Plataforma Cero
Publicación Mensual
Año 15 | Número 194 AGO 2019
actualidad.docx
Maria Josefina Ramos es traductora pública de Inglés y periodista.

Su trayectoria periodística abarca el período 1970-1985, como analista política y cronista parlamentaria desde el Congreso Nacional para varias radioemisoras del interior del país y también para el vespertino La Razón.

En 1975, fue distinguida con una beca como periodista parlamentaria por la Asociación de Corresponsales de las Naciones Unidas para cubrir la XXXI Asamblea General de la ONU.

Es creadora y directora de Plataforma Cero.


A dos semanas de las PASO, los mercados apuestan a una buena elección de Mauricio Macri
Los inversores se entusiasman porque las encuestas adelantan una elección cada vez más pareja. Los sondeos serán casi el único dato que seguirán de cerca
Pablo Wende para Infobae
28jul2019


Suba de 10% en acciones, riesgo país nuevamente por debajo de los 800 puntos y dólar más calmo. Así cerraron el viernes los mercados, luego de una semana de alta volatilidad, en la que se notó mucho nerviosismo y cautela. Pero este nuevo rally reveló que los inversores están haciendo sus apuestas y se juegan a que Mauricio Macri hará un buen papel en las PASO. ¿Qué significa un "buen resultado" en las primarias, desde el punto de vista del mercado? Consultatio Asset Management describió sobre el cierre de la semana cuáles son los escenarios posibles. Estas son las opciones:
– Una diferencia menor a tres puntos a favor del kirchnerismo sería la opción "soñada", ya que en teoría permitiría al Gobierno remontar posiciones de cara a las elecciones presidenciales. Es decir Macri quedaría muy bien posicionado para conseguir la reelección. Compara contra los 8 puntos que Daniel Scioli había sacado de distancia en 2015, pero finalmente fue superado en el ballotage.
– Si la brecha se ubica entre tres y seis puntos, la respuesta de los mercados sería "neutra". "La clave -describe el informe- pasará por evaluar los votos conseguidos por Roberto Lavagna, José Luis Espert y Gómez Centurión". En teoría, indican, Macri podría lograr en las presidenciales 1,5 millones de votos adicionales contra sólo 900.000 de Alberto Fernández.
– Por arriba de 6 puntos de diferencia ya se podría considerar como un resultado extremadamente difícil de remontar para el oficialismo. El detalle es que como haría volvió el clima eufórico, la reversión de precios podría resultar muy significativa. -"Varias encuestas que muestran un escenario de paridad entre el kirchnerismo y el Gobierno para las PASO generaron una euforia renovada entre los inversores. En las próximas dos semanas, la única variable a seguir para los inversores serán los sondeos preelectorales-
De todas formas, prácticamente ninguna encuesta divulgada recientemente le asigna al kirchnerismo una distancia superior a los cinco puntos. Y algunas divulgadas en el transcurso de la última semana mostraron un escenario de paridad. Una encuesta realizada por el banco de inversión brasileño BTG Pactual asigna a Macri la posibilidad de una victoria en las PASO, (por una diferencia de 2,5 puntos) pero a su vez considera que es escenario más probable es que finalmente se llegue a un balotaje. Esta opción jugaría a favor del oficialismo, ya que la imagen negativa que conserva Cristina Kirchner perjudicaría a la fórmula que lidera Alberto Fernández. Sin embargo, existen muchas dudas sobre la metodología de los sondeos y si realmente llegan a incorporar la real intención de voto. Una de las mayores incógnitas es, por ejemplo, qué pasará con el voto del Conurbano bonaerense, donde está la mayor concentración de población y donde también la situación social es la más endeble. La evolución de las variables financieras de a poco van favoreciendo al Gobierno. Pese a algunos movimientos esta última semana, el dólar no sufrió hasta ahora mayores sobresaltos. La inflación tuvo tres meses de baja, aunque en julio será difícil que perfore el 2,5%. -"El peligro del optimismo de los inversores es que la elección muestre una ventaja superior a la esperada para la fórmula Fernández-Fernández en las PASO. En ese caso, la presión sobre el dólar resultaría significativa"-
La economía real muy lentamente también empieza a mostrar señales de repunte. Los datos del INDEC de mayo mostraron por primera vez en más de un año crecimiento de la actividad. Pero se trató casi exclusivamente del efecto agro, luego de la sequía del año pasado y la actual cosecha récord. Pero ya en junio los números comenzarían a mostrar una primera señal de recuperación del consumo. El Indice General de Actividad de ese mes que divulgó el economista Orlando Ferreres arrojó que la economía creció a un ritmo de 1,3% en relación al mismo mes del año pasado. El dato más relevante es que midieron una recuperación del consumo, que vuelve a crecer en la comparación interanual después de trece meses. Sin embargo, el leve aumento de 0,8% se explica por el repunte del comercio mayorista, mientras que el minorista continuó en baja."Guillermo Calvo sorprendió al opinar que una victoria del kirchnerismo podría ser positiva, ya que se trata de una posición contraria a la de los mercados. Por ahora, Alberto Fernández no dio señales de querer continuar con el ajuste ni con avanzar en reformas estructurales"
Guillermo Calvo sorprendió esta semana con su declaración, ya que resultó opuesta al consenso de los mercados. Según el economista, si gana el kirchernismo "tendrá más respaldo popular el ajuste". Sin embargo, Alberto Fernández no dio señales de estar pensando en ningún ajuste ni en la necesidad de avanzar con reformas estructurales. Pero son tiempos de campaña y es difícil tomar a los candidatos al pie de la letra. Argentina precisará consolidar el equilibrio de las cuentas públicas y recuperar el acceso al financiamiento de los mercados, porque el FMI prácticamente ya no hará nuevos desembolsos (apenas USD 4.000 millones en 2020). Pero todavía es prematuro aventurarse con los planes posteriores al 10 de diciembre. Ahora se viene encima el calendario electoral y pensar más allá de octubre es ciencia ficción.


En la recta final, Vidal buscará romper el récord de participación de los votantes bonaerenses
La gobernadora bonaerense está convencida de que un crecimiento del 70 al 85% de la participación histórica puede hacer la diferencia contra Kicillof
Martín Dinatale para Infobae
28jul2019


La gobernadora bonaerense está convencida de que un crecimiento del 70 al 85% de la participación histórica puede hacer la diferencia contra Kicillof

Vidal confía en el arrastre de votos de Macri por el crecimiento en las encuestas que tuvo el Presidente ultimamente. "Los votantes que no van a votar son nuestros. Por eso es importante movilizarlos y contagiarlos con la necesidad de su voto", explicó uno de los armadores de campaña de Vidal. El ministro de Seguridad bonaerense, Cristian Ritondo acotó ante Infobae: "Hay que seguir mostrando todo lo que hicimos y exponer el mensaje del futuro sobre el pasado. El contacto con los vecinos, las caminatas, las redes y todo suma para que haya una conciencia real de la ciudadanía para ir a votar en las PASO", dijo.

Más allá de las recorridas por el conurbano, el refuerzo de esta estrategia electoral de sacar a los votantes de la apatía se concentrará en el interior de la provincia. Esto tiene una doble explicación: por un lado, allí es donde Vidal tiene mayor cantidad de adhesiones y, a la vez, es donde se registra el nivel más bajo de participación en las urnas. Según señalaron a allegados a Vidal en el conurbano el nivel de participación en las elecciones es de un promedio del 80% mientras que en el interior de la provincia del 70%. En las elecciones presidenciales del 2015 hubo una participación de votantes del 80,48% en territorio bonaerense y en las PASO legislativas del 2017 ese porcentaje se redujo al 72,37%. Está claro que en comicios legislativos la participación ciudadana baja considerablemente respecto de las presidenciales. Por ello, la gobernadora Vidal está convencida que ahora se deberá potenciar la propaganda electoral para movilizar a la ciudadanía a ir a las urnas el 11 de agosto.

Campaña y figuras

En este contexto, la campaña de Vidal del último tramo hasta las PASO se concentrará en el conurbano, Mar del Plata y La Plata aunque también habrá recorridas por el interior de la provincia. El equipo de campaña de Vidal que se concentra entre reuniones en las oficinas de Retiro y de La Plata con el nucleo duro que conforman el ministro de gobierno Federico Salvai; su vocero, Mariano Mohadeb; el ministro de Seguridad y Ritondo y el vicegobernador bonaerense, el radical Daniel Salvador, entre otros. En paralelo a esto se apuntará a reforzar el voto en segmentos de mujeres, adultos que no necesariamente están obligados a votar pero que apoyan a Vidal y en los jóvenes que es un espacio del que el kirchnerismo pisa fuerte en muchos municipios del conurbano por la figura de Kicillof y la nostalgia que tienen de Cristina Kirchner. En la tercera sección electoral es donde se buscará reforzar más el mensaje de Vidal en municipios como la Matanza, Avellaneda, Lanús, Lomas de Zamora, Almirante Brown o Quilmes. Los allegados a la gobernadora admiten que en esos distritos aun miden mal. Por eso la campaña de la gobernadora bonaerense en el último tramo se concentrará en esos distritos del conurbano. También se espera que el derrame de votos nacionales por el crecimiento que tuvo Macri en los últimos meses por la tranquilidad económica y una afirmación de su imagen. Pero en el plano de estrategia puramente bonaerense Vidal tiene una directiva precisa. "La campaña de Vidal será muy simple: pedir a la gente que vaya a votar y que la participación será clave para no volver al pasado", resumió así otro funcionario bonaerense. Vidal estará acompañada en gran parte de los actos por Mauricio Macri para mostrar una unidad de criterio en Juntos por el Cambio. En algunos casos también se sumará como hasta ahora el jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta, aunque con este último ya no podrán inaugurar obras conjuntas ni mostrar proyectos de gestión porque ambos ingresaron en la veda electoral que impide a un jefe de Poder Ejecutivo mezclar campaña con gestión. El cierre de campaña de la gobernadora bonaerense se realizará en el municipio de Vicente López, un poco por cábala y otro tanto porque allí podrá reunir a funcionarios nacionales aunque no está definido aun que en ese acto de final de redada proselitista se pueda sumar Macri. Por otra parte, en la recta final de la campaña Vidal ya no contará con el apoyo en terreno de figuras nacionales como Lilita Carrió o Martín Lousteau que estuvieron haciendo algunos actos con la gobernadora bonaerense. Si bien en el equipo de campaña de Vidal admiten que hoy están 6 o 7 puntos abajo de Kicillof, creen que las encuestas no reflejan claramente la realidad de la provincia y el ánimo real de los votantes bonaerenses. En este sentido, Vidal asegura a su funcionario en forma tajante: "Hay una sobreestimación de algunas encuestas que sólo miden la política por un teléfono celular y no pisan el terreno. Es que la gente percibe un cambio real entre nuestra gestión y el desastre que dejó Scioli que está emparentado con lo que promete Kicillof. Pero muchas encuestas no toman en cuenta esos datos". Por otra parte, hay una incógnita sobre lo que pasará con el voto a Roberto Lavagna en la provincia de Buenos Aires. Los armadores de campaña de Vidal creen que allí podría existir un corte de boleta en favor de la gobernadora por dos motivos: el votante de Lavagna está más vinculado al macrismo que al kirchnerismo y el candidato a gobernador bonaerense de Consenso Federal, Eduardo "Bali" Bucca, es una figura prácticamente desconocida. Todo esta en juego y en la recta final de campaña Vidal apostará fuerte por el electorado apático y el repiqueteo del un mensaje inequívoco: "No se puede volver al pasado".


¿Quiénes son los votantes que definirán la elección?
Marcos Novaro para Notiar.com.ar
26jul2019


La verdad es que no se sabe cómo actuarán los indecisos y los decididos a medias. Y no se va a saber hasta último momento, cuando ya sea tarde para que los estrategas hagan recomendaciones útiles a los candidatos.

En estas últimas semanas que faltan para las PASO, los comandos de campaña intentan afinar la puntería, "segmentar sus mensajes" como se dice ahora. Lo que significa en buen cristiano interpelar a los distintos grupos de votantes pasibles de ser influidos por las campañas, porque todavía no tienen una decisión tomada o porque la tienen pero pueden cambiar de opinión.

Ya con esta primera distinción entre indecisos y decididos a medias, se abre un interrogante difícil para esos estrategas. No es lo mismo el ciudadano que está atento a los mensajes y noticias políticas, tiene una preferencia más o menos definida, pero todavía duda sobre qué hacer (llamémoslo "voto blando"), que aquél que no se interesa ni se informa, si se entera de novedades políticas es de refilón, cuando está viendo Polémica en el Bar o el Bailando y se "cuela" un debate o algún mensaje de campaña, y lo más probable es que decida a último momento. Los dos pueden aparecer en las encuestas en la misma categoría, como "indecisos", pero sus actitudes hacia la política podríamos decir que son opuestas: los primeros son los más críticos y exigentes, y los segundos, los menos. Los auténticos indecisos, los que van a decidir a último momento, son según las encuestas entre 10 y 15% del total, un número más que suficiente para volcar el resultado hacia un lado o el otro dada la actual paridad entre los principales contendientes. En el comando kirchnerista, esperan que esa gente decida por lo que sucede en "su metro cuadrado", su vida cotidiana y sus preocupaciones más inmediatas, es decir las económicas: inflación, consumo, empleo. Y que no le preste mayor atención a las obras públicas o la corrupción, y menos todavía a Venezuela o los modelos de capitalismo en disputa. El gobierno sabe que eso será así, pero estima que la demora en decidirse puede jugar a su favor: como esos votantes recién van a inclinarse hacía un lado o el otro poco antes de la elección, tendrán en cuenta la situación en ese momento y la tendencia entonces observable respecto al pasado inmediato, así que puede que pese menos en su decisión el recuerdo de lo peor de la crisis, y más la relativa mejoría que en agosto (y más todavía en octubre) habría respecto a cuando la economía tocó fondo. Mientras tanto, las encuestadoras hacen proyecciones, pero tienen poca información para fundamentarlas: consideran como guía los índices de rechazo, es decir, a quién detestan o le temen más esos votantes indecisos, al gobierno actual o al anterior. Y cuánto se parecen a otros votantes: si son jóvenes, porque entre los jóvenes la oposición lleva amplia ventaja, si son de clase media, al revés. Son buenos indicios, pero sólo eso. La verdad es que no se sabe cómo irá a actuar esa gente, y no se va a saber probablemente hasta último momento, cuando ya sea tarde para que los estrategas hagan recomendaciones útiles a los candidatos. Del otro lado, está el "voto blando", el porcentaje de votantes que puede cambiar de opinión, y en general está más atento a mensajes que pueden volcarlos para un lado o el otro. Para los dos principales contendientes, los porcentajes que importan son sobre todo los de las terceras fuerzas a ellos más cercanas: según un sondeo reciente de Opinaia, el 8% que en principio votaría a Lavagna podría llegar a votar a Macri; con el 14% de quienes manifiestan la intención de votar a Espert sucedería lo mismo; y con el 15% que tiene intención de apoyar a Del Caño también, pero a favor de los Fernández. Otros sondeos arrojan porcentajes de "voto blando" incluso superiores: según cuán eficaces sean las respectivas campañas, podría suceder que vote por Lavagna en las PASO entre 7 y 10% del electorado, y por Espert y Del Caño entre 2 y 5%; es decir que alrededor de 9% del total del padrón estaría aún en disputa entre esas fórmulas y las principales, y se terminaría volcando para un lado o el otro según la eficacia de los mensajes que reciba. Siempre en los dos primeros casos optando entre esas terceras opciones o el oficialismo, y en el caso de la izquierda a favor de Del Caño o de los Fernández. ¿Qué factores pueden llevarlos a tomar una u otra decisión? Es muy difícil decirlo, porque seguramente son un montón de factores distintos los que operan: algunos están probablemente esperando a ver cuán cerrada es realmente la elección, y si es por tanto decisivo que ellos apoyen a uno u otro de los que puede imponerse; otros en cambio están atentos a las novedades económicas, y decidirán si se confirma o no que "hay luz al final del túnel", porque la receta oficial finalmente está funcionando. ¿Importa también el desempeño de los candidatos en los programas políticos, las discusiones con periodistas y los cruces de acusaciones con sus contendientes? ¿Influyen en algo los spots de campaña o es plata tirada? Todo suma aunque puede que los eventos fuera de programa, los sucesos inesperados, resulten más decisivos que los que se enmarcan en una planificación rigurosa. Si un candidato muestra la hilacha en un programa masivo de la televisión, concitará más atención que cientos de spots, ante los cuales las audiencias suelen desconectarse o bajar el volumen. Conclusión: el marketing importa, y uno bien enfocado importa doblemente, pero por más desarrollos técnicos que se apliquen los que ganan o pierden las elecciones siguen siendo los candidatos, y los que definen, en elecciones parejas, son los electores que están en el medio, y lo hacen guiados por múltiples factores; por eso la política democrática sigue siendo un juego libre y abierto.(TN)


El Gobierno alienta a participar en las PASO y evitar el efecto apatía
Teme que la ausencia de internas desaliente el voto; en 2015 la mayoría de los que se sumaron en las generales apoyó a Macri
Maia Jastreblansky para La Nacion
07jul2019


Cuando, días atrás, el gobernador de Mendoza, Alfredo Cornejo, pidió suspender las PASO, en el comando de campaña de Mauricio Macri se agarraron fuerte la cabeza. Es que el Gobierno necesita instalar que las primarias del 11 de agosto no serán un simple "amistoso", sino el punto de inflexión que definirá el futuro del país. El oficialismo buscará transmitir que la primera cita nacional con las urnas es una instancia crucial, con impacto directo en la elección definitiva para presidente. El clamor oficialista por la participación en las primarias nace de las encuestas y de los análisis del "laboratorio electoral" de Pro. Según pudo reconstruir LA NACION, el oficialismo observa que la menor concurrencia en las PASO afecta directamente al caudal electoral de Juntos por el Cambio. Es una de las mayores preocupaciones del asesor ecuatoriano Jaime Durán Barba. Cerca del Presidente detectaron que existe una masa de votantes desencantados de la política y desgastados por no poder incidir en la oferta de candidatos, el sentido último que tienen las PASO. Según entienden en el macrismo, la ausencia de esos electores apáticos complica más a Mauricio Macri que a la fórmula de los Fernández. Lo mismo ocurre con los adultos mayores, que no están obligados a votar y que constituyen el segmento en el que el Presidente cosecha su mejor imagen. El análisis se condice con las experiencias de las últimas elecciones. En 2015, Cambiemos sacó 30,07% en las PASO y en las generales Macri ascendió a 34,33%, en detrimento de partidos más chicos y, sobre todo, del voto en blanco y de los ausentes, más nutridos en las primarias que en la primera vuelta. En las legislativas de 2017, a nivel nacional, Cambiemos obtuvo 35,9% en las PASO y 40,59% en las generales. Otra vez, unos 4 puntos de diferencia entre una instancia y la otra. Un porcentaje que en un escenario polarizado vale oro. "Necesitamos que la gente entienda que las PASO son como una final y que hay que participar", ilustró con una metáfora futbolística un estrecho colaborador de Mauricio Macri. El jefe de Gabinete, Marcos Peña, hizo un llamamiento explícito el pasado jueves en el Centro Cultural Kirchner cuando dijo: "Sabemos que hay enojo, resentimiento, y lo que han sufrido muchos argentinos [...] pero nuestra apelación es aprovechar las PASO para dejar un mensaje: que la Argentina no vuelve para atrás".

En Balcarce 412, el comando de Pro, los expertos en campaña trabajan estrategias para fomentar la participación en las urnas del 11 de agosto. Enviarán "microdiscursos" direccionados por segmentos para hacer un llamamiento a las urnas. La convocatoria tendrá un mensaje llano y con épica. "Hay que llamar a participar diciendo que si no pueden volver", dijo, en alusión al kirchnerismo, un colaborador que conoce de cerca la estrategia oficialista. En la ciudad, en tanto, la táctica será teledirigida. El equipo de campaña viene cruzando los datos de los comicios de 2017 con los DNI del padrón, para detectar cuáles son los adultos mayores de 70 años que no votaron en el último turno electoral y salir a buscarlos. El Gobierno reconoce que corrió desde atrás en las encuestas del primer semestre del año, aunque asegura que en los últimos días Macri acortó la diferencia. "Si en las PASO quedamos a 3 o 4 puntos, queda claro que vamos a ganar la elección. Con una diferencia de más de 8 puntos, estaremos complicados", se animó a evaluar un colaborador del Presidente. En la provincia ven un escenario similar, con el agregado de que los candidatos a gobernador no tendrán el repechaje del ballottage. "Para nosotros las PASO tienen la carga simbólica de una elección general", señalan cerca de María Eugenia Vidal. "Necesitamos la mayor cantidad de afluencia posible a las PASO porque los que se quedan son los desinteresados o los adultos mayores, más proclives a votarnos a nosotros. Tenemos que convocar a la mayor cantidad de gente que se pueda", admiten en La Plata. En 2015 hubo 1.215.075 bonaerenses que no habían optado por Vidal en las PASO que la eligieron en las generales. En aquella elección se dio un fenómeno atípico, porque al menos 770.000 personas (un 6,5% de los votantes del distrito) cortaron boleta en la provincia a pesar del tedio que significaba con una papeleta de 84 centímetros. Del otro lado de Vidal estaba Aníbal Fernández. A la preocupación por el clima electoral que van a instalar las PASO, se suma el factor financiero. Aunque ya les hablaron a los inversores para evitar sobresaltos, en Balcarce 50 saben que en agosto los agentes de la City estarán monitoreando la diferencia entre Juntos por el Cambio y el Frente de Todos.


La campaña sucia ya funciona a toda marcha
Hugo Alconada Mon para La Nacion
25jul2019


A continuación, sus principales conceptos:

La campaña electoral sucia se basa en la desinformación, y en tratar de enchastrar al otro. En general sucede cuando los candidatos no pueden explicar sus virtudes, entonces prefieren mostrar que el otro es más feo que ellos. A veces se trata de desinformar, y a veces de poner al contrincante a la defensiva: en vez de que pueda trazar su propio plan, debe salir a explicar lo que ya dijo. ¿En cuántos de los WhatsApp que uno recibe hoy en día, con videos, memes, y demás, se puede identificar quién realmente hizo el contenido? En muchos casos es simplemente reenviado. Y no solamente estamos hablando de fanáticos que hacen memes rápidos apoyando a sus candidatos o criticando a los opuestos. Muchas veces hay equipos de campaña por detrás, manos profesionales dedicados a armar este contenido. Es fundamental remarcar que, más allá de los esfuerzos de los equipos de campaña, la responsabilidad principal está del lado del usuario, al igual que a la hora de ir a votar. Cuando uno recibe algo en el celular, hay que frenar, respirar, antes de apurarse a reenviarlo. Cada uno puede chequear si es cierto o no, googlear, ver si figura en portales de noticias serios, y demás. Vamos con algunos ejemplos: es falso que el gobierno porteño haya multado a River por alojar a personas en situaciones de calle. Es falso el video que anda circulando que dice que Kicillof planteó que hay que expropiar los campos. Es falso que Vidal haya dicho que, si los maestros quieren ganar más dinero, tienen que buscar otro trabajo. Es falso que Prefectura y Gendarmería hayan allanado C5N. Es falso que Cristina Kirchner tiene una hija escondida con síndrome de down. Se tiran con cualquier cosa, para todos lados. Lo fundamental es que, todos nosotros, cuando recibamos información, la pensemos y la chequeemos antes de compartirla. Y el punto clave está en los sentimientos. Los periodistas tratamos de informar desde un plano racional, pero el que recibe del otro lado muchas veces responde con el corazón. "Estás afectando a alguien que me cae simpático o que voté, rechazo lo que estás diciendo". Dicho todo esto, este tipo de campaña sucia también tiene, a veces, un enorme riesgo para el que la impulsa. Puede salirte el tiro por la culata y generarse una victimización de aquel que querías enchastrar. Donald Trump fue un caso de esto en Estados Unidos. Cuando, en campaña, empezó a recibir ataques terminó generando un aumento de su núcleo duro y una victimización bajo la lógica de "lo atacan a Trump porque vino a cambiar Washington". Esto lo blindó y ayudó a que gane las elecciones. Para cerrar, dos recomendaciones. Para los ciudadanos: la moderación, pensar, evaluar, informarse. Y para los candidatos: ¿Y si empiezan a presentar propuestas, en vez de atacar al otro? (lanacion.com.ar)


Por qué Argentina necesita una ley de "ficha limpia"
Eduardo Gerome para INFOBAE
18jul2019

Las candidaturas de algunas personas que han aparecido y aparecen en listas partidarias como aspirantes a cargos electivos y que se encuentran condenadas por delitos de corrupción, ha movilizado a gran parte de la opinión pública, que rechaza tales prácticas. Lo mismo sucedió en Brasil tiempo atrás, lo que dio origen a una iniciativa del entonces presidente Lula, propiciando en 2010 la ley que impide, a quien haya sido condenado, presentarse como candidato. Esa norma, por los caprichos del destino, se volvió luego en contra de Lula como un boomerang, ya que fue lo que le impidió competir por la primera magistratura en las últimas elecciones de dicho país, en virtud de la pena que se le impusiera. La aparición de algunos candidatos en nuestro país que se hallan condenados por la justicia penal, como fue el caso de Carlos Menem hace dos años y, actualmente, el de Julio de Vido, reavivó el debate sobre el punto y motivó que se presentaran varias iniciativas propiciando la modificación de la ley para incorporar dicho supuesto y que no se espere hasta la terminación del proceso, entre las que pueden mencionarse los de las diputadas Silvia Lospennato y Marcela Campagnoli. También -y es importante destacarlo- hubo una petición ciudadana en Change,org, promovida por el licenciado Gastón Ignacio Marra e impulsada por Gustavo Segré, Fanny Mandelbaum, Alejandro Fargosi, entre muchos otros, que logró que casi 250.000 personas firmaran la misma. Considero que la exclusión de los condenados de la posibilidad de aspirar a cargos electivos debe ser suficiente con la primer condena, si es aplicada por un tribunal colegiado. No se debe requerir la existencia de condena firme, por cuanto no se trata de una cuestión penal sino exclusivamente electoral, lo que cambia por completo el ángulo de mira. Y no es un tema menor saber el tiempo que tardan nuestros tribunales en dictar sentencias definitivas. Para aclarar el concepto, quiero puntualizar que, cuando esa primer condena es dictada por un tribunal compuesto por tres miembros, no se debe requerir que se halle confirmada por un tribunal superior, como sí sería el caso de haber sidim o puesta por una corte integrada por un solo juez. Hay que expresar que, si bien en una causa penal para que el proceso llegue a su término es necesario que la condena sea definitiva, es decir, que ya no esté supeditada a ser revisada por ningún tribunal superior, también es cierto que el dictado de una sentencia condenatoria de primera instancia y aún un simple procesamiento puede acarrear consecuencias para el inculpado, como el de ser inhibido o impedírsele salir del país, entre otras restricciones. Pues bien, aquí estamos analizando sólo los requisitos que se le pueden imponer a una persona para ser candidato. Y esto, como dijimos, nos centra en la esfera del derecho electoral, no en el penal.

En este aspecto, podemos recordar que la ley orgánica de los partidos políticos 23.298, actualmente en vigencia, prevé que no puedan ser candidatos a cargos electivos el personal de las fuerzas armadas o de seguridad, en servicio; los magistrados y funcionarios del Poder Judicial; los representantes de empresas concesionarias de servicios y obras públicas o que exploten juegos de azar y quienes se hallen procesadas por genocidio, crímenes de lesa humanidad, desaparición forzada de personas, etc. Así, vemos que no sólo en dichos supuestos no se requiere condena firme sino que basta con un simple procesamiento o la calidad del interesado. Y ninguno de esos aspectos fue catalogado de inconstitucional. Pues bien, hay que tener en cuenta que el art. 36 de la Constitución Nacional equipara a esos hechos a quien incurriere en delito contra el estado que conlleve enriquecimiento, por cuanto el mismo atenta contra el sistema democrático. Esta interpretación está en congruencia con lo dispuesto en la Convención Americana de Derechos Humanos, cuyo art. 23, inc. 2°, regula que se puede reglamentar el derecho de ser elegido por razones de edad, nacionalidad, residencia, idioma, instrucción o condena en proceso penal, sin que se haga referencia a la necesidad de que la misma sea definitiva. En pocos días más, el tema se va tratar en la Comisión de Asuntos Constitucionales de la Cámara de Diputados y es de esperar que pronto pueda tener sanción legislativa por cuanto se trata de un asunto crucial para la gente, especialmente después de haber tomado conocimiento de tantos procesos penales contra funcionarios públicos por delitos de corrupción. Queremos tener vigente, cuanto antes, la ley de "ficha limpia", para que en las siguientes elecciones no veamos candidateados a los que le robaron al estado, es decir, a todos nosotros.El autor es abogado penalista, ex juez nacional en lo Criminal de Instrucción


Domingo Cavallo: "El Gobierno no debería dejar apreciar tanto el peso"
El exministro de Economía advirtió sobre las medidas en relación al tipo de cambio y consideró que "Macri tiene más chances de resolver los problemas".
Perfil - 15jul2019


Domingo Cavallo opinó sobre la situación económica actual en el contexto de las próximas elecciones nacionales y advirtió que "el Gobierno no debería dejar apreciar tanto el peso, y debería fijar las bandas de flotación del dólar entre los 43 y los 45 pesos". En su diagnóstico, el economista destacó que para mejorar la actualidad económica el Gobierno "no debería hacer algo muy distinto a lo que está haciendo", pero aclaró que "no dejaría el precio de flotación del dólar tan bajo", según sostuvo en diálogo con Radio Mitre. "El Gobierno no debería dejar apreciar tanto el peso, debería fijar las bandas de flotación del dólar entre los 43 y los 45 pesos y si el tipo de cambio baja de 43, el Banco Central debe salir a comprar", opinó el exministro de Economía del fallecido expresidente Fernando De la Rúa. Los tres consejos que le dio Cavallo a Macri para bajar la inflación y reactivar la e Cavallo aseguró además que "la gran solución va a venir con el próximo Gobierno", y apostó a que Mauricio Macri tiene chances de llevar adelante esas medidas en caso de resultar reelecto. "Yo creo que va a ser Macri. El próximo Gobierno va a tener que apostar no solo a la estabilidad monetaria y a los precios, sino también a un clima de crecimiento. Para lograrlo va a tener que hacer énfasis en las exportaciones, para liberar todos los impuestos que las traban", amplió. El exfuncionario cuestionó también las declaraciones del precandidato a gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, y dijo que "hablan de volver a una economía cerrada, con control de cambio aislada del mundo y eso es un gran error". En sus palabras, eso "no da ninguna posibilidad de crecimiento y de estabilización". Macri tiene más chances de resolver los problemas, remarcó Domingo Cavallo En ese sentido, Cavallo consideró que "Macri tiene más chances de resolver los problemas", aunque no quiso dar su opinión personal de si lo votaría o no en un eventual balotaje. Si bien aseguró que "no aprueba totalmente" como fue su gestión, tuvo en cuenta "la herencia que han recibido". Por último, el economista dijo que tiene "un gran aprecio" por Alberto Fernández, con quien compartió listas electorales en 1999, aunque consideró que "está muy condicionado por lo que es la opinión del kirchnerismo, sobre todo lo que es la última etapa de Cristina Kirchner y Kicillof". Y agregó: "Eso me parece que es una fórmula para el fracaso económico". A.G./F.F. (Fuente www.perfil.com)


Mauricio Macri y Sebastián Piñera cargaron a dúo contra el populismo en Santa Fe
Además, definieron a Venezuela como una "asociación ilícita de narcotráfico" en un evento de la Fundación Libertad.
Perfil - 18jul2019


Casi como si tocaran de memoria, los presidentes Mauricio Macri y Sebastián Piñera, de Chile, compartieron una hora de reflexiones sobre los vicios del populismo en América latina y las oportunidades que traen los gobiernos liberales, al decir de ellos y de los organizadores, en un escenario en el que ambos jugaron de locales: un evento organizado por la Fundación Libertad en el epílogo de la Cumbre del Mercosur, en la ciudad de Santa Fe. "Argentina recorrió muchos años el camino del populismo. Recién ahora está empezando a lidiar con la realidad. Cuesta, es doloroso. Porque durante muchos años, nos hicieron creer que uno podía tener infinitos derechos y ninguna obligación, y que el Estado podía generar riquezas para distribuir", sostuvo el mandatario argentino. Y cargó contra los "encantadores de serpientes que convencen a todos que se puede despilfarrar futuro para vivir un buen presente".
Macri: "Argentina recorrió muchos años el camino del populismo. Recién ahora está empezando a lidiar con la realidad. Cuesta, es doloroso."
Por su parte, el jefe de Estado trasandino suscribió a la idea que un Estado que provee en exceso no funciona, porque la gente piensa que el Estado tiene que darles todo. "Puede funcionar en el cielo, que no necesitan nada, o en el infierno, que tienen todo. Ese sistema provoca una demagogia que pueda engañar por un tiempo a algunos países", resaltó Piñera. Titulado "Oportunidades y desafíos de América Latina", la reunión en el Museo de la Constitución reeditó aquel encuentro en la cena por los 30 años de la Fundación Libertad, con la participación del Premio Nobel Mario Vargas Llosa como entrevistador de ambos líderes. Esta vez, arrancó con una broma de la pareja de presidentes a uno de los miembros del público, por su parecido con Alberto Fernández, a partir de una referencia del moderador de la charla a un "candidato que no está sentado aquí". "¿No está sentado allá?", señaló Macri a lo que Piñera le lanzó un sugestivo "¿Y a usted quién lo ha elegido candidato a presidente?", para regocijo de una concurrencia de marcado sesgo antikirchnerista. A propósito de la idea de un Estado socio de los empresarios, Macri aprovechó para fustigar a la alianza que cerró al país "creyendo que se podía vivir con lo nuestro". Aseguró el presidente que "el populismo no es solo patrimonio de la mala política" y ambos coincidieron en rechazar la idea de un Estado capaz de generar riqueza porque, sostuvieron, la riqueza la producen los privados y el Estado debe redistribuirla de forma equitativa.
Macri abogó por "la convergencia" entre el Mercosur y la Alianza del Pacífico
Otro de los puntos de contacto entre ambos presidente fue Venezuela. En una suerte de paralelismo, Piñera comparó, en forma tácita, con la suerte de la Argentina. Explicó que el socialismo del siglo XXI le causó tanto daño que el país boivariano pasó de ser el más rico en los '90s a su triste presente. Y lo asemejó al devenir de la Argentina como una nación que dio un vuelco de su bonanza histórica de comienzos de siglo luego de la Segunda Guerra Mundial.
"Venezuela no es solo una dictadura. Es una dictadura corrupta e incompetente. Y por lo tanto, no es solo una dictadura equivocada sino que es una dictadura que no respeta los principios básicos de cualquier gobierno de izquierda o derecha", opinó Piñera. "La dictadura se ha transformado en una asociación ilícita de corrrupción, de narcotráfico. Entonces, cuando tratamos con el gobierno venezolano, no es igual que tratar con otras dictadura que hemos conocido en América latina. Maduro es parte del problema y nunca va a ser parte de la solución", concluyó el chileno. Piñera: "Venezuela no es solo una dictadura. Es una dictadura corrupta e incompetente. Se ha transformado en una asociación ilícita de corrrupcion, de narcotráfico."
Macri agradeció a Dios el haber "inspirado a los argentinos a poner un freno porque íbamos en la misma dirección", al tiempo que puso en duda la legitimidad de las elecciones conquistadas por el chavismo a lo largo de su historia, pese a que todos los comicios previos a los de Nicolás Maduro fueron avalados por la oposición. Por último, los dos presidentes coincidieron en ponderar la apertura del Mercosur a nuevos acuerdo de libre comercio con el resto del mundo y vaticinaron una labor conjunta con el objetivo de converger el Mercosur con la Alianza del Pacífico. "Los pueblos tienen que darse cuenta cuáles son los caminos correctos que conducen, no solo a garantizar la libertad, la democracia, los derechos humanos y la sana convivencia sino que también conducen al progreso, a generar oportunidades, a derrotar la pobreza. En Argentina, la dicotomía es evidente. Yo estoy convencido de que hay dos caminos que conducen a puertos distintos. Y confío mucho en la sabiduría del pueblo argentino en saber escoger el camino que lleva al bien puerto", cerró Piñera con un explícito respaldo a la reelección de su socio y amigo. CP(Fuente www.perfil.com).


Para Macri, el mayor éxito de su gestión fue "que no haya explotado la bomba del todo"
Cronista.com - 15jul2019


El presidente afirmó además que en las próximas elecciones "lo que está en juego es la democracia". El presidente Mauricio Macri afirmó que en las próximas elecciones "lo que está en juego es la democracia" y realizó una nueva defensa de su gestión al asegurar que su mayor "exito fue que no haya explotado la bomba del todo". "Lo más importante que hicimos en estos 3 años y medio fue demoler barreras morales y de valores con los que ya no queremos convivir más: la mentira, el engaño, la corrupción, la ventajita corta, la viveza criolla", afirmó Macri. Durante una entrevista que ofreció a CNN en Español, el jefe de Estado sostuvo que "apostamos por una democracia más fuerte y esta elección es el comienzo de una etapa muy positiva para los argentinos". Macri sostuvo que la expresidenta Cristina Kirchner es "predemocrática" y se pronunció a favor de "instituciones democráticas y sólidas, poderes independientes, libertad de prensa e información fidedigna". Para Macri, si ganase las elecciones el precandidato del Frente de Todos, Alberto Fernandez , "podría conducir al país hacia el autoritarismo por indicación de Cristina" porque "ella ve a la política como una imposición y una negación". Consultado acerca de qué pasaría si no es reelecto, aseguró: "No me preocupa mi persona, me preocupa el futuro de los argentinos". "Si creemos, en cambio, que el futuro pasa por la arbitrariedad, la intolerancia y la prepotencia vamos a perder 25 años. Descarto que eso sea nuestro futuro", enfatizó. En relación a la situación económica, el presidente aseguró que el mayor éxito de su gestión fue "que no haya explotado la bomba del todo y que la hayamos podido desarmar de a poco". "El mundo veía a Argentina como un país que iba hacia el final de Venezuela; sin energía, sin servicios y con crisis humanitaria bestial. Pero ahora ve a un país que giró en la dirección correcta más allá de que ha tenido que aguantar muchos chubascos. El mundo tiene que estar seguro de nuestra solidez institucional para invertir. Ningún país del mundo nacionaliza empresas por la fuerza, como lo hizo Argentina con los papelones de Aerolíneas e YPF ", dijo. Para Macri, "perder lo que conseguimos en esto tres años y medios sería perder 25 años de nuestra historia porque una vuelta atrás generaría un rechazo del mundo porque sería aislarnos de vuelta". "Estamos en el comienzo de una gran época. Los argentinos decidimos cambiar la historia", indicó.(cronista.com)


Propiedad privada y corrupción
En diciembre terminará su período por primera vez en un siglo un presidente no peronista. La democracia recién está empezando y sus valores solo tendrán vigencia cuando se produzca una revolución cultural.
Jaime Duran Barba para Perfil
14jul2019


Hasta fines del siglo XVIII la inmensa mayoría de la gente vivía en extrema pobreza, solo tenían riqueza los nobles, los eclesiásticos y una incipiente burguesía conectada con el comercio.

Etica o anomia.
Cuando se produjo la Revolución Industrial aparecieron el capitalismo y la democracia. Personas que no tenían poderes mágicos produjeron una cantidad de bienes inimaginables con su trabajo, y la nueva realidad permitió que se desarrollen paulatinamente las ideas democráticas, como el respeto por la propiedad privada, los derechos humanos, de las minorías, de la mujer y otros valores que son parte de la cultura contemporánea. Nada de eso existió en la sociedad precapitalista, ni en los Estados socialistas que persiguieron a los homosexuales, fueron machistas y creyeron que la propiedad privada era una institución burguesa. En el centro y el norte de Europa se desarrolló un conjunto de actitudes y valores que Max Weber denominó "la ética protestante", basada en el culto al trabajo, al ahorro, al sacrificio, al respeto por las normas. Sobre esa base se construyeron países ricos en los que la gente tenía claras las normas que regían sus relaciones y las respetaban. No pasó lo mismo con los habitantes del sur de Europa, y menos con los latinoamericanos, que generaron sociedades masivamente anómicas, con habitantes poco inclinados a cumplir con las normas.

Nicaragua.
Durante el siglo pasado se enfrentaron los países capitalistas con los comunistas. Los revolucionarios que asaltaban un banco no creían que cometían un delito; decomisaban el dinero de los ricos para financiar su lucha. Los gobiernos revolucionarios nacionalizaban o expropiaban los bienes de sus adversarios o de países extranjeros como nota legítima de rebeldía. Más de la mitad de la población del mundo estaba gobernada por gobiernos anticapitalistas que eran solidarios con los revolucionarios y garantizaban su impunidad. Cuando se derrumbó la Unión Soviética esto cambió, pero algunos latinoamericanos todavía no saben que esto es así. En 1979 el Frente Sandinista de Liberación Nacional tomó el poder en Nicaragua, se estatizaron los bienes de producción, campos petroleros, haciendas e incluso las casas de los burgueses que habían colaborado con la dictadura y el imperialismo, que pasaron a ser propiedad del Estado. En 1990 ganó las elecciones la líder de la oposición, Violeta Chamorro. Para evitar que entregue los bienes a sus antiguos propietarios los sandinistas organizaron la "piñata", una especie de remate a precios irrisorios que usaron para repartirse las propiedades a título personal. Daniel Ortega aprovechó para comprarse por cien dólares la mansión en la que vivía, que había sido decomisada al banquero Jaime González Carazo, quien fue perseguido y vivió en el exilio dando una obstinada batalla por recuperar su palacete. El conflicto se resolvió en 2007, cuando González finalmente aceptó que la casa era de Ortega a cambio de participar en la fórmula sandinista para la vicepresidencia de la nación. Actualmente, el poder real lo ejerce la vicepresidenta Rosario Murillo, esposa de Daniel Ortega, bruja de profesión que dirige los grupos paramilitares que asesinan a estudiantes y miembros de la oposición. Para cumplir con sus creencias usa siempre treinta anillos que le cubren los dedos, veinte pulseras, y una decena de collares de colores que, en su conjunto, conforman una cábala que la protege y le permite enfrentar al mal, es decir a quienes se oponen a su poder. Carlos Marx saltaría en la tumba si supiese que estas personas se proclaman marxistas.

Venezuela.
Venezuela es el país del socialismo del siglo XXI con más semejanzas con Nicaragua. En ambos casos las fuerzas armadas son parte del gobierno y armaron además a decenas de miles de delincuentes y marginales para que conformen grupos paramilitares que hagan las tareas sucias para defender la revolución. Estos grupos asesinan a los opositores a cambio de la licencia para asaltar a la población, pero ya no son personas que cometen delitos como cuando eran motochorros, pandilleros o barrabravas, son ahora patriotas que combaten a los ricos y al fantasma del imperialismo. Los militares venezolanos recibieron una cantidad enorme de dólares gracias al precio del petróleo, que se incrementó como nunca en la historia. Distribuyeron dinero a diestra y siniestra con las "misiones", destruyeron la producción interna de casi todo. Tenían dinero para importar la mayor parte de productos de consumo masivo, mientras destruían los medios de producción y el trabajo. Chávez reeditó en pequeño el liderazgo mundial revolucionario de Muamar Kadafy financiando a Cuba, Nicaragua, algunos países minúsculos de las Antillas y a cuanto grupo político o intelectual que quería recibir su dinero. Nuevamente, la confusión entre el patrimonio estatal y el privado se hizo presente. Muerto su padre, las hijas de Chávez se quedaron viviendo de okupas en el Palacio Nacional y una de ellas, María Gabriela, es actualmente la persona más rica de Venezuela, con más de 4.127 millones de dólares depositados en cuentas de Andorra y Estados Unidos. Como otras profesionales, explicó que había sido una exitosa vendedora a domicilio de cosméticos Avon y que con esa actividad había amasado su fortuna. Nicolasito Maduro, hijo del actual dictador, se pegó una ducha de dólares en una fiesta que tuvo lugar en un lujoso hotel de Caracas y ostenta frecuentemente su enorme riqueza. El nepotismo es común en estos gobiernos autoritarios. Aparecen como dueños de enormes sumas de dinero hijas, hijos, hermanos y parientes que se han convertido en millonarios cuando el jefe del clan llegó al poder. La familia de Chávez, que vivía en una condición muy modesta, pasó a ser dueña de casi todo el estado de Barinas, así como un amigo de la familia Kirchner, que había sido funcionario bancario, llegó a ser propietario de una extensión de tierras más grande que el Estado de Israel.

Argentina.
En Argentina tomamos como normales algunos hechos que, vistos desde fuera, son insólitos. En bastantes países han existido redes de corrupción que han manejado enormes sumas de dinero a través de depósitos, giros bancarios y empresas fantasma. Aquí, durante una década se habló de cajas con billetes que iban de un lado a otro, se acumulaban en departamentos y se transportaban en aviones oficiales al sur del país. Lo peculiar era el uso del dinero físico, propio de personas con mentalidad precapitalista. Algunos políticos y periodistas valientes lo denunciaron reiteradamente sin que la Justicia se moviera demasiado. Un día José trató de ingresar a la madrugada con bolsos con millones de dólares en el claustro de un convento para que María lo ayudara a esconderlos. Jesús, un criador de pollos del vecindario, se alarmó cuando vio que José se subía por los muros con una metralleta y llamó a la policía, que lo detuvo. Es difícil explicar estos hechos cuando algunos colegas extranjeros preguntan si es normal que en Argentina un ex alto funcionario actúe de esa manera.

La opción es entre mantener vigentes las instituciones y la democracia o el populismo. Cuadernos y Justicia.

Cuando aparecieron los cuadernos Diez años de complicidad, de Gabriel García Centeno, todo se complicó más. La descripción del avión presidencial llevando cargamentos de cajas con billetes a una ciudad sin un movimiento financiero complejo era más insólita que la llegada del hielo a Macondo. Después aparecieron decenas de arrepentidos, algunos pertenecientes al círculo más íntimo de los K. Los detalles del maltrato a sus colaboradores políticos, que contrasta con los privilegios del chofer y del jardinero, nos trasladaron a Almodóvar. En ese escenario se explica perfectamente el viaje a Angola, símbolo de la política exterior de los K. Un barco lleno de chucherías, con una vaca falsificada, una cosechadora que no podía moverse, una presidenta vendiendo jabones a los gritos, algunos comerciantes de la Salada llevados como los mejores exponentes del empresariado argentino. La propuesta de acabar con la división de poderes, nombrar jueces militantes, terminar con la libertad de prensa, confiscar la propiedad privada rural y urbana son parte del programa de gobierno de La Cámpora. Guillermo Moreno dice que hay que robar pero con códigos, un cómico que los apoya hace la apología del delito, uno de sus dirigentes declara que si no hubiese nacido en Barrio Norte y le tocaba ser pobre habría buscado un arma para asaltar. Existe un partido dentro de la Justicia que agrupa a jueces y fiscales que defienden a los delincuentes. Aplica la doctrina de un jurista connotado que defiende el garantismo. Visto todo esto desde un mundo que se hizo capitalista y trata de organizarse para resolver sus disputas por la riqueza y el poder de manera civilizada, parece muy disparatado. También desde los ojos de una mayoría de argentinos que leen, estudian, se dan cuenta de que estas cosas son imposibles en la sociedad actual. Sin embargo hay muchos que apoyan esta visión arcaica de la vida, dicen que van a volver para corretear con cajas de billetes. Parecen tesis absurdas, pero son solamente arcaicas. En diciembre terminará su período por primera vez en un siglo un presidente no peronista. La democracia recién está empezando y sus valores solo tendrán vigencia cuando se produzca una revolución cultural. *Profesor de la GWU. Miembro del Club Político Argentino.(Fuente www.perfil.com)


Murió un patriota injustamente denostado
Domingo Cavallo para cavallo.com.ar
09jul2019


El 4 de enero de este año, cuando recibí la noticia de que Fernando De la Rúa había sido internado en grave estado de salud, sentí la necesidad de expresar que los comentaristas políticos y económicos y, en particular, los dirigentes políticos, habían sido muy injustos con él. Hoy, ante su fallecimiento, además de expresar mis condolencias a su familia, quiero reiterar mi reconocimiento a su lucha por el bienestar de los Argentinos. Yo soy testigo de que en los momentos más difíciles de su gestión, estuvo dispuesto a lo máximos sacrificios personales antes que resignarse a cargar sobre las espaldas del pueblo las demandas de los poderosos intereses que boicoteaban su gestión. Eran los intereses de quienes querían resolver sus problemas de endeudamiento, apelando a un golpe devaluatorio e inflacionario como el que consiguieron luego de forzarlo a renunciar. Los acontecimientos políticos y económicos que se estan viviendo al momento de su muerte, ayudarán a valorar sus esfuerzos. Hoy, como a fines de 2001, existen fuertes intereses económicos y políticos que buscan provocar otra explosión como la enero de 2002. Espero que quienes apoyan desde la política al Presidente Macri, no le hagan el vacío que le hicieron a Fernando de La Rúa en el segundo semestre de 2001. Cuando se escriba la historia objetiva de esta época, Fernando De la Rúa será reivindicado y se concluirá que el golpe institucional que lo sacó del poder abrió las puertas a un período aciago de nuestra historia. Período del que se terminará de salir, sólo si la gestión del Presidente Macri logra los apoyos que, lamentablemente, le fueron negados a De la Rúa.


Es bueno tener tantos feriados?
Héctor Masoero para LA NACION
08jul2019


La Argentina es uno de los países con mayor cantidad de feriados en América Latina y también en el mundo. Actualmente existen 16 feriados en el país, frente a, por ejemplo, solo seis en México. Después de México, los países con menor cantidad de días festivos a nivel global son Holanda, el Reino Unido y Serbia, con solo ocho feriados al año. Por el contrario, Colombia y la India son los países con mayor cantidad de feriados (18), mientras que Finlandia, España, Corea del Sur, Japón y Tailandia tienen una cantidad importante de días festivos, de manera similar a los de la Argentina (entre 15 y 16). ¿Es positivo o negativo tener tanta cantidad de feriados? En un contexto económicamente difícil para la Argentina, ¿no sería conveniente tener menos días festivos y aumentar la cantidad de días laborables? A partir de un rápido análisis, no parece haber relación entre la cantidad de feriados de un país y su nivel de desarrollo o competitividad. Países asiáticos de alto desarrollo tienen gran cantidad de feriados, mientras que los europeos, también sumamente desarrollados, tienen muy pocos. ¿Qué sucede con la generación de riqueza cuando hay feriados? Ciertamente, algunos sectores dejan de producir. Otros sectores continúan con su producción asumiendo mayores costos laborales porque no resulta económicamente conveniente suspenderla. Un ejemplo concreto de esta situación es el la industria química: ciertos procesos no se detienen los días feriados. Estos mayores costos son simplemente cubiertos mediante una menor rentabilidad y una menor competitividad local. Sin embargo, existen otros sectores que, en condiciones normales, incrementan la generación de riqueza durante los días festivos. Se trata de todas las industrias vinculadas a la gestión del ocio. Los feriados puente tienden a generar mayor turismo en momentos en que normalmente los destinos no reciben afluencia de visitantes, dinamizando la economía en forma contraestacional. También se incrementa el consumo en espacios de entretenimiento: cines, teatros, restaurantes y locales de diversión en general. Por eso mismo resulta difícil definir si los días festivos disminuyen o incrementan el producto bruto interno de un país. Pueden incluso incrementarlo. Sin embargo, siempre hay transferencia de recursos. Algunos sectores ganan y otros pierden. Sin lugar a dudas afecta la competitividad internacional de aquellas industrias y servicios que tienen foco en la exportación. Justamente lo que hoy más necesitamos como país. También hay que tener en cuenta qué sucede en términos culturales. Los días festivos tienen sentido no solo por su condición de días de descanso, sino fundamentalmente porque conmemoran gestas colectivas que permiten consolidar la identidad nacional. No obstante, este aspecto parece ocupar un espacio cada vez menos relevante y en su lugar los feriados se erigen como jornadas que promueven el ocio y dinamizan el consumo interno. Tampoco tenemos que perder de vista la cantidad de días de clases que se pierden con los días festivos. En efecto, son menos horas de aprendizaje al año. Tienen sentido si se aprovechan para trabajar de manera crítica nuestra propia historia e identidad. Pero si a los feriados les sumamos los días de paro, la cantidad de horas de clase perdidas empieza a tener mayor relevancia e impactar en los aprendizajes de los estudiantes. Este es un punto clave, que no puede ser desatendido al evaluar la actual política de días festivos en la Argentina. Estudiando en el exterior, recuerdo que un colega me dijo: "Un día los japoneses nos levantamos y nos dimos cuenta de que estaba todo destruido, que éramos muy pobres. Entonces nos pusimos a trabajar sin parar. Recién las nuevas generaciones descubrimos el turismo y las actividades de ocio, cuando el país ya estaba reconstruido". En síntesis, en un contexto como el actual, en el cual el país debe lograr ser más competitivo, exportar más para alcanzar estabilidad macroeconómica y asegurar la formación de futuras generaciones (para garantizar su acceso al ámbito laboral formal y desde ese lugar su inclusión social), cabe preguntarse si no deberíamos revisar la cantidad de feriados nacionales que hoy tenemos.Miembro de la Academia Nacional de Educación (lanacion.com.ar)


Una oportunidad única
Enrique Guillermo Avogadro para periodicotribuna.com.ar
06jul2019


"En realidad, no tienen límites los beneficios que los seres humanos pueden proporcionarse los unos a los otros cuando utilizan al máximo su diligencia y su habilidad". Winston S. Churchill

La firma del pre-acuerdo entre la Comunidad Europea y el Mercosur es, evidentemente, una noticia fantástica, ya que implica un fuerte impulso a nuestra necesidad de lograr competitividad y abrirnos a un mundo que ha demostrado reiteradamente estar a nuestro favor. La extensión de esta columna no permite un análisis minucioso del texto firmado pero, en su defecto, sugiero leer una muy explicativa nota de Alejandro Vicchi en La Nación del jueves. En cualquier caso, este pre-acuerdo es, sin duda alguna, un éxito de la política exterior de Mauricio Macri y de sus tres colegas. Cuando dije que se trataba de un pre-acuerdo me referí a que la implementación total del convenio insumirá nada menos que 10 a 15 años, pero lo positivo es que fija un plazo cierto para que Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay realicen sus reformas a sus legislaciones en materia laboral, impositiva y previsional para lograr una competitividad tan esencial. Ahora, esa carta de intenciones deberá pasar por el cenagoso filtro de los parlamentos de los 28 países que integran la primera, y los 4 que forman el segundo; conociendo en especial la posición de Francia respecto a sus productores rurales, que motivó una fuerte declaración de Emmanuel Macron, es posible prever que ese tránsito no será fácil. De nuestro lado, el cinismo del kirchnerismo, que intentó llegar a esta meta durante sus doce años en el poder, resultará en un arduo debate legislativo, preanunciado por los dichos de Alberto Fernández, Máximo Kirchner y Hugo Moyano. Los más férreos opositores a este convenio serán los líderes sindicales, que se opondrán a toda reforma laboral, en especial los camioneros y los aeronáuticos, con sus paros salvajes que a tantos perjudican, y los laboratorios medicinales, que utilizan la investigación y las patentes ajenas para vender sus productos aquí, pero el resto de los sectores, en general, se verán altamente beneficiados por el tratado, incluyendo a los trabajadores, que podrán acceder a mejores empleos y mejores salarios, puesto que nos facilitará el acceso a un mercado de ochocientos millones de personas. Hace años que sostengo que nuestros llamados industriales, en general, prefieren pescar la bañadera y cazar en el zoológico que arriesgarse a enfrentar, de igual a igual, a sus pares del exterior, y ello ha obligado a los consumidores de todos los niveles socio-económicos a comprar caros y deficientes productos, porque el cierre de la economía, al impedir la competencia y obligar a "vivir con lo nuestro", siempre produce ese efecto. Es más, ese concepto es tan obsoleto que significaría que, fronteras adentro, se fabricara absolutamente todo para no importar nada y, consecuentemente, tampoco exportar. Si pensamos en cuántos componentes importados tienen los automóviles en el mundo entero –se fabrican sus partes en múltiples países- comprobaremos cuán absurda es esa posición. Por otra parte, menester es reconocer que los permanentes y súbitos cambios en las reglas de juego a los que estamos acostumbrados, la inflación y los vaivenes en la cotización de nuestra moneda dificultan enormemente –o hasta inviabilizan, en algunos casos- adecuarse a una economía abierta, aunque sea en forma parcial. Propuse, en su momento, que desde el Gobierno se anunciara, con fecha cierta medida en años, el momento en que se produciría esa apertura; mientras tanto, se otorgarían créditos accesibles para la reconversión de la industria y para su adecuación a los parámetros internacionales en materia de calidad, precio y diseño. Como ejemplo concreto, utilicé entonces a los zapatos, que se fabrican en Europa con cueros americanos y alta tecnología, para venderlos en los mercados de lujo a precios siderales. En la medida en que nuestros operarios podían ser capacitados, la maquinaria necesaria podía ser adquirida y nuestros costos fueran sensiblemente inferiores, podíamos salir a pelear por esos mismos clientes exclusivos a precios muy inferiores. Por lo demás, debemos recordar que, en Argentina, somos unos 42 millones de habitantes, de los cuales 31% se encuentran por debajo de la línea de pobreza. El resto, unos 28 millones, estimo que deben comprar –en promedio- un par de zapatos cada dos años, o sea, se trata de un mercado sumamente reducido que, por su tamaño, no permite producir en escala con precios acordes; y que China y Brasil pueden fabricar calzado a razón de unos US$ 10 el par. Si nos abriéramos al mundo, nosotros exportaríamos para el sector de mayor poder adquisitivo e importaríamos a esos precios, con lo cual todos los argentinos, aún los más pobres, tendrían zapatos. Dicho todo lo anterior, entremos al capítulo de turismo. Se concretó el curioso periplo que llevó al compañero Alberto Fernández hasta Curitiba para entrevistar a Luiz Inácio Lula da Silva; y digo curioso porque, en tren de visitar a delincuentes presos, bien podría haber empezado por sus muchos socios que llenan las cárceles argentinas, como Amado Boudou, Julio de Vido, Ricardo Jaime, Cristóbal López, Lázaro Báez y tantos otros, que nunca recibieron siquiera un saludo de la jefa de la organización ilícita que integraron. De todas maneras, fue un acierto la comparación que hizo en Brasil con la suerte de Cristina Fernández, porque ambos ex-presidentes son probadamente ladrones, por mucho que tanto él como el Papa pretendan que están siendo perseguidos por su ideología. Me pregunto de qué se disfrazará cuando, obedeciendo a su irracional feligresía, se vea obligado a defender al asesino Nicolás Maduro.


Provincia de Buenos Aires, la madre de todas las batallas
Gonzalo Arias para Infobae
07jul2019


Falta apenas un mes para las PASO, el primer capítulo de unos comicios nacionales que, como hace tiempo no sucedía, se caracterizan por la gran incertidumbre en torno no solo al desarrollo de la campaña, sino fundamentalmente a los posibles resultados.

Así como en la elección presidencial puede hablarse de un final abierto, la incógnita también persiste en la siempre estratégica provincia de Buenos Aires. La provincia que administra María Eugenia Vidal, junto con Córdoba y Santa Fe, representa el 54% del padrón electoral, por lo que la dinámica de la elección provincial, e incluso los escenarios a nivel municipal, se vuelven prioritarios en las estrategias electorales nacionales de los diversos espacios en pugna.

La puja por la gobernación

La provincia de Buenos Aires representa el 37% del padrón electoral y a través de su historia electoral puede observarse una fuerte tendencia hacia la consonancia de signos políticos o afiliaciones partidarias entre quien gana la gobernación y quien llega a la presidencia del país. Desde el retorno a la democracia esta simultaneidad solo se vio interrumpida en 1999, cuando el radical Fernando De la Rúa, en alianza con sectores del justicialismo encabezados por Carlos "Chacho" Álvarez, ganó a nivel nacional y el peronista Carlos Ruckauf se impuso en la provincia. A esta particularidad de la provincia de Buenos Aires se le suma que, en 2015, por primera vez desde la década de 1960, ganó la gobernación un candidato de un signo político que no fuese peronismo o radicalismo. Vidal, por cierto también la primera gobernadora mujer de la provincia, se enfrenta hoy a un laberinto electoral de difícil resolución para conseguir su reelección. La mayoría de los encuestadores coinciden en que sus chances de ganar ante la fórmula Kicillof-Magario aumenta a medida que ella se aleja del binomio presidencial oficialista conformado por Macri-Pichetto. Si bien desde el Gobierno se entusiasman con una tímida recuperación de la imagen presidencial, el derrumbe de la aprobación presidencial en el Conurbano -en particular en la tercera sección, aunque también en partes de la primera- complica las chances de Vidal. Sin embargo, la decisión de escindir la contienda, ya no en términos legales -como podía haber sido desdoblando la elección provincial-, sino simbólicos, no será una decisión nada sencilla para la gobernadora bonaerense. Muy distinto es el escenario que enfrenta el candidato a gobernador del denominado Frente de Todos y ex ministro de Economía kirchnerista. No solo su figura se potencia al compartir la boleta junto con Cristina, sino que además se trata de uno de los pocos dirigentes del espacio que logra fidelizar la mayoría de los votos de la ex mandataria. Así las cosas, mientras el armado de las listas en la provincia de Buenos Aires consagró la tan mentada unidad del peronismo, reanimó la tensión entre la Casa Rosada y la gobernación en La Plata. Desde Balcarce 50 algunos temen ante la posibilidad de que la campaña de Vidal se aliente -solapadamente- el corte de boleta, para que los bonaerenses que miran con ojos esperanzadores la candidatura de Alberto Fernández o la propuesta "anti-grieta" de Roberto Lavagna, puedan votarla a ella también. La política local: ¿hay lugar para el corte de boleta? Como señalo en "Comunicar lo local" (Crujía, 2019), si bien la inmensa mayoría de los ciudadanos tiene su primer contacto con la democracia en el nivel municipal, a menudo suele subestimarse la dinámica política a nivel local. Quien tenga esta actitud en las próximas elecciones en la provincia de Buenos Aires estará sin dudas cometiendo un gravísimo error estratégico. La fórmula Fernández-Fernández parece gozar de cierta seguridad en lo que respecta a la performance a nivel municipal, fruto de la unificación del peronismo bonaerense. La división que en anteriores elecciones había llevado en boletas diferentes a Cristina, Sergio Massa -como en 2013, 2015 y 2017- y hasta Florencio Randazzo -2017-, hoy ha quedado saldada tras el acuerdo del kirchnerismo con el dirigente tigrense. Como consecuencia de este armado provincial, los intendentes peronistas prescinden entonces de la necesidad de alentar el corte de boleta a nivel local y se constituirán en el basamento territorial de la fórmula presidencial. Es más, no solo muchos de quienes buscarán su reelección, sino también varios dirigentes que buscarán destronar a intendentes de Cambiemos, se verán potenciados por ir en la boleta junto a la fórmula Fernández-Fernández. En el caso de Vidal la puja es doble. La gobernadora no solo tiene que preocuparse por la posibilidad -reconocida por la mayoría de los analistas- de que la candidatura de un desgastado Macri horade su performance electoral, sino también de que aquellos intendentes de Cambiemos que avizoran la posibilidad de conseguir la reelección promuevan el corte de boleta, con una estrategia que busque municipalizar la elección. Tal podría ser el caso de Diego Valenzuela en Tres de Febrero, Jorge Macri en Vicente López, o Gustavo Posse en San Isidro. En la tercera sección electoral, en donde 4,3 millones de bonaerenses están habilitados para votar, la situación es aún más tensa. Allí los intendentes de Cambiemos con perspectivas de reelegir, como Néstor Grindetti en Lanús, deberán evaluar con mayor seriedad el corte de boleta, ya que es precisamente en esta sección donde Cristina Fernández es más fuerte.

El futuro de los intendentes: apuestas sin reelecciones
Como si no fuese suficiente con la compleja puja electoral, los intendentes en gestión tienen ante sí un nuevo desafío: construir candidatos que los sucedan. Tras la votación en el Senado provincial en 2016, rige la reelección por única vez para los intendentes bonaerenses. Esta medida conmocionó a varios históricos dirigentes bonaerenses, los cuales acumulan varios mandatos consecutivos tras de sí, pero que ahora deberán promover nuevos candidatos para que los sucedan. Así como la medida condiciona los planes futuros de varios "caciques" locales y "barones" del Conurbano, abre un nuevo abanico de posibilidades para quienes actualmente son oposición en sus municipios. Posibilidades que, por cierto, deberían estar comprendidas en las estrategias actuales. Si bien en 2019 la continuidad de aquellos intendentes que ya acumulan varios mandatos no está impedida, el hecho de que en 2023 si lo esté despierta la posibilidad de que esta campaña puede servir para posicionar a posibles futuros candidatos. No todos los candidatos tienen como objetivo ganar. Esta puede ser la estrategia para varios candidatos locales en la búsqueda de posicionarse de cara a 2023. De esta forma, está claro que los municipios tendrán una gravitación central en las próximas elecciones nacionales. Los liderazgos políticos locales enfrentarán importantes desafíos no solo a la hora de satisfacer demandas ciudadanas que expresan niveles cada vez más altos de exigencia, sino también para enamorar y movilizar emotivamente a los ciudadanos. Y el éxito que tengan en esta tarea, en un escenario que se revela como uno de los más reñidos de los últimos tiempos, podría coadyuvar al triunfo o la derrota no solo en la provincia sino también en la Nación.El autor es sociólogo, consultor político y autor de "Gustar, ganar y gobernar" (Aguilar, 2017) y "Comunicar lo local" (Crujía, 2019).