece que son exageraciones", consideró el senador, y se refirió a los 400 mil venezolanos que llegaron en los últimos meses al país, y "están todos trabajando en estructura de servicios, como hoteles, gimnasios, restaurantes". Por último, el compañero de fórmula de Mauricio Macri dijo que "la estructura del gasto en Argentina no puede sostener" el actual sistema de planes sociales que, sumado a la Asignación Universal por Hijo (AUH) "inmoviliza a esa gente para que salga a buscar trabajo".


Contra el espíritu de la Constitución
Maurice Closs para La Nacion
12-09-2019


Siempre miré con poco entusiasmo esta idea de las PASO, en especial porque nunca operaron como un método de selección interna dentro de los espacios políticos. Si bien soy de aquellos que no se suben al tren difamador de los "gastos de la política", siempre me hizo ruido que el pueblo tenga que ir a votar y el Estado solventar los gastos de internas en las que abundan candidatos únicos. Ahora, la experiencia y la historia me muestran que este sistema tiene un defecto aún mayor, que no solo puede rozar lo inconstitucional, sino que aparece como muy peligroso para la estabilidad política e institucional de la Nación. Haciendo un poco de historia, podemos concluir que el constituyente de 1994, junto a la eliminación del colegio electoral y la instalación del ballottage, se ocupó de establecer un calendario electoral breve y cercano al final del mandato. El entonces presidente Raúl Alfonsín, en ejercicio de sus potestadades constitucionales de aquella época, convocó a elecciones para el 14 de mayo de 1989. Todos sabemos lo que pasó; es historia conocida. Luego de una derrota tan anticipada y lejana del 10 de diciembre, no quedó otro camino que anticipar la asunción de Carlos Menem.
Todo esto fue previsto por el constituyente del 1994, quien estableció plazos precisos para celebrar tanto la primera como la segunda vuelta electoral, limitar la facultad de convocatoria del presidente y ordenar un proceso electoral breve entre octubre y noviembre, con una transición bien corta al 10 de diciembre. Decía García Lema por aquellos días: "La reforma no consiste solo en reducir a cuatro años el período de gobierno, sino -y esto es tan importante como la reducción- en disminuir el tiempo de la transición, porque en el futuro la duración total de esa transición, prevista en las normas, se extenderá a sesenta días y seguramente las prácticas políticas relativas a las elecciones internas en los partidos se abreviarán en forma consecuente con la reducción que propone esta reforma". Las PASO atentan claramente contra esta voluntad del constituyente. En términos de la letra de la Constitución, podrán ser defendibles, pero en términos del espíritu de la norma, esta anticipación nos terminó poniendo en un lío peor que el de 1989. Y digo peor porque estoy seguro de que hoy la situación es más compleja que en aquella época, y la diferencia radica en que en aquella elección el gobierno de turno perdió, pero quien ganó fue elegido legalmente como presidente de la República. En este esquema rayano en lo inconstitucional y nada efectivo de las PASO, la situación se agrava, y quien resultó ganador apenas pasó de ser precandidato a candidato. Hoy tenemos a un candidato que es presidente, a otro candidato que casi seguro será presidente y a un país inmerso en la inestabilidad política y económica. En este sentido, he presentado un proyecto de ley para que lisa y llanamente se derogue la figura de las PASO, y así evitar volver a caer en esta trampa electoral estéril y costosa. Esta cuestión hay que decidirla ya; si no, dentro de cuatro años quizás estemos hablando de lo mismo. Senador nacional y exgobernador de Misiones


La "falsa agenda" de Alberto en España
Carlos Forte para periodicotribuna.com.ar
10/09/2019

Luego de la gira de Alberto Fernández por España, la periodista Carmen de Carlos publicó una dura crónica en el medio ABC de ese país donde detalló la verdadera agenda que vivió el candidato en Madrid. Según su publicación, los encuentros y charlas que mantuvo con varios políticos locales fueron un "relato". La reportera comienza su relato describiendo el accionar del candidato como un "virtual presidente". Además, cuestionó su decisión de alojarse "en una embajada amiga" en referencia a su hospedaje en la embajada uruguaya en el país. "El peronista Ramón Puerta, Embajador de Argentina, no debió entender muy bien esa forma de hacer patria ni, a diferencia de ocasiones anteriores, la retirada del saludo", destacó. Una de las declaraciones más polémicas del artículo es en donde se describe el verdadero encuentro entre Fernández y el Presidente español. "La visita oficial a Pedro Sánchez no existió", destacó y agregó que su encuentro duró apenas "15 minutos". Los 75 minutos restantes los pasó "esperando en un rincón".

Por otro lado, resaltó que la "reunión de trabajo" con Josep Borrell, argentino y dirigente socialista en el país iberoamericano, fue más una "guitarreada" que otra cosa.

En cuanto a su diálogo con Ana Botín, presidenta del Banco de Santander, lo calificó como "más agrio que dulce". También habló de una cena que mantuvo en su lugar de hospedaje junto con representantes de importantes empresas. Quienes integraron el banquete fueron enviados del Banco Bilbao Vizcaya Argentaria (BBVA), Iberia, Telefónica, Incosud y Globalia. De Carlos describe el paso de Alberto Fernández en España como "entre medias verdades y mentiras" y una "falsa agenda".Como conclusión, acusó al partido Podemos de conseguirle la Sala del Parlamento a través de "trampas" y "ocultando su nombre y propósito".


En campaña, CFK se autodenominó "presidenta"
Por Equipo de Política de Tribuna de Periodistas
07/09/2019


Este sábado, Cristina Kirchner afirmó que "la gente no vota a un presidente para que le eche la culpa a otro sino para que resuelva los problemas" y además sostuvo que en un eventual gobierno del FdT se va a "cumplir con las deudas", pero aclaró: "No esperen que lo hagamos a costa del pueblo argentino" (ver al pie). Al presentar su libro 'Sinceramente' en Misiones, la ex mandataria y candidata a vicepresidenta por el Frente de Todos (FdT) disertó durante más de una hora sobre distintos temas, entre ellos, el préstamo del Fondo Monetario (FMI), la relación del kirchnerismo con las multinacionales, la situación económica tras las PASO y hasta opinó del flamante nombramiento de Diego Maradona como director técnico de Gimnasia y Esgrima de La Plata. Ante los militantes que colmaron el polideportivo 'Finito Gehrmann' y las calles aledañas en Posadas, la compañera de fórmula presidencial de Alberto Fernández también utilizó el evento para cuestionar al presidente Mauricio Macri al considerar que "la gente no vota a un presidente para que le eche la culpa a otro ni ponga excusas, sino para que resuelva los problemas". "La tarea de un gobernante es impedir que la gente sufra", sentenció la senadora nacional, quien recordó además que "cuando estalló la crisis internacional de 2008 con la caída de Lehman Brothers, en Argentina, la crisis en la microeconomía de la gente no se sintió", durante su gestión. Y agregó: "Hay una crisis cíclica de la Argentina cada vez que se aplican políticas neoliberales porque el país termina en crisis cada 10 o 15 años y esto hay que discutir en esta etapa".

Con respecto a la deuda externa y el compromiso de pago del préstamo del FMI contraído por este Gobierno, Cristina coincidió con Alberto Fernández al señalar: "Vamos a cumplir con nuestras deudas, pero que no esperen que lo hagamos a costa del pueblo argentino". En ese sentido, advirtió: "Hay que preguntarse dónde está y qué se hizo con lo que se pidió al Fondo. Luego vendrá la discusión de quien la deberá pagar", remarcó. Sobre la relación del kirchnerismo con las multinacionales petroleras y la polémica que se generó luego de los dichos de Alberto Fernández en España, la ex mandataria recordó que "Vaca Muerta la recuperamos nosotros cuando decidimos recuperar YPF para nuestro país y fui yo la que hice el contrato de YPF con Chevron". "Así que no digan que estamos en contra de las multinacionales. Lo que sí queremos es que el producto para consumo interno sea con precios nacionales y lo que se exporte sea en precios internacionales. Basta de mitos y mentiras", cerró. Alberto Fernández había dicho en una conferencia ante diputados españoles que "no tiene sentido tener petróleo si para extraerlo hay que dejar que las multinacionales vengan y se lo lleven. No tengo problemas con las multinacionales, pero mi principal preocupación es generar riquezas para la Argentina y los argentinos", manifestó. Luego, a la hora de analizar la situación social y económica coyuntural la ex presidenta sostuvo: "Donde veo la caída más espantosa y peligrosa es en salud y en comida por la reaparición de enfermedades, por culpa de la pobreza y la falta de vacunas y eso me preocupa mucho". "Uno de los principales problemas -continuó- que hicieron es romper el circuito de la actividad económica y eso lo tenemos que reconstruir pero además tenemos que deconstruirnos todos de muchos prejuicios". Uno de los momentos pintorescos de la charla fue cuando el público le marcó un furcio a Cristina Kirchner quien se autodenominó "presidenta" y al instante se corrigió "ex presidenta". Sobre la llegada de Diego Maradona a la dirección técnica del primer equipo de fútbol de Gimnasia y Esgrima de La Plata, la senadora opinó: "La verdad que la gente del Lobo debe estar muy exultante, yo no soy hincha fanática porque mucho no me gusta el fútbol, pero mi hermana estaba exultante". Por otra parte afirmó que "hay que volver a ordenar todo, pero no el viejo orden, sino distinto y mejor de lo que tuvimos, lo que va a requerir un contrato social de todos los ciudadanos y sectores económicos y sociales", concluyó. En un hotel céntrico de la capital misionera, Cristina Kirchner mantuvo reuniones, previo al acto, con el gobernador Hugo Passalacqua, el senador Maurice Closs y el ex presidente de Paraguay, Fernando Lugo mientras que ayer al llegar al aeropuerto fue recibida también por Passalacqua; el intendente de Posadas, Joaquín Lozada; el gobernador electo Oscar Herrera Ahuad; y la diputada nacional Cristina Britez.

Dejá tu comentario
Cristina 08-09-2019 10:42:21

Millonarios como ella CFK como sus hijos y toda su flia, hipermillonarios primero debe mirar el ella, Alberto Fernández vive en puerto madero,ninguno de estos viven el un barrio clase media,todos todas todes mienten

Juan carlos 08-09-2019 10:54:43
Simplemente Kris, dos un reverenda mal nacida HDMP. Y los que te siguen y te votan también.

LUCIA 08-09-2019 11:10:32

Siempre de acuerdo con Claudia. Vieron la cara de pelotudos que tienen quien la escuchan y se creen las mentiras que dice la expresidenta. volvieron los aplaudidores. Se acuerdan?. Es màs mala que las arañas.

Arturo Leblanc 08-09-2019 12:47:44

Realmente hay que ser muy ingenuo para creer que esta rata miserable va a devolver lo que se robó impunemente..Ni siquiera va a ir presa...Ergo su final tiene que ser épico, a lo Mussolini o Ceasescu..La única forma de terminar con tanta mugre es limpiándola de raíz y sin anestesia..Y no sólo ella, sino todos sus secuaces del primero al ultimo, más todas las focas aplaudidoras..El ignorante sabiendo que robó, y que igualmente la votó, tiene que recibir su justo castigo, el karma es inevitable...Al corrupto directamente hay que exterminarlo sin piedad.

jorge 08-09-2019 13:49:11

Es obligacion del gobierno explicarle a la gente,.especialmente a la clase media,con las palabras mas sencillas posibles,(como a un chico de tercer grado)que esto es el anuncio del famoso "vamos por todo"Que en castellano viene a ser "vamos por lo que ustedes tienen" No van tener problema en violar la garantia contitucional de la propiedad privada.Recuerden que con mayoria en las dos camaras se valida cualqiuier delirio.Y nosotros hablemos con quienes nos rodean..Hagamosle notar que por algo vino la debacle economica despues de la PASO.Sencillamente sucedio eso porque esta gente infunde terror. Y un consejo para quienes tengan casitas de fin de semana o dptos en lugares de veraneo.Vayan mas seguido.Prestenselo a un amigo,vecino ,pariente.Que haya movimiento,sobre todo consumo de luz y gas .Mejor prevenir que curar.


El huracán Alberto
Sergio Crivelli para La Prensa
03-09-2019


La calma de los mercados de las últimas 48 horas debe ser atribuida a la conjunción de dos circunstancias. El silencio del presidente eventual, Alberto Fernández, y las medidas draconianas del gobierno que restringieron la demanda de dólares. Esto último ocurrió porque los grandes operadores que estaban cambiando sus pesos por moneda norteamericana en previsión de un nuevo gobierno kirchnerista ya no pudieron hacerlo y porque el llamado "chiquitaje" no tiene con qué comprar. A 60 pesos el dólar tiene un precio alto. Mírese por donde se lo mire, es un hecho que el triunfo de Fernández en las PASO significó una devaluación efectiva del 30% de un día para el otro, lo que redujo en igual proporción el capital de los tenedores de pesos, entre los que naturalmente deben ser incluidos los más de doce millones de personas que lo votaron. Ni los políticos, ni los periodistas que juegan a ser políticos lo dicen, pero la posibilidad de la vuelta del peronismo al poder volvió realidad el fantasma del control de cambios, el cepo, las regulaciones de todo tipo. Lo que el mercado hizo fue sencillamente adelantarse. Y Macri fue detrás, tragándose su propio discurso sobre las bondades de la libertad económica.

El hecho de que Fernández se haya alejado de estas costas y de sus micrófonos fue un aporte sustancial al apaciguamiento de las turbulencias. Su última intervención había sido conmocionante, había echado nafta al fuego. Su acusación al FMI de que era una de los culpables de la crisis puso en fuga a los funcionarios del organismo que era el único prestamista de dólares que le quedaba a la Argentina, aunque Fernández lo ve de otra manera: cree que esos dólares el Fondo se los presta a Mauricio Macri para que gane las elecciones, algo muy probable. Como quiera que sea, sus declaraciones más un "operación de prensa" que le hicieron voceros albertistas bastaron para que los representantes del FMI se retiraran de la cancha con una buena excusa. Así se juega el poder en modo peronista: el aliado de mi enemigo pasa de inmediato a ser mi enemigo y recibe el tratamiento correspondiente.

Pero el aporte que faltaba para aplacar la tormenta desde el campo peronista fue la actitud de la senadora Cristina Kirchner, que el sábado desde La Plata puso la campaña nuevamente en modo sentimental. Después emocionarse ante su audiencia por el recuerdo de su hija acusó al presidente Macri de "mala persona" y evocó su propia gestión como un paraíso perdido en el que el pueblo vivía feliz consciente de los recursos de los que disponía en abundancia. Puede parecer un mito pero para sus votantes es la coartada perfecta y evita, además, que opine sobre la economía que viene. De todas maneras el aporte decisivo a la calma fueron las medidas tomadas por Macri después de una resistencia inútil, rápidamente doblegada por la realidad. Sin acceso a los dólares no hay libertad económica, pero lo que él necesitaba era sofocar la crisis cambiaria; ponerle la tapa a una olla que estaba levantando presión. Lo mismo que hizo Cristina Kirchner en 2013 cuando perdió toda chance de ser reelecta. El problema es para quién destape la olla después del 10 de diciembre. Sin dólares, sin crédito y nula credibilidad.